Ro­yen­do las raí­ces de los ser­vi­cios de sa­lud

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nue­va York— A co­mien­zos de 2017, los re­pu­bli­ca­nos pro­me­tie­ron desatar a la bes­tia pa­ra que arre­me­tie­ra con­tra Oba­ma­ca­re, con la fi­na­li­dad de des­truir el pro­gra­ma con un gol­pe de­vas­ta­dor. Sin em­bar­go, ocu­rrió al­go cu­rio­so: los elec­to­res se per­ca­ta­ron de que re­vo­car la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble sig­ni­fi­ca­ría de­jar sin se­gu­ro mé­di­co a de­ce­nas de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses. No les gus­tó la idea y su­fi­cien­tes re­pu­bli­ca­nos re­tro­ce­die­ron an­te la res­pues­ta ne­ga­ti­va que pro­vo­có la re­vo­ca­ción de Oba­ma­ca­re.

No obs­tan­te, los re­pu­bli­ca­nos si­guen re­pu­dian­do la idea de ayu­dar a los es­ta­dou­ni­den­ses a te­ner ser­vi­cios mé­di­cos. Así que, no desata­ron a la bes­tia, pe­ro tra­je­ron a las ter­mi­tas. En lu­gar de tra­tar de eli­mi­nar Oba­ma­ca­re de ta­jo, es­tán tra­tan­do de de­bi­li­tar el pro­gra­ma con va­rios ac­tos de sa­bo­ta­je, mien­tras es­pe­ran que los elec­to­res no se den cuen­ta de quién es res­pon­sa­ble por el au­men­to de las pri­mas y la dis­mi­nu­ción de co­ber­tu­ra.

Por eso, es im­por­tan­te se­ña­lar a los ver­da­de­ros cul­pa­bles.

Lo pri­me­ro que hay que en­ten­der es que Oba­ma­ca­re ha si­do un pro­gra­ma ex­tre­ma­da­men­te exi­to­so. Cuan­do se apro­bó la le­gis­la­ción, los re­pu­bli­ca­nos in­sis­tie­ron en que no lo­gra­ría ami­no­rar la can­ti­dad de per­so­nas sin se­gu­ro y crea­ría un enor­me hue­co en el pre­su­pues­to fe­de­ral. De he­cho, con­du­jo a im­por­tan­tes au­men­tos en la co­ber­tu­ra, lo cual re­du­jo el ín­di­ce de no ase­gu­ra­dos a su me­nor ni­vel en la his­to­ria, a un cos­to re­la­ti­va­men­te ba­jo.

Es cier­to que la ex­pan­sión de la co­ber­tu­ra no fue tan gran­de co­mo se ha­bía pre­vis­to ori­gi­nal­men­te, aun­que el dé­fi­cit fue mu­cho me­nor de lo que se di­ce. Tam­bién es cier­to que des­pués de ofre­cer pó­li­zas sor­pren­den­te­men­te ba­jas en las ofi­ci­nas de Oba­ma­ca­re, las ase­gu­ra­do­ras des­cu­brie­ron que la gen­te que se re­gis­tra­ba es­ta­ba más en­fer­ma, en pro­me­dio, de lo que es­pe­ra­ban, lo cual pro­vo­có un au­men­to en las pri­mas. Sin em­bar­go, a par­tir del año pa­sa­do, los mer­ca­dos pa­re­cie­ron es­ta­bi­li­zar­se y las ase­gu­ra­do­ras en ge­ne­ral tu­vie­ron ga­nan­cias.

Na­die afir­ma­ría que Oba­ma­ca­re es per­fec­to; mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses si­guen sin se­gu­ro y de­ma­sia­dos con co­ber­tu­ra enfrentan gas­tos adi­cio­na­les preo­cu­pan­te­men­te ele­va­dos. A pe­sar de ello, la re­for­ma de sa­lud cum­plió con la ma­yo­ría de lo que sus de­fen­so­res pro­me­tie­ron y no oca­sio­nó nin­guno de los desas­tres que sus opo­si­to­res pre­di­je­ron.

A pe­sar de ello, los re­pu­bli­ca­nos to­da­vía quie­ren des­truir­lo. Una ra­zón es que bue­na par­te de la ex­pan­sión de la co­ber­tu­ra se pagó con im­pues­tos so­bre los gran­des in­gre­sos, así que su re­vo­ca­ción se­ría una for­ma de re­cor­tar im­pues­tos a los ri­cos.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los con­ser­va­do­res re­pu­dian Oba­ma­ca­re pre­ci­sa­men­te por­que fun­cio­na; de­mues­tra que el go­bierno en reali­dad pue­de ayu­dar a de­ce­nas de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses a que sus vi­das sean me­jo­res y más se­gu­ras y, con ello, po­ne en ries­go su ideo­lo­gía de un go­bierno pe­que­ño de ba­jos im­pues­tos.

Re­sul­ta que la re­vo­ca­ción com­ple­ta fa­lló, así que lle­gó la ho­ra del sa­bo­ta­je, que es­tá lle­ván­do­se a ca­bo en dos fren­tes.

Uno de esos fren­tes tie­ne que ver con la ex­pan­sión de Me­di­caid, que pro­ba­ble­men­te re­pre­sen­ta más de la mi­tad de las ga­nan­cias en co­ber­tu­ra de Oba­ma­ca­re. Aho­ra, va­rios es­ta­dos con­tro­la­dos por los re­pu­bli­ca­nos es­tán tra­tan­do de di­fi­cul­tar la obtención de Me­di­caid, en es­pe­cí­fi­co, al im­po­ner re­qui­si­tos la­bo­ra­les a los be­ne­fi­cia­rios.

¿Cuál es el pro­pó­si­to de es­tos re­qui­si­tos la­bo­ra­les? La jus­ti­fi­ca­ción apa­ren­te —eli­mi­nar a los be­ne­fi­cia­rios de Me­di­caid sa­nos que de­be­rían es­tar tra­ba­jan­do, pe­ro no lo ha­cen— es ri­dí­cu­la: hay muy po­cas per­so­nas que cum­plen esa des­crip­ción. La me­ta real es sen­ci­lla­men­te di­fi­cul­tar el ac­ce­so a los ser­vi­cios de sa­lud, im­po­nien­do in­for­mes one­ro­sos y re­qui­si­tos bu­ro­crá­ti­cos, así co­mo cas­ti­gar a aque­llos que per­die­ron sus em­pleos por ra­zo­nes fue­ra de su con­trol.

El otro fren­te tie­ne que ver con re­du­cir el nú­me­ro de gen­te que se ins­cri­be pa­ra ob­te­ner co­ber­tu­ra pri­va­da. El año pa­sa­do, el go­bierno de Trump re­du­jo de ma­ne­ra im­por­tan­te el apo­yo, es de­cir, el es­fuer­zo pa­ra per­mi­tir que los es­ta­dou­ni­den­ses se­pan cuán­do y có­mo ob­te­ner un se­gu­ro mé­di­co.

El go­bierno es­tá pro­mo­vien­do va­rios tru­cos que, en efec­to, per­mi­ti­rían que las ase­gu­ra­do­ras vuel­van a dis­cri­mi­nar a la gen­te en­fer­ma. Cuan­do el Con­gre­so apro­bó un enor­me re­cor­te fis­cal pa­ra las cor­po­ra­cio­nes y los ri­cos, tam­bién eli­mi­nó el man­da­to in­di­vi­dual; es de­cir, el re­qui­si­to de que las per­so­nas se ase­gu­ren in­clu­so si en es­te mo­men­to es­tán sa­nas.

La evi­den­cia pre­li­mi­nar su­gie­re que es­tos es­fuer­zos de sa­bo­ta­je ya han re­ver­ti­do par­cial­men­te los in­cre­men­tos de co­ber­tu­ra al­can­za­dos con Oba­ma; en es­pe­cial en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses de me­no­res in­gre­sos (cu­rio­sa­men­te, to­das las pér­di­das de co­ber­tu­ra pa­re­cen ha­ber ocu­rri­do en­tre per­so­nas que di­cen ser re­pu­bli­ca­nos). Lo peor es­tá por lle­gar.

Ve­rán, el sa­bo­ta­je del Par­ti­do Re­pu­bli­cano di­sua­de de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da a los jó­ve­nes y a las per­so­nas sa­nas de ins­cri­bir­se, lo cual, co­mo di­jo un co­men­ta­ris­ta, “au­men­ta el cos­to pa­ra los de­más den­tro de ese mer­ca­do”. ¿Quién di­jo eso? Tom Pri­ce, el pri­mer se­cre­ta­rio de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos del pre­si­den­te Do­nald Trump.

Con to­da se­gu­ri­dad, las ase­gu­ra­do­ras ya es­tán pro­po­nien­do im­por­tan­tes in­cre­men­tos en las pri­mas y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, atri­bu­yen ese au­men­to a las ac­cio­nes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano que es­tán mo­ti­van­do a los es­ta­dou­ni­den­ses sa­nos a aban­do­nar el mer­ca­do, de­jan­do atrás a un gru­po de ase­gu­ra­dos más en­fer­mo y ca­ro.

Así que es­to es lo que va a ocu­rrir: pron­to, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses re­ci­bi­rán una ho­rri­ble sor­pre­sa en sus pó­li­zas de se­gu­ro; los sub­si­dios fe­de­ra­les pro­te­ge­rán a la ma­yo­ría, pe­ro no hay for­ma de que lo ha­gan con to­dos. Tam­bién es­cu­cha­rán las no­ti­cias so­bre la me­nor co­ber­tu­ra de se­gu­ros y los re­pu­bli­ca­nos di­rán: “Ya lo ven, Oba­ma­ca­re es un fra­ca­so”.

Sin em­bar­go, el pro­ble­ma no es Oba­ma­ca­re, son los po­lí­ti­cos que desata­ron es­ta pla­ga de ter­mi­tas y que es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra de­jar­los sin co­ber­tu­ra. Es ne­ce­sa­rio que se les ha­ga res­pon­sa­bles de ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.