Re­cor­tar apo­yos a mu­je­res no es for­ma de ce­le­brar el Día de la Ma­dre

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ja­red Berns­tein / Han­nah Katch

Was­hing­ton— Es­ta es una idea del Día de la Ma­dre pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción Trump: de­je de so­ca­var el fu­tu­ro de la na­ción desin­vir­tien­do a mi­llo­nes de mu­je­res, ma­dres y sus fa­mi­lias.

Al­gu­nos he­chos ayu­dan a en­mar­car el aná­li­sis. En com­pa­ra­ción con los hom­bres, las mu­je­res tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner ba­jos in­gre­sos y ser las prin­ci­pa­les cui­da­do­ras de sus hi­jos.

La ma­yo­ría de los trabajadores de ba­jos sa­la­rios, al­re­de­dor del 60 por ciento, son mu­je­res. De­bi­do a que hay mu­chas más ma­dres sol­te­ras y po­bres que pa­dres, es­tas ma­dres son par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles a los re­cor­tes en los pro­gra­mas de re­des de se­gu­ri­dad.

Va­rias ac­cio­nes de po­lí­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción y los re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so se es­tán desa­rro­llan­do ha­cia un ata­que ge­ne­ral con­tra mu­chos de los pro­gra­mas que han apo­ya­do la sa­lud y la movilidad eco­nó­mi­ca de las mu­je­res y las fa­mi­lias.

Han pro­pues­to re­cor­tar los pro­gra­mas de asis­ten­cia nu­tri­cio­nal, to­mar me­di­das pa­ra so­ca­var el ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca pa­ra mu­chas fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos y re­du­cir los agu­je­ros en la red de se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca. Y han fa­lla­do con­sis­ten­te­men­te en pro­mul­gar po­lí­ti­cas im­po­si­ti­vas y del mer­ca­do la­bo­ral que apo­ya­rían a las ma­dres de ba­jos in­gre­sos.

Más in­me­dia­ta­men­te, los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes han pro­pues­to re­cor­tar más de 17 mil mi­llo­nes de dó­la­res del Pro­gra­ma de Asis­ten­cia de Nu­tri­ción Su­ple­men­ta­ria (SNAP, por sus si­glas en in­glés), que ayu­da a las fa­mi­lias con pro­ble­mas a po­ner co­mi­da so­bre la me­sa.

SNAP re­du­ce la po­bre­za y la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, y pro­mue­ve la sa­lud y el bie­nes­tar a lar­go pla­zo de las fa­mi­lias. Es­ta pro­pues­ta po­dría re­du­cir los be­ne­fi­cios de SNAP de más de un mi­llón de fa­mi­lias. Se es­pe­ra que la Cá­ma­ra vo­te so­bre ella tan pron­to co­mo la pró­xi­ma se­ma­na.

La ad­mi­nis­tra­ción de Trump tam­bién se en­fo­có en Me­di­caid, que atien­de a ca­si 40 mi­llo­nes de mu­je­res. Co­mo he­mos es­cri­to, des­pués de que el Con­gre­so no apro­bó am­plios re­cor­tes a Me­di­caid el año pa­sa­do, la ad­mi­nis­tra­ción ha co­men­za­do a per­mi­tir que los es­ta­dos re­duz­can sus pro­pios pro­gra­mas a tra­vés de po­lí­ti­cas que qui­tan co­ber­tu­ra a los adul­tos que no pue­den cum­plir con los re­qui­si­tos de tra­ba­jo, así co­mo im­po­ner pri­mas ex­ce­si­vas y cos­tos com­par­ti­dos que pue­den ha­cer que la co­ber­tu­ra sea inac­ce­si­ble pa­ra las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos. Y la ad­mi­nis­tra­ción con­ti­núa su ata­que con­tra el ac­ce­so de las mu­je­res a los ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, que son esen­cia­les pa­ra la sa­lud y la movilidad eco­nó­mi­ca de las mu­je­res.

La ad­mi­nis­tra­ción tam­bién es­tá sa­bo­tean­do el mer­ca­do de se­gu­ros pri­va­dos de ma­ne­ras que ha­rán que sea más di­fí­cil y cos­to­so pa­ra mu­chas mu­je­res en­con­trar una co­ber­tu­ra de sa­lud in­te­gral. Por ejem­plo, la ad­mi­nis­tra­ción pro­pu­so re­cien­te­men­te per­mi­tir que las ase­gu­ra­do­ras ofrez­can pla­nes de sa­lud “a cor­to pla­zo” que du­ren has­ta un año com­ple­to, co­mo al­ter­na­ti­va a pla­nes in­te­gra­les que cum­plan con es­tán­da­res más es­tric­tos.

Los pla­nes a cor­to pla­zo es­tán au­to­ri­za­dos a dis­cri­mi­nar a las per­so­nas con con­di­cio­nes pre­exis­ten­tes, y con fre­cuen­cia ofre­cen es­ca­sos be­ne­fi­cios que no cu­bren la aten­ción mé­di­ca bá­si­ca pa­ra las mu­je­res: en un aná­li­sis re­cien­te de los pla­nes a cor­to pla­zo dis­po­ni­bles en 45 ciu­da­des prin­ci­pa­les, la fa­mi­lia Kai­ser La Fun­da­ción des­cu­brió que nin­guno de los pla­nes ofre­cía co­ber­tu­ra bá­si­ca de ma­ter­ni­dad.

En otro ejem­plo más de po­lí­ti­cas que da­ña­rán a las mu­je­res y sus fa­mi­lias, la ad­mi­nis­tra­ción Trump re­cien­te­men­te dio a co­no­cer una le­gis­la­ción que en úl­ti­ma ins­tan­cia au­men­ta­ría las ren­tas en un pro­me­dio de 44 por ciento en más de 4 mi­llo­nes de ho­ga­res de ba­jos in­gre­sos con asis­ten­cia de al­qui­ler, tres cuar­tas par­tes de los cua­les en­ca­be­za­do por mu­je­res.

La pro­pues­ta au­men­ta­ría las ren­tas de va­rias ma­ne­ras, in­clu­so ele­van­do la “ren­ta mí­ni­ma” pa­ra los ho­ga­res con asis­ten­cia más po­bre a 150 por mes. El ho­gar afec­ta­do tí­pi­co es una ma­dre con dos hi­jos con un in­gre­so anual de 2 mil 400 dó­la­res, so­lo 200 dó­la­res por mes. Des­pués de pa­gar el al­qui­ler se­gún es­ta pro­pues­ta, le que­da­rían 50 dó­la­res ca­da mes por ne­ce­si­da­des ta­les co­mo ro­pa, ar­tícu­los de cui­da­do per­so­nal, pa­ña­les o úti­les es­co­la­res, así co­mo tam­bién ali­men­tos o ne­ce­si­da­des mé­di­cas que otras ayu­das no sa­tis­fa­cen. Una pro­pues­ta re­pu­bli­ca­na si­mi­lar ya tu­vo una au­dien­cia en la Cá­ma­ra.

Esos son ac­tos po­lí­ti­cos de co­mi­sión. En tér­mi­nos de omi­sión, aun­que los re­cor­tes de im­pues­tos re­pu­bli­ca­nos pu­sie­ron ca­si 2 tri­llo­nes de dó­la­res en la tar­je­ta de cré­di­to de la na­ción, no so­lo no agre­ga­ron un dó­lar al cré­di­to tri­bu­ta­rio por in­gre­sos ga­na­dos, un sub­si­dio sa­la­rial que be­ne­fi­cia des­pro­por­cio­na­da­men­te a las mu­je­res (hay una mu­jer tra­ba­ja­do­ra en más del 60 por ciento de los ho­ga­res del EITC).

En reali­dad lo cor­ta­ron. Sí, am­plia­ron el cré­di­to tri­bu­ta­rio por hi­jos, pe­ro una ma­dre sol­te­ra que tra­ba­ja a tiem­po com­ple­to con el sa­la­rio mí­ni­mo re­ci­bi­ría to­dos los 75 dó­la­res de la ex­pan­sión de CTC, en com­pa­ra­ción con 4 mil pa­ra una pa­re­ja ca­sa­da adi­ne­ra­da con hi­jos.

De he­cho, esa ma­má que ga­na el sa­la­rio mí­ni­mo ne­ce­si­ta un au­men­to por ho­ra. Pro­mul­gar la pro­pues­ta de los de­mó­cra­tas de ele­var el sa­la­rio mí­ni­mo a 15 dó­la­res pa­ra el año 2024 ele­va­ría el sa­la­rio de 7.6 mi­llo­nes de ma­dres tra­ba­ja­do­ras, un ter­cio de las ma­dres que tra­ba­jan, se­gún des­cu­brió Da­vid Coo­per, del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca.

Los in­gre­sos de es­tas mu­je­res re­pre­sen­tan dos ter­cios de los in­gre­sos de sus fa­mi­lias. Ig­no­rar la po­lí­ti­ca es, por lo tan­to, una opor­tu­ni­dad per­di­da de ayu­dar a las ma­dres que tra­ba­jan.

Par­te de la ce­le­bra­ción del Día de la Ma­dre es re­co­no­cer las gran­des in­ver­sio­nes: el tiem­po, el amor, la crian­za, el man­te­ni­mien­to que las ma­más apor­tan a sus fa­mi­lias. To­das las otras eco­no­mías avan­za­das re­co­no­cen el pa­pel crí­ti­co del go­bierno en el apo­yo a esas in­ver­sio­nes pa­ra las ma­dres eco­nó­mi­ca­men­te vul­ne­ra­bles y sus fa­mi­lias. La co­ber­tu­ra mé­di­ca, el apo­yo nu­tri­cio­nal, la vi­vien­da se­gu­ra y las ga­nan­cias se­gu­ras se en­tien­den co­mo in­ver­sio­nes esen­cia­les en las fa­mi­lias y sus hi­jos.

Al des­in­ver­tir en las mu­je­res, las ma­dres y las fa­mi­lias, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump no so­lo es­tá en­vian­do un men­sa­je se­ve­ro so­bre sus prio­ri­da­des. Tam­bién es­tá mi­nan­do el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.