Ca­li­for­nia, la quin­ta ma­yor eco­no­mía del mun­do

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

San Fran­cis­co – Cuan­do una agencia de trans­por­te anun­ció ha­ce dos años que las ho­ras pi­co eran co­sa del pa­sa­do en una de las ca­rre­te­ras prin­ci­pa­les del área de la bahía de San Fran­cis­co, no fue una bue­na no­ti­cia.

“Por pri­me­ra vez des­de que se tie­nen re­gis­tros, se han fu­sio­na­do las ho­ras pi­co de la ma­ña­na y de la tar­de”, se­ña­ló un vo­ce­ro de la agencia, la Co­mi­sión de Trans­por­te Me­tro­po­li­tano, “la au­to­pis­ta per­ma­ne­ce con­ges­tio­na­da des­de las 5:30 de la ma­ña­na has­ta ca­si las 8 de la no­che”. Es­ta si­tua­ción ha ido em­peo­ran­do. La eco­no­mía de Ca­li­for­nia ha cre­ci­do ver­ti­gi­no­sa­men­te has­ta la es­tra­tos­fe­ra, pe­ro a cam­bio ha pa­ga­do el pre­cio. La pa­ra­li­za­ción del trá­fi­co es tan so­lo uno de los sín­to­mas; otro es el pre­cio ca­da vez más ab­sur­do que al­guien de­be pa­gar por te­ner un te­cho so­bre su ca­be­za.

Una per­so­na del me­dio oes­te de Es­ta­dos Uni­dos ideó una fór­mu­la rá­pi­da pa­ra cal­cu­lar el pre­cio de una ca­sa en el área de la bahía: bas­ta ave­ri­guar cuán­to cos­ta­ría una ca­sa si­mi­lar en Min­ne­so­ta y lue­go su­mar­le un mi­llón de dó­la­res.

Con mu­cha fre­cuen­cia se es­cu­chan his­to­rias en las no­ti­cias de Ca­li­for­nia so­bre al­gu­na cho­za en rui­nas que es­tá a la ven­ta en un ba­rrio co­mún y co­rrien­te por un pre­cio de sie­te dí­gi­tos, y que tie­ne que de­rri­bar­se. Se han vuel­to de lo más co­mún, así que ya no es­can­da­li­zan a na­die.

Ca­li­for­nia re­gis­tró la se­ma­na pa­sa­da otro hi­to que re­fle­ja una fa­ce­ta del éxi­to del es­ta­do ca­paz de pro­du­cir más or­gu­llo. Si el es­ta­do fue­ra un país in­de­pen­dien­te, su eco­no­mía se cla­si­fi­ca­ría en el quin­to lu­gar del mun­do, por arri­ba del Reino Uni­do (que des­de ha­ce al­gún tiem­po cre­ce con len­ti­tud). Ca­li­for­nia ya ha­bía ocu­pa­do an­tes ese lu­gar, pe­ro des­cen­dió un po­co du­ran­te la gran re­ce­sión de ha­ce una dé­ca­da.

Gra­cias a su flo­re­ci­mien­to y a que aho­ra su­pera a mu­chos otros, es­te es­ta­do ha re­for­za­do una na­rra­ti­va li­be­ral so­bre el cre­ci­mien­to, cu­ya pre­mi­sa es que un es­ta­do pue­de te­ner un go­bierno gran­de y tam­bién una eco­no­mía pu­jan­te (Te­xas es el ejem­plo de los con­ser­va­do­res pa­ra el ca­so con­tra­rio: una eco­no­mía gran­de, de rá­pi­do cre­ci­mien­to, con un go­bierno que no se me­te).

Ca­li­for­nia tie­ne le­yes es­tric­tas pa­ra pro­te­ger el me­dioam­bien­te, un sis­te­ma tri­bu­ta­rio pro­gre­si­vo y un sa­la­rio mí­ni­mo que va en as­cen­so; aho­ra es de 10.50 dó­la­res por ho­ra y se pla­nea que au­men­te por eta­pas has­ta 15 dó­la­res pa­ra 2023. El es­ta­do aco­ge a los in­mi­gran­tes, ce­le­bra la di­ver­si­dad ét­ni­ca y lin­güís­ti­ca e in­ten­ta ac­ti­va­men­te com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co. Con to­do, su eco­no­mía si­gue cre­cien­do.

“He­mos ele­va­do el im­pues­to so­bre la ren­ta y los pa­gos aso­cia­dos a la re­duc­ción de las emi­sio­nes de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro son ca­da vez más al­tos”, di­jo Step­hen Levy, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Con­ti­nuos de la Eco­no­mía de Ca­li­for­nia. “Nin­gu­na de es­tas me­di­das ha mer­ma­do el atrac­ti­vo de es­te es­ta­do pa­ra quie­nes tie­nen ta­len­to, bus­can in­no­var y son emprendedores”.

Gra­cias a su éxi­to eco­nó­mi­co, Ca­li­for­nia pue­de ac­tuar con au­da­cia y desafiar al pre­si­den­te Do­nald Trump. Es una es­pe­cie de re­fuer­zo in­vi­si­ble que per­mi­te al go­ber­na­dor y al pro­cu­ra­dor ge­ne­ral con­fron­tar al go­bierno de Trump, tal co­mo lo hi­cie­ron ha­ce po­co en una con­fe­ren­cia de pren­sa en Sa­cra­men­to, por “bá­si­ca­men­te ini­ciar una gue­rra con­tra el es­ta­do de Ca­li­for­nia”.

Ca­li­for­nia no es el úni­co es­ta­do que go­za de una bue­na po­si­ción, por su­pues­to. La Ofi­ci­na de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co de EU pu­bli­có la se­ma­na pa­sa­da un ma­pa que mues­tra un pa­trón de pros­pe­ri­dad un tan­to des­equi­li­bra­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Las eco­no­mías de es­ta­dos co­mo Kan­sas y Lui­sia­na se re­du­je­ron un po­co el úl­ti­mo año, mien­tras que los es­ta­dos del oes­te pros­pe­ra­ron: Ne­va­da cre­ció un 3.5 por cien­to, Was­hing­ton un 4.4 por cien­to y Ari­zo­na un 3.2 por cien­to.

Sin em­bar­go, in­clu­so en­tre sus ve­ci­nos que ex­pe­ri­men­tan un au­ge, Ca­li­for­nia, que re­gis­tró un cre­ci­mien­to del tres por cien­to el año pa­sa­do, se des­ta­ca por la di­ver­si­dad y la gran mag­ni­tud de su eco­no­mía.

No es nin­gu­na sor­pre­sa que Si­li­con Va­lley sea res­pon­sa­ble en gran par­te del éxi­to de Ca­li­for­nia. Los in­gre­sos que atra­jo Ap­ple, uno de los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos del es­ta­do, du­ran­te el año fis­cal an­te­rior (229 mi­llo­nes de dó­la­res) equi­va­len al quín­tu­ple del to­tal de la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca de Wyo­ming.

To­do ese di­ne­ro que flu­ye ha­cia las in­dus­trias tec­no­ló­gi­cas y del en­tre­te­ni­mien­to en Ca­li­for­nia pro­du­ce un efec­to ex­pan­si­vo de ri­que­za, pues mul­ti­pli­ca el gas­to de los tra­ba­ja­do­res del es­ta­do, no so­lo el de aque­llos que tra­ba­jan di­rec­ta­men­te en esos cam­pos.

Fa­ce­book re­ve­ló el mes pa­sa­do que la me­dia­na de los sa­la­rios de sus em­plea­dos era de 240.430 dó­la­res al año. El je­fe de bom­be­ros en San Ra­món tam­po­co pue­de que­jar­se de sus in­gre­sos, que en 2016 as­cen­die­ron a un to­tal de 516.344 dó­la­res, in­clu­yen­do sa­la­rio y pres­ta­cio­nes, se­gún el si­tio web de Ca­li­for­nia Trans­pa­ren­te. En to­do el es­ta­do hay ca­si 200 agen­tes de po­li­cía, que ga­nan más de 300.000 dó­la­res al año, in­clui­das las ho­ras ex­tra­or­di­na­rias y las pres­ta­cio­nes.

Co­mo a mu­chos otros es­ta­dos, a Ca­li­for­nia siem­pre le preo­cu­pa pla­near có­mo va a cu­brir sus obli­ga­cio­nes de pen­sio­nes a lar­go pla­zo, una si­tua­ción que se com­pli­ca da­dos los ele­va­dos suel­dos de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co. Pe­ro en es­tos tiem­pos de au­ge, la bri­llan­te po­si­ción fis­cal de Ca­li­for­nia no tie­ne pun­to de com­pa­ra­ción con la del go­bierno fe­de­ral. La Te­so­re­ría del es­ta­do tie­ne efec­ti­vo de so­bra y es­tá re­ser­van­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en un fon­do pa­ra los tiem­pos di­fí­ci­les.

Cuan­do el go­ber­na­dor Jerry Brown vol­vió a asu­mir el car­go en 2011, ha­bía un dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio de 27.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Aho­ra, des­pués de ocho años de ex­pan­sión eco­nó­mi­ca, el es­ta­do tie­ne un su­pe­rá­vit de 6000 mi­llo­nes de dó­la­res, y sus in­gre­sos fis­ca­les es­tán muy por en­ci­ma de las pro­yec­cio­nes.

No obs­tan­te, es di­fí­cil ig­no­rar las des­ven­ta­jas que con­lle­va la pros­pe­ri­dad: el trá­fi­co, los pre­cios de los in­mue­bles y la fal­ta de vi­vien­da.

Es­tos dos úl­ti­mos te­mas se con­si­de­ran ca­da vez más dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. En 2017, la po­bla­ción sin ho­gar cre­ció más rá­pi­do en Ca­li­for­nia que en cual­quier otro es­ta­do (14 por cien­to), y tam­bién re­gis­tra­ron la ma­yor pro­por­ción de esa po­bla­ción sin un res­guar­do: el 68 por cien­to de las 134 mil per­so­nas del es­ta­do que no tie­nen ho­gar duer­men a la in­tem­pe­rie.

El trá­fi­co vehi­cu­lar es una de las con­se­cuen­cias del cre­ci­mien­to fi­nan­cie­ro en el es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.