Gol­pes, vio­la­cio­nes y muer­te en cen­tro pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos

El Diario de El Paso - - CLIMA - Agen­cias

Mia­mi – Wi­lliam Ja­mes Lam­son na­ció con un ti­po de­vas­ta­dor de au­tis­mo que lo lle­va­ba a gol­pear­se con una fu­ria ob­se­si­va. Con el tiem­po, el da­ño que Lam­son se in­fli­gió fue tan se­ve­ro que se que­dó cie­go del ojo de­re­cho, pu­bli­có El Nue­vo He­rald.

A los cui­da­do­res del Cen­tro Edu­ca­ti­vo Carl­ton Palms (CPEC) se les di­jo que le man­tu­vie­ran pues­to un cas­co pa­ra pro­te­ger­lo de los gol­pes.

Pe­ro no ha­bía na­die que pro­te­gie­ra a Lam­son de sus cui­da­do­res.

Cuan­do el 1 de mar­zo lla­ma­ron a la Po­li­cía de Mount Dora pa­ra in­ves­ti­gar la muer­te de Lam­son, se les di­jo a los agen­tes que el hom­bre de 26 años "se au­to­agre­día y que cons­tan­te­men­te se es­ta­ba gol­pean­do la ca­be­za". Las au­to­ri­da­des lle­ga­ron a creer que los de­mo­nios neu­ro­ló­gi­cos de Lam­son fi­nal­men­te ha­bían ga­na­do la ba­ta­lla que li­bra­ba en su ce­re­bro.

Pe­ro un in­for­me de la Po­li­cía de­jó su­fi­cien­tes mo­ti­vos pa­ra el es­cep­ti­cis­mo: los in­ves­ti­ga­do­res "no ob­ser­va­ron san­gre en su ha­bi­ta­ción", di­jo el in­for­me. Tam­po­co vie­ron "nin­gu­na le­sión ob­via".

La muer­te de Lam­son aho­ra es­tá ba­jo una in­ves­ti­ga­ción por ho­mi­ci­dio in­vo­lun­ta­rio. Y fuen­tes que co­no­cen el ca­so di­cen que el jo­ven, lla­ma­do "Wi­llie" por su fa­mi­lia, mu­rió de as­fi­xia, no de trau­mas en la ca­be­za.

La Ofi­ci­na del Fis­cal del Es­ta­do, que es­tá con­si­de­ran­do en­cau­sar a los cui­da­do­res por la muer­te de Lam­son, no ha di­vul­ga­do do­cu­men­tos con de­ta­lles so­bre el ca­so, in­clui­dos los ha­llaz­gos de la au­top­sia, por­que se tra­ta de una in­ves­ti­ga­ción en cur­so, di­jo un vo­ce­ro.

Lo te­nían es­con­di­do

Lam­son fue diag­nos­ti­ca­do co­mo un ni­ño con au­tis­mo se­ve­ro, un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que se cree que afec­ta a uno de ca­da 60 ni­ños. Era ca­paz de rea­li­zar unas po­cas ta­reas ru­ti­na­rias, pe­ro no po­día de­cir­les a los cui­da­do­res ni a su fa­mi­lia que lo mal­tra­ta­ban.

Era im­pro­ba­ble que Ja­mie Lam­son pu­die­ra cap­tar cap­tar en sus vi­si­tas se­ma­na­les lo que ocu­rría con su hi­jo. Nun­ca se le per­mi­tió en­trar a la ha­bi­ta­ción. To­das las vi­si­tas es­ta­ban li­mi­ta­das a las áreas co­mu­nes.

Cuan­do la fa­mi­lia Lam­son fue no­ti­fi­ca­da de la muer­te de Wi­llie, se sor­pren­die­ron al en­te­rar­se de la his­to­ria de Carl­ton Palms.

Ca­sa de los ho­rro­res

En el 2013, fue allí don­de una chica de 14 años de Bro­ward que no po­día ha­blar, Pai­ge Eli­za­beth Luns­ford, su­cum­bió por des­hi­dra­ta­ción días des­pués de lle­gar a su nue­vo ho­gar. Los re­gis­tros mues­tran que Pai­ge es­ta­ba gra­ve­men­te en­fer­ma y que ha­bía pa­sa­do días vo­mi­tan­do vio­len­ta­men­te. Pe­ro en lu­gar de bus­car aten­ción mé­di­ca, los tra­ba­ja­do­res le ata­ron las mu­ñe­cas, to­bi­llos, bra­zos y cin­tu­ra pa­ra evi­tar que se agi­ta­ra. Luns­ford mu­rió de una in­fec­ción gra­ve, pe­ro tra­ta­ble. En 1997, Jon Hen­ley, de 14 años, fue ha­lla­do muer­to en su ca­ma con ni­ve­les inade­cua­dos de me­di­ca­men­to an­ti­con­vul­si­vo en su cuer­po, una me­di­ci­na que el per­so­nal del lu­gar es­ta­ba a car­go de ad­mi­nis­trar.

Pe­ro el su­ce­so más re­cien­te en esa ins­ta­la­ción es lo que ha lle­va­do a los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les a en­ta­blar una lu­char pa­ra ce­rrar­la.

En una que­ja ad­mi­nis­tra­ti­va de 17 pá­gi­nas pre­sen­ta­da el mes pa­sa­do, la Agencia pa­ra Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­da­des de Flo­ri­da (APD) in­ten­tó re­vo­car la li­cen­cia de Carl­ton Palms, con una lis­ta de ho­rro­res que ocu­rrie­ron en los úl­ti­mos años, in­clu­yen­do vio­la­cio­nes, ra­tas e in­ten­sas que­ma­du­ras.

Un hom­bre fue vio­la­do por un de­pre­da­dor se­xual ya co­no­ci­do que se su­po­nía de­bía es­tar ba­jo su­per­vi­sión cons­tan­te. La su­pues­ta vio­la­ción de otro re­si­den­te fue pre­sen­cia­da por un em­plea­do que de­ci­dió no ha­cer na­da, se­gún la de­nun­cia. Un re­si­den­te su­frió que­ma­du­ras en la ca­be­za, el hom­bro, la es­pal­da y el co­do cuan­do un cui­da­dor apa­ren­te­men­te ro­ció al re­si­den­te con agua hir­vien­do que ha­bía ca­len­ta­do en un mi­croon­das.

En su car­ta en agos­to pa­sa­do, Pal­mer des­cri­bió un in­ci­den­te ocu­rri­do el 9 de ju­nio del 2017 en el que un re­si­den­te fue "ri­di­cu­li­za­do y hu­mi­lla­do", y lue­go en­ce­rra­do en una du­cha des­nu­do du­ran­te cua­tro ho­ras. Den­tro de la du­cha, los tes­ti­gos es­cu­cha­ron rui­dos de bo­fe­ta­das, "so­ni­dos de gol­pes y gri­tos (del re­si­den­te)", in­di­ca la car­ta. Al pa­re­cer, un tra­ba­ja­dor arras­tró por el pi­so a un re­si­den­te por los bra­zos por unos 10 o 12 pies en abril del 2017. A otro lo aga­rra­ron por la su­da­de­ra, lo ti­ra­ron al sue­lo y lo pa­tea­ron. Otro, que que­dó sin su­per­vi­sar du­ran­te sie­te mi­nu­tos, se arran­có unas gra­pas de la ca­be­za con una per­cha de plás­ti­co, se­gún la APD.

Un re­si­den­te oriun­do de Mia­mi fue acu­sa­do re­cien­te­men­te de arran­car­le de un mor­dis­co par­te de la na­riz a otro re­si­den­te.

A prin­ci­pios de es­te año, una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Di­sa­bi­lity Rights Flo­ri­da, un gru­po de­fen­sor de los dis­ca­pa­ci­ta­dos, arro­jó más som­bras so­bre el lu­gar, des­ta­can­do 28 de­nun­cias de abu­so o ne­gli­gen­cia en los pri­me­ros nue­ve me­ses del 2016. El in­for­me di­jo que las imá­ge­nes de vi­gi­lan­cia mos­tra­ban a un re­si­den­te que era abo­fe­tea­do por un em­plea­do y re­si­den­tes ama­rra­dos a si­llas im­pro­vi­sa­das de ma­ne­ra inade­cua­da.

El in­for­me tam­bién de­ta­lla có­mo el per­so­nal no pu­do ex­pli­car por qué un re­si­den­te te­nía un mo­re­tón en un ojo, y des­cri­bió la "re­ti­cen­cia di­rec­ta" del per­so­nal pa­ra pre­sen­tar in­for­mes pre­ci­sos y opor­tu­nos cuan­do los re­si­den­tes re­sul­ta­ban he­ri­dos.

En otro ca­so, un re­si­den­te es­tu­vo ama­rra­do por ca­si cua­tro ho­ras a pe­sar de es­tar "cal­ma­do to­do el tiem­po". La ley de Flo­ri­da prohí­be atar a las per­so­nas co­mo cas­ti­go.

Dis­po­si­ti­vos me­die­va­les

Un de­fen­sor de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des di­jo que los dis­po­si­ti­vos pa­re­cían "me­die­va­les".

"Son si­llas ele­va­das; ca­si co­mo en un pe­des­tal en el me­dio del sa­lón co­mu­ni­ta­rio. Cuan­do una per­so­na es in­mo­vi­li­za­da, la po­nen en la si­lla de su­je­ción mien­tras to­dos los re­si­den­tes ob­ser­van", di­jo Matt­hew Dietz, abo­ga­do de un ex re­si­den­te que ya fue trans­fe­ri­do.

Lam­son-Kee­ne di­jo que su her­mano, que es­tá di­vor­cia­do de la ma­dre de Wi­llie, es­tá es­pe­ran­do la mi­tad de las ce­ni­zas de su hi­jo pa­ra dis­per­sar­las y po­der su­pe­rar su do­lor. Sin las vi­si­tas se­ma­na­les al Mon­te Dora pa­ra ver a su hi­jo, su vi­da ha per­di­do sen­ti­do.

"Eso era prin­ci­pal­men­te por lo que vi­vía su pa­dre", di­jo Lam­so­nKee­ne. "Ese jo­ven se sin­tió ama­do y cui­da­do por su pa­dre. Era el cen­tro de la vi­da de su pa­dre, y eso se lo han arran­ca­do con los ho­rro­res de­trás de las es­ce­nas que, la­men­ta­ble­men­te, es­ta­mos co­no­cien­do.

"Me en­fer­ma lo que ya sa­be­mos. ¿Qué pa­sa con lo que aún no co­no­ce­mos?".

El lu­gar del in­ci­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.