Sui­ci­dio obli­ga a uni­ver­si­dad a re­vi­sar con­fi­den­cia­li­dad

El Diario de El Paso - - PANORAMA - Ane­mo­na Har­to­co­llis / The New York Ti­mes

Clin­ton, Nue­va York – Los días pos­te­rio­res a que su hi­jo Graham se col­ga­ra en su ha­bi­ta­ción en Ha­mil­ton Co­lle­ge, Gi­na Bur­ton se de­di­có a or­de­nar sus asun­tos con una efi­cien­cia nu­bla­da; su due­lo es­ta­ba te­ñi­do con una mo­les­ta sen­sa­ción de que al­go no en­ca­ja­ba.

Aten­día pe­ti­cio­nes y no­tas de con­do­len­cias de la uni­ver­si­dad; le pro­me­tió a la di­rec­to­ra de asun­tos es­co­la­res una co­pia de su obi­tua­rio pa­ra que pu­die­ran “ver lo es­pe­cial que Ha­mil­ton era pa­ra él”. Es­ta era la ra­zón por la que su sui­ci­dio “no te­nía nin­gún sen­ti­do”, aco­tó con­fun­di­da. Al día si­guien­te, Bur­ton re­ci­bió las con­do­len­cias del pre­si­den­te de la uni­ver­si­dad, y le ase­gu­ró que “Ha­mil­ton ha­bía si­do la op­ción co­rrec­ta” pa­ra su hi­jo.

Sin em­bar­go, dos se­ma­nas des­pués, le­yó el dia­rio de su hi­jo y to­do cam­bió. Graham Bur­ton, es­tu­dian­te de se­gun­do año, es­cri­bió que es­ta­ba re­pro­ban­do tres de sus cua­tro cla­ses y se lla­ma­ba a sí mis­mo “un fra­ca­so sin fu­tu­ro”. Te­nía pro­ble­mas de sue­ño, fal­ta­ba a cla­ses, en­tre­ga­ba tar­de sus ta­reas. La uni­ver­si­dad sa­bía so­bre sus pro­ble­mas, es­cri­bió, pe­ro se ha­bían tar­da­do en ofre­cer­le ayu­da y com­pren­sión.

“¿Les im­por­ta­ría acla­rar­me es­to?”, exi­gió Gi­na Bur­ton en un co­rreo elec­tró­ni­co fu­rio­so que man­dó a las 2:53 a. m. a la di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca, con co­pia al pre­si­den­te y a la di­rec­to­ra de asun­tos es­co­la­res. “Si es­to fue lo que ori­lló a Graham al sui­ci­dio, no sé si se­ré ca­paz de so­por­tar­lo”.

Su des­cu­bri­mien­to dio ori­gen a una ola de do­lor y bús­que­da in­te­rior, pe­ro tam­bién a una cam­pa­ña pa­ra eli­mi­nar al­gu­nos de los ve­los de con­fi­den­cia­li­dad que las uni­ver­si­da­des di­cen que pro­te­gen la pri­va­ci­dad y la au­to­no­mía de los es­tu­dian­tes, que es­tán apren­dien­do a ser adul­tos.

En Es­ta­dos Uni­dos, el sui­ci­dio es la se­gun­da cau­sa de muer­te, des­pués de los ac­ci­den­tes, en­tre los adul­tos que es­tán en edad de asis­tir a la uni­ver­si­dad. La can­ti­dad de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que so­li­ci­tan tra­ta­mien­to pa­ra la an­sie­dad y la de­pre­sión ha subido brus­ca­men­te du­ran­te los úl­ti­mos años, y las es­cue­las han re­do­bla­do es­fuer­zos en in­ter­ven­cio­nes e in­ves­ti­ga­ción so­bre sa­lud men­tal. Aun así, las fa­mi­lias si­guen pre­sio­nán­do­las pa­ra que to­men más res­pon­sa­bi­li­dad res­pec­to del bie­nes­tar de los es­tu­dian­tes.

La Cor­te Su­pre­ma de Mas­sa­chu­setts dic­tó el lu­nes que el MIT no po­día ser se­ña­la­do co­mo res­pon­sa­ble por el sui­ci­dio de un es­tu­dian­te de pos­gra­do en 2009. Sin em­bar­go, la cor­te dic­ta­mi­nó que una uni­ver­si­dad po­dría ser res­pon­sa­ble ba­jo cir­cuns­tan­cias li­mi­ta­das, co­mo cuan­do un es­tu­dian­te ex­pre­sa di­rec­ta­men­te al per­so­nal de la uni­ver­si­dad sus pla­nes de sui­ci­dar­se.

“Creo que to­dos de­be­rían es­tar ad­ver­ti­dos de que las es­cue­las no pue­den es­con­der la ca­be­za en la are­na”, di­jo una abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en sa­lud men­tal, Ca­rolyn Rei­nach Wolf. “No pue­den de­cir: ‘Te­ne­mos a los es­tu­dian­tes en prés­ta­mo’”.

Los pro­fe­so­res de Ha­mil­ton Co­lle­ge, al nor­te del es­ta­do de Nue­va York, ha­bían ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción so­bre Graham Bur­ton ca­si du­ran­te to­do el pe­rio­do es­co­lar de oto­ño y sa­bían que es­ta­ba pa­san­do por mu­cha an­gus­tia, se­gún un in­for­me so­bre su muer­te al que tu­vo ac­ce­so The New York Ti­mes. Más de un mes an­tes de su muer­te, su tu­tor, Mau­ri­ce Is­ser­man, le es­cri­bió a la di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca la advertencia más fuer­te de va­rias que ya ha­bía he­cho: “Ob­via­men­te lo que es­tá su­ce­dien­do en es­te ca­so es una caí­da di­rec­to al pre­ci­pi­cio. No sé cua­les son las re­glas o los pro­ce­di­mien­tos pa­ra lla­mar a los pa­dres, pe­ro si es­te fue­ra mi hi­jo, me gus­ta­ría es­tar en­te­ra­do”.

Is­ser­man dio en el blan­co de lo que le im­por­ta­ba a los Bur­ton: si la uni­ver­si­dad te­nía o no la res­pon­sa­bi­li­dad de co­mu­ni­car­les lo que sa­bía.

Los fun­cio­na­rios de la uni­ver­si­dad di­cen que es­tán li­mi­ta­dos por el Fa­mily Edu­ca­tio­nal Rights and Pri­vacy Act, o FERPA, una ley fe­de­ral que ri­ge la pri­va­ci­dad de los es­tu­dian­tes, pa­ra con­tac­tar a los pa­dres. Un fun­cio­na­rio de Ha­mil­ton ci­tó la ley en una jun­ta de asam­blea es­tu­dian­til re­cien­te cuan­do los es­tu­dian­tes le pre­gun­ta­ron so­bre la dispu­ta de la fa­mi­lia Bur­ton por no ha­ber re­ci­bi­do avi­so so­bre los pro­ble­mas de su hi­jo. La ley con­si­de­ra adul­tos a los es­tu­dian­tes y prohí­be que los pa­dres re­vi­sen do­cu­men­tos bá­si­cos, co­mo sus ex­pe­dien­tes, sin el per­mi­so de sus hi­jos.

Hay al­gu­nas ex­cep­cio­nes: las uni­ver­si­da­des pue­den dar cual­quier do­cu­men­to a los pa­dres si el es­tu­dian­te fir­ma un con­sen­ti­mien­to, si la uni­ver­si­dad sa­be que el pa­dre in­clu­ye al hi­jo co­mo de­pen­dien­te eco­nó­mi­co en sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos o en una emer­gen­cia de se­gu­ri­dad o de sa­lud. Aun así, las le­yes fe­de­ra­les per­mi­ten que las uni­ver­si­da­des ac­túen de ma­ne­ra dis­cre­cio­nal. Se les per­mi­te, pe­ro no se les re­quie­re, li­be­rar los do­cu­men­tos o avi­sar­le a un fa­mi­liar si un es­tu­dian­te tie­ne ten­den­cias sui­ci­das.

Las uni­ver­si­da­des uti­li­zan la ley no so­lo pa­ra pro­te­ger la pri­va­ci­dad de los es­tu­dian­tes, sino tam­bién pa­ra blin­dar a la es­cue­la an­te con­flic­tos con los pa­dres y otras fuer­zas de la so­cie­dad, di­jo Brett So­ko­low, un consultor de ries­gos ad­mi­nis­tra­ti­vos que tra­ba­ja pa­ra uni­ver­si­da­des.

“Exis­te la éti­ca de sal­va­guar­dar la pri­va­ci­dad y la con­fi­den­cia­li­dad, lo que pue­de ser a ve­ces muy be­né­fi­co”, di­jo So­ko­low. “Pe­ro cuan­do al­guien mue­re, ¿desea­rías ha­ber tra­ba­ja­do pa­ra man­te­ner su pri­va­ci­dad o pa­ra man­te­ner vi­va a esa per­so­na?”.

Se­ña­les de alar­ma

Bur­ton pa­sa­ba ho­ras to­can­do la gui­ta­rra y char­lan­do so­bre la vi­da con su ami­go cer­cano, Max Phi­llipps, que vi­vía al otro la­do del pa­si­llo du­ran­te su se­gun­do año. Phi­llipps re­cuer­da que Bur­ton pa­re­cía ex­tra­or­di­na­ria­men­te crea­ti­vo en esos mo­men­tos, es­cri­bien­do obras de tea­tro, cuen­tos y en­tra­das en su dia­rio. Sin em­bar­go, tam­bién usa­ba la mis­ma ro­pa to­dos los días y te­nía há­bi­tos de sue­ño errá­ti­cos. “Su sem­blan­te era muy me­lan­có­li­co”, di­jo Phi­llipps. “Te­nía que es­for­zar­me pa­ra ha­cer­lo reír”.

En re­tros­pec­ti­va, aña­de Phi­llipps, “de­fi­ni­ti­va­men­te ha­bía se­ña­les”.

Al­gu­nos pro­fe­so­res es­ta­ban de acuer­do en eso. El in­for­me so­bre la muer­te de Bur­ton mos­tró que tres de sus cua­tro pro­fe­so­res, su tu­tor y la di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca ha­bían in­ter­cam­bia­do co­rreos elec­tró­ni­cos so­bre sus fre­cuen­tes fal­tas a cla­se. Los tres pro­fe­so­res man­da­ron cua­tro ad­ver­ten­cias aca­dé­mi­cas.

La más jo­ven, An­ne Fel­to­vich, una maes­tra de la­tín en sus trein­tas, fue la más per­sis­ten­te y pa­re­cía ser la más em­pá­ti­ca. “Que­ri­do Graham”, le es­cri­bió en un co­rreo elec­tró­ni­co el 24 de oc­tu­bre, “te sa­lis­te del ra­dar. ¿Có­mo es­tás?”. Más tar­de, le ofre­ció po­ner­le una no­ta de “por ter­mi­nar” y dar­le tu­to­rías so­bre Ovi­dio y Li­bia por Sky­pe du­ran­te las va­ca­cio­nes. “Te mando apo­yo y for­ta­le­za des­de aquí”, es­cri­bió.

Su tu­tor, Is­ser­man, al prin­ci­pio ca­li­fi­có la fal­ta de aten­ción de Bur­ton en sus es­tu­dios co­mo “su mo­dus ope­ran­di, me te­mo”. Sin em­bar­go, al po­co tiem­po au­men­tó sus ad­ver­ten­cias.

El 2 de no­viem­bre, Is­ser­man es­cri­bió a la di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca, Viv­yan Ada­ri, por­que no ha­bía po­di­do con­tac­tar a Bur­ton, quien él pen­sa­ba es­ta­ba pa­san­do por “una com­ple­ta caí­da al pre­ci­pi­cio”. Des­pués de dos se­ma­nas, Bur­ton le es­cri­bió a Fel­to­vich que ha­bía te­ni­do una reunión con la di­rec­to­ra.

Al cues­tio­nar­la so­bre Bur­ton la se­ma­na pa­sa­da, Adair di­jo en un co­rreo elec­tró­ni­co que ella le ha­bía ro­ga­do a Bur­ton que “ha­bla­ra con sus pa­dres so­bre sus pro­ble­mas aca­dé­mi­cos y que bus­ca­ra ayu­da en el cen­tro de orien­ta­ción si se sen­tía de­pri­mi­do”.

No obs­tan­te, ella di­jo que cuan­do se reunió con él, pa­re­cía de­di­ca­do a la es­cue­la, a su es­cri­tu­ra y a su vi­da so­cial. ”Mi pa­pel era tra­ba­jar con él pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas aca­dé­mi­cos, y así lo hi­ce”, di­jo Adair. “Si hu­bie­ra per­ci­bi­do que es­ta­ba en ries­go, por su­pues­to que ha­bría to­ma­do otras me­di­das”.

El in­for­me di­ce que no hay po­lí­ti­cas o prác­ti­cas que le prohí­ban a los em­plea­dos con­tac­tar a los pa­dres. Sin em­bar­go, di­ce que “la im­pre­sión pre­do­mi­nan­te de los maes­tros y em­plea­dos es que la fi­lo­so­fía ge­ne­ral de la uni­ver­si­dad es tra­tar a los es­tu­dian­tes co­mo adul­tos y de­jar­los ha­cer­se car­go de cual­quier pro­ble­ma que en­fren­ten”.

Al­re­de­dor de la 1:30 a. m., un día en la se­ma­na de exá­me­nes fi­na­les, Phi­llipps re­gre­só a su ha­bi­ta­ción des­pués de es­tu­diar y en­con­tró a Bur­ton con ga­nas de ha­blar, pe­ro Phi­llipps te­nía un exa­men fi­nal en la ma­ña­na y le pi­dió que es­pe­ra­ra.

Cuan­do re­gre­só de su exa­men fi­nal, cer­ca de las 11 a. m. del 14 de di­ciem­bre, abrió la puer­ta de Bur­ton y lo en­con­tró col­gan­do de su cin­tu­rón.

“Pien­so en eso to­dos los días de mi vi­da”, di­jo Phi­llips.

Los Bur­ton no eran to­tal­men­te ig­no­ran­tes de la si­tua­ción. En sus co­rreos elec­tró­ni­cos a la uni­ver­si­dad des­pués de su muer­te, la se­ño­ra Bur­ton di­jo que ha­bía he­cho ci­tas con el doc­tor pa­ra que re­vi­sa­ra el in­som­nio de su hi­jo y que tam­bién ha­bía ha­bla­do con él so­bre ir a las clí­ni­cas Amen, un cen­tro de psi­quia­tría, pa­ra ha­cer­se es­ca­neos ce­re­bra­les. No obs­tan­te, ella cuen­ta que él le ha­bía con­ta­do so­bre sus cla­ses y que pen­sa­ba con en­tu­sias­mo en los pla­nes pa­ra el fu­tu­ro: ir a es­quiar con la fa­mi­lia, com­prar una ca­mio­ne­ta Su­ba­ru usa­da, con­se­guir un em­pleo du­ran­te el ve­rano.

El in­for­me re­co­mien­da que la uni­ver­si­dad pon­ga en mar­cha un sis­te­ma más cen­tra­li­za­do pa­ra ma­ne­jar ca­sos de es­tu­dian­tes en pro­ble­mas. Tam­bién re­co­men­dó “ta­lle­res de em­pa­tía”.

Los fun­cio­na­rios de la uni­ver­si­dad de­cli­na­ron ha­cer co­men­ta­rios so­bre la muer­te de Bur­ton, pe­ro di­je­ron que ha­bían to­ma­do las me­di­das re­co­men­da­das en el in­for­me. Crea­ron un nue­vo pues­to, el de di­rec­tor ad­jun­to de apo­yo es­tu­dian­til, que ocu­pa una per­so­na con es­tu­dios pro­fe­sio­na­les en sa­lud men­tal. Los miem­bros del pro­fe­so­ra­do es­tán re­ci­bien­do ca­pa­ci­ta­ción pa­ra re­co­no­cer a los es­tu­dian­tes en de­pre­sión, y un co­mi­té apar­te pa­ra dar se­gui­mien­to a es­tu­dian­tes en ries­go. La uni­ver­si­dad tam­bién for­mó una coa­li­ción de pro­fe­so­res, em­plea­dos y es­tu­dian­tes, li­de­ra­do por el di­rec­tor ad­jun­to, pa­ra tra­tar de re­du­cir el es­trés en la uni­ver­si­dad.

A pe­sar de los cam­bios, los pro­fe­so­res aún tie­nen que con­tac­tar a al­gún di­rec­tor, y no di­rec­ta­men­te a los pa­dres, cuan­do es­tén preo­cu­pa­dos por los es­tu­dian­tes, di­jo Terry Mar­tí­nez, la di­rec­to­ra de asun­tos es­co­la­res.

El co­le­gio Ha­mil­ton no­tó la de­ses­pe­ra­ción del es­tu­dian­te. Sus pa­dres no, has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de

Alum­nos cA­mi­nAn por los pa­tios de la es­cue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.