Exi­gen con­de­na­dos a muer­te prohi­bir hip­no­sis fo­ren­se

Dos reos afir­man que sus con­vic­cio­nes se ba­sa­ron en “cien­cia ba­su­ra” y que sus eje­cu­cio­nes se re­tra­sa­ron

El Diario de El Paso - - CLIMA - As­so­cia­ted Press

Aus­tin, Te­xas – Dos re­clu­sos con­de­na­dos a muer­te de Te­xas pre­sio­nan pa­ra que el es­ta­do prohí­ba la hip­no­sis fo­ren­se en ca­sos cri­mi­na­les.

La hip­no­sis ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal en el arres­to y la condena de Char­les Don Flo­res, de 48 años, y Ko­soul Chant­ha­koum­ma­ne, de 37, se in­for­mó. Am­bos afir­man que sus con­vic­cio­nes se ba­sa­ron en “cien­cia ba­su­ra” y que sus eje­cu­cio­nes se re­tra­sa­ron.

Flo­res fue de­cla­ra­do cul­pa­ble del ase­si­na­to en 1998 de Eli­za­beth “Betty” Black. Un ve­cino fue hip­no­ti­za­do pa­ra ayu­dar­la a re­cor­dar las ca­rac­te­rís­ti­cas de dos hom­bres que pre­sen­ció al en­trar a la ca­sa de la víc­ti­ma la ma­ña­na del ase­si­na­to.

Chant­ha­koum­ma­ne fue con­de­na­do en 2007 por la muer­te a pu­ña­la­das de la agen­te in­mo­bi­lia­ria Sa­rah Wal­ker. Un tes­ti­go hip­no­ti­za­do ayu­dó a la po­li­cía a iden­ti­fi­car a Chant­ha­koum­ma­ne a tra­vés de un bo­ce­to.

Te­xas tie­ne un só­li­do pro­gra­ma de hip­no­sis fo­ren­se, don­de los ofi­cia­les de po­li­cía es­tán en­tre­na­dos en to­do el es­ta­do pa­ra agu­di­zar o re­cor­dar los re­cuer­dos per­di­dos de los tes­ti­gos. Los Te­xas Ran­gers han con­du­ci­do dos do­ce­nas de se­sio­nes de hip­no­sis en los úl­ti­mos dos años.

La mi­tad de to­dos los es­ta­dos de EU han prohi­bi­do usar re­cuer­dos re­cu­pe­ra­dos de la hip­no­sis co­mo evi­den­cia en ca­sos cri­mi­na­les, se­gún un es­tu­dio de 2012.

“La hip­no­sis se uti­li­za en un por­cen­ta­je muy pe­que­ño de ca­sos y es rea­li­za­da so­lo por hip­no­ti­za­do­res fo­ren­ses es­pe­cial­men­te en­tre­na­dos”, di­jo Tom Vin­ger, por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Te­xas. “Cual­quier in­for­ma­ción ob­te­ni­da a tra­vés de la hip­no­sis de­be ser co­rro­bo­ra­da con otra in­for­ma­ción / evi­den­cia du­ran­te el cur­so de una in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal”.

Al­gu­nos ex­per­tos ad­vier­ten que la hip­no­sis pue­de al­te­rar me­mo­rias o crear re­cuer­dos fal­sos.

“Es bas­tan­te fá­cil ha­cer que las per­so­nas cam­bien o mo­di­fi­quen los re­cuer­dos, al me­nos has­ta cier­to pun­to, me­dian­te el uso de la hip­no­sis”, di­jo Jo­seph Green, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio en Li­ma. Di­jo que las téc­ni­cas de la me­mo­ria, co­mo la hip­no­sis, es­tán “car­ga­das de ries­gos y pe­li­gros, y ge­ne­ran in­te­rro­gan­tes y pre­jui­cios del en­tre­vis­ta­dor”.

Al­gu­nas de las re­glas del es­ta­do que describen las me­jo­res prác­ti­cas pa­ra la hip­no­sis fo­ren­se no se si­guie­ron en el ca­so de Flo­res. Por ejem­plo, la se­sión de hip­no­sis no se gra­bó des­de la pri­me­ra in­ter­ac­ción con el tes­ti­go. Ade­más, un ofi­cial que tra­ba­ja­ba en la in­ves­ti­ga­ción ayu­dó a con­du­cir la hip­no­sis, que ge­ne­ral­men­te es­tá prohibida.

“¿Hay al­gún ca­so don­de un ofi­cial de po­li­cía hi­zo un mal tra­ba­jo con la hip­no­sis? Sí”, di­jo Marx Ho­well, quien ayu­dó a di­se­ñar el pro­gra­ma de hip­no­sis fo­ren­se de Te­xas. “Pe­ro Te­xas tie­ne el pro­gra­ma in­te­gral me­jor or­ga­ni­za­do en Es­ta­dos Uni­dos”.

Flo­res es­tá es­pe­ran­do que un juez de­ci­da si se le otor­ga­rá un nue­vo jui­cio lue­go de que el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes en lo Pe­nal de Te­xas blo­quea­ra su eje­cu­ción en 2016.

Chant­ha­koum­ma­ne tie­ne una au­dien­cia pro­gra­ma­da pa­ra ju­lio en McKin­ney. En ju­nio pa­sa­do, el tri­bu­nal de ape­la­cio­nes de­vol­vió su ca­so al tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia en el con­da­do de Co­llin pa­ra re­vi­sar si se uti­li­zó un tes­ti­mo­nio cien­tí­fi­ca­men­te in­vá­li­do pa­ra con­de­nar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.