¿Te­ne­mos de­ma­sia­dos o po­cos in­mi­gran­tes?

El Diario de El Paso - - PORTADA - Na­va­rret­te Jr. • Ruben

San Die­go— Los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán con­fun­di­dos. No po­de­mos de­ci­dir si des­ha­cer­nos de los in­mi­gran­tes por­que nos asus­tan o im­por­tar más por­que ha­cen que nues­tras vi­das sean có­mo­das.

En un mo­men­to, el pre­si­den­te Trump quie­re de­por­tar a in­mi­gran­tes ile­ga­les, des­te­rrar la in­mi­gra­ción le­gal y cons­truir un mu­ro. Al si­guien­te, quie­re traer tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos, pro­ba­ble­men­te de Mé­xi­co.

“Pa­ra los agri­cul­to­res, es­tá bien, se va a po­ner bien”, di­jo re­cien­te­men­te Trump a sus par­ti­da­rios en Mi­chi­gan. “Va­mos a de­jar que en­tren sus tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos”, afir­mó.

Ha­ce una dé­ca­da, el Con­gre­so ca­si apro­bó la re­for­ma mi­gra­to­ria. Los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos fue­ron el obs­tácu­lo. Los re­pu­bli­ca­nos los que­rían, y no ne­go­cia­rían. Pe­ro los de­mó­cra­tas re­ci­bie­ron ór­de­nes de los tra­ba­ja­do­res or­ga­ni­za­dos, que odian la com­pe­ten­cia, de opo­ner­se a ellos.

La idea sue­na atrac­ti­va. Trae­mos unos po­cos cien­tos de mi­les de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les. Cuan­do ter­mi­na el tra­ba­jo, se van a ca­sa.

Pe­ro hay una tram­pa. Co­mo di­ce el re­frán, no hay na­da más per­ma­nen­te que un tra­ba­ja­dor tem­po­ral. Los se­res hu­ma­nos se enamo­ran, se ca­san, tie­nen bebés y nun­ca se van.

Los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos da­tan de la es­ca­sez de mano de obra du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. En 1864, con el apo­yo del pre­si­den­te Lin­coln, el Con­gre­so apro­bó la Ley pa­ra Fo­men­tar la In­mi­gra­ción, que per­mi­te a los em­plea­do­res con­tra­tar tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros y pa­gar­les pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Más tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos vi­nie­ron du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Pe­ro los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos más fa­mo­sos en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos fue­ron los bra­ce­ros. El Con­gre­so im­por­tó a es­tos tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co en 1942 pa­ra com­pen­sar la es­ca­sez de mano de obra cau­sa­da por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El tér­mino “bra­ce­ro” vie­ne del es­pa­ñol y sig­ni­fi­ca al­guien que tra­ba­ja con sus bra­zos.

Cuan­do la gue­rra ter­mi­nó en 1945, el pro­gra­ma con­ti­nuó, por otros 19 años. En to­tal, par­ti­ci­pa­ron cer­ca de 5 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos. El Con­gre­so fi­nal­men­te lo re­ti­ró en 1964 en me­dio de in­for­mes de que los bra­ce­ros es­ta­ban sien­do ex­plo­ta­dos por los em­plea­do­res.

¿Quién po­dría ha­ber­lo pre­di­cho? ¿Los em­plea­do­res con­si­guie­ron mano de obra ba­ra­ta con po­cas con­di­cio­nes, y los tra­ba­ja­do­res fue­ron mal­tra­ta­dos? Eso sue­na a na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

Cual­quier nue­vo gru­po de tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos pro­ba­ble­men­te iría a las gran­jas. Mu­chos agri­cul­to­res son par­ti­da­rios de Trump que es­tán pa­gan­do por sus pe­ca­dos al li­diar con una gra­ve es­ca­sez de mano de obra de­bi­do a los es­fuer­zos en la apli­ca­ción de la ley de in­mi­gra­ción.

Even­tual­men­te, otras in­dus­trias ten­de­rán sus ma­nos. Los ho­te­les, res­tau­ran­tes y em­pre­sas de cons­truc­ción ne­ce­si­tan tra­ba­ja­do­res.

Mien­tras más cru­do sea el tra­ba­jo, es más pro­ba­ble que lo ha­gan los in­mi­gran­tes, le­ga­les o ile­ga­les. Y con la ad­mi­nis­tra­ción Trump apun­tan­do a am­bos, los tra­ba­jos di­fí­ci­les y su­cios no se lle­nan.

To­me la in­dus­tria del cangrejo de Mary­land. De acuer­do con The Bal­ti­mo­re Sun, ca­si la mi­tad de las em­pa­ca­do­ras de can­gre­jos en la costa es­te no tie­nen tra­ba­ja­do­res pa­ra rom­per con­chas y ele­gir la car­ne que se ven­de en res­tau­ran­tes y su­per­mer­ca­dos. Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, es­te ho­rri­ble tra­ba­jo, que pa­ra­li­za las ma­nos, ha si­do rea­li­za­do por mu­je­res in­mi­gran­tes me­xi­ca­nas. Aho­ra que la ad­mi­nis­tra­ción ha re­du­ci­do las vi­sas, el ne­go­cio del cangrejo po­dría que­dar pron­to fue­ra.

Mu­chos tra­ba­ja­do­res na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos evi­tan el tra­ba­jo for­zo­so y les en­se­ñan a sus hi­jos a ha­cer lo mis­mo.

Con los ado­les­cen­tes de hoy, los tra­ba­jos no son ge­nia­les. Se­gún el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca y Po­lí­ti­ca, los ado­les­cen­tes aho­ra re­pre­sen­tan só­lo el 30 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res de co­mi­da rá­pi­da. Mu­chos jó­ve­nes ya no bus­can em­pleos de ve­rano. Se­gún la fir­ma de re­co­lo­ca­ción eje­cu­ti­va Cha­llen­ger, Gray & Ch­rist­mas, ca­da año se con­tra­tan me­nos ado­les­cen­tes y la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción de ado­les­cen­tes en la fuer­za de tra­ba­jo se re­du­ce a só­lo 34.8 por cien­to. Trein­ta años atrás, era ca­si un 56 por cien­to.

Mien­tras tan­to, los em­plea­do­res de Es­ta­dos Uni­dos pue­den tra­tar a los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos co­mo si fue­ran sus nie­tos: jue­gas con ellos por un tiem­po y lue­go, cuan­do ac­túan mal, los en­vías a ca­sa. Eso pa­re­ce ser lo que Trump es­tá pen­san­do. “El pro­nós­ti­co del des­em­pleo es tan bueno, tan fuer­te, que de­be­mos per­mi­tir que la gen­te en­tre”, di­jo a la mul­ti­tud en Mi­chi­gan. “Van a ser tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos. Van a ve­nir, van a tra­ba­jar en sus gran­jas... Pe­ro lue­go tie­nen que sa­lir”.

Más des­pa­cio. Cual­quier nue­vo pro­gra­ma de tra­ba­ja­dor tem­po­ral ne­ce­si­ta­ría ser mo­der­ni­za­do. Los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos ne­ce­si­ta­rían sa­la­rios dig­nos, aten­ción mé­di­ca, vi­vien­da ha­bi­ta­ble, se­gu­ro de com­pen­sa­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res, li­ber­tad de cam­biar de em­plea­dor y pro­tec­ción le­gal.

Y ahí es­tá el pro­ble­ma. Si los em­plea­do­res tie­nen que pro­por­cio­nar to­do eso, los eco­no­mis­tas me di­cen que ne­ga­ría el va­lor de la ofer­ta la­bo­ral. En­ton­ces, ¿por qué par­ti­ci­par?

Los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos pa­re­cen una so­lu­ción sim­ple. Pe­ro la reali­dad no es na­da sen­ci­lla: pa­ra los em­plea­do­res, pa­ra los tra­ba­ja­do­res y, so­bre to­do, pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses que no pue­den de­ci­dir si lo que nos en­fer­ma es que te­ne­mos de­ma­sia­dos in­mi­gran­tes o muy po­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.