Una pe­que­ña ca­rre­ra por la gu­ber­na­tu­ra

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ross Ram­sey

Aus­tin— Es­ta es la po­lí­ti­ca de Te­xas es­cri­ta con le­tra pe­que­ña.

La Igle­sia Epis­co­pal St. Ja­mes no es­tu­vo lle­na el vier­nes por la no­che –ni si­quie­ra por una po­si­bi­li­dad re­mo­ta– 13 mi­nu­tos an­tes del úni­co de­ba­te en la se­gun­da vuel­ta pa­ra la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta a go­ber­na­dor de Te­xas. Y no es por­que se tra­ta­ra de una ca­te­dral ca­ver­no­sa; pa­re­ce más un san­tua­rio de 300 asien­tos.

Unos mi­nu­tos an­tes de que los can­di­da­tos subie­ran al es­ce­na­rio, el mo­de­ra­dor, Gro­mer Jef­fers de The Da­llas Mor­ning News, lle­vó a la au­dien­cia a tra­vés de las re­glas acor­da­das, les pi­dió que per­ma­ne­cie­ran ca­lla­dos du­ran­te el de­ba­te y agra­de­ció a los an­fi­trio­nes por el ar­duo tra­ba­jo de con­cre­tar un even­to que fran­ca­men­te pa­re­cía im­pro­ba­ble has­ta so­lo unos días an­tes de que se lle­va­ra a ca­bo.

Se­ña­ló que los de­mó­cra­tas es­ta­ban ha­blan­do ha­ce un año so­bre los can­di­da­tos de re­nom­bre que po­drían pos­tu­lar­se con­tra el go­ber­na­dor re­pu­bli­cano Greg Ab­bott, y di­jo que es­tos can­di­da­tos, An­drew Whi­te y Lu­pe Val­dez, me­re­cen fe­li­ci­ta­cio­nes por en­trar en la are­na. Nin­guno de los dos se ha pos­tu­la­do an­tes pa­ra un car­go es­ta­tal de elec­ción. Val­dez fue ele­gi­da cua­tro ve­ces co­mo she­riff del Con­da­do de Da­llas, un tra­ba­jo del cual re­nun­ció pa­ra pos­tu­lar­se pa­ra go­ber­na­do­ra. Whi­te, hi­jo del di­fun­to ex go­ber­na­dor Mark Whi­te, un de­mó­cra­ta, nun­ca ha bus­ca­do un car­go de elec­ción po­pu­lar. No son las es­tre­llas po­lí­ti­cas que an­sia­ban al­gu­nos se­gui­do­res del par­ti­do.

Es­te no fue el ti­po de even­to que es­pe­ra­rías en la se­gun­da vuel­ta de la gran con­tien­da por go­ber­na­dor des­de que Ann Ri­chards de­rro­tó a Jim Mat­tox en 1990.

Dia­blos, ni si­quie­ra era del ta­ma­ño de al­gu­nos fo­ros a fa­vor del vo­to y las con­tien­das lo­ca­les en to­do Te­xas, in­clui­dos los que in­vo­lu­cran a los dos de­mó­cra­tas del Con­da­do de Tra­vis en una se­gun­da vuel­ta pa­ra el dis­tri­to de la Ca­sa don­de se en­cuen­tra St. Ja­mes. El de­ba­te fue más o me­nos co­mo se es­pe­ra­ba. Whi­te se abrió al ha­blar de su pa­dre, y se­ña­ló que Ab­bott es­ta­ba en pri­me­ra fi­la en el funeral de Whi­te el año pa­sa­do. Di­jo que es un de­mó­cra­ta. Di­jo que quie­re me­jo­rar la edu­ca­ción. Jef­fers lo in­te­rrum­pió mien­tras re­pe­tía una fra­se so­bre lo que lu­cha­rá co­mo go­ber­na­dor. Co­men­tó que es­ta­ba fue­ra de tiem­po, di­jo, pa­ra reír, “Voy a lu­char con­tra eso tam­bién”.

Val­dez con­du­jo con su his­to­ria de vi­da y una pa­rá­bo­la so­bre sus za­pa­tos em­ba­rra­dos, una que le re­sul­ta fa­mi­liar a cual­quie­ra que la ha­ya es­cu­cha­do an­tes (o que le­yó la re­cien­te his­to­ria del pe­rio­dis­ta Bran­don Formby del Te­xas Tri­bu­ne so­bre Val­dez). Di­jo que pa­só su vi­da en el ser­vi­cio pú­bli­co, en el ejér­ci­to y en la apli­ca­ción de la ley. “No me di­gas que es­ta la­ti­na no pue­de li­de­rar”, di­jo.

Los can­di­da­tos res­pon­die­ron pre­gun­tas so­bre el abor­to, los im­pues­tos, la in­mi­gra­ción y una va­rie­dad de otros te­mas. Fue un buen vis­ta­zo a có­mo se ma­ne­jan ellos mis­mos.

Tie­nen al­gu­nas ideas ra­zo­na­bles, los ti­pos de pla­nes de po­lí­ti­ca que se es­cu­chan en los de­ba­tes de los es­ta­dos con dos gran­des par­ti­dos via­bles. Am­bos son lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­tes co­mo pa­ra sa­ber dón­de es­tán los cam­pos de mi­nas; am­bos, por ejem­plo, di­je­ron que no hay for­ma de que res­pal­den un im­pues­to so­bre la ren­ta pa­ra Te­xas.

Eso no se­rá su­fi­cien­te. Ab­bott y sus co­le­gas re­pu­bli­ca­nos es­tán en el pun­to más ál­gi­do de una ola. Al­gu­nos de ellos tam­bién tie­nen ta­len­to, pe­ro la mesa es­tá in­cli­na­da ha­cia ellos. En la his­to­ria re­cien­te de Te­xas, un pé­si­mo can­di­da­to re­pu­bli­cano a ni­vel es­ta­tal pue­de ven­cer a un des­ta­ca­do can­di­da­to de­mó­cra­ta en una con­tien­da es­ta­tal.

Whi­te ha he­cho al­gu­nos pro­gre­sos, con­vir­tién­do­se en un me­jor can­di­da­to ca­da mes. Val­dez se man­tu­vo fir­me en el de­ba­te del vier­nes, pe­ro su char­la po­lí­ti­ca es va­ga. Whi­te pa­re­cía el me­jor can­di­da­to en el fo­ro, pe­ro la au­dien­cia era tan pe­que­ña que po­dría no ha­cer nin­gu­na di­fe­ren­cia. Val­dez ter­mi­nó pri­me­ro en las pri­ma­rias de mar­zo, in­gre­san­do a la se­gun­da vuel­ta con una ven­ta­ja.

Tal vez la co­ber­tu­ra de los me­dios de la ca­rre­ra en ge­ne­ral, y del de­ba­te en par­ti­cu­lar, lle­gue a los ojos y oí­dos su­fi­cien­tes pa­ra in­for­mar a los vo­tan­tes en es­ta se­gun­da vuel­ta. El de­ba­te no fue te­le­vi­sa­do en to­do el es­ta­do, só­lo apa­re­ció en las es­ta­cio­nes de ca­ble en Aus­tin y San An­to­nio, y fue trans­mi­ti­do en vi­vo por KXAN-TV en Aus­tin y The Te­xas Tri­bu­ne. Ha­brá una pe­que­ña par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral en la se­gun­da vuel­ta, pe­ro eso es an­gus­tio­sa­men­te nor­mal en Te­xas.

Pa­ra el can­di­da­to que si­ga en pie el 23 de ma­yo, al día si­guien­te de la se­gun­da vuel­ta, los pró­xi­mos me­ses se­rán di­fí­ci­les. Pa­ra con­ver­tir la elec­ción ge­ne­ral con Ab­bott en un de­ba­te real, al­go mu­cho me­nor que una ca­rre­ra ver­da­de­ra, el ga­na­dor de es­ta se­gun­da vuel­ta ten­drá que su­pe­rar la his­to­ria re­cien­te, el di­ne­ro de la cam­pa­ña y un po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do a ni­vel es­ta­tal que es po­pu­lar en­tre los vo­tan­tes. Es­ta es una for­ma de ver la mon­ta­ña que se ave­ci­na: las elec­cio­nes se rea­li­za­rán den­tro de 26 se­ma­nas y el go­ber­na­dor tie­ne un po­co más de $43 mi­llo­nes en sus cuen­tas de cam­pa­ña. Po­dría gas­tar $1.6 mi­llo­nes por se­ma­na en es­ta ca­rre­ra y te­ner di­ne­ro res­tan­te al fi­nal.

Ni Whi­te ni Val­dez tie­nen su­fi­cien­te di­ne­ro aho­ra pa­ra igua­lar ni si­quie­ra una se­ma­na de eso. El can­di­da­to de­mó­cra­ta va a ne­ce­si­tar al­go que sea dra­má­ti­co y que mue­va a mu­chos te­xa­nos a con­ver­tir es­ta ca­rre­ra en al­go más que una cu­rio­si­dad. Ne­ce­si­ta­rán emo­ción su­fi­cien­te pa­ra lle­nar una igle­sia del es­te de Aus­tin un vier­nes por la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.