Su ‘ca­pri­cho’, fo­men­tar la paz

La pri­ma ba­lle­ri­na So­nia Ame­lio pre­sen­ta su es­pec­tácu­lo aquí

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ro­ber­to Carrillo/ El Dia­rio de El Pa­so

A lo lar­go de 71 años de ca­rre­ra en los es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les la pri­ma ba­lle­ri­na So­nia Ame­lio, con­si­de­ra­da la me­jor cro­ta­lis­ta del mun­do, se pre­sen­ta en El Pa­so, Te­xas, con un men­sa­je de paz, con­ven­ci­da de que el ar­te es la res­pues­ta an­te los di­fe­ren­tes pro­ble­mas que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad.

En pun­to de las 6 de la tar­de de hoy 16 de ma­yo, la ar­tis­ta me­xi­ca­na to­ma­rá el es­ce­na­rio del Scot­tish Ri­te Thea­tre pa­ra pre­sen­tar su obra “Los Ca­pri­chos de So­nia Ame­lio”, la cual in­clu­ye un des­plie­gue ar­tís­ti­co de las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas que la co­reó­gra­fa, con­cer­tis­ta de piano, di­rec­to­ra de or­ques­ta, cro­ta­lis­ta, ac­triz y pri­ma ba­lle­ri­na ha tra­ta­do de per­fec­cio­nar a lo lar­go de su ex­ten­sa y fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra.

“Sé muy bien que la per­fec­ción no exis­te, que es una uto­pía, pe­ro siem­pre es­toy per­si­guién­do­la”, di­jo la ar­tis­ta ori­gi­na­ria de la Ciu­dad de Mé­xi­co, y que ha lle­va­do su ar­te a ca­da uno de los 5 con­ti­nen­tes, en una lis­ta in­ter­mi­na­ble de pre­sen­ta­cio­nes que tie­nen su se­llo per­so­nal, que se re­su­me en ofre­cer lo me­jor de sí.

“Los Ca­pri­chos de So­nia Ame­lia” in­clu­yen en su pro­gra­ma el “Ca­pri­cho Es­pa­ñol” de Rims­ki-Kor­sa­kov, el “Ca­pri­cho ita­liano” de Piotr Ilich Tchai­kovsky, y otras dan­zas y rap­so­dias pa­ra las que la Me­xi­ca­na Uni­ver­sal ideó las co­reo­gra­fías, en una amal­ga­ma de 7 téc­ni­cas que dan co­mo re­sul­ta­do una pre­sen­ta­ción que ha si­do ova­cio­na­da en to­do el mun­do.

“Sim­ple­men­te no se­ría So­nia Ame­lio sin to­das es­tas téc­ni­cas que con­flu­yen en la mú­si­ca y la dan­za”, re­co­no­ció.

Aje­na a ideas de re­ti­rar­se de los es­ce­na­rios, Ame­lio con­si­de­ró que “un ar­tis­ta que di­ce que lle­gó al fin de su ca­rre­ra, en ese mo­men­to se acabó. Ya que So­nia Ame­lio siem­pre es­tá bus­can­do, lu­chan­do por su­pe­rar­se, bus­can­do re­tos, y ben­di­to Dios no ha ha­bi­do un re­to que no su­pere”.

Den­tro de su bús­que­da de la per­fec­ción, se di­jo con­ven­ci­da y en­tre­ga­da. “Pe­ro siem­pre vie­ne la otra fun­ción que se va a me­jo­rar. La fun­ción de la se­ma­na pa­sa­da fue bue­na, pe­ro la de ma­ña­na va a ser me­jor, y la de la gi­ra de Cen­troa­mé­ri­ca, Eu­ro­pa va a ser me­jor”.

La vi­da de­di­ca­da al ar­te le ha lle­va­do in­clu­so a re­nun­ciar a te­ner des­cen­den­cia, en una de­ci­sión cons­cien­te que ella to­mó an­te la de­di­ca­ción que re­quie­re un hi­jo, o una ca­rre­ra tan exi­to­sa co­mo la su­ya.

“Pa­ra mí el ar­te es mi vi­da, y lo pue­do de­cir así de sen­ci­llo, yo vi­vo pa­ra el ar­te, pa­ra en­tre­gar­me a los pú­bli­cos de to­do el mun­do; que se­pan que les lle­vo es­to que es del al­ma, de la men­te, del co­ra­zón en to­dos los sen­ti­dos y con la pa­la­bra má­gi­ca que es el amor a tra­vés del ar­te”, sos­tu­vo.

CRUZADA POR LA PAZ

La dis­ci­pli­na es el eje rec­tor de la vi­da co­ti­dia­na de la ar­tis­ta, quien en­sa­ya has­ta 8 ho­ras dia­rias, in­mer­sa en un com­pro­mi­so férreo de dar siem­pre su má­xi­mo es­fuer­zo por la ex­ce­len­cia, siem­pre en pos del ar­te y de la cruzada por la paz que ella ini­ció ha­ce 23 años en Chia­pas, y que le ha brin­da­do el nom­bre de “Em­ba­ja­do­ra del Ar­te por la Paz”.

Ame­lio to­mó la de­ci­sión de em­pren­der su Cruzada por la Paz, des­pués de pre­sen­tar­se en abril del 1995 en San Cris­tó­bal de las Ca­sas, Chia­pas, en oca­sión de la fir­ma de los “Tra­ta­dos de San An­drés”, que es­ta­ban per­fi­la­dos a dar fin al con­flic­to bé­li­co que tu­vo ori­gen en las mon­ta­ñas chia­pa­ne­cas, pe­ro di­chos tra­ta­dos no se fir­ma­ron.

“Fue un mo­men­to im­por­tan­te en mi vi­da al pre­sen­tar­me en un tea­tro don­de es­ta­ban pre­sen­tes mi­li­ta­res, re­pre­sen­tan­tes de las et­nias y pú­bli­co en ge­ne­ral, que por un mo­men­to se ol­vi­da­ron del con­flic­to y se unie­ron por el ar­te”, afir­mó.

El com­pro­mi­so por la paz ha si­do des­de en­ton­ces la ban­de­ra de Ame­lio, quien ha re­co­rri­do y ma­ra­vi­lla­do a las más im­por­tan­tes ur­bes del mun­do, así co­mo re­gio­nes que han en­fren­ta­do cruen­tos con­flic­tos bé­li­cos.

“El men­sa­je que quie­ro de­jar es el de amis­tad, de amor, del en­ten­di­mien­to en­tre to­dos los se­res del mun­do; pa­ra mí to­dos los se­res hu­ma­nos son igua­les, con di­fe­ren­tes idio­mas, re­li­gio­nes, co­lor, di­fe­ren­te en­torno, pe­ro los se­res hu­ma­nos co­no­ce­mos el ar­te des­de las ca­ver­nas. Ellos can­ta­ban, bai­la­ban, to­ca­ban, yo creo que el ar­te es la ma­ra­vi­lla, es el ali­men­to es­pi­ri­tual del ser hu­mano”, sub­ra­yó.

Des­de 1995 la ar­tis­ta se com­pro­me­tió a lle­var su men­sa­je de paz y en­ten­di­mien­to en­tre los se­res hu­ma­nos por me­dio de la dan­za, no só­lo en ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y en to­dos los es­ta­dos de su país, sino del mun­do.

“He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ir lo mis­mo a Es­ta­dos Uni­dos co­mo a Cu­ba, a Is­rael co­mo a Pa­les­ti­na, nun­ca me ima­gi­né que en la In­dia iba a te­ner que ac­tuar en un es­ce­na­rio con un par de ame­tra­lla­do­ras a los la­dos, o ser re­ci­bi­da en me­dio de ex­plo­sio­nes en el ae­ro­puer­to de la an­ti­gua Yu­gos­la­via, pe­ro sé des­de ha­ce mu­cho tiem­po que mi tra­ba­jo es lle­var el ar­te a esos lu­ga­res, por­que nue­va­men­te el ar­te es la res­pues­ta”, afir­mó Ame­lio.

“Dios me ha pues­to en es­te ca­mino por al­go, ten­go una obli­ga­ción, un de­ber que cum­plir y por el cual lu­cho to­dos los días, creo fir­me­men­te en ello, es una for­ma muy es­pe­cial de de­cir­lo”, sos­tu­vo la maes­tra de las ar­tes, quien a sus 77 años de edad se pre­sen­ta por pri­me­ra vez en El Pa­so, Te­xas.

El Con­su­la­do Ge­ne­ral de Mé­xi­co en El Pa­so or­ga­ni­zó la pre­sen­ta­ción de So­nia Ame­lio en esa ciu­dad, pe­ro al cie­rre de es­ta edi­ción se re­por­tó que las lo­ca­li­da­des es­tán ago­ta­das.

su cA­RRE­RA abar­ca 71 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.