PRO­GRA­MAN EJE­CU­CIÓN DE ASE­SINO DE RA­PE­RO

Juan Ed­ward Cas­ti­llo fue con­de­na­do por ma­tar a Tommy Gar­cía Jr. ha­ce 14 años

El Diario de El Paso - - TEXAS -

Hun­ts­vi­lle - El atrac­ti­vo de las dro­gas y el se­xo era de­ma­sia­do ten­ta­dor co­mo pa­ra ig­no­rar­lo, pa­ra un ra­pe­ro de San An­to­nio con una repu­tación de lle­var mu­cho di­ne­ro y jo­yas vis­to­sas.

Lo que Tommy Gar­cía Jr. de 19 años no sa­bía, era la pro­pues­ta de lle­var a una mu­jer que co­no­cía a un “ca­rril de aman­tes” –una zo­na ais­la­da don­de las per­so­nas se be­san y tie­nen se­xo en el au­to– de San An­to­nio era un mon­ta­je pa­ra em­bos­car­lo y asal­tar­lo. La tra­ma se de­rrum­bó cuan­do se ne­gó a en­tre­gar di­ne­ro y re­ci­bió sie­te dis­pa­ros de un hom­bre iden­ti­fi­ca­do co­mo el no­vio de la mu­jer.

Juan Ed­ward Cas­ti­llo, con­de­na­do por ma­tar a Gar­cía, se­rá eje­cu­ta­do hoy por el ase­si­na­to ha­ce más de 14 años.

Se­ría el sex­to pre­so eje­cu­ta­do es­te año en Te­xas, más que cual­quier otro es­ta­do.

Los abo­ga­dos de ape­la­ción de Cas­ti­llo ar­gu­men­ta­ron que no hay evi­den­cia fí­si­ca que lo vin­cu­le con el cri­men y el tes­ti­mo­nio de tes­ti­gos que di­je­ron ha­ber es­cu­cha­do a Cas­ti­llo ha­blar so­bre la co­mi­sión del cri­men fue fal­so o en­ga­ño­so.

En su jui­cio, dos tes­ti­gos tes­ti­fi­ca­ron que vie­ron a Cas­ti­llo dis­pa­rar­le a Gar­cía, tres per­so­nas di­je­ron que lo es­cu­cha­ron ha­blar so­bre el ase­si­na­to y otro tes­ti­go tes­ti­fi­có que lle­va­ba jo­yas que per­te­ne­cían a la víc­ti­ma, di­jo Matt­hew Ho­ward, un fis­cal del dis­tri­to del con­da­do de Be­xar.

El lu­nes, la jun­ta de li­ber­tad con­di­cio­nal de Te­xas re­cha­zó una so­li­ci­tud de cle­men­cia, la Cor­te Su­pre­ma de los Es­ta­dos Uni­dos se ne­gó a re­vi­sar un reclamo que se cen­tra en el tes­ti­mo­nio con­tra Cas­ti­llo de un pre­so de la cár­cel del con­da­do en San An­to­nio. El Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes en lo Pe­nal de Te­xas, la cor­te pe­nal más al­ta del es­ta­do, re­cha­zó una ape­la­ción re­la­cio­na­da con otro tes­ti­go que im­pug­nó su pro­pio tes­ti­mo­nio en el jui­cio con­tra Cas­ti­llo. Los abo­ga­dos tam­bién acu­sa­ron a los fis­ca­les de re­te­ner in­for­ma­ción de una en­tre­vis­ta policial con un tes­ti­go cu­yo tes­ti­mo­nio, se­gún di­je­ron, po­dría ha­ber desafia­do a los tes­ti­gos que tes­ti­fi­ca­ron con­tra Cas­ti­llo.

Ho­ward ar­gu­men­tó que las pre­sen­ta­cio­nes tar­días eran le­gal­men­te in­co­rrec­tas, in­sis­tió en que no se re­te­nía nin­gu­na evi­den­cia y que los abo­ga­dos de Cas­ti­llo no pu­die­ron ex­pli­car “por qué él, un su­pues­to inocen­te, es­tu­vo im­pli­ca­do en el ro­bo, el ase­si­na­to de tan­ta gen­te”.

No es­ta­ba cla­ro si se pre­sen­ta­rían ape­la­cio­nes adi­cio­na­les pa­ra Cas­ti­llo. Sus abo­ga­dos no res­pon­die­ron de in­me­dia­to el mar­tes a los men­sa­jes que de­jó The As­so­cia­ted Press. Ho­ward di­jo que no es­ta­ba al tan­to de nue­vas pe­ti­cio­nes.

Cas­ti­llo, de 36 años, ne­gó cual­quier participación en el ase­si­na­to.

“No lo hi­ce”, di­jo Cas­ti­llo a la AP la se­ma­na pa­sa­da en una en­tre­vis­ta afue­ra del pa­be­llón de la muer­te. “Es­ta­ba tan se­gu­ro de que re­ti­ra­ría el ca­so, me rehu­sé a de­cla­rar­me cul­pa­ble, así que voy a jui­cio”.

Di­jo que re­cha­zó va­rias ofer­tas de de­cla­rar­se cul­pa­ble que ha­brían eli­mi­na­do la pe­na de muer­te co­mo cas­ti­go, ex­pli­có que co­no­cía a la mu­jer, De­bra Es­pi­no­sa, quien tes­ti­fi­có en su con­tra y que es­ta­ba en el au­to­mó­vil con Gar­cía, pe­ro ne­gó su afir­ma­ción de que ella era la no­via de Cas­ti­llo.

“No­via y no­vio, no fue na­da de eso”, di­jo Cas­ti­llo.

Ella y Fran­cis­co Gon­za­les, quie­nes se­gún las au­to­ri­da­des acom­pa­ña­ron a Cas­ti­llo a la em­bos­ca­da, acep­ta­ron tér­mi­nos de pri­sión de 40 años en acuer­dos de cul­pa­bi­li­dad. Una cuar­ta per­so­na, Teresa Quin­te­ro, no re­fu­tó un car­go por ro­bo y re­ci­bió 20 años. El tes­ti­mo­nio de­mos­tró que ella fue la con­duc­to­ra que lle­vó a Cas­ti­llo y Gon­za­les la no­che del 3 de di­ciem­bre de 2003 a un os­cu­ro ca­mino de San An­to­nio co­no­ci­do co­mo “ca­rril de aman­tes” pa­ra lle­var a ca­bo lo que Gon­zá­les de­cla­ró que se su­po­nía era un sim­ple ro­bo.

Es­pi­no­sa tes­ti­fi­có que co­no­cía a Gar­cía des­de ha­cía años y le pro­me­tió dro­gas y se­xo en su au­to­mó­vil. Una vez que es­tu­vie­ron es­ta­cio­na­dos, el tes­ti­mo­nio mos­tró que Cas­ti­llo rom­pió una ven­ta­na con la cu­la­ta de su pis­to­la, abrió las puer­tas y exi­gió el di­ne­ro de Gar­cía. Pe­ro Gar­cía, que ha­bía lla­ma­do la aten­ción en el la­do sur de San An­to­nio co­mo un ar­tis­ta de rap co­no­ci­do co­mo J.R., se ne­gó y re­ci­bió un dis­pa­ro, y lue­go dis­pa­ró de nue­vo cuan­do tra­tó de es­ca­par.

Los fa­mi­lia­res di­je­ron que Cas­ti­llo ha­bló so­bre el ase­si­na­to y un tes­ti­go di­jo que ella lo vio un día des­pués con un dis­tin­ti­vo me­da­llón en una grue­sa ca­de­na de oro que ha­bía per­te­ne­ci­do a Gar­cía. La jo­ye­ría era su­ya, no de la víc­ti­ma, Cas­ti­llo in­sis­tió la se­ma­na pa­sa­da en la cár­cel.

Cas­ti­llo te­nía 22 años y ha­bía es­ta­do en pri­sión dos años por con­duc­ta mor­tal con ar­ma de fue­go cuan­do fue arres­ta­do por el ase­si­na­to de Gar­cía. En su jui­cio, la ma­dre del hi­jo de Cas­ti­llo na­rró in­ci­den­tes de vio­len­cia do­més­ti­ca. Otros tes­ti­gos lo vin­cu­la­ron con ti­ro­teos, ro­bos, asal­tos y trá­fi­co de dro­gas.

Juan Ed­ward Cas­ti­llo se­rá el sex­to pre­so eje­cu­ta­do es­te año en el es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.