Que co­man fi­le­tes Trump

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nue­va York— En ge­ne­ral, es no­to­rio que a Do­nald Trump no le in­tere­san los de­ta­lles de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Por ejem­plo, ha si­do evi­den­te des­de ha­ce mu­cho tiem­po que nun­ca se ha mo­les­ta­do en ave­ri­guar lo que su úni­ca vic­to­ria le­gis­la­ti­va im­por­tan­te, el re­cor­te fis­cal de 2017, en reali­dad hi­zo. De igual mo­do, es bas­tan­te cla­ro que no tie­ne idea de lo que in­cluía en reali­dad el acuer­do con Irán que aca­ba de re­vo­car.

En ca­da ca­so, tu­vo que ver más con el ego que con la sus­tan­cia: ano­tar­se una “vic­to­ria” des­ha­cien­do un lo­gro de su pre­de­ce­sor.

No obs­tan­te, hay al­gu­nos pro­ble­mas en re­la­ción con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que sí le im­por­tan. Se­gún se di­ce, en reali­dad odia la idea de que la gen­te re­ci­ba “asis­ten­cia pú­bli­ca”, que pa­ra él sig­ni­fi­ca cual­quier pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal que ayu­de a la gen­te de ba­jos in­gre­sos, y quie­re eli­mi­nar di­chos pro­gra­mas en la me­di­da de lo po­si­ble.

Lo úl­ti­mo es que su­pues­ta­men­te ha ame­na­za­do con ve­tar el pró­xi­mo pro­yec­to de ley agrí­co­la sal­vo que im­pon­ga nue­vos re­qui­si­tos es­tric­tos de em­pleo a los be­ne­fi­cia­rios del SNAP, el Pro­gra­ma de Asis­ten­cia a la Nu­tri­ción Com­ple­men­ta­ria, que co­mún­men­te se co­no­ce co­mo los cu­po­nes de ali­men­tos.

Per­mí­tan­me ser di­rec­to: hay al­go esen­cial­men­te obs­ceno en es­te es­pec­tácu­lo. Aquí te­ne­mos a un hom­bre que he­re­dó una gran for­tu­na, des­pués cons­tru­yó una ca­rre­ra de ne­go­cios prin­ci­pal­men­te ba­sa­da en em­bau­car a los cré­du­los, ya fue­ran in­ver­sio­nis­tas in­ge­nuos de sus em­pren­di­mien­tos co­mer­cia­les que se que­da­ron car­gan­do con el muer­to cuan­do que­bra­ron o es­tu­dian­tes que des­per­di­cia­ron su tiem­po y su di­ne­ro en ob­te­ner tí­tu­los sin va­lor de la Uni­ver­si­dad Trump.

Sin em­bar­go, es­tá de­ci­di­do a arre­ba­tar­les los ali­men­tos de la bo­ca a los ver­da­de­ra­men­te de­ses­pe­ra­dos, por­que es­tá se­gu­ro de que de un mo­do u otro se es­tán sa­lien­do con la su­ya, y to­do se les da de­ma­sia­do fá­cil.

No obs­tan­te, sin im­por­tar cuán mez­qui­nos sean los mo­ti­vos de Trump, es­te es un asun­to se­rio vis­to des­de el otro la­do. La Ofi­ci­na del Pre­su­pues­to del Con­gre­so (CBO, por su si­gla en in­glés) cal­cu­la que los nue­vos re­qui­si­tos de em­pleo, así co­mo otras res­tric­cio­nes pro­pues­tas por los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, aca­ba­rían ne­gán­do­le o re­du­cien­do la asis­ten­cia nu­tri­cio­nal a al­re­de­dor de dos mi­llo­nes de per­so­nas, prin­ci­pal­men­te a fa­mi­lias con ni­ños.

¿Por qué al­guien que­rría ha­cer es­to? La cues­tión es que no so­lo es Trump: el odio con­ser­va­dor ha­cia los cu­po­nes de ali­men­tos es ge­ne­ra­li­za­do. ¿Qué es­con­de?

El la­do más res­pe­ta­ble y su­pues­ta­men­te más in­te­lec­tual de la opi­nión con­ser­va­do­ra con­si­de­ra que los cu­po­nes de ali­men­tos re­du­cen los in­cen­ti­vos al ha­cer­les la vi­da de­ma­sia­do pla­cen­te­ra a los po­bres.

Co­mo Paul Ryan lo di­jo, los pro­gra­mas co­mo SNAP crean una “ha­ma­ca” que “lle­va a gen­te fí­si­ca­men­te ca­paz a vi­das de dependencia y au­to­com­pla­cen­cia”.

No obs­tan­te, es­te pro­ble­ma só­lo exis­te en la ima­gi­na­ción de la de­re­cha. Los be­ne­fi­cia­rios fí­si­ca­men­te ca­pa­ces del SNAP que de­be­rían es­tar tra­ba­jan­do, pe­ro no lo es­tán ha­cien­do, son muy di­fí­ci­les de en­con­trar: la gran ma­yo­ría de los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma es­tán tra­ba­jan­do —pe­ro en em­pleos ines­ta­bles que pa­gan sa­la­rios ba­jos— o son ni­ños, an­cia­nos, dis­ca­pa­ci­ta­dos o cui­da­do­res de fa­mi­lia im­pres­cin­di­bles.

Ah, y hay fuer­tes evi­den­cias de que los ni­ños de fa­mi­lias de ba­jos re­cur­sos que re­ci­ben cu­po­nes de ali­men­tos se con­vier­ten en adul­tos más pro­duc­ti­vos y sa­lu­da­bles, lo cual sig­ni­fi­ca que el pro­gra­ma en reali­dad es bueno pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a lar­go pla­zo.

¿Tie­ne que ver con el di­ne­ro? La apro­ba­ción del re­cor­te fis­cal de 2017 que mer­ma el pre­su­pues­to com­pro­bó, de una vez por to­das, a to­dos los que te­nían du­da, que a los re­pu­bli­ca­nos en reali­dad no les im­por­tan los dé­fi­cits.

Sin em­bar­go, in­clu­so si en ver­dad les im­por­ta­ran, la CBO cal­cu­la que los re­cor­tes pro­pues­tos a los cu­po­nes de ali­men­tos aho­rra­rían me­nos del uno por cien­to (es co­rrec­to, el uno por cien­to) del in­gre­so que se pier­de de­bi­do a ese re­cor­te fis­cal. De he­cho, en el trans­cur­so de la dé­ca­da si­guien­te, to­do el SNAP, que ayu­da a 40 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, cos­ta­rá ape­nas una ter­ce­ra par­te de lo que cos­ta­rá el re­cor­te fis­cal. No, no tie­ne que ver con el di­ne­ro.

¿Qué me di­cen del ra­cis­mo? His­tó­ri­ca­men­te, los ata­ques a los cu­po­nes de ali­men­tos han te­ni­do que ver, con fre­cuen­cia, con un com­po­nen­te ra­cial ape­nas en­cu­bier­to; por ejem­plo, cuan­do Ro­nald Rea­gan ima­gi­nó a un “ne­gro flo­jo e in­digno” que usaba los cu­po­nes de ali­men­tos pa­ra com­prar cor­tes fi­nos de car­ne. Sos­pe­cho que Trump mis­mo to­da­vía pien­sa que los cu­po­nes de ali­men­tos son un pro­gra­ma pa­ra gen­te de co­lor ci­ta­di­na.

No obs­tan­te, aun­que mu­chos afro­ame­ri­ca­nos que vi­ven en ciu­da­des en efec­to tie­nen ac­ce­so a cu­po­nes de ali­men­tos, tam­bién lo ha­cen mu­chos blan­cos de zo­nas ru­ra­les.

A ni­vel na­cio­nal, ca­da vez más gen­te blan­ca que ne­gra es­tá re­ci­bien­do cu­po­nes de ali­men­tos, y su participación en el SNAP es más ele­va­da en los con­da­dos ru­ra­les que en los ur­ba­nos.

Los cu­po­nes de ali­men­tos son par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­tes en las re­gio­nes de­pri­mi­das co­mo Ap­pa­la­chia que han per­di­do em­pleos en el sec­tor del car­bón y en otros sec­to­res tra­di­cio­na­les.

En efec­to, es­to sig­ni­fi­ca que al­gu­nas de las ma­yo­res víc­ti­mas de la ob­se­sión de Trump con re­cor­tar la “asis­ten­cia so­cial” se­rán pre­ci­sa­men­te las per­so­nas que lo pu­sie­ron en el car­go.

Pen­se­mos en el con­da­do de Ows­ley, en Ken­tucky, en el epi­cen­tro de la cri­sis re­gio­nal de Ap­pa­la­chia.

Más de la mi­tad de la po­bla­ción del con­da­do re­ci­be cu­po­nes de ali­men­tos; un 84 por cien­to de su elec­to­ra­do vo­tó por Trump en 2016. ¿Sa­bían por quién es­ta­ban vo­tan­do?

A fin de cuen­tas, no creo que ha­ya una jus­ti­fi­ca­ción en ma­te­ria de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra el ata­que a los cu­po­nes de ali­men­tos: no tie­ne que ver con los in­cen­ti­vos ni tam­po­co con el di­ne­ro. In­clu­so la ani­mo­si­dad ra­cial que tra­di­cio­nal­men­te sub­ya­ce en los ata­ques a los pro­gra­mas so­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses ha que­da­do par­cial­men­te en se­gun­do plano.

No, es­to se tra­ta de cruel­dad mez­qui­na con­ver­ti­da en un prin­ci­pio de go­bierno. Se tra­ta de gen­te pri­vi­le­gia­da que mi­ra a los me­nos afor­tu­na­dos y no pien­sa: “Por la gra­cia de Dios, lo ha­go”; es­ta gen­te só­lo ve a un mon­tón de per­de­do­res. No quie­ren ayu­dar a los me­nos afor­tu­na­dos; de he­cho, les mo­les­ta la so­la idea de que la ayu­da pú­bli­ca ha­ga a esos “per­de­do­res” un po­co me­nos mi­se­ra­bles.

Es­ta es la gen­te que go­bier­na a Es­ta­dos Uni­dos aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.