In­clu­so Ben Fran­klin sub­es­ti­mó a los in­mi­gran­tes

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ce­pe­da • Est­her J.

Chica­go— La his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos es que so­mos una na­ción de in­mi­gran­tes. Pe­ro lo que los li­bros de tex­to pa­san por al­to es que du­ran­te el tiem­po que ha ha­bi­do in­mi­gran­tes en los Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién ha ha­bi­do per­so­nas que odian a los in­mi­gran­tes.

Y aun­que a me­nu­do se ha di­cho que las cla­ses más ba­jas –los que com­pi­ten por tra­ba­jos no ca­li­fi­ca­dos– son las que tie­nen la ma­yor ene­mis­tad ha­cia las “hor­das in­va­so­ras”, nun­ca es so­lo el po­bre el que se que­ja del “otro”.

A lo lar­go de la his­to­ria, al­gu­nas de las ma­sas más aco­mo­da­das, bien edu­ca­das y bien ais­la­das de las ma­sas su­cias han si­do las más es­tri­den­tes vo­ces an­ti­in­mi­gran­tes.

Es­cu­che a es­te ti­po, que es­ta­ba más que ofen­di­do de que los in­mi­gran­tes ale­ma­nes se mu­da­ran a su ciu­dad y ha­bla­ran otro idio­ma, edu­can­do a sus hi­jos e im­pri­mien­do pe­rió­di­cos en su len­gua ma­ter­na, en lu­gar de in­glés:

“¿Por qué de­be­rían los Gro­se­ros Pa­la­ti­nos ha­cer­nos su­frir pa­ra in­va­dir nues­tros Asen­ta­mien­tos, y, al agru­par­se, es­ta­ble­cer su Len­gua­je y sus mo­da­les, a cos­ta de nues­tra Ex­clu­sión? ¿Por qué de­be­ría Pennsyl­va­nia, fun­da­da por los in­gle­ses, con­ver­tir­se en una co­lo­nia de ex­tran­je­ros, que pron­to se­rá tan nu­me­ro­sos co­mo pa­ra ger­ma­ni­zar­nos en lu­gar de que no­so­tros los an­gli­ce­mos , y nun­ca adop­ta­rán nues­tro idio­ma o cos­tum­bres más de lo que pue­den ad­qui­rir nues­tra com­ple­xión?”

Es­to fue es­cri­to por mi Pa­dre Fun­da­dor fa­vo­ri­to, Ben­ja­min Fran­klin, un ge­nio que in­ven­tó o po­pu­la­ri­zó tan­tas ne­ce­si­da­des mo­der­nas co­mo los fo­go­nes de le­ña mo­der­nos y los de­par­ta­men­tos de bom­be­ros, y que fun­dó uni­ver­si­da­des y bi­blio­te­cas (por nom­brar so­lo al­gu­nas de las con­tri­bu­cio­nes de Fran­klin a nues­tro país).

Lla­mo a Fran­klin por­que lo amo mu­cho, y por­que mues­tra que in­clu­so per­so­nas bri­llan­tes pue­den pre­fe­rir las su­yas (“tal vez soy par­cial a la com­ple­xión de mi país, por­que tal ti­po de par­cia­li­dad es natural pa­ra la hu­ma­ni­dad”, es­cri­bió).

Ade­más, por­que él es­ta­ba tan ri­dí­cu­la­men­te equi­vo­ca­do so­bre los ale­ma­nes.

Los ale­ma­nes for­man un gru­po ét­ni­co en los Es­ta­dos Uni­dos que man­tie­ne víncu­los re­la­ti­va­men­te fuer­tes con su he­ren­cia. La es­cue­la se­cun­da­ria de mi hi­jo ofre­ce cur­sos de ale­mán co­mo par­te del de­par­ta­men­to de idio­mas del mun­do, y la Ofi­ci­na del Cen­so de los Es­ta­dos Uni­dos es­ti­ma que po­co más de un mi­llón de per­so­nas en los Es­ta­dos Uni­dos ha­blan ale­mán con flui­dez. Pe­ro na­die es­tá ate­rro­ri­za­do por el he­cho de que los ha­blan­tes de ale­mán no se ha­yan asi­mi­la­do ade­cua­da­men­te al idio­ma, cos­tum­bres y cos­tum­bres de es­te país.

Es­ta­dos Uni­dos se­ría irre­co­no­ci­ble sin im­por­ta­cio­nes ale­ma­nas co­mo cer­ve­za, ham­bur­gue­sas, jar­dín de in­fan­tes, bi­ci­cle­tas, ar­qui­tec­tu­ra de cla­se mun­dial y la mis­ma mú­si­ca que pro­por­cio­na­ba los rit­mos de mar­cha de la Gue­rra Civil.

Los lla­ma­dos ale­ma­nes mo­re­nos que Fran­klin es­ta­ba tan asus­ta­do no tras­tor­na­rían la flo­re­cien­te ex­pe­rien­cia es­ta­dou­ni­den­se, sino que la en­ri­que­ce­rían con en­tu­sias­mo. Y en­ri­que­cer­lo tam­bién, ya que Fran­klin bá­si­ca­men­te hi­zo for­tu­na con la im­pren­ta de Gu­ten­berg.

Doy cré­di­to a Fran­klin: las ma­ra­vi­llas que in­tro­du­jo en el nue­vo mun­do no ex­clu­ye­ron a los ale­ma­nes y fue coau­tor del pri­mer tra­ta­do de amis­tad en­tre Alemania y Es­ta­dos Uni­dos en 1783.

Más im­por­tan­te aún, Fran­klin no te­nía el po­der de ver el fu­tu­ro en un mo­men­to en el que nun­ca se­ría ca­paz de dis­tin­guir a un des­cen­dien­te ale­mán de uno in­glés al es­cu­char su in­glés ame­ri­cano sin acen­to de­trás de us­ted en la co­la de la tien­da de co­mes­ti­bles.

En otras pa­la­bras, Fran­klin era ig­no­ran­te, pe­ro, creo, no vo­lun­ta­ria­men­te.

No po­de­mos dar­le al Pre­si­den­te Trump, a su je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, John Kelly, ni a nin­guno de sus acó­li­tos, el mis­mo be­ne­fi­cio de la du­da. Re­cien­te­men­te, Kelly hi­zo olas al pro­cla­mar ri­dí­cu­la­men­te que los in­mi­gran­tes “no son per­so­nas que se asi­mi­la­rían fá­cil­men­te a los Es­ta­dos Uni­dos en nues­tra so­cie­dad mo­der­na ... No ha­blan in­glés. No se in­te­gran bien, no tie­nen ha­bi­li­da­des”.

No só­lo los an­te­pa­sa­dos de Kelly han si­do des­cu­bier­tos co­mo ir­lan­de­ses e ita­lia­nos que no apren­die­ron el idio­ma du­ran­te dé­ca­das des­pués de mu­dar­se aquí, sino que otros lo­ros de la ad­mi­nis­tra­ción Trump tam­bién se es­tán con­vir­tien­do en un pós­ter de qué tan bien los in­mi­gran­tes se asi­mi­lan en nues­tro cul­tu­ra. Un ejem­plo es el ex­per­to con­ser­va­dor To­mi Lah­ren, quien ha­bló con los in­mi­gran­tes de hoy, aun­que re­sul­tó que uno de sus an­te­pa­sa­dos era un ru­so que pre­sun­ta­men­te fal­si­fi­có un do­cu­men­to de in­mi­gra­ción pa­ra tra­tar de ase­gu­rar su es­ta­tus aquí.

Nun­ca cam­bia­rá: mien­tras ha­ya in­mi­gran­tes en es­te país, ha­brá un con­tin­gen­te de des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes con la­men­ta­ble po­ca au­to­con­cien­cia y más que un po­co de mez­quin­dad que afir­me que los in­mi­gran­tes no se asi­mi­lan.

Van a es­tar equi­vo­ca­dos, y pro­ba­ble­men­te ten­gan la au­da­cia de lan­zar su pro­pa­gan­da an­ti­in­mi­gran­te his­tó­ri­ca­men­te inexac­ta so­bre una ce­na de ta­cos, en su au­to­mó­vil ja­po­nés o en un jue­go de Gran­des Li­gas de Beisbol ju­ga­do por equi­pos que son con­for­ma­dos en un 34.5 por cien­to por na­ci­dos en el ex­tran­je­ro.

La his­to­ria cuen­ta que los in­mi­gran­tes que se mu­dan aquí even­tual­men­te adop­tan el in­glés co­mo su úni­co idio­ma y se fun­den en el cri­sol. Cual­quie­ra que di­ga lo con­tra­rio só­lo es­tá ven­dien­do no­ti­cias fal­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.