Eje­cu­tan a ase­sino de ra­pe­ro

El Diario de El Paso - - PANORAMA - As­so­cia­ted Press

Hun­ts­vi­lle, Te­xas –Un re­clu­so con­de­na­do de Te­xas que in­sis­tió en que no es­ta­ba in­vo­lu­cra­do en el ase­si­na­to de “un ca­rril de los aman­tes” en San An­to­nio ha­ce más de 14 años fue eje­cu­ta­do el miér­co­les por la no­che por el ase­si­na­to.

Juan Eduar­do Cas­ti­llo, de 36 años, re­ci­bió una in­yec­ción le­tal por los dis­pa­ros y ro­bo fa­ta­les de un hom­bre de 19 años que, se­gún el tes­ti­mo­nio, Cas­ti­llo y va­rios ami­gos lle­va­ron a ca­bo en un ca­mino apar­ta­do don­de la pro­me­sa de dro­gas y sexo atra­jo a la víc­ti­ma.

Cas­ti­llo se con­vir­tió en el un­dé­ci­mo ase­sino con­vic­to eje­cu­ta­do es­te año en Es­ta­dos Uni­dos y el sex­to en Te­xas.

Dio una bre­ve de­cla­ra­ción fi­nal an­tes de re­ci­bir la do­sis le­tal de pen­to­bar­bi­tal, agra­de­cien­do a “to­dos”.

“Sa­bes quién eres. Los amo a to­dos”, di­jo Cas­ti­llo. “Eso es.”

Cuan­do el po­ten­te se­dan­te en­tró en vi­gor, le­van­tó la ca­be­za de la ca­mi­lla y usó un im­pro­pe­rio pa­ra de­cir que po­día pro­bar la dro­ga y que se que­mó. To­mó va­rias res­pi­ra­cio­nes rá­pi­das que se con­vir­tie­ron en ron­qui­dos y lue­go de­tu­vo to­do mo­vi­mien­to.

Cas­ti­llo fue de­cla­ra­do muer­to 23 mi­nu­tos más tar­de a las 6:44 p.m. tiem­po del Cen­tro (5:44 p.m. tiem­po de El Pa­so).

La ma­dre y la ma­dras­tra de la víc­ti­ma es­ta­ban en­tre la gen­te mi­ran­do por la ven­ta­na. Des­pués de que un mé­di­co de­cla­ró que Cas­ti­llo ha­bía muer­to, uno de los otros fa­mi­lia­res ex­cla­mó: “Te­ne­mos jus­ti­cia. Gra­cias”.

Cas­ti­llo nun­ca los mi­ró y no ofre­ció dis­cul­pas.

“Pa­ra que él lo mi­re y ni si­quie­ra lo re­co­noz­ca, quie­ro de­cir que fue di­fí­cil”, di­jo Mark Gar­cía, cu­yo her­mano, Tommy Garcia Jr., fue ase­si­na­do por Cas­ti­llo. “Pe­ro no es­pe­rá­ba­mos que se dis­cul­pa­ra”.

Di­jo que lle­var a ca­bo el cas­ti­go ca­si 15 años des­de que el cri­men fue frus­tran­te y que Cas­ti­llo “se li­bró fá­cil­men­te”.

“Mi her­mano no tu­vo una se­gun­da opor­tu­ni­dad, mi her­mano no pre­sen­tó nin­gu­na ape­la­ción ni pi­dió per­dón”, di­jo Mark Gar­cía.

Cas­ti­llo per­dió ape­la­cio­nes a prin­ci­pios de es­ta se­ma­na en el Tri­bu­nal Su­pre­mo de los EE. UU. Y en la Cor­te de Ape­la­cio­nes Cri­mi­na­les de Te­xas, la cor­te más al­ta del es­ta­do. No se pre­sen­ta­ron ape­la­cio­nes al úl­ti­mo día en los tri­bu­na­les pa­ra tra­tar de blo­quear su cas­ti­go y el go­ber­na­dor Greg Ab­bott re­cha­zó una so­li­ci­tud de sus abo­ga­dos pa­ra un apla­za­mien­to de 30 días.

Los abo­ga­dos de ape­la­ción de Cas­ti­llo ar­gu­men­ta­ron que no hay evi­den­cia fí­si­ca que lo vin­cu­le con el ase­si­na­to de Gar­cía y ar­gu­men­ta­ron en ape­la­cio­nes que el tes­ti­mo­nio de tes­ti­gos que di­je­ron que les ha­bía con­ta­do so­bre el ase­si­na­to o que ha­bían es­cu­cha­do a Cas­ti­llo ha­blar so­bre co­me­ter el cri­men era fal­so o en­ga­ño­so.

En su jui­cio, dos tes­ti­gos de­cla­ra­ron que vie­ron a Cas­ti­llo dis­pa­rar­le a Gar­cía, tres per­so­nas di­je­ron que lo es­cu­cha­ron ha­blar so­bre el ase­si­na­to y otro tes­ti­go tes­ti­fi­có que lle­va­ba jo­yas que per­te­ne­cían a la víc­ti­ma, di­je­ron los fis­ca­les.

Cas­ti­llo en una en­tre­vis­ta la se­ma­na pa­sa­da des­de el co­rre­dor de la muer­te ne­gó cual­quier par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to del 3 de di­ciem­bre de 2003 de Gar­cía y di­jo que “no te­nía idea” de quién dis­pa­ró fa­tal­men­te al ra­pe­ro de San An­to­nio con una repu­tación de lle­var mu­cho di­ne­ro y usar jo­yas os­ten­to­sas .

“Me ofre­cie­ron un acuer­do de cul­pa­bi­li­dad tres ve­ces”, di­jo Cas­ti­llo a The As­so­cia­ted Press. “Me ne­gué a de­cla­rar­me cul­pa­ble ... No quie­ro mo­rir, pe­ro al mis­mo tiem­po me odia­ría to­dos los días si lo hi­cie­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.