Abre Trump la Ca­sa Blan­ca a un pe­rio­dis­ta evan­gé­li­co

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - Elizabeth Días / The New York Ti­mes

Was­hing­ton— Fue la ma­ña­na pos­te­rior a otra re­ve­la­ción im­pac­tan­te acer­ca del pre­si­den­te Do­nald Trump y el pa­go de 130 mil dó­la­res a una ac­triz por­no­grá­fi­ca, y de­ce­nas de re­por­te­ros se reunie­ron en el Jar­dín de las Ro­sas de la Ca­sa Blan­ca, bus­can­do res­pues­tas. Cuan­do uno de ellos gri­tó una pre­gun­ta acer­ca del pa­go, el pre­si­den­te sim­ple­men­te se fue.

Cer­ca de ahí, en un bal­cón ce­re­mo­nial con vis­ta al ala oes­te, es­ta­ba Da­vid Brody, otro re­por­te­ro que es­pe­ra­ba te­ner una en­tre­vis­ta pri­va­da con el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce.

Brody, el prin­ci­pal co­rres­pon­sal po­lí­ti­co de Ch­ris­tian Broad­cas­ting Net­work (CBN), no es­ta­ba ahí pa­ra in­da­gar so­bre es­tre­llas porno. Era el Día Na­cio­nal de la Ora­ción, y Brody le pre­gun­tó al vi­ce­pre­si­den­te si es­ta­ba can­sa­do de de­fen­der sus opi­nio­nes an­ti­abor­to en­tre ata­ques de co­me­dian­tes, y si la ora­ción “se prac­ti­ca­ba en la Ca­sa Blan­ca”. Pre­gun­tó si Pen­ce asis­ti­ría a la aper­tu­ra de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en Je­ru­sa­lén, que ocu­rrió el lu­nes.

Pen­ce son­rió y res­pon­dió ca­da pre­gun­ta. Des­pués in­vi­tó a Brody a to­mar ca­fé.

“El ac­ce­so ha si­do fe­no­me­nal”, di­jo Brody más tar­de en una en­tre­vis­ta. “Le agra­dez­co mu­cho a Dios por per­mi­tir­lo”.

Aun­que Trump ata­ca a los prin­ci­pa­les me­dios no­ti­cio­sos y su­gie­re que se re­vo­quen los pa­ses de pren­sa pa­ra di­fu­so­ras que trans­mi­ten lo que él con­si­de­ra “no­ti­cias fal­sas”, Brody y su ca­de­na dis­fru­tan una cer­ca­nía a la Ca­sa Blan­ca que no tie­ne la ma­yo­ría de los re­por­te­ros. A cam­bio, Trump ob­tie­ne con­tac­to di­rec­to con sus vo­tan­tes más so­li­da­rios, los evan­gé­li­cos con­ser­va­do­res que con­for­man la prin­ci­pal au­dien­cia de CBN. Su alian­za es esen­cial pa­ra su éxi­to; más del 80 por cien­to de los evan­gé­li­cos blan­cos que asis­tie­ron a las ca­si­llas elec­to­ra­les en 2016 vo­ta­ron por Trump.

La ca­de­na Ch­ris­tian Broad­cas­ting Net­work se ha con­ver­ti­do en un me­dio im­por­tan­te pa­ra el pre­si­den­te. Brody en­tre­vis­tó a Trump ocho ve­ces du­ran­te la cam­pa­ña. Una se­ma­na des­pués de la inau­gu­ra­ción, ob­tu­vo una en­tre­vis­ta em­ble­má­ti­ca en la que Trump di­jo que los me­dios eran “el par­ti­do de la opo­si­ción”. Los in­te­ri­nos de la Ca­sa Blan­ca apa­re­cen de ma­ne­ra ru­ti­na­ria en el pro­gra­ma de Brody y él mis­mo ha si­do un in­vi­ta­do tan­to en Fox News co­mo en pro­gra­mas de otras ca­de­nas co­mo “Meet the Press”.

“Lo que es­ta­mos vien­do en la Ca­sa Blan­ca es que com­pla­cen a sus sim­pa­ti­zan­tes”, di­jo Kath­leen Hall Ja­mie­son, co­fun­da­dor de Fac­tCheck.org y pro­fe­sor de Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia.

Agre­gó que a los con­su­mi­do­res de me­dios cris­tia­nos a me­nu­do les pre­sen­tan in­for­ma­ción más fa­vo­ra­ble acer­ca de Trump de la que en­con­tra­rían en los prin­ci­pa­les me­dios. “Es con­trol so­bre la in­for­ma­ción”, di­jo Ja­mie­son.

A Brody le pa­re­cen frus­tran­tes esas crí­ti­cas. Se­ña­la en­tre­vis­tas que les ha he­cho a de­mó­cra­tas, en­tre ellos Ba­rack Oba­ma. “Ja­más de­fien­do per­so­nal­men­te a Do­nald Trump”, di­jo. “Si aca­so, di­go: ‘por es­to es que los evan­gé­li­cos lo ado­ran’”.

Sin em­bar­go, Brody, quien es evan­gé­li­co, re­co­no­ce que su ca­nal ha lo­gra­do ob­te­ner un es­ta­tus más ele­va­do en el Go­bierno de Trump. El año pa­sa­do, los eje­cu­ti­vos del ca­nal es­ta­lla­ron en aplau­sos cuan­do Sean Spi­cer, el ex se­cre­ta­rio de pren­sa del pre­si­den­te, se di­ri­gió a su co­rres­pon­sal en su pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa. Brody aho­ra va a la Ca­sa Blan­ca va­rias ve­ces a la se­ma­na. Lo in­vi­ta­ron a un al­muer­zo anual ex­clu­si­vo con el pre­si­den­te, jun­to con con­duc­to­res de los prin­ci­pa­les me­dios no­ti­cio­sos, por pri­me­ra vez el año pa­sa­do.

Pa­ra la Ca­sa Blan­ca, es­ta es­tra­te­gia ha si­do in­ten­cio­nal.

“Es una gran pla­ta­for­ma”, di­jo Spi­cer en una en­tre­vis­ta. “CBN en par­ti­cu­lar tie­ne una gran au­dien­cia que fue muy ac­ti­va en la elec­ción. Quie­nes tra­ba­jan en los me­dios de éli­te de Was­hing­ton no ex­plo­ran mu­chos de es­tos te­mas”.

La po­si­ción de Brody y su au­dien­cia lo ha­cen una voz inusual en Was­hing­ton y una for­ma de con­tra­rres­tar lo que lla­ma “los prin­ci­pa­les me­dios li­be­ra­les”.

“Hay una di­fe­ren­cia en­tre la ver­sión de los me­dios de pre­gun­tas di­fí­ci­les y mi ver­sión de pre­gun­tas di­fí­ci­les, con ba­se en la au­dien­cia a la que nos di­ri­gi­mos”, co­men­tó. “Nues­tra au­dien­cia no que­rrá que pre­gun­te acer­ca de Ru­sia ni de Stormy Da­niels. Sim­ple­men­te no quie­ren que pre­gun­te eso”.

‘El me­gá­fono de la ver­dad de Dios’

La ma­yo­ría de las sa­las de pren­sa de Was­hing­ton son ollas de pre­sión. No obs­tan­te, den­tro de la ofi­ci­na de no­ti­cias del ca­nal Ch­ris­tian Broad­cast Net­work, a la que se pue­de lle­gar ca­mi­nan­do des­de la Ca­sa Blan­ca, la at­mós­fe­ra es más re­la­ja­da, in­clu­so fa­mi­liar. Brody, de 53 años, cla­ra­men­te es la es­tre­lla, pe­ro es im­po­si­ble ima­gi­nar­lo gri­tan­do ór­de­nes a los em­plea­dos.

En cam­bio, es más co­mo el papá de la sa­la de re­dac­ción, lis­to pa­ra dar con­se­jos o ha­cer co­men­ta­rios cur­sis. Los re­por­te­ros más jó­ve­nes re­ci­tan al­gu­nos de sus man­tras, co­mo “Ob­tie­nes más con miel que con vi­na­gre”. El Día Na­cio­nal de la Ora­ción, los miem­bros del per­so­nal de­cían en bro­ma que ese día era su Su­per­ta­zón.

Brody se pu­so más se­rio cuan­do se sen­tó en su pla­tó pa­ra ha­blar de su tra­ba­jo. Su vo­ca­ción, di­jo, es ser “un me­gá­fono pa­ra la ver­dad de Dios”.

“Ha­go re­por­ta­jes de las no­ti­cias y las ana­li­zo con ba­se en lo que es­tán di­cien­do y pen­san­do los evan­gé­li­cos en el co­ra­zón de Es­ta­dos Uni­dos”, agre­gó. “Es un hí­bri­do, des­de lue­go, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te hay más aná­li­sis”, aña­de.

CBN News se de­di­ca a las “no­ti­cias a tra­vés de la cos­mo­vi­sión bí­bli­ca”, ex­pli­có, y sus tres prin­ci­pa­les áreas de co­ber­tu­ra son Is­rael, el abor­to y la li­ber­tad re­li­gio­sa. Ac­tual­men­te, di­jo, es­tá oran­do más que nun­ca.

Una con­ver­sión po­co pro­ba­ble

Brody po­dría pa­re­cer un men­sa­je­ro po­co pro­ba­ble del mo­vi­mien­to evan­gé­li­co. Cre­ció en una fa­mi­lia ju­día re­for­mis­ta en el Up­per West Si­de de Nue­va York y asis­tía al tem­plo Ema­nu-El en la ca­lle 65 y la Quin­ta Ave­ni­da.

En la pre­pa­ra­to­ria, Brody so­ña­ba con ser un anun­cian­te en la ra­dio de los New York Mets, un de­sola­do equi­po me­nos­pre­cia­do en ese en­ton­ces. En los días en que ha­bía par­ti­dos, él y un ami­go gra­ba­ban sus pro­pias na­rra­cio­nes.

Cuan­do su no­via de la uni­ver­si­dad se con­vir­tió al evan­ge­lis­mo, Brody se re­sis­tió ro­tun­da­men­te. “Ja­más cree­ré en Je­su­cris­to”, re­cor­dó, son­rien­do. “Eso fue lo que le di­je”.

Po­co a po­co, le dio más cu­rio­si­dad. La pa­re­ja se ca­só ba­jo una ju­pá en la ca­sa de su fa­mi­lia en el ve­cin­da­rio de Chel­sea en Nue­va York, pu­sie­ron to­das sus co­sas en un ca­mión de mu­dan­zas, se lle­va­ron a su pe­rro, Moo­kie (que tie­ne ese nom­bre por Moo­kie Wil­son, un hé­roe del equi­po cam­peón de los Mets en la Se­rie Mun­dial de 1986), y se mu­da­ron a Co­lo­ra­do Springs.

Brody no te­nía idea de que se es­ta­ba mu­dan­do al epi­cen­tro del evan­ge­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se. Com­pra­ron una ca­sa a ki­ló­me­tro y me­dio de Fo­cus on the Fa­mily, una or­ga­ni­za­ción cris­tia­na con­ser­va­do­ra que Ja­mes Dob­son ha­bía fun­da­do po­co an­tes. En cues­tión de se­ma­nas, es­ta­ba en una co­mi­da en un pa­tio que él lla­ma­ba “una de esas tar­des de es­tu­dio bí­bli­co”, y esa no­che, di­jo, su­po que Dios le es­ta­ba ha­blan­do. Brody de­ci­dió se­guir a Je­su­cris­to.

“No creo ha­ber si­do fe­liz sino has­ta que en­con­tré a Je­su­cris­to en 1988”, co­men­tó.

Da­vid Brody, el prin­ci­pal co­rres­pon­sal po­lí­ti­co de CBN, dis­fru­ta un ac­ce­so que no tie­ne la ma­yo­ría de los re­por­te­ros

La aLian­za ha si­do esen­cial pa­ra el éxi­to: más del 80 por cien­to de los evan­gé­li­cos blan­cos que asis­tie­ron a las ca­si­llas elec­to­ra­les en 2016 vo­ta­ron por el hoy man­da­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.