En el go­bierno de Trump, to­do es po­si­ble

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Mau­reen Dowd

Was­hing­ton— An­tes ha­bría tor­ci­do los ojos al ver una tem­po­ra­da de “Ho­me­land” en la que los ru­sos há­bil­men­te ma­ni­pu­la­ran al go­bierno pa­ra de­ci­dir si una mu­jer de­mó­cra­ta, una ex­se­na­do­ra sub­al­ter­na neo­yor­qui­na ca­da vez más pa­ra­noi­ca, ocu­pa­ría el Des­pa­cho Oval o no.

El año pa­sa­do, se ga­nó mi des­apro­ba­ción el ar­gu­men­to de “Bi­llions”, en el que un po­li­cía neo­yor­quino de al­to ran­go com­ba­te la co­rrup­ción de día y sa­tis­fa­ce su fe­ti­che sa­do­ma­so­quis­ta de no­che.

Hu­bo una épo­ca en la que no me ha­bría pa­re­ci­do pro­ba­ble que Kan­ye West di­je­ra que com­par­te una “ener­gía de dra­gón” con Do­nald Trump.

Aho­ra no me in­mu­to. To­do es po­si­ble.

He­mos pa­sa­do a una di­men­sión su­rrea­lis­ta en la que nues­tra ima­gi­na­ción es el lí­mi­te. La iden­ti­dad y los va­lo­res es­ta­dou­ni­den­ses son in­ter­cam­bia­bles en es­te mo­men­to. Es­ta­mos des­ca­rri­la­dos.

Nues­tras men­tes es­tán tan con­fun­di­das que nos em­pie­za a pa­re­cer ló­gi­co que na­da ten­ga sen­ti­do.

Es di­so­nan­te que la ci­ber­po­li­cía Me­la­nia pa­see por el Jar­dín de las Ro­sas de la Ca­sa Blan­ca pa­ra pre­sen­tar su plan ti­tu­la­do “Be Best” que tie­ne co­mo fin ayu­dar a ni­ños en si­tua­ción de ries­go al tiem­po que su es­po­so ci­be­ra­co­sa­dor desata su cruel plan pa­ra eli­mi­nar el po­pu­lar pro­gra­ma de beneficios de aten­ción mé­di­ca di­ri­gi­do a los ni­ños.

Sin em­bar­go, en la era de Trump, cla­ro, ¿por qué no? To­do es po­si­ble.

To­me­mos en cuen­ta có­mo el pre­si­den­te ala­bó a Gi­na Has­pel, la rei­na de la tor­tu­ra, des­truc­to­ra de evi­den­cias, con un tuit: “¡No hay na­die que pue­da di­ri­gir la CIA me­jor que ella!” Al mis­mo tiem­po, la ase­so­ra de la Ca­sa Blan­ca Kelly Sad­ler res­tó im­por­tan­cia a las du­das acer­ca de Has­pel que ex­pre­só John McCain, quien so­bre­vi­vió tor­tu­ras cuan­do era pri­sio­ne­ro de gue­rra, y se­ña­ló des­preo­cu­pa­da­men­te: “De cual­quier ma­ne­ra, se es­tá mu­rien­do”.

Lo más re­pug­nan­te de la Ca­sa Blan­ca. To­do es po­si­ble… has­ta que Dick Che­ney, con sus bo­tas de ji­ne­te, aso­me su ca­be­za pon­zo­ño­sa pa­ra pe­dir que se re­ins­tau­re la tor­tu­ra ins­ti­tu­cio­na­li­za­da.

La re­mo­de­la­ción que Trump le hi­zo al Woll­man Rink no es na­da com­pa­ra­da con su sor­pren­den­te ex­pan­sión del pan­tano de la ca­pi­tal. Ha traí­do a una nue­va ge­ne­ra­ción osa­da de cria­tu­ras de cié­na­ga, des­de Scott Pruitt has­ta Ryan Zin­ke y Ste­ve Mnu­chin, o el in­com­pa­ra­ble Mi­chael Cohen, quien go­za­ba de pre­su­mir su re­la­ción cer­ca­na con Trump.

Cohen, quien al­gu­na vez tu­vo que ro­gar­le a Trump que fue­ra al bar mitz­vah de su hi­jo, se abrió ca­mino has­ta el pan­tano fin­gien­do que el pre­si­den­te siem­pre le ha­cía ca­so. Se in­ven­tó un tra­ba­jo ven­dien­do ac­ce­so a una Ca­sa Blan­ca en la que ni si­quie­ra pu­do con­se­guir un em­pleo.

Pa­san­do la cha­ro­la mien­tras se anun­cia­ba co­mo el “abo­ga­do per­so­nal” del pre­si­den­te, reunió más de dos mi­llo­nes de dó­la­res de una fir­ma de abo­ga­dos y al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes, en­tre ellas AT&T, pe­ro de in­me­dia­to que­dó cla­ro que, aun­que se pa­vo­nea­ba co­mo un per­so­na­je sa­li­do de “Los So­prano”, no te­nía co­ne­xión al­gu­na.

In­creí­ble­men­te, las dos co­sas que sí logró co­nec­tar fue­ron los dos anate­mas de su je­fe: la des­ca­ra­da es­tre­lla porno y la im­pla­ca­ble in­ves­ti­ga­ción en torno a Ru­sia. Y el há­bil abo­ga­do de Stormy Da­niels, Mi­chael Ave­nat­ti, re­ve­ló en Twit­ter que el di­ne­ro re­cau­da­do por Cohen y que se uti­li­zó pa­ra pa­gar­le a la ac­triz fue fi­nan­cia­do, en par­te, por un oli­gar­ca ru­so, a quien in­te­rro­gó el equi­po de Ro­bert Mue­ller.

To­do es po­si­ble, in­clu­so las es­ce­ni­tas desata­das de Rudy Giu­lia­ni en las que se re­fie­re a Ave­nat­ti co­mo un “pro­xe­ne­ta”.

El res­to del mun­do que­dó im­pac­ta­do por la re­ve­la­ción del ar­tícu­lo de Ja­ne Ma­yer y Ro­nan Fa­rrow en The New Yor­ker don­de se des­cri­be la de­pra­va­ción de Eric Sch­nei­der­man. Aun­que es po­si­ble que eso ya lo su­pie­ra el pre­si­den­te de las co­lum­nas de chis­mes.

Un abo­ga­do de dos de las mu­je­res que di­je­ron ha­ber si­do víc­ti­mas de las ten­den­cias en­fer­mi­zas de Sch­nei­der­man le di­jo a la juez Kim­ba Wood, quien es­tá a car­go de una dispu­ta le­gal acer­ca de las re­da­das en la ofi­ci­na y las re­si­den­cias de Cohen, que ha­bía ha­bla­do de las acu­sa­cio­nes de las mu­je­res con el so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas de Trump. Cohen pu­do ha­ber­le con­ta­do to­do a Trump, quien en ese en­ton­ces es­ta­ba en gue­rra con el fis­cal ge­ne­ral de Nue­va York res­pec­to de la Uni­ver­si­dad Trump.

En 2013, Trump pro­fé­ti­ca­men­te tui­teó: “Wei­ner ya no es­tá, Spit­zer se fue… a con­ti­nua­ción ven­drá el turno del de­bi­lu­cho de A.G. Eric Sch­nei­der­man. ¿Es un mal­he­chor? Es­pe­ren y ve­rán… es peor que Spit­zer o Wei­ner”. To­dos es po­si­ble. Jus­to cuan­do pen­sá­ba­mos que la sa­ga de la fa­mi­lia de Trump ya no po­día vol­ver­se más ab­sur­da, The New York Post, la pu­bli­ca­ción don­de se re­ve­lan los di­vor­cios de los Trump, ex­hi­bió un sor­pren­den­te re­la­to acer­ca de la pró­xi­ma ex de Don Ju­nior: el ro­man­ce pre­pa­ra­to­riano de Va­nes­sa Trump en el Lo­wer East Si­de con Va­len­tín Ri­ve­ra, un miem­bro de la pan­di­lla La­tin Kings.

Jus­to cuan­do pen­sa­mos que la pe­lea en­tre los ban­dos de Trump y Clin­ton se ha­bía aca­ba­do, Phi­lip­pe Rei­nes, el ex ase­sor del De­par­ta­men­to de Es­ta­do e in­con­di­cio­nal de Hi­llary, en­tró a la dis­cu­sión con un im­pac­tan­te tuit di­ri­gi­do a Don Ju­nior: “Que Va­nes­sa es­tu­vie­ra con un La­tin King de­bió po­ner­te muy ce­lo­so. El ma­chis­mo, la pa­sión. Al­go di­fí­cil de su­pe­rar. ¿Te pre­gun­ta­bas si ella fan­ta­sea­ba con Va­len­tín Ri­ve­ra cuan­do te­nía re­la­cio­nes con­ti­go? Así es. Lo ha­cía ca­da vez”. Ca­da vez, to­do es po­si­ble. Ade­más, el otro día un en­ca­be­za­do del Daily Mail de­cía: “Ste­ve Ban­non fue el blan­co de un com­plot de so­bor­nos por par­te de un al­to fun­cio­na­rio ca­ta­rí que in­vir­tió en la li­ga de ba­lon­ces­to de Ice Cu­be pa­ra lle­gar al es­tra­te­ga de Trump y pre­su­mió: ‘Mi­ke Flynn to­mó nues­tro di­ne­ro’, afir­ma el ra­pe­ro en el tri­bu­nal”.

To­do es po­si­ble, in­clu­so que el ra­pe­ro Ice Cu­be se vea en­vuel­to en es­cán­da­los al es­ti­lo de la em­pre­sa Black Cu­be.

The Ob­ser­ver, otro pe­rió­di­co bri­tá­ni­co, re­ve­ló la noticia de que los asis­ten­tes de Trump con­tra­ta­ron a una agen­cia pri­va­da is­rae­lí de in­te­li­gen­cia pa­ra lle­var a ca­bo una cam­pa­ña pa­ra re­ve­lar es­cán­da­los so­bre los fun­cio­na­rios del go­bierno de Oba­ma que ha­bían ayu­da­do a ne­go­ciar el acuer­do nu­clear de Irán, en­tre ellos Ben Rho­des, el ase­sor en ma­te­ria de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Ba­rack Oba­ma. La fir­ma era Black Cu­be, la mis­ma que con­tra­tó Har­vey Weins­tein pa­ra es­piar a las mu­je­res que ata­có y a los re­por­te­ros que es­ta­ban in­ves­ti­gán­do­lo. To­do es po­si­ble. Fi­nal­men­te, en “Jimmy Kim­mel Li­ve!” su­pi­mos la se­ma­na pa­sa­da que Woody Ha­rrel­son y Mi­ke Pen­ce eran com­pa­ñe­ros en la uni­ver­si­dad.

Eso sí que es im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.