Cui­de su jar­dín, pe­ro tam­bién cui­de a la gen­te

El Diario de El Paso - - PORTADA - Na­va­rret­te Jr. • Ru­bén

SLos dis­cur­sos en las gra­dua­cio­nes de­be­rían re­pre­sen­tar un desafío. En es­te mo­men­to, es cla­ro el men­sa­je que los gra­duan­dos –y to­dos no­so­tros– ne­ce­si­ta­mos es­cu­char: “En lu­gar de tra­tar de con­se­guir un me­jor tra­ba­jo y una ca­sa más gran­de, hay que lu­char por al­go que usual­men­te es más di­fí­cil de ob­te­ner: ser una me­jor per­so­na. No hay que ser ego­cén­tri­cos, hay que tra­tar de lo­grar un im­pac­to po­si­ti­vo en las de­más per­so­nas. No hay que me­nos­pre­ciar a na­die”.

Es­tá bien desear tra­ba­jar du­ro pa­ra lo­grar el éxi­to fi­nan­cie­ro y dis­fru­tar de los beneficios de un tra­ba­jo. Lo que no es­tá bien es usar una ele­va­da po­si­ción pa­ra in­sul­tar o ata­car a al­guien a quien se con­si­de­ra que es me­nos que uno. Es co­mo la his­to­ria del jar­di­ne­ro. Pri­me­ro, pon­dré las co­sas en con­tex­to. Es­ta­dos Uni­dos se es­tá vol­vien­do más ma­lo. Es­ta­mos ce­rran­do nues­tras puer­tas. Es­ta­mos enoja­dos aun­que ha­ya tra­ba­jo o no lo ha­ya. Sen­ti­mos co­ra­je aun­que la eco­no­mía es­té bien o es­té mal. En una pa­la­bra, es­ta­mos mo­les­tos.

Es fá­cil pen­sar que se de­be al pre­si­den­te Trump. Si us­ted es un opo­si­tor de él, cree que él hi­zo que los es­ta­dou­ni­den­ses fue­ran más abusivos, si lo apo­ya, se­gu­ro pien­sa que el abu­so pro­vie­ne de sus crí­ti­cos.

Cual­quie­ra que sea la cau­sa, la evi­den­cia es que el de­te­rio­ro de nues­tra civilidad es­tá en to­dos la­dos.

En un re­cien­te in­ci­den­te que fue cap­ta­do en vi­deo, un hom­bre cau­cá­si­co de Ri­ver­si­de, Ca­li­for­nia, in­sul­ta agre­si­va­men­te a una mu­sul­ma­na que vis­te un ni­cab ne­gro, que es un ve­lo que cu­bre la ma­yor par­te del ros­tro, ex­cep­to los ojos.

El hom­bre le pre­gun­tó a la mu­jer “¿Aca­so es Ha­llo­ween?”. Ella le re­pli­có que era mu­sul­ma­na y que si te­nía al­gún pro­ble­ma con eso. “No me gus­ta tu re­li­gión”, le di­jo el hom­bre. “No quie­ro ser ase­si­na­do por ti”.

Po­de­mos re­cor­dar al can­di­da­to pre­si­den­cial que ca­ta­lo­gó a los me­xi­ca­nos co­mo cri­mi­na­les y vio­la­do­res, o a la que di­jo que si no la apo­ya­ban per­te­ne­cían a una “ca­nas­ta de deplorables”.

Po­de­mos men­cio­nar las ca­fe­te­rías y dor­mi­to­rios uni­ver­si­ta­rios en don­de ac­tual­men­te se lla­ma a la po­li­cía si una per­so­na cau­cá­si­ca se sien­te ame­na­za­da por la pre­sen­cia de un afro­ame­ri­cano. Tam­bién po­de­mos ver a un fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca que en bro­ma di­jo que la ad­mi­nis­tra­ción no ne­ce­si­ta preo­cu­par­se de que el se­na­dor John McCain se opon­ga a la elec­ción de la je­fa de la CIA, ya que el re­pu­bli­cano de Ari­zo­na “se es­tá mu­rien­do”.

De igual ma­ne­ra po­de­mos re­fe­rir­nos a un vi­deo ate­rra­dor en el que un arro­gan­te co­mi­sio­na­do de la Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Nue­va Jer­sey re­ga­ña a unos ofi­cia­les de la po­li­cía por ha­cer­le una re­vi­sión de trán­si­to.

O si que­re­mos alar­gar la lis­ta, po­de­mos ha­blar acer­ca de la tor­pe ma­ne­ra en que la mu­chos ex­per­tos de la te­le­vi­sión de ca­ble dis­cu­ten so­bre in­mi­gra­ción.

To­mi Lah­ren, el co­la­bo­ra­dor de Fox News –quien al pa­re­cer no apro­bó su cla­se de His­to­ria pe­ro en cam­bio, tie­ne una Maes­tría en his­te­ria– re­cien­te­men­te in­sis­tió en que re­ci­bir a los in­mi­gran­tes que tie­nen “po­cas des­tre­zas, po­ca edu­ca­ción y que ha­blan un idio­ma ex­tran­je­ro no es lo que ne­ce­si­ta es­te país”. Aun­que no se sa­be de qué país es­ta­ba ha­blan­do. Y cuan­do Jen­ni­fer Men­del­sohn, ex­per­ta en Ge­nea­lo­gía, in­da­gó so­bre los an­ces­tros ale­ma­nes y no­rue­gos de Lah­ren, en­con­tró que no eran exac­ta­men­te unos gra­dua­dos de al­gu­na Ivy Lea­gue que ha­bla­ran el in­glés del rey y que lle­ga­ron en el May­flo­wer, ines­pe­ra­da­men­te, Lah­ren fue el que se sintió ofen­di­do. Acu­só a Men­del­sohn de tra­tar de ju­gar al “got­cha”.

To­dos esos son ejem­plos de com­por­ta­mien­tos que sal­tan a la vis­ta. Aun­que aho­ra quie­ro ha­blar acer­ca de có­mo tra­ta la gen­te a los jar­di­ne­ros: la ma­yo­ría de los cua­les son in­mi­gran­tes la­ti­nos.

Re­cien­te­men­te, en un fo­ro en las re­des so­cia­les de per­so­nas que vi­ven en mi ve­cin­da­rio, una mu­jer pu­bli­có un co­men­ta­rio ira­cun­do en con­tra de los “au­to­de­no­mi­na­dos jar­di­ne­ros” que son per­so­nas que cor­tan el pas­to y ba­rren las ho­jas y que ha­blan un in­glés muy li­mi­ta­do.

Agre­gó que una de esas per­so­nas ha­bía “des­trui­do” una plan­ta que va­lía 1 mil dó­la­res, cu­yo cui­da­do se lo en­co­men­dó a al­guien que ga­na só­lo 20 dó­la­res la ho­ra.

La mu­jer re­ci­bió el apo­yo de la gen­te, una per­so­na tras otra le deseó que pu­die­ra en­con­trar a un “ver­da­de­ro jar­di­ne­ro”.

Ya sé lo que es­tán pen­san­do, aun­que yo tam­bién lo pen­sé. Si es­ta mu­jer desea un “ver­da­de­ro jar­di­ne­ro” de­be­ría es­tar dis­pues­ta a pa­gar más. O tam­bién po­dría ha­cer­se car­go per­so­nal­men­te de su jar­dín.

Otra mu­jer que di­jo era una “hor­ti­cul­to­ra de la Cos­ta Es­te”, le ofre­ció sus ser­vi­cios –pe­ro só­lo co­mo “ase­so­ra” y pre­su­mi­ble­men­te por más de 20 dó­la­res la ho­ra.

Aun­que ha­bría que dar­le el Pre­mio Hu­ma­ni­ta­rio del Año al ama­ble ca­ba­lle­ro que le su­gi­rió a la mu­jer que acu­die­ra a las au­to­ri­da­des. “Por fa­vor, re­pór­te­lo a la po­li­cía o al De­par­ta­men­to de In­mi­gra­ción y Adua­nas”, co­men­tó. “Hay al­gu­nos ile­ga­les que an­dan por aquí, vien­do las ca­sas pa­ra ro­bar­las y ha­cién­do­se pa­sar por jar­di­ne­ros”.

Usual­men­te nos preo­cu­pan los cri­mi­na­les y los nar­co­tra­fi­can­tes. Pe­ro aho­ra, us­ted es un “bad hom­bre” si se le mue­re la plan­ta que tie­ne ba­jo su cui­da­do.

Co­mo ya lo di­je, de­be­ría­mos as­pi­rar a ser me­jo­res per­so­nas. Con to­da se­gu­ri­dad po­de­mos ser me­jo­res que es­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.