Des­de la tri­bu­na

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Jo­sé Ló­pez Za­mo­rano www.la­red­his­pa­na.com

Was­hing­ton- Al Con­gre­so se le sue­le lla­mar la más al­ta tri­bu­na de la na­ción. Su pa­pel cons­ti­tu­cio­nal co­mo una de las tres ra­mas del Go­bierno tie­ne un pe­so fun­da­men­tal no só­lo en la de­li­be­ra­ción de los con­sen­sos na­cio­na­les, sino en la cons­truc­ción del an­da­mia­je de le­yes que sostienen los prin­ci­pios, los va­lo­res y que tra­zan la ru­ta de los an­he­los del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se.

Pe­ro al me­nos en el te­ma mi­gra­to­rio, el li­de­raz­go po­lí­ti­co del Con­gre­so pa­re­ce ha­ber clau­di­ca­do de su res­pon­sa­bi­li­dad y de­ci­di­do que la más al­ta tri­bu­na de la na­ción es, li­te­ral­men­te, un es­pa­cio có­mo­do pa­ra pre­sen­ciar en ca­li­dad de es­pec­ta­do­res uno de los más gran­des te­mas pen­dien­tes de la agen­da na­cio­nal.

Ape­nas es­ta se­ma­na, la Cor­te de Ape­la­cio­nes del No­veno Cir­cui­to es­cu­chó los argumentos ora­les en fa­vor y en con­tra de la le­ga­li­dad del Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DACA), en lo que se con­si­de­ra ape­nas un pa­so pre­vio a la inevi­ta­ble lle­ga­da del te­ma, tar­de o tem­prano, a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Pa­ra­le­la­men­te, un gru­po de le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos, así es, re­pu­bli­ca­nos, re­no­vó sus ím­pe­tus pa­ra for­zar un vo­to a al­gu­na de las ini­cia­ti­vas de ali­vio pa­ra los be­ne­fi­cia­rios de DACA, los 690 mil ‘drea­mers’. Sus pro­mo­to­res es­tán im­pul­sa­dos no só­lo por el ím­pe­tu de ha­cer jus­ti­cia a es­tos jó­ve­nes mo­de­lo, sino por la cer­te­za de que hay su­fi­cien­tes vo­tos pa­ra lo­grar su apro­ba­ción.

¿Cuál fue la reac­ción del lí­der de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, an­te los es­fuer­zos de sus co­le­gas le­gis­la­do­res? Arro­jar­le un bal­de de agua fría, con el ar­gu­men­to de que só­lo per­mi­ti­rá un vo­to de aque­lla pro­pues­ta que go­ce de la ben­di­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump.

“No quie­ro ca­ba­lli­tos (ponys) pa­ra el show... Eso sig­ni­fi­ca que la Ca­sa Blan­ca tie­ne que ser par­te de es­to y ne­ce­si­ta­mos que el pre­si­den­te la pro­mul­gue”. Des­de esa ló­gi­ca, el Con­gre­so al que la Cons­ti­tu­ción le dio el más al­to pa­pel de la Re­pú­bli­ca, ha que­da­do re­du­ci­do a un ór­gano que le po­ne la sa­li­va al tim­bre de los edic­tos pre­si­den­cia­les.

En­tien­do por ello la ló­gi­ca de los ac­ti­vis­tas que apun­tan aho­ra sus es­fuer­zos a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre, por­que asu­men que un cam­bio en el li­de­raz­go po­lí­ti­co del Con­gre­so ofre­ce la ru­ta más prác­ti­ca pa­ra apro­bar la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral que el país re­quie­re.

Des­afor­tu­na­da­men­te la his­to­ria re­cien­te mues­tra que un li­de­raz­go de­mó­cra­ta no es tam­po­co una ga­ran­tía, co­mo que­dó de­mos­tra­do en los pri­me­ros dos años de la Pre­si­den­cia de Ba­rack Oba­ma, cuan­do la re­for­ma de Sa­lud ab­sor­bió to­do el ca­pi­tal po­lí­ti­co del pre­si­den­te y su par­ti­do.

Pa­ra que el li­de­raz­go po­lí­ti­co pa­se de es­pec­ta­dor a ju­ga­dor se re­quie­re de la pre­sión cí­vi­ca, po­lí­ti­ca y elec­to­ral de to­dos los que creen en la ur­gen­cia de la re­for­ma, sean o no la­ti­nos, sean o no in­mi­gran­tes.

Si la mo­vi­li­za­ción por la re­for­ma mi­gra­to­ria, así co­mo otras re­for­mas pen­dien­tes, no se ha­ce un te­ma de to­dos, se­gui­rá sien­do un jue­go que se ve des­de la tri­bu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.