Lo que Meg­han Mar­kle sig­ni­fi­ca pa­ra los afro­lon­di­nen­ses

El Diario de El Paso - - PANORAMA - Ellen Barry / The New York Ti­mes

Lon­dres— En los pró­xi­mos días, quien quie­ra cri­ti­car a Meg­han Mar­kle, la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se que se ca­sa­rá con el prín­ci­pe Enrique y for­ma­rá par­te de la fa­mi­lia real del Reino Uni­do, ten­drá que en­fren­tar­se a Ts­he­go Len­go­lo, una ni­ña afro­ame­ri­ca­na de 11 años que se es­tre­na en la cul­tu­ra mo­nár­qui­ca.

Ts­he­go es una ni­ña del su­r­es­te de Lon­dres. Ha apren­di­do a ha­blar ‘road’, la jer­ga que sur­gió del en­torno mu­si­cal del gé­ne­ro ‘gri­me’ en la ciu­dad, pe­ro de­ja de ha­cer­lo en cuan­to en­tra a su apar­ta­men­to, una zo­na vi­gi­la­da por su ma­dre sud­afri­ca­na, que to­do lo ve. Dis­cu­ten afec­tuo­sa­men­te, apro­xi­ma­da­men­te por mi­lé­si­ma vez, acer­ca de si pue­de usar su otro nom­bre: Tif­fany.

Si Ts­he­go es­tá vuel­ta lo­ca por el te­ma de la fa­mi­lia real, es por­que Mar­kle es mes­ti­za, hi­ja de una mu­jer afro­ame­ri­ca­na y un hom­bre blan­co. Cuan­do ve a Mar­kle, Ts­he­go ve una ver­sión de sí mis­ma, una re­cién lle­ga­da a In­gla­te­rra que in­ten­ta en­con­trar su lu­gar en­tre los có­di­gos ra­cia­les.

A me­nu­do se res­ta im­por­tan­cia al pre­ce­den­te que es­ta­ble­ce­rá la bo­da de Mar­kle y el prín­ci­pe Enrique ma­ña­na sá­ba­do. En mu­chos ca­sos, los se­gui­do­res de la mo­nar­quía ar­gu­men­tan que el ra­cis­mo ya no es un pro­ble­ma gra­ve en la so­cie­dad bri­tá­ni­ca (“la rei­na ac­tual­men­te tie­ne un ca­ba­lle­ri­zo ma­yor”, o asis­ten­te prin­ci­pal, “que es de ori­gen afri­cano”, ex­cla­mó el co­men­ta­ris­ta de la reale­za Dic­kie Ar­bi­ter, co­mo si esa fue­ra una prue­ba).

Mu­chos afri­ca­nos, por su par­te, di­cen que la bo­da real es una dis­trac­ción de la in­to­le­ran­cia y el na­ti­vis­mo an­ti­in­mi­gran­te en la épo­ca del bre­xit en el Reino Uni­do.

Sin em­bar­go, a Ts­he­go, Meg­han Mar­kle sim­ple­men­te le pa­re­ce in­ten­sa­men­te emo­cio­nan­te.

Quie­re de­ta­lles. ¿El ca­be­llo de Mar­kle es na­tu­ral­men­te ri­za­do?, ¿ha­brá fo­tos?, ¿con­tra­ta­rán un DJ pa­ra la bo­da?, ¿el DJ to­ca­rá hip-hop? Ts­he­go no pue­de es­pe­rar a que la pa­re­ja ten­ga un be­bé, di­ce, por­que el be­bé se­rá en par­te afri­cano, co­mo ella. Es­pe­ra que el be­bé ten­ga ca­be­llo ne­gro.

“No hay na­da que los ra­cis­tas pue­dan ha­cer al res­pec­to”, di­jo con­ten­ta. “Ten­drán que acos­tum­brar­se”.

A Ca­rol Len­go­lo, la ma­dre de Ts­he­go, quien cre­ció en una al­dea en Su­dá­fri­ca, la edu­ca­ron pa­ra que ama­ra a la reale­za bri­tá­ni­ca. Sus ami­gos a ve­ces dis­cu­ten con ella: di­cen que la piel de Mar­kle es tan cla­ra que po­dría ha­cer­se pa­sar por blan­ca y, en to­do ca­so, ¿qué re­le­van­cia tie­ne la fa­mi­lia real en tu vi­da co­ti­dia­na? A esas ob­je­cio­nes, Len­go­lo res­pon­de con una son­ri­sa dulce y tran­qui­la.

“Pa­ra mí, no im­por­ta: su ma­dre es afri­ca­na, así que ella es afri­ca­na”, di­jo. “Es­ta­re­mos de su la­do. Por­que sen­ti­mos que es­tá so­la. Ne­ce­si­ta gen­te que la apo­ye, que le di­ga: ‘Her­ma­na, es­ta­mos aquí; no es­tás so­la. Es­ta­mos aquí. Va­mos a de­fen­der­te’”.

New Cross, don­de vi­ve Len­go­lo, no es un ve­cin­da­rio don­de se es­pe­ra­ría en­con­trar mu­cho apo­yo pa­ra la rei­na. Es la fuen­te de al­gu­nos de los gé­ne­ros mu­si­ca­les más in­flu­yen­tes de Lon­dres –re­gué, ska, punk y, más re­cien­te­men­te, gri­me–, así co­mo de ín­di­ces de vio­len­cia per­sis­ten­te­men­te al­tos.

El Reino Uni­do si­gue sien­do 87 por cien­to blan­co. La gen­te de ra­za de co­lor con­for­ma el tres por cien­to de la po­bla­ción se­gún el cen­so más re­cien­te, en 2011, mu­chos de ellos agru­pa­dos en ve­cin­da­rios de diás­po­ra co­mo New Cross. La ten­sión ra­cial da­ta de ge­ne­ra­cio­nes. En la dé­ca­da de 1970, New Cross ex­pe­ri­men­tó la lle­ga­da de tra­ba­ja­do­res ca­ri­be­ños que el Reino Uni­do tra­jo pa­ra rea­li­zar la­bo­res de cons­truc­ción. Los in­mi­gran­tes blan­cos reac­cio­na­ron con enojo y gru­pos de de­re­cha, co­mo Na­tio­nal Front, co­men­za­ron a mar­char por el ve­cin­da­rio.

Cer­ca de la ca­sa de Ts­he­go hay un mo­nu­men­to a la di­vi­sión ra­cial. En 1981, hu­bo un in­cen­dio en una ca­sa de New Cross Road mien­tras se ce­le­bra­ba una fies­ta; 13 jó­ve­nes de ori­gen afri­cano mu­rie­ron. Mu­chas per­so­nas es­ta­ban con­ven­ci­das de que un gru­po de ra­cis­tas ha­bía arro­ja­do una bom­ba in­cen­dia­ria por la ven­ta­na, pe­ro la in­ves­ti­ga­ción de la Po­li­cía no lle­gó a nin­gu­na con­clu­sión, y no se pre­sen­ta­ron car­gos. Mi­les de lon­di­nen­ses de ori­gen afri­cano se reunie­ron pa­ra ma­ni­fes­tar­se; fue el co­mien­zo de le­van­ta­mien­tos por el te­ma de la ra­za que sur­gie­ron en to­da la ciu­dad.

Ac­tual­men­te, en New Cross, el Lon­dres de los hi­per­adi­ne­ra­dos a ni­vel mun­dial pa­re­ce es­tar muy cer­ca y a la vez ser inal­can­za­ble. Una tar­de re­cien­te, al­gua­ci­les de Po­li­cía ves­ti­dos de ci­vil pa­tru­lla­ban el par­que afue­ra de la pre­pa­ra­to­ria mien­tras unas jó­ve­nes con blu­sas sin man­gas y pes­ta­ñas pos­ti­zas pa­sa­ban el ra­to en el área de jue­gos. Eran nie­tas de in­mi­gran­tes ja­mai­qui­nos y di­je­ron que el ra­cis­mo en el Reino Uni­do es­ta­ba em­peo­ran­do.

Ke­mi Moo­re, de 17 años, con un peinado al es­ti­lo de una es­tre­lla de los años vein­te, di­jo que la cam­pa­ña de 2016 pa­ra re­ti­rar­se de la Unión Eu­ro­pea ha­bía desata­do sen­ti­mien­tos na­ti­vis­tas en la po­bla­ción blan­ca del Reino Uni­do. Las me­di­das enér­gi­cas con­tra la in­mi­gra­ción han ido tras mi­les de des­cen­dien­tes de tra­ba­ja­do­res ca­ri­be­ños que na­cie­ron en el Reino Uni­do –aho­ra co­no­ci­dos co­mo la ge­ne­ra­ción Win­drush– que no tie­nen do­cu­men­tos ofi­cia­les de ciu­da­da­nía, por lo que tam­po­co cuen­tan con be­ne­fi­cios de sa­lud y vi­vien­da.

“Trae al fren­te mu­chas co­sas que creía­mos que ha­bía­mos su­pe­ra­do”, di­jo. En cuan­to a la bo­da, se en­co­gió de hom­bros: “A las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes no les im­por­ta la fa­mi­lia real”, co­men­tó. “Creo que es más una atrac­ción tu­rís­ti­ca”.

El re­vue­lo que ro­dea la bo­da só­lo ha­ce que se sien­ta más ale­ja­da del asun­to. “Siem­pre hay un te­ma que se usa pa­ra dis­traer a to­dos de los pro­ble­mas de ver­dad”, agre­gó.

Ant­hony Gun­ter, cri­mi­nó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de East Lon­don, di­jo que le ha­bía sor­pren­di­do des­cu­brir que mu­chos de sus co­no­ci­dos de ori­gen afri­cano –gen­te que an­tes no ha­bía ex­pre­sa­do ni el más mí­ni­mo in­te­rés en la fa­mi­lia real– aho­ra es­ta­ban en­can­ta­dos con la his­to­ria de Mar­kle. Afua Hirsch, au­to­ra de “Brit(ish): On Race, Iden­tity and Be­lon­ging”, ha pa­sa­do gran par­te de la pri­ma­ve­ra res­pon­dien­do pre­gun­tas acer­ca de la bo­da. Res­pon­de, con cau­te­la, que el ra­cis­mo si­gue es­tan­do arrai­ga­do en mu­chas par­tes de la éli­te bri­tá­ni­ca. Ella se mues­tra es­cép­ti­ca. Ha­bla de ma­ne­ra ma­ti­za­da, pe­ro aun así…

“Pa­ra prác­ti­ca­men­te to­das las per­so­nas afri­ca­nas o mo­re­nas que co­noz­co, és­ta es la pri­me­ra bo­da real en la que se han in­tere­sa­do aun­que sea un po­co”, di­jo. “In­clu­so los re­pu­bli­ca­nos. Sim­ple­men­te no pue­den evi­tar­lo. Has­ta en con­tra de su me­jor cri­te­rio, se mues­tran cu­rio­sos acer­ca del he­cho de que ha­brá in­vi­ta­dos afri­ca­nos”.

En­tre ellos, Ts­he­go Len­go­lo es­ta­rá tra­tan­do de echar un vis­ta­zo a la pa­re­ja mien­tras sa­len del cas­ti­llo de Wind­sor en un ca­rrua­je ja­la­do por ca­ba­llos.

Se­rá aque­lla ni­ña que tie­ne fre­ni­llos en los dien­tes y prac­ti­ca pa­sos de bai­le cuan­do na­die la ve, y que le rue­ga a su ma­dre que la de­je usar su se­gun­do nom­bre, que sue­na me­nos afri­cano. (“Ma­má, por fa­vor, es­te mun­do es mal­va­do. ¡Dé­ja­me ser Tif­fany!”). Cua­tro años des­pués de mu­dar­se al Reino Uni­do con su fa­mi­lia por el tra­ba­jo de su pa­dre, Ts­he­go se sien­te en ca­sa en el su­r­es­te de Lon­dres y ya ha adop­ta­do el es­ti­lo del lu­gar.

En la ma­ña­na de la bo­da, Ts­he­go co­men­za­rá su pro­pia re­la­ción con la fa­mi­lia real.

Le gus­ta­ría ha­blar con Mar­kle acer­ca de los tam­bo­res me­tá­li­cos y los bailes afri­ca­nos, y tam­bién de có­mo es ser un re­cién lle­ga­do en el Reino Uni­do. Po­co des­pués de que su fa­mi­lia se mu­dó a Lon­dres, un ni­ño de su cla­se le en­vió un men­sa­je en el que le de­cía que “re­gre­sa­ra de don­de ha­bía ve­ni­do”.

No quie­re que Mar­kle se sien­ta así. Qui­zá, si se acer­ca lo su­fi­cien­te a la ru­ta del ca­rrua­je el sá­ba­do, po­drá trans­mi­tir­le ese men­sa­je.

“Sé có­mo se sien­te cam­biar de país y de­jar atrás a to­dos tus ami­gos”, co­men­tó. “Yo le ofre­ce­ría mi amis­tad, pa­ra que no es­té so­la”.

La pró­xi­ma bo­da de una ac­triz es­ta­dou– ni­den­se con un prín­ci­pe ha des­per­ta­do su in­te­rés, de­bi­do a que la no­via es mes­ti­za, hi­ja de una afro­ame­ri­ca­na y un blan­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.