No de­jen que los ni­ños mi­gran­tes se echen a per­der

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Nue­va York – A pe­sar de to­dos los mis­te­rios del ce­re­bro hu­mano, su de­sa­rro­llo se com­pren­de bas­tan­te bien. La primera in­fan­cia y la ado­les­cen­cia son mo­men­tos cru­cia­les de cre­ci­mien­to neu­ro­nal sin pa­ra­le­lo. Así co­mo la con­fian­za y la es­ta­bi­li­dad pue­den fo­men­tar di­cho cre­ci­mien­to, el te­mor y el trau­ma lo di­fi­cul­tan. En par­ti­cu­lar, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción pue­de te­ner pro­fun­dos efec­tos no­ci­vos, desatan­do di­ver­sos retrasos de de­sa­rro­llo y tras­tor­nos si­quiá­tri­cos cu­ya re­cu­pe­ra­ción pue­de ser di­fí­cil, si no im­po­si­ble.

En vis­ta de di­chos co­no­ci­mien­tos, re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­quie­tan­te la me­di­da más re­cien­te to­ma­da por la ad­mi­nis­tra­ción Trump con­tra los me­no­res in­mi­gran­tes. El jue­ves, el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na (DHS, por sus si­glas en in­glés) pro­pu­so re­gu­la­cio­nes nue­vas con las cua­les se per­mi­ti­ría al Go­bierno de­te­ner de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da a los me­no­res mi­gran­tes. Hoy en día a los fun­cio­na­rios se les prohí­be res­guar­dar por más de 20 días a di­chos me­no­res con ba­se en un con­ve­nio co­no­ci­do co­mo el acuer­do Flo­res, im­ple­men­ta­do des­de 1997. Las nue­vas re­glas pon­drían fin a tal acuer­do y pro­ba­ble­men­te da­rían pie a la ex­pan­sión de los cen­tros de de­ten­cio­nes al­re­de­dor del país.

El DHS di­ce que al anu­lar el acuer­do Flo­res, los fun­cio­na­rios des­alen­ta­rían la in­mi­gra­ción ile­gal, ra­zo­nan­do que ha­bría me­nos pro­ba­bi­li­da­des de que los adul­tos in­do­cu­men­ta­dos en­tren ile­gal­men­te al país si sa­ben que no pue­den evi­tar ser de­te­ni­dos por mu­cho tiem­po sim­ple­men­te al traer con ellos a un me­nor. Los ac­ti­vis­tas de­fen­so­res de la in­mi­gra­ción con­si­de­ran que los ver­da­de­ros ob­je­ti­vos de la re­gla pro­pues­ta son tan­to más sen­ci­llos co­mo más dia­bó­li­cos: “quie­ren arre­ba­tar­les a los me­no­res mi­gran­tes de­te­ni­dos las úl­ti­mas pro­tec­cio­nes que les que­dan”, di­ce Omar Jad­wat, di­rec­tor del Pro­yec­to De­re­chos de los In­mi­gran­tes de la Unión Es­ta­dou­ni­den­se por las Li­ber­ta­des Ci­vi­les.

Aun es­tan­do en vi­gor el acuer­do Flo­res, di­chas pro­tec­cio­nes han re­sul­ta­do es­ca­sas. Los al­ber­gues pa­ra mi­gran­tes me­no­res de edad —al­re­de­dor de Es­ta­dos Uni­dos exis­ten cer­ca de 100 cen­tros de es­te ti­po don­de se res­guar­da a más de 10 mil me­no­res— han si­do aso­cia­dos con una lar­ga lis­ta de abu­sos, en­tre ellos abu­so fí­si­co, abu­so se­xual, ne­gli­gen­cia mé­di­ca fla­gran­te, in­yec­ción a la fuer­za de me­di­ca­men­tos an­ti­si­có­ti­cos, in­mo­vi­li­za­ción ile­gal de me­no­res an­gus­tia­dos y re­glas se­ve­ras que im­pi­den has­ta a her­ma­nos abra­zar­se uno a otro. Los al­ber­gues en cues­tión, va­rios de los cua­les han si­do de­man­da­dos, for­man par­te de una red que tan só­lo en los úl­ti­mos cuatro años ha re­ci­bi­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de pro­ce­den­cia fe­de­ral. Di­chos fon­dos han con­ti­nua­do ca­na­li­zán­do­se no obs­tan­te la mul­ti­pli­ca­ción de las acu­sa­cio­nes so­bre abu­sos.

La ad­mi­nis­tra­ción tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad úni­ca por es­tas vio­la­cio­nes, en gran par­te de­bi­do a que su desas­tro­sa y bre­ve po­lí­ti­ca de se­pa­ra­ción ha cau­sa­do es­tra­gos en un sis­te­ma don­de ya abun­da­ban los pro­ble­mas. Tan só­lo por ver­güen­za de­be­rían ha­ber­se es­for­za­do los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les por re­ver­tir el da­ño de di­cha po­lí­ti­ca y pre­ve­nir ma­yo­res da­ños a los me­no­res a su car­go, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea lo co­rrec­to de acuer­do con cual­quie­ra de va­rios con­ve­nios y nor­mas in­ter­na­cio­na­les.

Pe­ro lo más pro­ba­ble es que el plan más re­cien­te exa­cer­be en vez de re­sol­ver los pro­ble­mas exis­ten­tes. Con las re­gu­la­cio­nes que se han pro­pues­to se eli­mi­na­ría el re­qui­si­to de que los cen­tros de de­ten­ción se so­me­tan a ins­pec­cio­nes es­ta­ta­les y se re­du­ci­ría só­lo a pa­dres y tu­to­res le­ga­les el ran­go de pa­rien­tes a quie­nes pue­den ser en­tre­ga­dos los me­no­res. Ade­más se pro­vo­ca­ría una pro­li­fe­ra­ción de cen­tros nue­vos: la ad­mi­nis­tra­ción cal­cu­la que au­men­ta­ría de tres mil a 12 mil ca­nas la de­ten­ción fa­mi­liar di­ri­gi­da por In­mi­gra­ción y Adua­nas. Pro­ba­ble­men­te tam­bién crez­ca el nú­me­ro de al­ber­gues pa­ra me­no­res in­mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos.

Du­ran­te los pró­xi­mos 60 días se re­ci­bi­rán co­men­ta­rios pú­bli­cos so­bre las ini­cia­ti­vas an­tes de po­der im­ple­men­tar­se. Los lec­to­res que deseen dar a co­no­cer sus in­quie­tu­des pue­den ha­cer­lo en el si­tio de in­ter­net del Re­gis­tro Fe­de­ral.

Una vez con­clui­do ese lap­so, re­sul­ta ca­si se­gu­ro que el te­ma se di­ri­ja a los tri­bu­na­les. Los ob­ser­va­do­res di­cen re­sul­tar pro­ba­ble que el mis­mo juez que ha emi­ti­do fa­llos con­tra los in­ten­tos pre­vios por mi­nar el acuer­do Flo­res tam­bién frus­tre el pre­sen­te in­ten­to.

Lo cual pre­sen­ta una cru­da reali­dad so­bre los mo­ti­vos pa­ra es­ta me­di­da y su sig­ni­fi­ca­do cen­tral: de se­gu­ro la ad­mi­nis­tra­ción sa­be las es­ca­sas pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to que tie­ne la pro­pues­ta, pe­ro sin du­da emo­cio­na­rá a la ba­se po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Trump aho­ra que se acer­can las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Así que mien­tras la ad­mi­nis­tra­ción jue­ga a la po­lí­ti­ca, se arries­ga­rá el bie­nes­tar de mi­les de me­no­res que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad —hoy y, en tér­mi­nos de su de­sa­rro­llo, por el res­to de sus vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.