Cha­yan­ne y el sig­ni­fi­ca­do de la his­pa­ni­dad

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Jo­sé Ló­pez Za­mo­rano

Was­hing­ton – Es na­tu­ral que con mo­ti­vo del Mes de la He­ren­cia His­pa­na re­no­ve­mos la pre­gun­ta so­bre nues­tra iden­ti­dad co­mo la­ti­nos, so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas qué nos de­fi­nen, los ejem­plos qué nos ins­pi­ran, los va­lo­res y prin­ci­pios que mol­dean nues­tra con­duc­ta y los sue­ños que nos em­pu­jan al por­ve­nir.

Des­de el si­glo pa­sa­do, el fi­ló­so­fo Jo­sé Vas­con­ce­los apre­cia­ba en no­so­tros los ibe­roa­me­ri­ca­nos la esen­cia de una ‘ra­za cós­mi­ca’, un cri­sol ge­né­ti­co de in­di­vi­duos de to­dos los orígenes ra­cia­les y ét­ni­cos, uni­dos fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te ha­cia un des­tino co­mún.

Lla­ma por ello la aten­ción que la mi­tad de los la­ti­nos que vi­vi­mos en Es­ta­dos Uni­dos no nos sen­ti­mos ni la­ti­nos ni his­pa­nos, se­gún un son­deo del Cen­tro Pew. Nos sen­ti­mos me­xi­ca­nos o puer­to­rri­que­ños o sal­va­do­re­ños o cu­ba­nos. Otros pre­fe­ri­mos ser lla­ma­dos, con to­da ra­zón, ame­ri­ca­nos.

Tam­bién sor­pren­de un da­to dra­má­ti­co: nues­tra his­pa­ni­dad, co­mo quie­ra que la de­fi­na­mos, se es­tá di­lu­yen­do. Las ge­ne­ra­cio­nes con ma­yor an­ti­güe­dad en Es­ta­dos Uni­dos es­tán dis­tan­cián­do­se de su iden­ti­dad la­ti­na. Ale­ja­das de sus raí­ces y tra­di­cio­nes, más de 5 mi­llo­nes de per­so­nas de ori­gen his­pano en es­te país ya no se re­co­no­cen co­mo la­ti­nos.

Por ello el Mes de la He­ren­cia His­pa­na de­be ser una opor­tu­ni­dad in­me­jo­ra­ble de en­con­trar to­do aque­llo que nos une, que nos de­fi­ne, que nos ha­ce par­te de una co­mu­ni­dad ex­cep­cio­nal y úni­ca.

No só­lo por nues­tros an­te­pa­sa­dos o nues­tro idio­ma, sino por nues­tro ca­rác­ter, nues­tros va­lo­res y an­he­los.

An­te las ca­rac­te­ri­za­cio­nes pre­jui­cio­sas con las que nos quie­ren di­bu­jar los ra­cis­tas y xe­nó­fo­bos, po­de­mos res­pon­der con mo­de­los de la­ti­nos y la­ti­nas que en­car­nan lo que real­men­te so­mos: una co­mu­ni­dad lu­cha­do­ra y ho­nes­ta, uni­da por el sen­ti­do de fa­mi­lia, por la con­vic­ción de que el tra­ba­jo dig­ni­fi­ca y por el op­ti­mis­mo de un fu­tu­ro me­jor pa­ra nues­tros hi­jos.

El pa­sa­do fin de se­ma­na tu­ve la opor­tu­ni­dad se ates­ti­guar emo­cio­nal­men­te lo que sig­ni­fi­ca ser la­tino. Cin­co mil al­mas la­ti­nas se fun­die­ron en un fo­ro de Vir­gi­nia en el apre­cio, no só­lo a un ar­tis­ta ex­cep­cio­nal, sino a un ser hu­mano ejem­plar que en­car­na pa­ra mu­chos un mo­de­lo de his­pa­ni­dad: Cha­yan­ne.

Por su tra­ba­jo hu­ma­ni­ta­rio y fi­lan­tró­pi­co ha­cia los dam­ni­fi­ca­dos y vul­ne­ra­bles, por su ta­len­to ge­ne­ro­so y hu­mil­de, por la son­ri­sa per­pe­tua que de­no­ta su op­ti­mis­mo de vi­da, no ha­ce fal­ta ir más le­jos pa­ra en­con­trar en es­te puer­to­rri­que­ño uni­ver­sal una de­fi­ni­ción tan­gi­ble de his­pa­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.