Obs­ta­cu­li­zar la pró­xi­ma cri­sis fi­nan­cie­ra

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton — La no­ti­cia es mu­cho me­jor de lo que us­ted cree.

Una dé­ca­da des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal del 2008-09 —un even­to que usual­men­te se re­mon­ta a la ban­ca­rro­ta de Leh­man Bros.— La eco­no­mía mun­dial pa­re­ce es­tar re­pa­rán­do­se a sí mis­ma.

Cla­ro que, las in­quie­tu­des per­ma­ne­cen. Lo más re­cien­te es que los paí­ses con un “mer­ca­do emer­gen­te” —ta­les co­mo Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­na, In­dia, Tur­quía y si­mi­la­res— po­drían oca­sio­nar una nueva cri­sis. Si no pue­den ga­nar (por me­dio del co­mer­cio) los dó­la­res ne­ce­sa­rios para pa­gar sus prés­ta­mos, en­ton­ces in­cu­rri­rán en un in­cum­pli­mien­to de sus deu­das y qui­zás pro­vo­ca­rán un con­ta­gio. Los in­ver­sio­nis­tas te­me­ro­sos se­gu­ra­men­te hui­rán de otros paí­ses con mer­ca­dos emer­gen­tes. Las gue­rras co­mer­cia­les del pre­si­den­te Trump mag­ni­fi­can el pe­li­gro.

Es­te diag­nós­ti­co es un tan­to aus­te­ro; qui­zás tam­bién sea pe­si­mis­ta. En un nue­vo re­por­te, el Ins­ti­tu­to Glo­bal McKin­sey —el bra­zo in­ves­ti­ga­dor de la afa­ma­da fir­ma de con­sul­to­ría y ad­mi­nis­tra­ción— re­su­mió los cam­bios fi­nan­cie­ros, para bien o para mal, que han ocu­rri­do en es­tos 10 años. Hay al­ti­ba­jos, pe­ro po­nién­do­lo en la ba­lan­za, los pun­tos po­si­ti­vos pa­re­cen pre­va­le­cer.

He aquí el re­su­men de la tar­je­ta de pun­ta­je de McKin­sey.

(1) Los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y al­gu­nos eu­ro­peos han re­du­ci­do sus deu­das sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, pre­sun­ta­men­te al pa­gar deu­das exis­ten­tes y li­mi­tan­do nue­vos prés­ta­mos. Los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses re­du­je­ron su deu­da por el equi­va­len­te de 19 pun­tos de por­cen­ta­je del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) —al­re­de­dor de 3.8 bi­llo­nes en dó­la­res hoy.

La ma­yo­ría de es­ta deu­da pre­sun­ta­men­te re­fle­jó re­cor­tes en hi­po­te­cas a la vi­vien­da. Otros paí­ses con au­ges de bie­nes raí­ces tam­bién re­du­je­ron prés­ta­mos: La deu­da de los con­su­mi­do­res en Es­pa­ña ca­yó 20 pun­tos de por­cen­ta­je del PIB; la del Reino Uni­do ca­yó por 6 por cien­to del PIB. Las deu­das más ba­jas ha­cen que sea más fá­cil para las fa­mi­lias con­ti­nuar gas­tan­do, en lu­gar de des­viar el di­ne­ro para pa­gar prés­ta­mos.

(2) Mo­vi­mien­tos trans­fron­te­ri­zos de di­ne­ro —co­no­ci­dos co­mo “flu­jos de ca­pi­tal” por los eco­no­mis­tas— de­ca­ye­ron dra­má­ti­ca­men­te, al­re­de­dor de 50 por cien­to, des­de que al­can­za­ron su pun­to más al­to en el 2007. Los mon­tos en dó­la­res son abru­ma­do­res, de 12 mi­llo­nes de dó­la­res a 6 bi­llo­nes de dó­la­res en el 2017. “Con me­nos di­ne­ro flu­yen­do a tra­vés de las fron­te­ras”, di­ce McKin­sey, “el ries­go de que una cri­sis al es­ti­lo del 2008 re­per­cu­ta al­re­de­dor del mun­do se ha re­du­ci­do”.

Los flu­jos de ca­pi­tal tie­nen que ver con ex­tran­je­ros in­vir­tien­do en las bol­sas de otros paí­ses, bo­nos, y de­pó­si­tos ban­ca­rios o ha­cien­do “in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras di­rec­tas” (com­pran­do com­pa­ñías exis­ten­tes o cons­tru­yen­do fá­bri­cas y em­pre­sas). Los ban­cos eu­ro­peos es­pe­cial­men­te han es­ta­do eco­no­mi­zan­do. “Dos ter­cios de las ac­cio­nes de los ban­cos ale­ma­nes, por ejem­plo, es­ta­ban fue­ra de Ale­ma­nia en el 2007, pe­ro aho­ra eso se ha re­du­ci­do a un ter­cio”, di­ce McKin­sey.

(3) “Des­ba­lan­ces” glo­ba­les —enor­mes ex­ce­den­tes co­mer­cia­les o dé­fi­cits— se han dis­mi­nui­do. Los me­jor co­no­ci­dos son los cró­ni­cos dé­fi­cits co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos y los ex­ce­den­tes con­si­de­ra­bles de Chi­na.

Pe­ro McKin­sey se­ña­la que los ac­tua­les des­ba­lan­ces se han re­du­ci­do, in­clu­so cuan­do la re­tó­ri­ca del pre­si­den­te Trump y de otros sugiere to­do lo con­tra­rio. McKin­sey re­por­ta: “Los ex­ce­den­tes de Chi­na al­can­za­ron 9.9 por cien­to del PIB en su pun­to más al­to del 2007, pe­ro aho­ra es­tán aba­jo a so­lo el 1.4 por cien­to del PIB El dé­fi­cit de Es­ta­dos Uni­dos lle­gó a 5.9 por cien­to del PIB en su pun­to más al­to del 2006, pe­ro de­ca­yó al 2.4 por cien­to en el 2017”.

Aun­que re­sul­ta im­pre­sio­nan­te, to­das es­tas me­jo­rías ne­ce­si­tan ser ca­li­fi­ca­das. Aún hay mu­chos pun­tos ne­ga­ti­vos. Aun­que la deu­da de los con­su­mi­do­res co­mo par­te del PIB ha caí­do en mu­chos paí­ses, és­ta se ha in­cre­men­ta­do en otros. En Aus­tra­lia, Ca­na­dá, Sui­za y Co­rea del Sur, “La deu­da por fa­mi­lia es aho­ra sus­tan­cial­men­te más al­ta que an­tes de la cri­sis” Las bur­bu­jas de vi­vien­da son creí­bles.

O vea­mos los flu­jos de ca­pi­tal. A pe­sar de que se han re­du­ci­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble, los flu­jos de ca­pi­tal aún si­guen 50 por cien­to más al­tos que en el año 2000. Si­mi­lar­men­te, Chi­na de­pen­de ca­da vez más de la deu­da —ya que ha pres­ta­do a em­pre­sas del es­ta­do y otros ne­go­cios— para es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Su deu­da to­tal (go­bierno, em­pre­sas y por fa­mi­lia) cre­ció del 145 por cien­to del PIB en el 2007 al 256 por cien­to en el 2017.

Lo más ate­rra­dor de las eco­no­mías fuer­te­men­te en­deu­da­das es que, sin un rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, los pres­ta­ta­rios no pue­den pa­gar sus deu­das —y si no pue­den pa­gar­las, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se des­ace­le­ra­rá aún más.

De­fi­ni­ti­va­men­te hay ra­zo­nes para sen­tir­se in­quie­to, in­clu­yen­do lo des­co­no­ci­do. Tal co­mo di­ce McKin­sey: “Una co­sa que sa­be­mos de la his­to­ria es que la pró­xi­ma cri­sis no se pa­re­ce­rá en na­da a la an­te­rior. Si apren­di­mos al­go del 2008, es la im­por­tan­cia de per­ma­ne­cer vi­gi­lan­tes cuan­do los tiem­pos si­guen sien­do bue­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.