Autoriza Vaticano in­da­gar a obispo de EU acu­sa­do de aco­so

El Pa­pa Fran­cis­co ha acep­ta­do su re­ti­ro por 75 años de edad

El Diario de El Paso - - PANORAMA - Ni­co­le Win­field / As­so­cia­ted Press

Ciu­dad del Vaticano— El Pa­pa Fran­cis­co acep­tó el jue­ves la re­nun­cia de un obispo es­ta­dou­ni­den­se y au­to­ri­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre de­nun­cias de que ese pre­la­do aco­só se­xual­men­te a adul­tos, par­te del es­cán­da­lo de abu­sos y en­cu­bri­mien­tos que sa­cu­de a la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

La re­nun­cia del obispo Mi­chael Brans­field de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal fue anun­cia­da jus­to cuan­do la de­le­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se de cua­tro in­te­gran­tes se reunía con el Pon­tí­fi­ce en su es­tu­dio pri­va­do en el Pa­la­cio Apos­tó­li­co. En­tre los cua­tro es­ta­ba el pri­mo de Brans­field, mon­se­ñor Brian Brans­field, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal es­ta­dou­ni­den­se.

El obispo Brans­field ha­bía si­do in­ves­ti­ga­do por un pre­sun­to in­ci­den­te de ma­no­seo en el 2007 y fue im­pli­ca­do en tes­ti­mo­nios en la Cor­te en el 2012 en un fa­mo­so ca­so de abu­so se­xual cle­ri­cal en Fi­la­del­fia. Brans­field ne­gó fir­me­men­te ha­ber abu­sa­do de na­die y la Dió­ce­sis di­jo que ha­bía re­fu­ta­do las acu­sa­cio­nes. Con­ti­nuó con su mi­nis­te­rio has­ta que ofre­ció re­ti­rar­se, co­mo es­tá re­que­ri­do, cuan­do cum­plió 75 años la se­ma­na pa­sa­da.

El Vaticano di­jo que Fran­cis­co acep­tó la re­nun­cia el jue­ves y nom­bró al ar­zo­bis­po de Bal­ti­mo­re Wi­lliam Lo­ri pa­ra ha­cer­se car­go tem­po­ral­men­te de la Dió­ce­sis de Whee­ling-Char­les­ton. Lo­ri di­jo en una de­cla­ra­ción que Fran­cis­co tam­bién le ins­tru­yó a “con­du­cir una in­ves­ti­ga­ción de las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual de adul­tos con­tra el obispo Brans­field”.

No se re­ve­la­ron de­ta­lles de las acu­sa­cio­nes, y su Dió­ce­sis di­jo que no “te­nía idea” de dón­de es­ta­ba Brans­field lue­go que el Vaticano le or­de­nó vi­vir fue­ra de la Dió­ce­sis.

Lo­ri es­ta­ble­ció un nú­me­ro te­le­fó­ni­co pa­ra re­ci­bir de­nun­cias de las po­si­bles víc­ti­mas, di­jo que el Vaticano le ha­bía pe­di­do que hi­cie­ra pú­bli­ca la in­ves­ti­ga­ción, y se com­pro­me­tió a rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va en lo que di­jo eran acu­sa­cio­nes “preo­cu­pan­tes” con­tra Brans­field, que re­cau­da­ba am­plios fon­dos pa­ra el Vaticano a tra­vés de la Fun­da­ción Pa­pal con se­de en Pen­sil­va­nia.

Es­tos acon­te­ci­mien­tos son los más re­cien­tes en una asom­bro­sa ca­de­na de re­ve­la­cio­nes en la Igle­sia Ca­tó­li­ca es­ta­dou­ni­den­se que co­men­zó el 20 de ju­nio, cuan­do se in­for­mó que uno de los car­de­na­les más pres­ti­gio­sos de Es­ta­dos Uni­dos, Theo­do­re McCa­rrick, ha­bía si­do acu­sa­do de ma­no­sear a un mo­na­gui­llo ado­les­cen­te en la dé­ca­da de 1970.

Fran­cis­co des­ti­tu­yó a McCa­rrick co­mo car­de­nal en ju­lio lue­go que una pesquisa de la Igle­sia nor­te­ame­ri­ca­na de­ter­mi­nó que la de­nun­cia era creí­ble. Tras el anun­cio de la in­ves­ti­ga­ción, va­rios an­ti­guos se­mi­na­ris­tas y cu­ras re­ve­la­ron que ellos tam­bién ha­bían si­do aco­sa­dos se­xual­men­te por McCa­rrick sien­do adul­tos.

El asunto McCa­rrick –su­ma­do a un in­for­me de un ju­ra­do in­ves­ti­ga­dor que de­ta­lló mi­les de ca­sos de abu­so se­xual y en­cu­bri­mien­to por par­te de clé­ri­gos en seis dió­ce­sis de Pen­sil­va­nia du­ran­te dé­ca­das– ha sus­ci­ta­do el enojo en­tre los fie­les, que con­fia­ban en que el cle­ro ha­bía adop­ta­do re­for­mas tras el es­ta­lli­do de los pri­me­ros es­cán­da­los en Bos­ton en 2002.

El descontento se ha di­ri­gi­do in­clu­so ha­cia el Pon­tí­fi­ce y el Vaticano en ge­ne­ral, y ha ani­ma­do las crí­ti­cas de sec­to­res con­ser­va­do­res ha­cia el pa­pa­do de Fran­cis­co.

El pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Es­ta­dos Uni­dos, el car­de­nal de Hous­ton Da­niel DiNar­do, ha­bía so­li­ci­ta­do una au­dien­cia con el Pa­pa el mes pa­sa­do al re­ve­lar­se que McCa­rrick ha­bía as­cen­di­do en la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca a pe­sar de que las de­nun­cias en su con­tra eran co­no­ci­das en­tre las al­tas es­fe­ras de la Igle­sia en Es­ta­dos Uni­dos y el Vaticano.

DiNar­do pi­dió una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va del Vaticano so­bre el ca­so McCa­rrick, y di­jo desear tam­bién una ave­ri­gua­ción so­bre re­cla­mos de que fun­cio­na­rios de la San­ta Se­de sa­bían de las fe­cho­rías de McCa­rrick des­de el 2000 pe­ro se hi­cie­ron de la vis­ta gor­da.

Una de­cla­ra­ción emi­ti­da por DiNar­do tras la au­dien­cia pa­pal no men­cio­nó su pe­di­do de una in­ves­ti­ga­ción del Vaticano. Di­jo que los es­ta­dou­ni­den­ses le ha­bla­ron al Pa­pa de la “la­ce­ra­ción” cau­sa­da por el abu­so y que es­tán de­seo­sos de “con­ti­nuar ac­ti­va­men­te nues­tro dis­cer­ni­mien­to jun­tos pa­ra iden­ti­fi­car los pró­xi­mos pa­sos más efec­ti­vos”.

La de­cla­ra­ción tam­po­co men­cio­nó la in­ves­ti­ga­ción de Brans­field. McCa­rrick co­la­bo­ró en las con­sa­gra­cio­nes cuan­do Brans­field fue or­de­na­do obispo en el 2005, y los dos eran miem­bros ac­ti­vos de la Fun­da­ción Pa­pal, la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se re­cau­da­do­ra de fon­dos que McCa­rrick co­fun­dó y que ha en­tre­ga­do mi­llo­nes de dó­la­res al Vaticano a lo lar­go de los años.

Mi­chael Brans­field es­tu­vo a car­go de la Dió­ce­sis de Whee­ling-Char­les­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.