Puer­to Ri­co no es la úni­ca cons­pi­ra­ción que Trump ve

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Lau­rie Kell­man

Was­hing­ton— El sal­do de muer­tes por el hu­ra­cán en Puer­to Ri­co. La in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos. El vo­to po­pu­lar en la elec­ción pre­si­den­cial de 2016. Hi­llary Clin­ton y sus co­rreos elec­tró­ni­cos.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump ha­bla y tui­tea a me­nu­do so­bre cons­pi­ra­cio­nes en su con­tra. Pe­ro, eso no quie­re de­cir que exis­tan.

A con­ti­nua­ción, un vis­ta­zo a al­gu­nas de es­tas teo­rías de cons­pi­ra­ción:

PUER­TO RI­CO

Trump re­cha­zó el jue­ves el sal­do ofi­cial de muer­tes en Puer­to Ri­co por el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría y pu­bli­có en Twit­ter, sin pro­por­cio­nar al­gu­na evi­den­cia, que “no mu­rie­ron 3 mil per­so­nas”.

“Cuan­do de­jé la is­la, des­pués de que la tor­men­ta azo­tó, ellos te­nían en­tre 6 y 18 muer­tos. Al pa­sar el tiem­po, esa ci­fra no subió mu­cho. En­ton­ces, mu­cho tiem­po des­pués, co­men­za­ron a re­por­tar ci­fras al­tas, co­mo 3 mil”, tui­teó Trump un año des­pués de que la is­la fue de­vas­ta­da.

Do­ce mi­nu­tos tras el pri­mer tuit, Trump acu­só fal­sa­men­te a los de­mó­cra­tas: “Es­to fue or­ques­ta­do por los de­mó­cra­tas pa­ra ha­cer­me lu­cir lo peor po­si­ble cuan­do yo es­ta­ba exi­to­sa­men­te re­cau­dan­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ayu­dar a re­cons­truir Puer­to Ri­co. Si una per­so­na mu­rió por cual­quier ra­zón, por ejem­plo, de vie­ja, sim­ple­men­te la agre­gan a la lis­ta. Ma­la po­lí­ti­ca. ¡Yo amo a Puer­to Ri­co!”.

El mes pa­sa­do, el go­ber­na­dor de la is­la ele­vó el sal­do ofi­cial de muer­tes cau­sa­das por Ma­ría de 64 a 2 mil 975, lue­go que un es­tu­dio in­de­pen­dien­te con­clu­yó que la ci­fra de per­so­nas que mu­rie­ron ha­bía si­do enor­me­men­te sub­es­ti­ma­da. Re­por­tes an­te­rio­res del go­bierno puer­to­rri­que­ño in­di­ca­ban que el nú­me­ro era cer­cano a mil 400.

In­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Mil­ken de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton de­ter­mi­na­ron que unas 3 mil per­so­nas ha­bían muer­to. Los más afec­ta­dos por el hu­ra­cán fue­ron los an­cia­nos y los po­bres.

PESQUISA SO­BRE RU­SIA

Trump ha re­pe­ti­do in­ce­san­te­men­te que la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos es una cons­pi­ra­ción del ex di­rec­tor del FBI y de “su gru­po de ‘fu­rio­sos mal­he­cho­res de­mó­cra­tas’”. Trump nie­ga ha­ber­se co­lu­di­do con los rusos pa­ra in­fluir en las elec­cio­nes.

En sus in­ten­tos por des­acre­di­tar a Mue­ller, ha des­cri­to la pesquisa co­mo una “ca­ce­ría de bru­jas ma­ni­pu­la­da” por los “17 de­mó­cra­tas fu­rio­sos” de Mue­ller.

“No hay re­pu­bli­ca­nos” en el equi­po de Mue­ller, di­jo Trump en el pro­gra­ma “Fox & Friends” en ju­nio.

Mue­ller es re­pu­bli­cano y al­gu­nos miem­bros de su equi­po es­tán en sus pues­tos gra­cias a pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos. Al­gu­nos han do­na­do fon­dos a can­di­da­tos de­mó­cra­tas. Pe­ro Mue­ller no pu­do ha­ber­les im­pe­di­do que es­tu­vie­ran en el equi­po de­bi­do a que las re­gu­la­cio­nes prohí­ben que se to­me a con­si­de­ra­ción la afi­lia­ción po­lí­ti­ca por ac­cio­nes per­so­na­les que in­vo­lu­cren a los abo­ga­dos de ca­rre­ra.

CO­MI­CIOS DE 2016

Trump ha tra­ta­do de cul­par de su de­rro­ta en la vo­ta­ción po­pu­lar an­te Hi­llary Clin­ton a “mi­llo­nes” de su­fra­gios ile­ga­les en fa­vor de la ex­can­di­da­ta de­mó­cra­ta.

La co­mi­sión que él con­vo­có pa­ra es­tu­diar el asunto se di­sol­vió sin en­con­trar evi­den­cia de un frau­de ma­si­vo.

Trump ob­tu­vo la pre­si­den­cia tras ga­nar los vo­tos del Co­le­gio Elec­to­ral por 304 a 227. Pe­ro Clin­ton ga­nó el vo­to po­pu­lar por ca­si 2,9 mi­llo­nes de vo­tos tras lle­var­se am­plios triun­fos en es­ta­dos co­mo Nue­va York y Ca­li­for­nia, de acuer­do con da­tos de la elec­ción re­co­pi­la­dos de The As­so­cia­ted Press.

HI­LLARY CLIN­TON

En­tre las fra­ses fa­vo­ri­tas de Trump es­tá “la des­ho­nes­ta Hi­llary” Clin­ton, su rival de­mó­cra­ta en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016.

Es­te mes pu­bli­có un tuit en el que men­cio­nó a va­rios de sus pre­sun­tos enemi­gos.

“Los co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary Clin­ton, mu­chos de los cua­les son in­for­ma­ción con­fi­den­cial, fue­ron hac­kea­dos por Chi­na. Es­pe­ro que el pró­xi­mo pa­so sea del FBI y del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, o lue­go de to­dos sus otros erro­res (Co­mey, McCa­be, Strzok, Pa­ge, Ohr, FISA, el su­cio re­por­te de Ru­sia, etc.), ¡su cre­di­bi­li­dad es­ta­rá aca­ba­da pa­ra siem­pre!”.

Trump pa­re­ció ci­tar un ar­tícu­lo de la pu­bli­ca­ción de de­re­cha Daily Ca­ller, en el que in­for­mó que una com­pa­ñía chi­na en Was­hing­ton hac­keó el ser­vi­dor de co­rreos de Clin­ton.

Pe­ro el FBI y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia han di­cho pú­bli­ca­men­te que no hay evi­den­cia al­gu­na de que el ser­vi­dor de Clin­ton fue­ra in­ter­ve­ni­do por una po­ten­cia ex­tran­je­ra.

BARACK OBAMA

Do­nald Trump fue du­ran­te años el prin­ci­pal pro­mo­tor de la fal­se­dad de que Barack Obama, el pri­mer pre­si­den­te ne­gro del país, no na­ció en Es­ta­dos Uni­dos y por tan­to era inele­gi­ble pa­ra ser pre­si­den­te.

Obama na­ció en Ha­wái. Lue­go Trump min­tió so­bre su men­ti­ra ori­gi­nal.

En sep­tiem­bre de 2016, Trump dio una con­fe­ren­cia de pren­sa en su ho­tel de Was­hing­ton pa­ra de­cla­rar que él creía que Obama ha­bía na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos. Cul­pó a Hi­llary Clin­ton por ini­ciar el ru­mor y se atri­bu­yó ha­ber­le pues­to fin.

Sin em­bar­go, los do­cu­men­tos pú­bli­cos de los úl­ti­mos años so­ca­van la ver­sión de Trump.

Las per­so­nas en el círcu­lo de Clin­ton sí dis­cu­tie­ron los an­te­ce­den­tes de Obama du­ran­te su du­ra ba­ta­lla en las pri­ma­rias de 2008. Pe­ro pa­re­ce que cuan­do Clin­ton se en­te­ró de las ca­lum­nias so­bre las raí­ces de Obama y su re­li­gión, las re­cha­zó o ig­no­ró la dis­cu­sión.

No hay evi­den­cia de que Clin­ton ha­ya di­cho en al­gu­na oca­sión que Obama no na­ció en Es­ta­dos Uni­dos.

ES­TA­DO PRO­FUN­DO

El pre­si­den­te Trump no in­ven­tó el tér­mino, pe­ro el “Es­ta­do pro­fun­do” ha si­do una de las teo­rías fa­vo­ri­tas pa­ra me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo el si­tio web Breit­bart. La idea de Trump es que hay ca­ma­ri­llas tra­ba­jan­do en su con­tra.

A Trump le ha en­can­ta­do ayu­dar a pro­pa­gar el con­cep­to.

En otra re­fe­ren­cia a los co­rreos elec­tró­ni­cos de Clin­ton, al­gu­nos de los cua­les es­ta­ban al­ma­ce­na­dos en un ser­vi­dor pri­va­do en su ca­sa mien­tras fun­gía co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Trump tui­teó el 28 de no­viem­bre: “¿Por qué nues­tras au­to­ri­da­des del Es­ta­do pro­fun­do no es­tán re­vi­san­do es­to?”.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ce­rró el ca­so. “No ha­bía un ca­so pro­ce­sa­ble ahí”, di­jo el en­ton­ces di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.