Les dan otra opor­tu­ni­dad de de­mos­trar ‘mie­do creí­ble’

An­gus­tia de per­der a sus hi­jos les im­pi­dió pre­pa­rar­se pa­ra de­fen­der su ca­so

El Diario de El Paso - - PORTADA - Em­ma Pla­toff / The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— Cien­tos de fa­mi­lias in­mi­gran­tes que fue­ron se­pa­ra­das en la fron­te­ra pue­den te­ner una se­gun­da opor­tu­ni­dad de so­li­ci­tar asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos des­pués de que el Go­bier no fe­de­ral lle­gó el miér­co­les –ya muy tar­de– a un acuer­do con los re­pre­sen­tan­tes le­ga­les de esas fa­mi­lias.

En vir­tud de una prác­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, aho­ra re­vo­ca­da, unas 2 mil 500 fa­mi­lias fue­ron di­vi­di­das al cru­zar la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co: mu­chos pa­dres fue­ron acusados por en­tra­da ile­gal al país y los ni­ños en­via­dos a al­ber­gues con­tra­ta­dos por el Go­bierno.

Du­ran­te me­ses, esos mi­gran­tes y sus de­fen­so­res han afir­ma­do que es­tas se­pa­ra­cio­nes –jun­to con la an­gus­tia y la an­sie­dad que cau­sa­ron– hi­cie­ron prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que los mi­gran­tes se pre­pa­ra­ran pa­ra ar­gu­men­tar por qué les de­be­rían otor­gar el re­fu­gio.

Aus­tin— El pri­mer pa­so en ese pro­ce­so es de­mos­trar “mie­do creí­ble” en una en­tre­vis­ta con un ofi­cial de asi­lo. De­ce­nas de pa­dres se­pa­ra­dos han afir­ma­do que no pu­die­ron co­mu­ni­car sus his­to­rias en ese en­torno, an­gus­tia­dos por el des­co­no­ci­mien­to so­bre el pa­ra­de­ro de sus hi­jos. Más pa­dres di­je­ron que acor­da­ron ser de­por­ta­dos, re­nun­cian­do a su de­re­cho a so­li­ci­tar asi­lo, por­que pen­sa­ron que eso sig­ni­fi­ca­ría ver a sus hi­jos an­tes.

Si el juez fe­de­ral que su­per­vi­sa las reuni­fi­ca­cio­nes fir­ma el nue­vo acuer­do, los pa­dres que no apro­ba­ron sus en­tre­vis­tas de se­lec­ción ini­cia­les y que fue­ron de­por­ta­dos ten­drán otra opor­tu­ni­dad de de­mos­trar su “te­mor creí­ble” de re­gre­sar a sus paí­ses de ori­gen. Si el pa­dre o el ni­ño pa­san ese pri­mer pa­so de se­lec­ción, se les per­mi­ti­rá bus­car asi­lo jun­tos. Es­te ca­mino era im­po­si­ble en vir­tud de la po­lí­ti­ca de se­pa­ra­ción fa­mi­liar, que co­lo­ca los ca­sos de asi­lo de pa­dres e hi­jos en pis­tas le­ga­les se­pa­ra­das.

“La ad­mi­nis­tra­ción de Trump nun­ca po­drá bo­rrar el da­ño to­tal de su po­lí­ti­ca de se­pa­ra­ción fa­mi­liar, pe­ro es­te acuer­do es un pa­so im­por­tan­te pa­ra res­tau­rar y pro­te­ger los de­re­chos de asi­lo de los ni­ños afec­ta­dos y los pa­dres en el fu­tu­ro”, di­jo Lee Ge­lernt, lí­der ci­vil es­ta­dou­ni­den­se y abo­ga­do de la Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU) en el ca­so de reuni­fi­ca­cio­nes.

El acuer­do pa­re­ce ha­cer lo mí­ni­mo pa­ra los pa­dres que fue­ron de­por­ta­dos sin sus hi­jos. De­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nos de esos pa­dres re­gre­sen, pe­ro ten­drán que en­fren­tar gran­des vi­ci­si­tu­des.

“El Go­bierno no tie­ne la in­ten­ción, ni es­tá de acuer­do, en re­gre­sar a los Es­ta­dos Uni­dos a nin­gún pa­dre ya de­por­ta­do o de fa­ci­li­tar el re­torno de esos pa­dres ex­pul­sa­dos”, es­cri­bie­ron los abo­ga­dos del Go­bierno en el do­cu­men­to. Pe­ro el Go­bierno acor­dó con­si­de­rar cual­quier ca­so “ra­ro e inusual” mar­ca­do por los abo­ga­dos. (Em­ma Pla­toff / The Te­xas Tri­bu­ne)

pac­tan aBo­ga­Dos de fa­mi­lias con Go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.