El ham­bre no im­por­ta

El Diario de El Paso - - PORTADA - Mar­tín Ca­pa­rrós

Bar­ce­lo­na— No es fá­cil sa­ber cuán­tos hom­bres y mu­je­res y chi­cos pasan ham­bre. Los ham­brien­tos sue­len vi­vir en paí­ses di­fí­ci­les, con es­ta­dos que no só­lo son in­ca­pa­ces de ase­gu­rar su ali­men­ta­ción; tam­po­co tie­nen los me­dios pa­ra con­tar­los.

La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) lo intenta: ca­da año de­be anun­ciar cuán­tos malnu­tri­dos hay en el mun­do. Es to­da una res­pon­sa­bi­li­dad: en esa ci­fra se ba­san per­cep­cio­nes, po­lí­ti­cas, pro­gra­mas.

La FAO anun­ció que hay 821 mi­llo­nes de ham­brien­tos; el año pa­sa­do habló de 804 mi­llo­nes; en 2016, de 784 mi­llo­nes. Avan­za so­bre to­do en Áfri­ca, don­de eran 212 mi­llo­nes en 2014 y es­te año se cal­cu­lan 256 mi­llo­nes.

Pe­ro avan­za tam­bién en Amé­ri­ca La­ti­na, por­que los precios de las ma­te­rias pri­mas que au­men­ta­ron la dé­ca­da pa­sa­da vol­vie­ron a ba­jar en los mer­ca­dos glo­ba­les y los que lo pagan son –ca­si– siem­pre los mis­mos. Así que los 30 mi­llo­nes 800 mil malnu­tri­dos de 2014 son aho­ra 32 mi­llo­nes 300 mil; pa­re­ce una di­fe­ren­cia me­nor: es un mi­llón y me­dio de per­so­nas.

Es el pro­ble­ma de los números: nos in­for­man, nos ale­jan. Es fá­cil ver­los y no mi­rar­los; es fá­cil no pen­sar que es­tos sig­ni­fi­can que una de ca­da nue­ve per­so­nas en el mun­do no co­me, por­que ca­si nun­ca co­no­ce­mos a esas per­so­nas. Por eso, pro­ba­ble­men­te, el ham­bre si­gue sien­do el ho­rror so­lu­cio­na­ble que me­nos nos im­por­ta: mata más que cual­quier en­fer­me­dad, pe­ro siem­pre ata­ca a otros, a esos que no ter­mi­na­mos de pen­sar co­mo “no­so­tros”.

Es pro­ba­ble que el nue­vo in­for­me de la FAO sus­ci­te con­tro­ver­sias: le sue­le su­ce­der. Al­gu­na vez las pro­du­jo por la for­ma en que ac­tua­li­za­ba las ci­fras de la malnu­tri­ción; aho­ra se po­dría discutir có­mo las jus­ti­fi­ca. La FAO no só­lo cen­sa el ham­bre; tam­bién ma­ne­ja pro­gra­mas pa­ra com­ba­tir­lo.

El año pa­sa­do, cuan­do de­bió re­co­no­cer que ha­bía vuel­to a au­men­tar, di­jo que la ra­zón cen­tral fue­ron los “con­flic­tos”. Ar­gu­men­tó que más del 60 por cien­to de los malnu­tri­dos vi­vía en paí­ses “en con­flic­to”; pa­ra eso, in­clu­yó co­mo ta­les a la In­dia, Ru­sia, Tur­quía o Tai­lan­dia –que no es­tán par­ti­cu­lar­men­te sa­cu­di­dos por las gue­rras–.

El cam­bio cli­má­ti­co era la otra cau­sa fuerte. Pe­ro, se­gún su pro­pio in­for­me, en 2016 hu­bo un 30 por cien­to me­nos de desas­tres na­tu­ra­les que en 2006, cuan­do el ham­bre ba­ja­ba. Y, so­bre to­do: el cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno glo­bal, pe­ro en los paí­ses ri­cos el ham­bre si­gue dis­mi­nu­yen­do. Pa­re­ce co­mo si el cli­ma, tan cla­sis­ta, se en­car­ni­za­ra con los po­bres.

Las cau­sas prin­ci­pa­les del ham­bre no son esas emer­gen­cias, cli­má­ti­cas o bé­li­cas. La in­men­sa ma­yo­ría de los ham­brien­tos del mun­do no lo son por ma­les tran­si­to­rios: lle­van ge­ne­ra­cio­nes y ge­ne­ra­cio­nes de ali­men­tar­se po­co. La ma­yo­ría no pa­sa ham­bre por una si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria, co­yun­tu­ral; lo pa­sa por­que vi­ve –co­mo sus pa­dres, sus abue­los– en un mun­do or­ga­ni­za­do pa­ra que al­gu­nos ten­gan mu­cho y otros, por lo tan­to, de­ma­sia­do po­co.

Hay 821 mi­llo­nes de po­bres que no co­men lo su­fi­cien­te por­que la pro­duc­ción glo­bal de ali­men­tos es­tá es­truc­tu­ra­da pa­ra sa­tis­fa­cer a los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos, pa­ra con­cen­trar en ellos la ri­que­za ali­men­ta­ria.

Ha­ce tres o cua­tro dé­ca­das su­ce­dió el he­cho his­tó­ri­co más im­por­tan­te que la his­to­ria no re­gis­tró: por pri­me­ra vez en mi­les y mi­les de años la hu­ma­ni­dad fue ca­paz de pro­du­cir co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra to­dos.

Si­gue sién­do­lo: es­te mun­do pro­du­ce co­mi­da que al­can­za­ría pa­ra 12 mil mi­llo­nes de per­so­nas; tam­bién pro­du­ce ca­si mil mi­llo­nes de per­so­nas que no con­si­guen com­prar esa co­mi­da. En es­te mun­do no hay es­ca­sez de ali­men­tos; hay es­ca­sez de di­ne­ro pa­ra com­prar­los.

La con­cen­tra­ción de la ri­que­za ali­men­ta­ria se en­tien­de me­jor cuan­do se ve que un país co­mo la Ar­gen­ti­na, que se de­di­ca a pro­du­cir ali­men­tos, que po­dría ali­men­tar a 300 mi­llo­nes de per­so­nas, tie­ne más de dos mi­llo­nes de malnu­tri­dos –por­que su enor­me pro­duc­ción de gra­nos es­tá pen­sa­da pa­ra en­gor­dar chan­chos chi­nos–.

La fa­bri­ca­ción de car­ne ex­po­ne con cla­ri­dad el me­ca­nis­mo. Pa­ra pro­du­cir un ki­lo de car­ne se ne­ce­si­tan diez ki­los de ce­real: cuan­do un pro­duc­tor tie­ne diez ki­los de ce­real –sea­mos es­que­má­ti­cos– pue­de ven­dér­se­los a diez fa­mi­lias que co­me­rán un ki­lo ca­da una o a un ga­na­de­ro que se los da­rá a sus cer­dos o va­cas pa­ra pro­du­cir un ki­lo de car­ne que ven­de­rá –más ca­ro– a una o dos fa­mi­lias. Si se ha­ce car­ne, mu­chos ha­rán di­ne­ro en el pro­ce­so: el pro­duc­tor de gra­nos, la ce­rea­le­ra que los ex­por­ta­rá, la na­vie­ra que los trans­por­ta­rá, el ga­na­de­ro que se los da­rá a sus animales, el ma­yo­ris­ta que le com­pra­rá la car­ne, el trans­por­tis­ta que la dis­tri­bui­rá, el car­ni­ce­ro que la ven­de­rá. Y al­gu­nos, mien­tras, se que­da­rán sin co­mer.

El ejem­plo de Ní­ger lo ex­pli­ca de otro mo­do. Ní­ger es uno de los paí­ses más po­bres del mun­do; al­gu­nos de­fi­nen su si­tua­ción co­mo “ham­bre es­truc­tu­ral” –pa­ra de­cir, sin de­cir­lo, que es inevi­ta­ble–.

Y quien vea sus cam­pos se­cos, po­bres, lo cree­rá. Has­ta que se en­te­re de que Ní­ger es, tam­bién, el se­gun­do pro­duc­tor mun­dial de ura­nio. Con par­te de ese mi­ne­ral se po­dría mon­tar la in­fraes­truc­tu­ra –rie­gos, trac­to­res, fer­ti­li­zan­tes, de­pó­si­tos, ca­mi­nos– ne­ce­sa­ria pa­ra me­jo­rar los cam­pos y con­se­guir que los ni­ge­ri­nos co­man to­dos los días. Pe­ro dos cor­po­ra­cio­nes, una chi­na y una fran­ce­sa, se lle­van el ura­nio, así que en Nia­mey no que­da pla­ta pa­ra ve­lei­da­des. Esa ham­bre es­truc­tu­ral res­pon­de a otras es­truc­tu­ras: no la de la agri­cul­tu­ra lo­cal, sino la del sis­te­ma eco­nó­mi­co glo­bal.

Son só­lo dos ejemplos. Los me­ca­nis­mos de con­cen­tra­ción de la ri­que­za ali­men­ta­ria son nu­me­ro­sos, efi­ca­ces, y se con­fun­den con la nor­ma­li­dad de nues­tras so­cie­da­des. Por eso sus efec­tos son tan am­plios, tan graves. Y por eso las so­lu­cio­nes asis­ten­cia­les son par­ches sin fu­tu­ro. Los cambios ne­ce­sa­rios pa­ra que to­dos los hom­bres y mu­je­res y chi­cos del mun­do co­man lo que ne­ce­si­tan son va­rios y pro­fun­dos, pe­ro de­pen­den de uno so­lo: que su ham­bre nos im­por­te.

Cuan­do lo pien­so, re­cuer­do a los eco­lo­gis­tas de mi fa­cul­tad parisina ha­ce ya más de cua­ren­ta años: eran po­cos, na­die los es­cu­cha­ba. Pe­ro ellos y to­dos sus com­pa­ñe­ros si­guie­ron in­sis­tien­do e im­pu­sie­ron la cues­tión me­dioam­bien­tal co­mo un pun­to cen­tral de las agen­das pú­bli­cas. La cues­tión del ham­bre –el he­cho in­to­le­ra­ble de que una per­so­na de ca­da nue­ve no co­ma su­fi­cien­te– po­dría ocu­par un lu­gar se­me­jan­te. Pa­ra eso, la úni­ca con­di­ción in­elu­di­ble es que que­ra­mos.

Mar­tín Ca­pa­rrós es pe­rio­dis­ta y no­ve­lis­ta. Es au­tor, en­tre otros li­bros, de “El ham­bre”. Na­ció en Bue­nos Ai­res, vi­ve en Bar­ce­lo­na y es co­la­bo­ra­dor re­gu­lar de The New York Ti­mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.