Pre­si­den­te Trump: no in­ter­fie­ra en Ve­ne­zue­la

El Diario de El Paso - - PORTADA - Edi­to­rial

Nue­va York— Es­ta­dos Uni­dos no de­be in­vo­lu­crar­se en gol­pes de Es­ta­do, pun­to. Así que es un con­sue­lo sa­ber que el Go­bierno de Trump op­ta­rá por no apo­yar a los lí­de­res re­bel­des en Ve­ne­zue­la que bus­ca­ban des­ti­tuir al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro; pe­ro sí es in­quie­tan­te que Donald Trump y sus ase­so­res to­ma­ran la de­ci­sión co­rrec­ta por las ra­zo­nes in­co­rrec­tas: la fal­ta de con­fian­za en que los cons­pi­ra­do­res tu­vie­ran éxi­to en una ope­ra­ción ries­go­sa, y no la preo­cu­pa­ción por la idea de una in­ter­ven­ción en sí mis­ma.

No hay du­da de que Ma­du­ro es un lí­der elec­to de ma­ne­ra ile­gí­ti­ma que ha en­ca­mi­na­do a su país ha­cia un des­plo­me po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial ca­tas­tró­fi­co. Hu­bo fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses que dis­cu­tie­ron la po­si­bi­li­dad de ayu­dar a des­ti­tuir­lo en tres reunio­nes que sos­tu­vie­ron du­ran­te el úl­ti­mo año con lí­de­res re­bel­des –quie­nes ini­cia­ron el con­tac­to–, co­mo re­por­tó The New York Ti­mes el fin de semana.

De­bi­do a la cri­sis en Ve­ne­zue­la, no es des­ca­be­lla­do que ha­ya di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses que se reúnan con to­das las fac­cio­nes, in­clui­dos ofi­cia­les mi­li­ta­res re­bel­des, pa­ra te­ner el pul­so del rum­bo del país. Por ejem­plo: ¿quién que­da­ría a car­go en ca­so de un pro­ce­so de tran­si­ción política? ¿Qué ti­po de go­bierno as­pi­ra­rían a ins­ta­lar?

Pe­ro te­ner va­rias reunio­nes con los cons­pi­ra­do­res em­pie­za a pa­re­cer una co­la­bo­ra­ción. Es una no­ti­cia que ter­mi­na­ría por fil­trar­se, co­mo su­ce­dió.

Y los co­man­dan­tes re­bel­des te­nían ra­zo­nes pa­ra pen­sar que los es­ta­dou­ni­den­ses po­drían sim­pa­ti­zar con su cau­sa. El año pa­sa­do el pre­si­den­te Trump de­cla­ró que Es­ta­dos Uni­dos te­nía una op­ción mi­li­tar pa­ra Ve­ne­zue­la. Mar­co Ru­bio, se­na­dor re­pu­bli­cano de Flo­ri­da, tam­bién ha su­ge­ri­do que es­ta­ría a fa­vor de una ac­ción ar­ma­da. Des­de su cuen­ta de Twit­ter, el se­na­dor ani­mó a los di­si­den­tes de las fuer­zas ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas a de­rro­car a su man­da­ta­rio.

In­clu­so si Trump se sien­te ten­ta­do a in­ter­ve­nir o ac­tuar mi­li­tar­men­te –co­mo su­gie­ren sus de­cla­ra­cio­nes–, el pre­si­den­te de­be­ría considerar la do­lo­ro­sa his­to­ria de in­je­ren­cia es­ta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca La­ti­na y los in­ten­tos re­cien­tes de in­ter­fe­rir en otros si­tios pa­ra des­ti­tuir dic­ta­do­res e ins­ta­lar de­mo­cra­cias.

Du­ran­te bue­na par­te del si­glo pa­sa­do, Es­ta­dos Uni­dos acu­mu­ló una his­to­ria sór­di­da en Amé­ri­ca La­ti­na al ha­cer uso de la fuer­za y la as­tu­cia pa­ra ins­ta­lar o apo­yar re­gí­me­nes mi­li­ta­res y de­lin­cuen­tes bru­ta­les con po­co in­te­rés en la de­mo­cra­cia.

Esa “di­plo­ma­cia de las ca­ño­ne­ras” de prin­ci­pios del si­glo XX de­ri­vó en el en­vío de tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses a Cu­ba, Hon­du­ras, Mé­xi­co, Ni­ca­ra­gua y otras na­cio­nes pa­ra eri­gir go­bier­nos de acuer­do con la pre­di­lec­ción de Washington.

Du­ran­te la Gue­rra Fría, la CIA or­ques­tó, en 1954, la des­ti­tu­ción de Ja­co­bo Ár­benz, el pre­si­den­te elec­to de Gua­te­ma­la; la in­va­sión en 1961 de bahía de Co­chi­nos en Cu­ba, y el gol­pe de Es­ta­do en Bra­sil en 1964. Tam­bién ayu­dó a crear las con­di­cio­nes pa­ra que, en 1973, una jun­ta mi­li­tar en Chi­le de­rro­ca­ra al pre­si­den­te de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­to, Sal­va­dor Allen­de.

En años pos­te­rio­res, Es­ta­dos Uni­dos respaldó a los Con­tras, que en­fren­ta­ban a la Re­vo­lu­ción San­di­nis­ta de Ni­ca­ra­gua (en la dé­ca­da de los ochen­ta), in­va­dió Gra­na­da (1983) y apo­yó go­bier­nos bru­tal­men­te re­pre­si­vos en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras.

Po­cas –si es que al­gu­na- de es­tas in­ter­ven­cio­nes pue­de con­si­de­rar­se que tuvieron un re­sul­ta­do idó­neo.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne mu­cha cre­di­bi­li­dad ni bue­na vo­lun­tad pa­ra tra­ba­jar con la re­gión mien­tras es­ta busca una so­lu­ción a la pe­sa­di­lla ve­ne­zo­la­na.

Hay una bue­na ma­ne­ra de pre­sio­nar al ré­gi­men ve­ne­zo­lano: Trump y otros lí­de­res no de­ben de­jar de pro­mo­ver una tran­si­ción ne­go­cia­da a tra­vés del en­du­re­ci­mien­to de san­cio­nes en­fo­ca­das en Ma­du­ro y sus se­cua­ces, quie­nes han afian­za­do un sis­te­ma au­to­crá­ti­co y co­rrup­to. Cu­ba, que de­pen­de de Ve­ne­zue­la por el pe­tró­leo y que tie­ne una bue­na re­la­ción con Ma­du­ro, de­be­ría ser in­cen­ti­va­da a apro­ve­char esa cer­ca­nía. Trump y otros lí­de­res tam­bién de­ben coor­di­nar y am­pliar la ayu­da pa­ra los ve­ne­zo­la­nos que su­fren por la si­tua­ción en su país.

Es alen­ta­dor que la Ca­sa Blan­ca de­ci­die­ra en­viar a las reunio­nes a un di­plo­má­ti­co y no a un miem­bro de la CIA, lo que ha­bría si­do una ma­nio­bra más es­can­da­lo­sa. Sin du­da, la vía di­plo­má­ti­ca es pre­fe­ri­ble a que Es­ta­dos Uni­dos in­ter­ven­ga mi­li­tar­men­te en otro país, un pro­yec­to que con cer­te­za fra­ca­sa­rá de ma­ne­ra mi­se­ra­ble.

Sin em­bar­go, gra­cias a la de­ci­sión de Trump de re­to­mar las san­cio­nes a Cu­ba, de adop­tar una pos­tu­ra in­fle­xi­ble so­bre el Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te y su an­ti­pa­tía a los es­fuer­zos mul­ti­la­te­ra­les, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se no tie­ne mu­cha cre­di­bi­li­dad ni bue­na vo­lun­tad pa­ra co­la­bo­rar mien­tras la re­gión busca una so­lu­ción a la pe­sa­di­lla ve­ne­zo­la­na.

Es­ta es una si­tua­ción preo­cu­pan­te por­que es­tá cla­ro que Ma­du­ro y su vi­sión so­cia­lis­ta han si­do desas­tro­sos pa­ra Ve­ne­zue­la y la re­gión. Ma­du­ro de­be de­jar el poder. El país al­gu­na vez fue uno de los más prós­pe­ros de Amé­ri­ca La­ti­na y tie­ne las ma­yo­res re­ser­vas com­pro­ba­das de pe­tró­leo en el mun­do. Pe­ro des­pués de dos dé­ca­das de ré­gi­men so­cia­lis­ta y de una co­rrup­ción mo­nu­men­tal, la eco­no­mía es­tá co­lap­sa­da y la in­fla­ción anual pue­de su­pe­rar el mi­llón por cien­to es­te año, se­gún el Fon­do Monetario In­ter­na­cio­nal. Los ali­men­tos bá­si­cos y me­di­ci­nas son ca­da vez más di­fí­ci­les de con­se­guir. La cri­sis hu­ma­ni­ta­ria ha lle­va­do a cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos a huir ha­cia Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú y otras na­cio­nes ve­ci­nas.

Por lo mis­mo, aun­que la de­mo­cra­cia se ha ex­ten­di­do en la ma­yo­ría de los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos en los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años, hay po­cas per­so­nas y lí­de­res en la re­gión que pro­tes­ta­rían si Ma­du­ro fue­ra des­ti­tui­do.

La par­ti­ci­pa­ción de Es­ta­dos Uni­dos en su de­rro­ca­mien­to, sin em­bar­go, sí ati­za­ría los re­sen­ti­mien­tos y sos­pe­chas regionales ha­cia Washington. Las no­ti­cias de las reunio­nes le han ser­vi­do co­mo pro­pa­gan­da a Ma­du­ro, quien des­de ha­ce tiem­po intenta, ri­dí­cu­la­men­te, cul­par a Es­ta­dos Uni­dos de los pro­ble­mas de Ve­ne­zue­la.

Es di­fí­cil ser op­ti­mis­tas so­bre el cur­so de Ve­ne­zue­la, que mu­chos ex­per­tos pre­di­cen terminará co­lap­san­do en la anar­quía. Aun así, res­pal­dar un gol­pe de Es­ta­do tam­bién di­fi­cul­ta­ría que los es­ta­dou­ni­den­ses se pre­sen­ten co­mo de­fen­so­res creí­bles de la de­mo­cra­cia al­re­de­dor del mun­do, un es­fuer­zo que ya ha si­do so­ca­va­do por la de­sidia de Trump a las nor­mas de­mo­crá­ti­cas en su país y su en­tu­sias­mo por al­gu­nos ti­ra­nos del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.