Ho­me­na­je a Teo­do­ro Petkoff

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Jor­ge G. Castañeda

Nue­va York– Po­cos per­so­na­jes de la his­to­ria de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na afec­ta­ron y re­fle­ja­ron la evolución de la mis­ma a lo lar­go de los úl­ti­mos se­sen­ta años co­mo Teo­do­ro Petkoff. Fa­lle­ció ayer en Ca­ra­cas a los 86 años, des­pués de una lar­guí­si­ma tra­yec­to­ria re­co­rrien­do to­dos los mean­dros de esa iz­quier­da de Amé­ri­ca La­ti­na. Tran­si­tó de la gue­rri­lla cas­tris­ta en Ve­ne­zue­la a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los se­sen­ta has­ta la crí­ti­ca des­pia­da­da, acer­ta­da e ilus­tra­da de los peo­res ex­ce­sos del cha­vis­mo y del ac­tual pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, pa­san­do por una lar­ga eta­pa co­mo sím­bo­lo de una nue­va iz­quier­da: de­mo­crá­ti­ca, in­de­pen­dien­te de Mos­cú y de La Ha­ba­na, mo­der­na y glo­ba­li­za­da.

Petkoff ini­ció su tra­ba­jo po­lí­ti­co a fi­na­les de la dé­ca­da de los cua­ren­ta en Ca­ra­cas. Muy po­co des­pués del triun­fo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, en enero de 1959, y del pri­mer via­je al ex­te­rior de Fi­del Cas­tro a Ca­ra­cas el 23 de enero pa­ra ce­le­brar el pri­mer aniver­sa­rio de la caí­da del dic­ta­dor Mar­cos Pé­rez Ji­mé­nez, Petkoff em­pe­zó a cons­pi­rar con los cu­ba­nos y con su her­mano Lu­ben pa­ra crear un fo­co gue­rri­lle­ro en las mon­ta­ñas ve­ne­zo­la­nas. No tar­dó en en­trar en con­flic­to con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ve­ne­zue­la (PCV), del cual eran miem­bros y que —co­mo ca­si to­dos los par­ti­dos co­mu­nis­tas de Amé­ri­ca La­ti­na en esa épo­ca— era pro­so­vié­ti­co, re­for­mis­ta, pa­ci­fis­ta y opues­to a la teo­ría cu­ba­na del fo­co gue­rri­lle­ro, teo­ri­za­da por el jo­ven fi­ló­so­fo fran­cés Ré­gis De­bray, quien man­tu­vo una re­la­ción le­ja­na pe­ro cons­tan­te con Petkoff to­dos es­tos años. Tras años de lu­cha con­tra el Go­bierno ve­ne­zo­lano, fi­nal­men­te fue­ron de­rro­ta­dos por el en­ton­ces pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la y qui­zás el pri­mer so­cial­de­mó­cra­ta ver­da­de­ro en Amé­ri­ca La­ti­na, Ró­mu­lo Be­tan­court.

En esos años, Ve­ne­zue­la fue el pun­to de in­ter­sec­ción más im­por­tan­te en­tre dos es­fuer­zos: los de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na por apo­yar un fo­co gue­rri­lle­ro y re­pro­du­cir la epo­pe­ya de la Sie­rra Maes­tra y los del Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos —pri­me­ro de Ei­sen­ho­wer y so­bre to­do de Ken­nedy— de con­tra­rres­tar ese es­fuer­zo cu­bano a tra­vés de una es­tra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te, pe­ro tam­bién de la alianza pa­ra el pro­gre­so y un en­fo­que so­cial­de­mó­cra­ta co­mo el de Be­tan­court.

Des­pués de esa de­rro­ta, va­rias pa­san­tías por la cár­cel y el pa­so de los años, Teo­do­ro Petkoff en­tró en otra di­ná­mi­ca, la de la lu­cha pa­cí­fi­ca por la mis­ma re­vo­lu­ción, y lue­go por una re­vo­lu­ción dis­tin­ta.

En 1971, jun­to con va­rios com­pa­ñe­ros ve­ne­zo­la­nos, fun­da el Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo (MAS), cu­yo es­treno tu­vo, en­tre otras vir­tu­des, el ha­ber re­ci­bi­do en do­na­ción el di­ne­ro que Ga­briel Gar­cía Már­quez re­ci­bió por el Pre­mio In­ter­na­cio­nal de No­ve­la Ró­mu­lo Ga­lle­gos y un himno com­pues­to es­pe­cial­men­te pa­ra ellos por Mi­kis Theo­do­ra­kis. El MAS fue la ni­ña de los ojos de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na mo­de­ra­da, de­mo­crá­ti­ca, mo­der­ni­za­da du­ran­te mu­chos años. Teo­do­ro fue can­di­da­to a la pre­si­den­cia por el MAS en 1983 y en 1988, pe­ro la or­ga­ni­za­ción no des­pe­gó. El vie­jo par­ti­do Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, el de Be­tan­court y de Car­los An­drés Pé­rez, nun­ca per­dió su ba­se obre­ra de los sin­di­ca­tos ve­ne­zo­la­nos y, más allá de in­te­lec­tua­les y es­tu­dian­tes, el MAS se mar­gi­na­li­zó.

El par­ti­do ce­rró su ci­clo a fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­ta, des­pués del “Ca­ra­ca­zo” y de las des­ven­tu­ras de to­da la iz­quier­da pa­cí­fi­ca e ins­ti­tu­cio­nal ve­ne­zo­la­na. El MAS em­pe­zó a ser sus­ti­tui­do por gru­pos más ra­di­ca­les co­mo Cau­sa Ra­di­cal y por el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do de un pu­ña­do de jó­ve­nes mi­li­ta­res en­ca­be­za­dos por Hu­go Chá­vez, apa­ren­te­men­te na­cio­na­lis­tas, pe­ro en reali­dad for­ma­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te por los cu­ba­nos.

Teo­do­ro Petkoff nun­ca fue cha­vis­ta, aun­que en las plá­ti­cas que tu­ve con él a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta y prin­ci­pios de es­te si­glo ma­ni­fes­ta­ba cier­ta sim­pa­tía, no por las pro­pues­tas de Chá­vez, sino por su diag­nós­ti­co de la ca­tás­tro­fe ge­ne­ra­da por el fa­mo­so Pac­to de Pun­to Fi­jo, que sir­vió de ba­se pa­ra el bi­par­ti­dis­mo de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca y Co­pei. Petkoff fue mi­nis­tro de Coor­di­na­ción y Pla­ni­fi­ca­ción de 1996 a 1999, du­ran­te el úl­ti­mo go­bierno del Pac­to (aun­que al­gu­nos no lo con­si­de­ra­rían co­mo tal), el de Ra­fael Cal­de­ra. Du­ran­te un tiem­po se con­vir­tió en una es­pe­cie de vi­ce­pre­si­den­te. Reali­zó un gran es­fuer­zo por po­ner al día al Es­ta­do ve­ne­zo­lano be­ne­fac­tor y con­tro­la­dor, so­bre to­do de las gi­gan­tes­cas re­ser­vas pe­tro­le­ras de la fa­ja del Ori­no­co. En mis con­ver­sa­cio­nes con él en aquel mo­men­to, tu­ve la im­pre­sión de que no ob­tu­vo de par­te de Cal­de­ra —un hom­bre ma­yor— el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra sa­car ade­lan­te to­das sus pro­pues­tas.

Pa­ra mu­cha gen­te Petkoff se vol­vió neo­li­be­ral al fi­nal de su vi­da po­lí­ti­ca. No lo creo. Tan­to en el go­bierno de Cal­de­ra y lue­go co­mo lí­der de opi­nión en Ve­ne­zue­la du­ran­te los pri­me­ros años de Chá­vez —en el dia­rio El Mun­do y des­pués en Tal Cual, que él fun­dó y que fue re­pri­mi­do por el cha­vis­mo— sos­tu­vo una pos­tu­ra, no siem­pre lo­gra­da, de iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca. Pa­ra mí, Teo­do­ro Petkoff fue al­guien que lu­chó por las mis­mas cau­sas des­de el ini­cio de su ca­rre­ra, en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, has­ta el fi­nal de su vi­da, cuan­do el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro arrin­co­nó a Tal Cual y le abrió un jui­cio, con lo que le prohi­bió a Teo­do­ro sa­lir del país.

Ha muer­to un per­so­na­je de gran va­lor, ho­nes­ti­dad y con­gruen­cia de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na, de la que qui­sié­ra­mos que im­pe­ra­ra en to­da la re­gión y que na­die co­mo él ha en­car­na­do a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos seis de­ce­nios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.