Lo que sa­be­mos y no de las elec­cio­nes

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ross Ram­sey

Aus­tin— En es­te pe­núl­ti­mo día de la elec­ción del 2018 –la vo­ta­ción temprana con­clui­rá con el oca­so y to­do lo que que­da se­rá el Día de la elec­ción que se­rá el pró­xi­mo mar­tes, la ma­yo­ría de la gen­te que iba a vo­tar es­te año ya emi­tió su su­fra­gio.

El re­sul­ta­do aún se des­co­no­ce, pe­ro al­gu­nas pre­gun­tas es­tán cla­ras.

¿Qué pien­san los vo­tan­tes de Te­xas acer­ca de Do­nald Trump?

La úni­ca ma­ne­ra de res­pon­der a esa pre­gun­ta se­rá sa­ber cuál ban­de­ra on­dea­rán los elec­to­res. Los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas si­guen per­sis­ten­te­men­te apo­yan­do al pre­si­den­te. Los de­mó­cra­tas de Te­xas es­tán obs­ti­na­da­men­te en su con­tra. El más re­cien­te son­deo rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Te­xas y Te­xas Tri­bu­ne pro­por­cio­nó una me­di­da: el 88 por cien­to de los elec­to­res re­pu­bli­ca­nos de Te­xas aprue­ban el tra­ba­jo que es­tá ha­cien­do Trump y el 91 por cien­to de los de­mó­cra­tas lo desaprue­ba.

Pe­ro eso no pa­ra allí, la ra­cha de atrac­ción/re­pul­sión par­ti­dis­ta es­tá in­de­le­ble en las res­pues­tas de los elec­to­res a las pre­gun­tas acer­ca del juez de la Su­pre­ma Cor­te Brett Ka­va­naugh y otros jue­ces que han si­do se­lec­cio­na­dos por Trump, acer­ca de la in­mi­gra­ción, se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les, el FBI y por su­pues­to, la ap­ti­tud del pre­si­den­te pa­ra di­ri­gir el país.

Esa reac­ción, que es co­mo el agua y acei­te, al más im­por­tan­te fun­cio­na­rio re­pu­bli­cano del país apor­ta un tras­fon­do di­rec­to pa­ra es­tas elec­cio­nes que se efec­tua­rán en Te­xas y a ni­vel na­cio­nal el 2018 se­rá un re­fe­ren­do pa­ra Do­nald Trump.

¿Ha­brá al­gún pun­to azul nue­vo en el ma­pa ro­jo de Te­xas?

El con­da­do Tra­vis — en don­de se ubi­ca el Ca­pi­to­lio es­ta­tal — des­de ha­ce tiem­po ha si­do el más pro­mi­nen­te pues­to de avan­za­da de­mó­cra­ta en es­te es­ta­do que es muy re­pu­bli­cano, aun­que la an­ti­gua lí­nea que so­bre­sa­le del ma­pa po­lí­ti­co es­ta­tal co­mo un “arán­dano en una so­pa de to­ma­te” ya es­tá un po­co mar­ca­da, de­bi­do a que ya hay otros arán­da­nos.

El con­da­do Da­llas es gran­de, tam­bién el con­da­do Ha­rris y El Pa­so, y los de­más.

Si uno bus­ca al­gu­na olea­da azul en es­te año, hay que ob­ser­var a los dos con­da­dos más gran­des del Es­ta­do — Ha­rris y Da­llas — en don­de los fun­cio­na­rios que ac­tual­men­te son miem­bros del Con­gre­so y la Le­gis­la­tu­ra re­pu­bli­ca­na es­tán en pe­li­gro elec­to­ral en dis­tri­tos que, an­tes de es­te año, con­si­de­ra­ron se­gu­ros du­ran­te mu­cho tiem­po.

Tan só­lo Da­llas re­pre­sen­ta más de la mi­tad de las com­pe­ten­cias más re­ñi­das de la Cá­ma­ra de Te­xas en es­ta elec­ción, to­das, ex­cep­to una de esas com­pe­ten­cias tienen a re­pu­bli­ca­nos de­fen­dién­do­se con­tra sus con­trin­can­tes de­mó­cra­tas. Eso tam­bién es cier­to en por lo me­nos tres cam­pa­ñas del Con­da­do Ha­rris.

Los re­pre­sen­tan­tes re­pu­bli­ca­nos Pe­te Ses­sions de Da­llas y John Cul­ber­son de Hous­ton es­tán tra­tan­do de es­ca­bu­llir­se de esas mis­mas tram­pas.

Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta: sí, exis­ten pun­tos azu­les, aun­que el gran ta­zón con la for­ma del es­ta­do de Te­xas si­gue es­tan­do lleno de so­pa de to­ma­te.

¿Los asun­tos es­ta­ta­les ten­drán al­gu­na opor­tu­ni­dad en es­te año en con­tra de los te­mas na­cio­na­les?

No del to­do. El es­lo­gan “To­da la po­lí­ti­ca es lo­cal” pa­re­ce ha­ber si­do re­em­pla­za­do aho­ra por “To­da la po­lí­ti­ca es na­cio­nal”. La prin­ci­pal com­pe­ten­cia en las ur­nas de Te­xas no se­rá por el pues­to es­ta­tal: se­rá pa­ra el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos. Así que ésa es una de las ra­zo­nes.

Sin em­bar­go, las elec­cio­nes de me­dio tér­mino son usual­men­te acer­ca del ocu­pan­te de la Ca­sa Blan­ca, y eso se­rá to­tal­men­te cier­to en es­te año. Los even­tos po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes del año: ma­yor­men­te la re­cien­te con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh, los prin­ci­pa­les cam­bios en la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción y los ti­ro­teos ma­si­vos im­pul­sa­dos por el odio y la po­lí­ti­ca y los in­ten­tos de bom­ba­zos: han si­do los na­cio­na­les.

Los can­di­da­tos de Te­xas han pa­sa­do mu­cho o la ma­yo­ría de su tiem­po res­pon­dien­do más a lo que sa­le de Was­hing­ton que a lo que pa­sa en Te­xas.

Los im­pues­tos pre­dia­les y la edu­ca­ción pú­bli­ca, así co­mo las ca­rre­te­ras y la re­cu­pe­ra­ción des­pués de la tor­men­ta se­gui­rán mo­vien­do a los elec­to­res. Aun­que en es­te mo­men­to ésos no son los te­mas que es­tán en pri­mer lu­gar en la lis­ta po­lí­ti­ca.

¿La in­mi­gra­ción se­rá una ma­ne­ra con­fia­ble pa­ra im­pul­sar a los con­ser­va­do­res de Te­xas en los son­deos?

No afec­ta cuan­do el pre­si­den­te de­ci­de ce­rrar la tem­po­ra­da elec­to­ral con un te­ma que si­gue es­tan­do en la par­te su­pe­rior de la lis­ta de los “pro­ble­mas más im­por­tan­tes que en­fren­ta el es­ta­do de Te­xas” en­tre los elec­to­res re­pu­bli­ca­nos: el 61 por cien­to de ellos co­lo­ca­ron la in­mi­gra­ción y la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za en pri­mer lu­gar —nue­va­men­te— en el más re­cien­te son­deo de la Uni­ver­si­dad de Te­xas y Te­xas Tri­bu­ne.

El 57 por cien­to de los vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos del es­ta­do no cree que la ad­mi­nis­tra­ción Trump ha ido lo su­fi­cien­te­men­te le­jos pa­ra apli­car las le­yes fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción. El 81 por cien­to de esos vo­tan­tes cree que “los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven ac­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos de­be­rían ser de­por­ta­dos in­me­dia­ta­men­te”.

La con­ti­nua aten­ción de Trump ha­cia la ca­ra­va­na que se di­ri­ge al nor­te en bus­ca de asi­lo y que es­tán cru­zan­do por Mé­xi­co, y su pro­me­sa de en­viar mi­les de tro­pas del ejér­ci­to a la fron­te­ra de Te­xas co­mo res­pues­ta, lle­gó a un pun­to ál­gi­do du­ran­te la vo­ta­ción temprana.

Mien­tras la gen­te, ya sea de­mó­cra­ta o re­pu­bli­ca­na, ar­gu­men­ta si el mo­men­to que em­pleó fue in­ten­cio­nal, es­to que­da cla­ro: ese mo­men­to afec­ta lo que la gen­te pien­sa cuan­do va a vo­tar.

¿Qué pa­sa con la par­ti­ci­pa­ción? Una res­pues­ta cor­ta se­rá que ha si­do muy con­cu­rri­da pe­ro no que­da cla­ro qué sig­ni­fi­ca eso. Fun­cio­na­rios es­ta­ta­les ase­gu­ran que exis­ten 15.6 mi­llo­nes de vo­tan­tes ac­tual­men­te. En las re­cien­tes elec­cio­nes de me­dio tér­mino, en­tre el 33.6 y 38 por cien­to de los elec­to­res de Te­xas acu­die­ron a las ur­nas, to­man­do en cuen­ta el nú­me­ro ac­tual de vo­tan­tes re­gis­tra­dos, eso po­dría sig­ni­fi­car de 5.2 a 5.9 mi­llo­nes de elec­to­res.

De­bi­do a que ya sa­li­mos del lim­bo, hay que agre­gar es­to: la vo­ta­ción temprana en las dos úl­ti­mas elec­cio­nes de me­dio tér­mino en Te­xas fue en­tre 53 y 55 por cien­to de la vo­ta­ción to­tal.

Si el 55 por cien­to de la vo­ta­ción to­tal de es­te ci­clo acu­de a vo­tar an­tes del día de la elec­ción, eso po­dría sig­ni­fi­car en­tre 2.9 y 3.2 mi­llo­nes de te­xa­nos que ha­brían vo­ta­do an­ti­ci­pa­da­men­te: en ba­se a una afluen­cia nor­mal.

Pe­ro aquí es­tá la tram­pa, aquí es­tá el tru­co: al fi­na­li­zar el miér­co­les, 4 mi­llo­nes de te­xa­nos ha­bían vo­ta­do.

In­ter­pré­te­lo co­mo us­ted gus­te. El nú­me­ro de vo­tan­tes po­dría ser más al­to que en cual­quier elec­ción de me­dio tér­mino, o tal vez la vo­ta­ción temprana le pi­dió prestados más vo­tan­tes al día de la elec­ción que lo nor­mal.

Ya lo sa­bre­mos el pró­xi­mo mar­tes.

MI­LI­TA­RES EN LA FRON­TE­RA Bru­ce Plan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.