Pa­tru­llan Co­lum­bus, NM mi­li­cias an­ti­ca­ra­va­na

Re­si­den­tes del área se di­cen ner­vio­sos an­te pre­sen­cia de vi­gi­lan­tes

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ro­ber­to Ca­rri­llo/El Dia­rio de El Pa­so

Miem­bros de la mi­li­cia preo­cu­pa­dos por una ca­ra­va­na de mi­gran­tes que via­jan a tra­vés de Mé­xi­co ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos se di­ri­gie­ron a Co­lum­bus, Nue­vo Mé­xi­co, pa­ra pro­te­ger la fron­te­ra.

Mien­tras tan­to re­si­den­tes de la zo­na di­cen sen­tir­se in­tran­qui­los an­te la pre­sen­cia de los vi­gi­lan­tes ar­ma­dos.

Se­gún re­por­tes de la Pren­sa Aso­cia­da (AP), un pe­rió­di­co en Nue­vo Mé­xi­co in­for­mó que al­gu­nos miem­bros de la mi­li­cia es­tu­vie­ron en Co­lum­bus la se­ma­na pa­sa­da ofre­cien­do ayu­da, pe­ro que el al­cal­de Eze­quiel Sa­las les in­for­mó que no ve mo­ti­vos pa­ra te­mer.

Jim Pey­ton, un miem­bro de la mi­li­cia en­tre­vis­ta­do por la pu­bli­ca­ción, di­jo que es­ta­ban ex­plo­ran­do lu­ga­res pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra la ca­ra­va­na.

El ob­je­ti­vo de los miem­bros de la mi­li­cia es de­te­ner a los “ti­pos ma­los”, pe­ro es­tán ar­ma­dos só­lo pa­ra de­fen­der­se, di­jo Pey­ton, de Jas­per, Ala­ba­ma.

La mi­li­cia no­ti­fi­ca­rá a la ofi­ci­na de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za si de­tec­tan cru­ces ile­ga­les o con­tra­ban­do, di­jo Pey­ton. “Es­ta­mos aquí pa­ra ayu­dar cuan­do sea po­si­ble”, agre­gó. “No te­ne­mos la au­to­ri­dad pa­ra to­car, aco­rra­lar, o in­ter­fe­rir. Eso se­ría ile­gal por­que no es­ta­mos au­to­ri­za­dos a ha­cer­lo”.

Aun­que no hay in­di­cios de que la ca­ra­va­na de mi­gran­tes in­ten­ta­ría cru­zar la fron­te­ra en Co­lum­bus, el al­cal­de de di­cha ciu­dad di­jo que in­ten­ta di­si­par las per­cep­cio­nes erró­neas so­bre su ciu­dad na­tal, que es ha­bi­ta­da por 1,600 per­so­nas.

Co­lum­bus es­tá a 68 mi­llas (109 ki­ló­me­tros) al Oes­te de El Pa­so, Te­xas. El Sec­tor El Pa­so de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, que in­clu­ye la fron­te­ra de Nue­vo Mé­xi­co, di­jo en un co­mu­ni­ca­do que la agen­cia es­ta­ba al tan­to de las per­so­nas en el área “con el ob­je­ti­vo de pa­tru­llar la fron­te­ra” pe­ro no es­tán tra­ba­jan­do en con­jun­to con la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Por su par­te la pre­sen­cia de in­te­gran­tes de mi­li­cias en la zo­na fron­te­ri­za ha ge­ne­ra­do in­quie­tud en­tre los ha­bi­tan­tes del área quie­nes re­cuer­dan epi­so­dios pa­sa­dos don­de au­to­ri­da­des y la co­mu­ni­dad re­cha­za­ron la pre­sen­cia de los vi­gi­lan­tes ar­ma­dos.

“Hay un par de gru­pos que es­tán acam­pan­do fue­ra de la ciu­dad, y que se or­ga­ni­zan pa­ra pa­tru­llar la fron­te­ra, pe­ro am­bos han ido a pla­ti­car con el al­cal­de y se les ha di­cho que no se les ne­ce­si­ta, que no hay ne­ce­si­dad de que es­tén aquí”, di­jo Nor­ma Gó­mez, te­so­re­ra de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Co­lum­bus.

De acuer­do a Gó­mez, el al­cal­de Sa­las re­ci­bió de for­ma breve a re­pre­sen­tan­tes de am­bos gru­pos, pe­ro en di­cha reunión se les di­jo que no ha­bía ne­ce­si­dad de su pre­sen­cia y vi­gi­lan­cia de la lí­nea di­vi­so­ria con Mé­xi­co.

“El al­cal­de les di­jo que te­ne­mos muy bue­na re­la­ción con nues­tros ve­ci­nos de Mé­xi­co y con la po­bla­ción de Pa­lo­mas, que su pre­sen­cia en reali­dad no era ne­ce­sa­ria ni aho­ra, ni en el año 2007 cuan­do las co­sas se pu­sie­ron muy feas aquí por los Mi­nu­te­men”, sos­tu­vo.

Aun­que los gru­pos que acam­pan en las afue­ras de la vi­lla de Co­lum­bus, y que me­ro­dean la lí­nea fron­te­ri­za, en reali­dad no in­ter­ac­cio­nan con la po­bla­ción, su so­la pre­sen­cia es in­quie­tan­te, in­clu­so cuan­do se tra­ta de al­re­de­dor de 10 per­so­nas por con­tin­gen­te.

“Lo que pa­sa es que cuan­do esas 10 per­so­nas vie­nen ar­ma­das con ri­fles, eso ha­ce la di­fe­ren­cia, es lo que pa­sa con la gen­te que vie­ne de otros lu­ga­res, co­mo en el 2007 cuan­do vi­nie­ron per­so­nas de Ari­zo­na, y que pen­sa­ban que la fron­te­ra los ne­ce­si­ta­ba, pe­ro eso no es real”, sos­tu­vo.

La per­cep­ción de las mi­li­cias, for­ma­das por per­so­nas que no re­si­den en la fron­te­ra, no es bue­na en­tre los re­si­den­tes de Co­lum­bus, ni de la ve­ci­na ciu­dad de De­ming, a me­dia ho­ra de la fron­te­ra con Mé­xi­co.

“Son per­so­nas lo­cas por las ar­mas y pa­ra dis­pa­rar­le a al­guien”, di­jo Ka­ra Na­ber, re­si­den­te de De­ming, quien vi­vió va­rios años en Co­lum­bus.

Se­ña­ló que se sien­ten ner­vio­sos an­te la pre­sen­cia de es­tos gru­pos, al­gu­nos de los cua­les vie­nen de es­ta­dos su­re­ños co­mo Flo­ri­da, don­de per­sis­te la dis­cri­mi­na­ción ra­cial.

“Ha­ce diez años tu­vi­mos una si­tua­ción si­mi­lar con los Mi­nu­te­men, un gru­po que se ubi­có en la fron­te­ra pa­ra ca­zar mi­gran­tes”, di­jo Na­ber.

La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ex­hor­tó a quien ob­ser­ve la fron­te­ra a re­por­tar cual­quier ac­ti­vi­dad ile­gal que ates­ti­güen “y per­mi­tir que los agen­tes pro­fe­sio­na­les en apli­car la ley lle­ven a ca­bo sus la­bo­res sin in­ter­fe­ren­cia”.

Via­jan a fron­te­ra te­xa­na

Shan­non McGau­ley, pre­si­den­te de los Te­xas Mi­nu­te­men, di­jo en la vís­pe­ra a la Pren­sa Aso­cia­da que ya exis­ten miem­bros de la mi­li­cia en 3 di­fe­ren­tes pun­tos de la fron­te­ra con Mé­xi­co, y que es­pe­ran que de 25 a 100 in­te­gran­tes to­men po­si­cio­nes en los pró­xi­mos días.

“Te­ne­mos la fron­te­ra más gran­de. Por ello ne­ce­si­ta­mos que los mi­li­ta­res y la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za se­pan que es­ta­re­mos ahí pa­ra apo­yar­los”, di­jo McGau­ley, quien reite­ró que en la zo­na del Va­lle del Río Gran­de se po­dría con­tar has­ta con 100 vi­gi­lan­tes ar­ma­dos de di­cha mi­li­cia.

“No que­re­mos con­fron­tar a la ca­ra­va­na”, di­jo McGau­ley so­bre sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra apos­tar­se en la fron­te­ra. “Es­ta­re­mos ahí pa­ra observar y re­por­tar, ya que la ma­yo­ría de no­so­tros es­ta­re­mos en si­llas de campo y con bi­no­cu­la­res”, sos­tu­vo el vo­ce­ro de la mi­li­cia, quien acep­tó que sus hom­bres es­tán ar­ma­dos.

No son bien­ve­ni­dos en El Pa­so

Au­to­ri­da­des y miem­bros de la co­mu­ni­dad de El Pa­so se han ma­ni­fes­ta­do en va­rias oca­sio­nes con­tra la pre­sen­cia de los Mi­nu­te­men en es­ta fron­te­ra, co­mo fue el ca­so re­cien­te del 2014, cuan­do un gru­po de vi­gi­lan­tes ar­ma­dos fue re­cha­za­do de tal for­ma por ac­ti­vis­tas y aso­cia­cio­nes ci­vi­les, que sa­lie­ron de la ciu­dad.

BUS­caN lU­Ga­rES es­tra­té­gi­cos pa­ra es­pe­rar a los via­je­ros

la prE­SEN­cia de vi­gi­lan­tes ha ge­ne­ra­do in­quie­tu­de en­tre los ve­ci­nos del sec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.