Agen­tes trans­for­ma­do­res re­con­ci­lia­dos

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro

En un tiem­po en el que nos des­bor­dan las si­mien­tes de odio y se dis­pa­ran por do­quier las se­ña­les de me­nos­pre­cio ha­cia vi­das hu­ma­nas, ha­ce fal­ta pro­pi­ciar even­tos de diá­lo­go y con­vi­ven­cia. En con­se­cuen­cia, to­dos esos po­de­ro­sos mun­dos de la eco­no­mía y de las fi­nan­zas, de la cien­cia y el ar­te, de la cul­tu­ra y del de­por­te, han de com­par­tir, más allá de me­ros co­no­ci­mien­tos, sus bue­nas prác­ti­cas, que son las que ger­mi­nan de nues­tros in­te­rio­res.

Sin du­da, te­ne­mos que rein­ven­tar otras sa­li­das más ar­mó­ni­cas, que en con­cien­cia nos fra­ter­ni­cen y nos ha­gan avan­zar, pues aque­llos que to­do lo con­fían a la fuer­za y a la vio­len­cia, ge­ne­ran un es­pí­ri­tu des­truc­ti­vo in­ca­paz de cons­truir na­da. Por tan­to, he­mos de ser agen­tes trans­for­ma­do­res an­tes de que las mi­se­rias hu­ma­nas se apo­de­ren de nues­tro co­ra­zón y nos im­pi­dan con­ci­liar­nos con la luz, pues tras las his­to­rias de su­fri­mien­to y amar­gu­ra, uno es ca­paz de re­na­cer de sus pro­pias ce­ni­zas y co­men­zar un nue­vo ca­mino.

No ol­vi­de­mos que la vi­da es un cons­tan­te pro­ce­so,un con­ti­nuo ve­ri­fi­car se en el tiem­po; un na­cer, mo­rir, y un rein­ven­tar­se ca­da día. Y al fin; uno qui­sie­ra vi­vir pa­ra cre­cer em­be­lle­ci­do, no cre­cer pa­ra en­ve­ne­nar­se a sí mis­mo.

Si acer­car la cien­cia o cual­quier dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca a la so­cie­dad es fun­da­men­tal pa­ra que los in­di­vi­duos ad­quie­ran co­no­ci­mien­tos y pue­dan ele­gir sus op­cio­nes pro­fe­sio­na­les, tam­bién esa ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción en no­so­tros in­ter­na­men­te na­ce, pre­ci­sa­men­te, de esa au­ten­ti­ci­dad en­tre lo que ha­ce­mos y pen­sa­mos.

Ten­ga­mos en cuen­ta que na­da per­ma­ne­ce igual y que to­do es me­jo­ra­ble. Con­tem­plan­do el ac­tual con­tex­to mun­dial, es me­nes­ter com­pro­me­ter­se más pron­to que tar­de, en po­ner la ver­dad so­bre no­so­tros, co­men­zan­do por lim­piar el ai­re, co­mo ha di­cho el di­rec­tor ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, pa­ra re­du­cir en dos ter­cios las muer­tes por con­ta­mi­na­ción en el 2030, y con­clu­yen­do por ac­ti­var la es­ti­ma en­tre análo­gos, co­mo trans­for­ma­ción esen­cial de sub­sis­ten­cia. Mal que nos pe­se, el afec­to, es la pri­me­ra con­di­ción pa­ra hu­ma­ni­zar­se y ha­cer­se co­ra­zón.

Pen­se­mos en aque­lla cé­le­bre ci­ta del cien­tí­fi­co, fi­ló­so­fo y es­cri­tor Blai­se Pas­cal (1623-1662), de que “el pri­mer efec­to del amor es ins­pi­rar un gran res­pe­to; se sien­te ve­ne­ra­ción por quien se ama”. Jus­ta­men­te por ello, ne­ce­si­ta­mos de esa pa­sión na­tu­ral del ser hu­mano; la del amor, que to­do lo con­si­de­ra y re­ve­ren­cia.

La cues­tión no es­tá en cru­zar­se de bra­zos o en mi­li­ta­ri­zar las fron­te­ras pa­ra di­sua­dir a los mi­gran­tes, sino en ser me­dia­do­res de paz, a la ho­ra de po­ner los ta­len­tos al ser­vi­cio del bien co­mún. Cuan­do se acre­cien­ta el des­con­sue­lo de los inocen­tes, y aún así, pro­li­fe­ra el ci­nis­mo del po­der, hay que ata­jar­lo co­mo sea. Oja­lá apren­dié­ra­mos a ser agen­tes trans­for­ma­do­res que con­ci­lien y re­con­ci­lien las cul­tu­ras con su há­bi­tat, y que fué­se­mos la ci­vi­li­za­ción del desar­me, me­dian­te la evo­lu­ción y la re­vo­lu­ción del verso y la pa­la­bra úni­ca­men­te.

Con ra­zón se di­ce que una ex­pre­sión ya sea ha­bla­da, mí­mi­ca, o es­cri­ta, mo­les­ta en oca­sio­nes más que un pu­ñal. Sea co­mo fue­re, el ver­da­de­ro hu­ma­nis­mo es­tá en trans­for­mar las ideas en he­chos, y lo que hay que de­rri­bar son las ba­rre­ras in­hu­ma­nas que nos apri­sio­nan, ha­cien­do de los de­seos reali­dad. Por des­gra­cia el mun­do es­tá inun­da­do de ar­mas y mu­chos paí­ses si­guen afec­ta­dos de al­gún mo­do por las mi­nas te­rres­tres. Exis­ten unas 15 mil 395 oji­vas nu­clea­res en el mun­do, su­fi­cien­tes pa­ra des­truir­nos mu­chas ve­ces y echar aba­jo la ma­yor par­te de la vi­da en la Tie­rra. Sa­be­mos, en su­ma, que las ar­mas de cual­quier ti­po son ins­tru­men­tos pa­ra ma­tar; y, en lu­gar de de­jar de fa­bri­car­las, con­ti­nua­mos ac­ti­van­do el co­mer­cio. ¡Qué de­sola­ción!

Ya es­tá bien de tan­tas fal­se­da­des y egoís­mos es­par­ci­dos, que lo úni­co que ha­cen es em­pa­ñar­nos la vi­da con es­tú­pi­dos abe­ce­da­rios in­sen­si­bles, in­ca­pa­ces de con­ju­gar­los con la mano ten­di­da, que es lo que ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos pa­ra abra­zar­nos co­mo hu­ma­ni­dad. Des­de lue­go, y en vis­ta de lo cual, ur­ge des­po­jar­se de esa co­di­cia in­di­vi­dua­lis­ta, inú­til y ab­sur­da, pues só­lo así po­dre­mos alen­tar­nos ha­cia ese otro horizonte más se­reno y se­gu­ro. Cier­ta­men­te, el cam­bio ha de ser pro­fun­do, en un mun­do sem­bra­do de in­jus­ti­cias, de­sigual­da­des y gue­rras co­mo ja­más.

A mi jui­cio, los agen­tes trans­for­ma­do­res han de ir más allá de ese vo­ci­fe­ra­do de­re­cho al de­sa­rro­llo, que to­do ser vi­vo lle­va in­he­ren­te a su vi­da, má­xi­me en una épo­ca mar­ca­da por el vas­to fe­nó­meno de la glo­ba­li­za­ción. Creo, por con­si­guien­te, que se ha de re­en­con­trar ese lí­der mun­dial, esa au­to­ri­dad in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer creí­bles y pe­ne­tran­tes sus ini­cia­ti­vas; esa voz aglu­ti­na­do­ra ca­paz de sen­si­bi­li­zar los áni­mos ha­cia la jus­ti­cia, alen­tan­do a to­dos a tra­ba­jar por una hu­ma­ni­dad más de ser­vi­cio unos de otros, y no de tan­to po­der unos so­bre otros; más li­bre y fra­ter­na, y no ata­da al mer­ca­deo de los ne­go­cios mun­da­nos.

El “tan­to tie­nes, tan­to va­les” del re­fra­ne­ro rea­lis­ta, tam­po­co nos dig­ni­fi­ca. Flo­rez­ca, en­ton­ces, el es­pí­ri­tu des­pren­di­do y trans­pa­ren­te; ve­re­mos con pla­ci­dez su ma­nan­tial, que la solidaridad nos her­ma­na y la evi­den­cia nos da so­sie­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.