In­ter­net se­rá nues­tra per­di­ción

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Frank Bru­ni

No­ra Eph­ron al­gu­na vez es­cri­bió un en­sa­yo bri­llan­te so­bre có­mo ella y mu­chas otras per­so­nas pa­sa­ron de es­tar enamo­ra­das del co­rreo elec­tró­ni­co, cuan­do sen­tían la emo­ción de des­cu­brir una nue­va y ve­loz ma­ne­ra de man­te­ner­se en con­tac­to, a odiar el in­fierno de no po­der des­ac­ti­var­lo.

He lle­ga­do a tal pun­to que to­do el In­ter­net me ha­ce sen­tir así.

Al ini­cio era un sue­ño do­ra­do de co­no­ci­mien­to ex­pan­di­do y co­ne­xión me­jo­ra­da. Aho­ra se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla de ses­gos ma­ni­pu­la­dos y odio ex­pan­di­do co­mo una me­tás­ta­sis.

An­tes de que al pa­re­cer co­men­za­ra a en­viar­les ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos por co­rreo a Ba­rack Oba­ma, Hi­llary Clin­ton y otros, Ce­sar Sa­yoc en­con­tró mo­ti­va­ción en lí­nea: qui­zá no en la for­ma de ins­truc­cio­nes pa­ra fa­bri­car ex­plo­si­vos, sino en el sen­ti­do de que po­día vo­ci­fe­rar sus re­sen­ti­mien­tos an­te un au­di­to­rio que no lo re­pu­dia­ba, sino que se ha­cía eco de los mis­mos men­sa­jes. Los va­li­da­ba y los cul­ti­va­ba. Ab­sor­bía al­go os­cu­ro y lo con­ver­tía en al­go aún más lú­gu­bre.

“Pa­ra cuan­do lo arres­ta­ron en Flo­ri­da el vier­nes”, re­por­tó The New York Ti­mes, “Sa­yoc pa­re­cía en­ca­jar con el per­fil ya co­no­ci­do por to­dos de un ex­tre­mis­ta mo­derno, ra­di­ca­li­za­do en lí­nea y atra­pa­do en un vór­ti­ce de fu­ror par­ti­dis­ta”.

Ro­bert Bo­wers, acu­sa­do de ase­si­nar a on­ce ju­díos es­ta­dou­ni­den­ses en Pit­ts­burgh la ma­ña­na des­pués del arres­to de Sa­yoc, ali­men­tó su lo­cu­ra y es­ti­mu­ló sus fan­ta­sías san­grien­tas en ese mis­mo vór­ti­ce di­gi­tal. Mien­tras Sa­yoc crea­ba ni­chos te­rri­bles en Fa­ce­book y Twit­ter, Bo­wers en­con­tró un re­fu­gio pa­ra sus pa­sio­nes ra­cis­tas, xe­no­fó­bi­cas y an­ti­se­mi­tas en Gab, una red so­cial que se lan­zó ha­ce dos años y que ha ser­vi­do de cria­de­ro pa­ra los na­cio­na­lis­tas blan­cos. Ahí se con­gre­ga­ron, se la­men­ta­ron y se alen­ta­ron –sin res­tric­cio­nes– con una efi­ca­cia que sim­ple­men­te no existe fue­ra de la web.

Fue en In­ter­net, con su pri­va­ci­dad y su ano­ni­ma­to, que Dy­lann Roof in­ves­ti­gó so­bre la su­pre­ma­cía blan­ca y ad­qui­rió su con­vic­ción mal­va­da de que la vio­len­cia era ne­ce­sa­ria. Des­pués en­tró a una igle­sia his­tó­ri­ca en Char­les­ton, Ca­ro­li­na del Sur, y les dis­pa­ró a muer­te a nue­ve fe­li­gre­ses afro­es­ta­dou­ni­den­ses en ju­nio de 2015.

Fue en In­ter­net –en Fa­ce­book, pa­ra ser exac­tos– que Alek Mi­nas­sian pu­bli­có un ju­ra­men­to de leal­tad a la “re­be­lión de los cé­li­bes in­vo­lun­ta­rios”, que se re­fie­re a los re­sen­ti­mien­tos de los hom­bres “in­vo­lun­ta­ria­men­te cé­li­bes” que no pue­den lo­grar que las mu­je­res ten­gan se­xo con ellos. Des­pués usó una fur­go­ne­ta pa­ra atro­pe­llar y ase­si­nar a diez per­so­nas en To­ron­to en abril.

Los en­cla­ves de In­ter­net de­for­ma­ron las cos­mo­vi­sio­nes de to­dos es­tos hom­bres, y los con­ven­cie­ron de la prio­ri­dad y la pu­re­za de su fu­ria. La ma­yo­ría de no­so­tros ja­más ha­bía­mos es­cu­cha­do el tér­mino “cé­li­be in­vo­lun­ta­rio” an­tes de la ma­sa­cre de To­ron­to. Sin em­bar­go, fue la pie­za cen­tral de la vi­da de Mi­nas­sian.

La ma­yo­ría de no­so­tros no es­ta­ba fa­mi­lia­ri­za­do con HIAS, un gru­po ju­dío que re­ubi­ca re­fu­gia­dos. Sin em­bar­go, esas ini­cia­les do­mi­na­ron las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas an­ti­se­mi­tas de Bo­wers. Eso re­fle­ja el po­der que In­ter­net tie­ne pa­ra pre­sen­tar los agra­vios fal­sos co­mo si fue­ran ob­se­sio­nes le­gí­ti­mas y dar­les a los pre­jui­cios la apa­rien­cia de ser idea­les.

La tec­no­lo­gía siem­pre ha si­do un ar­ma de do­ble fi­lo: el po­ten­cial y el pe­li­gro. Eso es lo que Mary Shelley ex­plo­ró en Fran­kens­tein, que es­te año ce­le­bra su aniver­sa­rio dos­cien­tos, y des­de en­ton­ces ha si­do el te­ma prin­ci­pal de la cien­cia fic­ción.

In­ter­net es la pa­ra­do­ja más mons­truo­sa de la tec­no­lo­gía es­cri­ta. Es una he­rra­mien­ta inigua­la­ble e iti­ne­ran­te pa­ra el apren­di­za­je y pa­ra el sur­gi­mien­to de co­mu­ni­da­des cons­truc­ti­vas. Sin em­bar­go, tam­bién es inigua­la­ble en la di­vul­ga­ción de men­ti­ras, la re­duc­ción de los in­tere­ses y la ero­sión de la cau­sa co­mún. Es un bu­fé glo­rio­so, pe­ro lle­va a los usua­rios a los extremos: so­lo la car­ne o so­lo los ve­ge­ta­les. Es­ta­mos ri­dí­cu­la­men­te so­bre­ali­men­ta­dos y desas­tro­sa­men­te des­nu­tri­dos.

Crea te­rro­ris­tas. Y, por si fue­ra po­co, siem­bra hos­ti­li­dad al mez­clar la in­for­ma­ción y la desinformación a tal pun­to que no hay for­ma de di­fe­ren­ciar lo real de lo ru­so.

No me crean a mí. Créan­lo por lo que ha di­cho un gi­gan­te de Si­li­con Va­lley cu­yas apli­ca­cio­nes de­pen­den de nues­tra adic­ción al In­ter­net. En una con­fe­ren­cia en Bru­se­las, Tim Cook, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ap­ple, ad­vir­tió: “Las pla­ta­for­mas y los al­go­rit­mos que pro­me­tían me­jo­rar nues­tras vi­das en reali­dad pue­den am­pli­fi­car nues­tras peo­res ten­den­cias hu­ma­nas”.

“Los ac­to­res des­ho­nes­tos e in­clu­so los go­bier­nos se han apro­ve­cha­do de la con­fian­za de los usua­rios pa­ra agra­var las di­vi­sio­nes, in­ci­tar la vio­len­cia e in­clu­so so­ca­var nues­tro sen­ti­do de lo ver­da­de­ro y lo fal­so”, agre­gó.

Es­to fue ha­ce una se­ma­na, an­tes del arres­to de Sa­yoc, an­tes del ata­que de Bo­wers, an­tes de que Jair Bol­so­na­ro, un po­pu­lis­ta de extrema de­re­cha, ga­na­ra la elec­ción pre­si­den­cial de Bra­sil. Co­mo lo in­for­mó The New York Ti­mes, las fuer­zas a fa­vor de Bol­so­na­ro al pa­re­cer in­ten­ta­ron afec­tar a sus opo­nen­tes y ayu­dar­lo inun­dan­do What­sApp, la apli­ca­ción de men­sa­je­ría pro­pie­dad de Fa­ce­book, “con un to­rren­te de con­te­ni­do po­lí­ti­co que dio in­for­ma­ción erró­nea so­bre las di­rec­cio­nes y los ho­ra­rios de las ca­si­llas elec­to­ra­les”.

Ese mis­mo ar­tícu­lo de The New York Ti­mes se­ña­ló que, el lu­nes, una bús­que­da de la pa­la­bra “ju­díos” en Ins­ta­gram, el si­tio pa­ra com­par­tir fo­to­gra­fías, da­ba co­mo re­sul­ta­do 11 mil 696 pu­bli­ca­cio­nes con la eti­que­ta #Jew­sDid911 (los ju­díos son res­pon­sa­bles del 11s), con la que se cul­pa­ba de ma­ne­ra de­men­cial a ese gru­po re­li­gio­so por los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001, jun­to con imá­ge­nes y vi­deos gro­tes­cos que sa­ta­ni­za­ban a los ju­díos. El an­ti­se­mi­tis­mo po­drá ser an­ti­guo, pe­ro es­te sis­te­ma pa­ra ex­pre­sar­lo es com­ple­ta­men­te mo­derno.

Ade­más, es pro­fun­da­men­te ate­rra­dor. No sé exac­ta­men­te có­mo re­la­cio­nar la li­bre ex­pre­sión y la li­ber­tad de ex­pre­sar­se –que son pri­mor­dia­les– con una me­jor vi­gi­lan­cia de In­ter­net, pe­ro es­toy se­gu­ro de que de­be­mos abor­dar ese desafío con más apre­mio del que he­mos mos­tra­do has­ta aho­ra. La de­mo­cra­cia es­tá en jue­go… y tam­bién las vi­das de mu­chas per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.