Un in­vi­ta­do in­có­mo­do

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Al­ber­to Ba­rre­ra Tysz­ka

Ciu­dad de Mé­xi­co – El tiem­po en­tre el triun­fo elec­to­ral de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y el día en que, por fin, to­me pro­tes­ta co­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co es de­ma­sia­do lar­go. Lo que fue una ava­sa­llan­te vic­to­ria se ha ido di­lu­yen­do. La Cuar­ta Trans­for­ma­ción co­mien­za a pa­re­cer más bien una de­ci­mo­sex­ta mo­di­fi­ca­ción. Por eso, su­pon­go, el nue­vo pre­si­den­te ne­ce­si­ta man­te­ner en al­to la po­la­ri­za­ción. Le con­vie­ne per­ma­ne­cer siem­pre ba­jo los fo­cos me­diá­ti­cos y en el cen­tro de la dis­cu­sión pú­bli­ca. Ne­ce­si­ta ha­cer sen­tir que al­go pa­sa, que no se ha dor­mi­do, que el cam­bio es­tá en mo­vi­mien­to.

Por eso apu­ró una con­sul­ta in­con­sis­ten­te so­bre el nue­vo ae­ro­puer­to. Más que un ac­to de­mo­crá­ti­co, la en­cues­ta era una pro­vo­ca­ción. Por eso, tal vez, tam­bién pa­re­ce dis­fru­tar de las in­dig­na­das reac­cio­nes an­te la in­vi­ta­ción a Ni­co­lás Ma­du­ro a su to­ma de po­se­sión el 1 de di­ciem­bre. “So­mos ami­gos de to­dos los pue­blos y de to­dos los go­bier­nos del mun­do”, di­ce son­rien­do.

Pe­ro esa res­pues­ta es una fórmula re­tó­ri­ca. Sue­na bien pe­ro pue­de ser muy con­tra­dic­to­ria, in­clu­so in­cohe­ren­te. A ve­ces, pro­cla­mar­se ami­go de un go­bierno im­pli­ca con­ver­tir­se en enemi­go de su pue­blo. Ni­co­lás Ma­du­ro no cuen­ta con nin­gu­na le­gi­ti­mi­dad in­ter­na­cio­nal. Su po­pu­la­ri­dad, den­tro y fue­ra del país, es tam­bién ín­fi­ma. Sin du­da, se tra­ta de un in­vi­ta­do in­có­mo­do, de una pre­sen­cia irri­tan­te. Su asis­ten­cia a la to­ma de po­se­sión obli­ga a un rá­pi­do es­treno de Ló­pez Obra­dor en el com­ple­jo y frá­gil equi­li­brio di­plo­má­ti­co que vi­ve la re­gión. El nue­vo go­bierno pue­de de­fen­der el prin­ci­pio de la “no in­je­ren­cia”, pe­ro ¿có­mo reac­cio­na an­te las feha­cien­tes prue­bas de co­rrup­ción y de vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos que aco­rra­lan a Ni­co­lás Ma­du­ro?

No se tra­ta de una opi­nión per­so­nal. Tam­po­co es una cons­pi­ra­ción del ca­pi­ta­lis­mo in­ter­na­cio­nal. Hay in­for­mes, da­tos con­cre­tos, con­fe­sio­nes… Si al­guien re­pre­sen­ta en Ve­ne­zue­la a “las ma­fias del po­der” es Ni­co­lás Ma­du­ro.

El dis­cur­so de Ma­du­ro apro­ve­cha la gra­má­ti­ca de la iz­quier­da, in­vo­ca a los po­bres y ata­ca al im­pe­ria­lis­mo, pe­ro de­trás de su len­gua hay una ca­ja re­gis­tra­do­ra que nun­ca se de­tie­ne. Es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por el des­fal­co y blan­queo de mil 200 mi­llo­nes de dó­la­res a la em­pre­sa es­ta­tal pe­tro­le­ra. Un miem­bro di­rec­ti­vo de Ode­brecht lo de­nun­ció, se­ña­lan­do que re­ci­bió 35 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra su cam­pa­ña elec­to­ral. Su pro­pios ex com­pa­ñe­ros de go­bierno, to­da­vía cha­vis­tas, exi­gen que res­pon­da an­te el país por 350 mil mi­llo­nes de dó­la­res des­apa­re­ci­dos en el vaho de mu­chas em­pre­sas fan­tas­mas. Su go­bierno es­tá im­pli­ca­do en una tra­ma de co­rrup­ción en una red de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos com­pra­dos en el ex­te­rior pa­ra ser su­pues­ta­men­te ven­di­dos a pre­cios so­li­da­rios a los po­bres de Ve­ne­zue­la. Se tra­ta de una es­ta­fa gi­gan­tes­ca, que su­po­ne una ci­fra de 5 mil mi­llo­nes de dó­la­res y que ha desata­do la persecución ofi­cial de los pe­rio­dis­tas que in­ves­ti­gan los he­chos.

Y es­to po­dría ser so­lo una pe­que­ña mues­tra de to­do el gran sis­te­ma de co­rrup­ción que se mue­ve de­trás de su go­bierno. Pa­ra cual­quier me­xi­cano, in­vi­tar a Ma­du­ro po­dría ser al­go pa­re­ci­do a con­vi­dar a Ja­vier Duar­te a la inauguración pre­si­den­cial. El ex go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, ac­tual­men­te en pri­sión, es el em­ble­ma de la co­rrup­ción y del des­ca­ro po­lí­ti­co en Mé­xi­co, una ima­gen de la per­ver­sión del PRI en el ma­ne­jo de los dineros pú­bli­cos y en el ejer­ci­cio de la vio­len­cia. Eso, ya tal vez mu­cho más, es Ni­co­lás Ma­du­ro en el Ca­ri­be.

Otro de los ele­men­tos im­por­tan­tes que pro­ble­ma­ti­za la alian­za en­tre AMLO y el go­bierno de Ve­ne­zue­la tie­ne que ver con el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos. In­sis­to: no se tra­ta de un asun­to de cri­te­rios ín­ti­mos, de elu­cu­bra­cio­nes ses­ga­das. Ca­si des­de el co­mien­zo de su go­bierno, Ni­co­lás Ma­du­ro ha desata­do una gue­rra fe­roz des­de el Es­ta­do en con­tra de sus ciu­da­da­nos. En Ve­ne­zue­la hay ac­tual­men­te 232 pre­sos po­lí­ti­cos y 7 mil 495 per­so­nas so­me­ti­das a pro­ce­sos ju­di­cia­les, li­ga­dos a mo­ti­vos po­lí­ti­cos. Es­to sin con­tar la can­ti­dad de pro­gra­mas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción cen­su­ra­dos o su­pri­mi­dos, pe­rio­dis­tas a quie­nes se les re­tie­ne el pa­sa­por­te, ciu­da­da­nos cu­yos de­re­chos son vul­ne­ra­dos por par­ti­ci­par en pro­tes­tas en con­tra del go­bierno.

En tér­mi­nos de uso de fuer­za con­tra la po­bla­ción, las es­ta­dís­ti­cas de Ni­co­lás Ma­du­ro son san­grien­tas. Un in­for­me de la OEA re­se­ña que so­lo en las pro­tes­tas del año 2017 se cuen­tan 163 muer­tos. Na­cio­nes Uni­das, por su par­te, ha pe­di­do una in­ves­ti­ga­ción es­pe­cial so­bre los ope­ra­ti­vos de se­gu­ri­dad di­se­ña­dos por el go­bierno, en los que, se­gún denuncias, ha ha­bi­do 505 eje­cu­cio­nes ex­tra­ofi­cia­les. A to­do es­to, ha­bría que su­mar el su­pues­to sui­ci­dio de un con­ce­jal opo­si­tor, de­te­ni­do de for­ma ile­gal, en una pri­sión de la po­li­cía po­lí­ti­ca; así co­mo el re­cien­te tes­ti­mo­nio de un jo­ven, des­te­rra­do a Es­pa­ña tras cua­tro años de pri­sión, so­bre las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des de tor­tu­ra que pa­de­ció. Es evi­den­te que no se tra­ta de un ca­so ais­la­do sino de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Si, en 1968, Ni­co­lás Ma­du­ro hu­bie­ra si­do pre­si­den­te de Mé­xi­co, tal vez la ma­sa­cre de Tla­te­lol­co se hu­bie­ra per­pe­tra­do de la mis­ma ma­ne­ra. O peor.

Di­ce Ló­pez Obra­dor que “Mé­xi­co ya cam­bió”. Tie­ne una enor­me fe en sí mis­mo. Co­mo lo sos­tu­vo tam­bién en su cam­pa­ña elec­to­ral, pien­sa que su so­la pre­sen­cia pue­de te­ner un efec­to má­gi­co en el sis­te­ma, en la vi­da pú­bli­ca, en la con­di­ción hu­ma­na. La­men­ta­ble­men­te, la his­to­ria de­mues­tra que to­do es mu­cho más com­ple­jo. Si al­go, por ejem­plo, con­tra­di­ce to­da su pré­di­ca, es la pre­sen­cia de Ni­co­lás Ma­du­ro en el ini­cio de su man­da­to.

Ma­du­ro en­car­na to­da la co­rrup­ción, el abu­so y la re­pre­sión que AMLO pre­ten­de com­ba­tir. In­clu­so pa­ra sus se­gui­do­res pue­de re­sul­tar una in­con­gruen­cia mo­nu­men­tal. La dicotomía en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha se ha vuel­to un sin­sen­ti­do. La pri­me­ra pos­ver­dad que hay que en­fren­tar es la ideo­lo­gía. Ma­du­ro no re­pre­sen­ta nin­gu­na re­vo­lu­ción po­pu­lar y la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta. Re­pre­sen­ta un go­bierno ile­gal, co­rrup­to y au­to­ri­ta­rio.

Ha se­ña­la­do el his­to­ria­dor Ra­fael Ro­jas que “pa­ra em­pren­der cual­quier ges­tión di­plo­má­ti­ca me­dia­do­ra, en re­la­ción con Ve­ne­zue­la, el re­cha­zo al au­to­ri­ta­ris­mo y a la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos es una pre­mi­sa in­sos­la­ya­ble”. Ese es un gran desafío que ten­drá el nue­vo go­bierno de Mé­xi­co por de­lan­te. Es­ta­rá obli­ga­do a par­ti­ci­par en una cri­sis in­ter­na­cio­nal sin es­ta­ble­cer com­pli­ci­da­des, sin trai­cio­nar sus pro­pias pro­me­sas.

En es­tos mo­men­tos, no se pue­de ser ami­go del pue­blo de Ve­ne­zue­la y ami­go del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro al mis­mo tiem­po. Si AMLO quie­re ser cohe­ren­te con to­do lo que ofre­ció en su cam­pa­ña, si desea ser leal a sus vo­tan­tes, no pue­de en­ton­ces es­ta­ble­cer una alian­za cie­ga con “la ma­fia del po­der” que opri­me al pue­blo ve­ne­zo­lano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.