Obli­ga Trump a re­nun­ciar al fis­cal ge­ne­ral Ses­sions

Su re­la­ción se ten­só por in­ves­ti­ga­ción so­bre in­je­ren­cia elec­to­ral ru­sa

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Was­hing­ton— El fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions re­nun­ció a su car­go el miér­co­les a pe­ti­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump, ter­mi­nan­do así la labor de un ase­dia­do con­ser­va­dor cu­ya re­la­ción con el pre­si­den­te re­sul­tó arrui­na­da cuan­do Ses­sions re­cha­zó asu­mir el con­trol de la in­ves­ti­ga­ción en torno a la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en la cam­pa­ña pre­si­den­cial del 2016.

En una car­ta di­ri­gi­da a Trump, Ses­sions es­cri­bió que se sen­tía “honrado de ha­ber ser­vi­do co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral” y que ha­bía “tra­ba­ja­do pa­ra im­ple­men­tar la agen­da de apli­ca­ción de la ley con ba­se en el Es­ta­do de De­re­cho que for­mó una par­te cen­tral de su cam­pa­ña pa­ra la Pre­si­den­cia”. Trump tui­teó que Ses­sions se­ría re­em­pla­za­do de ma­ne­ra in­te­ri­na por Matt­hew Whi­ta­ker, quien ha­bía es­ta­do sir­vien­do co­mo je­fe de ga­bi­ne­te de Ses­sions.

“Le da­mos las gra­cias al pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Jeff Ses­sions por su ser­vi­cio, y le desea­mos lo me­jor”, se­gún tui­teó Trump. “un re­em­pla­zo per­ma­nen­te se­rá no­mi­na­do pos­te­rior­men­te”.

Was­hing­ton— Un fun­cio­na­rio del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia di­jo que Whi­ta­ker asu­mi­rá la au­to­ri­dad so­bre la in­ves­ti­ga­ción del con­se­jo es­pe­cial en torno a la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2016 —aun­que su pa­pel es­ta­rá su­je­to al pro­ce­so nor­mal de re­vi­sión de con­flic­tos. De­bi­do a que Ses­sions re­cha­zó di­cho con­trol, la in­ves­ti­ga­ción del con­se­jo es­pe­cial ha es­ta­do sien­do su­per­vi­sa­da por el sub­pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, Rod Ro­sens­tein, quien tam­bién sos­te­nía es­tre­san­tes re­la­cio­nes con Trump, pe­ro se le con­si­de­ra se­gu­ro en su pues­to por el mo­men­to. Ro­sens­tein acu­dió a la Ca­sa Blan­ca el miér­co­les por la tar­de pa­ra lo que se­gún un fun­cio­na­rio era una reunión preagen­da­da.

Aun­que la re­nun­cia de Ses­sions ya se es­pe­ra­ba des­de ha­ce tiem­po, la ins­ta­la­ción de Whi­ta­ker desató los te­mo­res de que el pre­si­den­te qui­zás in­ten­ta­ba ejer­cer con­trol so­bre la in­ves­ti­ga­ción del con­se­jo es­pe­cial di­ri­gi­da por Ro­bert Mue­ller.

Co­mo co­men­ta­ris­ta le­gal, an­tes de lle­gar al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, Whi­ta­ker ha­bía re­fle­xio­na­do pú­bli­ca­men­te so­bre có­mo un re­em­pla­zo de Ses­sions po­dría re­du­cir el pre­su­pues­to de Mue­ller “a ni­ve­les tan ba­jos que su in­ves­ti­ga­ción ter­mi­na­ría por ser fre­na­da”. Tam­bién es­cri­bió en sep­tiem­bre del 2017 una co­lum­na de que Mu­ller ha­bía “lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos en la in­ves­ti­ga­ción de la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes del 2016 al gra­do de que pe­li­gra­ba con cru­zar un lí­nea lí­mi­te”, des­pués de que CNN re­por­ta­ra que el con­se­je­ro es­pe­cial po­dría es­tar re­vi­san­do los víncu­los fi­nan­cie­ros de Trump y sus aso­cia­dos con Ru­sia.

Los de­mó­cra­tas y otros emi­tie­ron co­mu­ni­ca­dos el miér­co­les, in­sis­tien­do que a Mue­ller se le per­mi­ta ha­cer su tra­ba­jo y prometiendo con in­ves­ti­gar si la ex­pul­sión de Ses­sions te­nía la in­ten­ción de in­ter­fe­rir con el con­se­je­ro es­pe­cial. En enero los de­mó­cra­tas ten­drán po­der su­fi­cien­te pa­ra ha­cer se­me­jan­tes in­da­ga­to­rias, al ha­ber re­to­ma­do la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en las elec­cio­nes de mi­tad de tér­mino del mar­tes.

“El Con­gre­so de­be aho­ra in­ves­ti­gar la ver­da­de­ra ra­zón de su des­ti­tu­ción, con­fir­man­do que el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral in­te­ri­no, Matt­hew Whi­ta­ker, sea re­ti­ra­do de to­dos los as­pec­tos de la in­ves­ti­ga­ción del con­se­je­ro es­pe­cial, y ase­gu­rar que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia sal­va­guar­de la in­te­gri­dad de la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller”, se­gún di­jo el re­pre­sen­tan­te Eli­jah Com­mings, de­mó­cra­ta de Mary­land, miem­bro del Co­mi­té de Su­per­vi­sión y Re­for­ma Gu­ber­na­men­tal de la Cá­ma­ra.

El se­na­dor Mark War­ner de Vir­gi­nia, el de­mó­cra­ta que ocu­pa un car­go en el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, di­jo en un co­mu­ni­ca­do que “na­die es­tá so­bre la ley y cual­quier in­ten­to por in­ter­fe­rir con la in­ves­ti­ga­ción del con­se­je­ro es­pe­cial se­ría un gro­tes­co abu­so de po­der por par­te del pre­si­den­te. Aun­que el pre­si­den­te pue­da te­ner la au­to­ri­dad de re­em­pla­zar al pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, és­te no de­be ser el pri­mer pa­so a un in­ten­to pa­ra im­pe­dir, obs­truir o fre­nar la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller”.

El se­na­dor elec­to, Mitt Rom­ney, re­pu­bli­cano de Utah, tui­teó que era “im­pe­ra­ti­vo” per­mi­tir que el tra­ba­jo de Mue­ller con­ti­núe sin in­te­rrup­ción al­gu­na.

Un vo­ce­ro de la ofi­ci­na del con­se­je­ro es­pe­cial se rehu­só a dar un co­men­ta­rio.

Una per­so­na cer­ca­na a Ses­sions, quien ha­bló ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to pa­ra ha­cer­lo con fran­que­za, di­jo que el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral com­par­tía la frus­tra­ción del pre­si­den­te con el tiem­po tan len­to que es­ta­ba to­man­do la in­ves­ti­ga­ción en torno a Ru­sia, y que desea­ba que és­ta que­da­ra por fin ter­mi­na­da. Pe­ro Ses­sions tam­bién pen­sa­ba que si se que­da­ba en el pues­to, po­dría proteger la in­te­gri­dad de la in­ves­ti­ga­ción, se­gún la per­so­na men­cio­na­da.

EL EX se­na­dor de ala­ba­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.