La ex­pul­sión de Ses­sions no sor­pren­de, pe­ro sí im­pac­ta

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Was­hing­ton – El des­pi­do, ocu­rri­do el miér­co­les, por par­te del pre­si­den­te Do­nald Trump del fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions no fue sor­pren­den­te, pe­ro aún así de­be­ría ser im­pac­tan­te. El pe­ca­do de Ses­sions no era que no es­tu­vie­ra su­fi­cien­te­men­te uni­do a la agen­da del pre­si­den­te; de he­cho, el fis­cal ge­ne­ral fue qui­zás el miem­bro más efec­ti­vo del ga­bi­ne­te pa­ra pro­mo­ver las po­lí­ti­cas del Trum­pis­mo. Más bien, el pre­si­den­te se que­jó de que Ses­sions no lo pro­te­gía, de la ma­ne­ra en que un abo­ga­do con­tra­ta­do pro­te­ge a un clien­te pri­va­do, so­bre con­sul­tas le­gí­ti­mas por par­te de agen­cias de apli­ca­ción de la ley.

El desem­pe­ño de Ses­sio­nes co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral es­tu­vo le­jos de ser digno de elo­gio. Pe­ro en al­gu­nos mo­men­tos cru­cia­les, co­mo cuan­do se re­ti­ró de la in­ves­ti­ga­ción de Ru­sia, mos­tró una fi­de­li­dad a la in­de­pen­den­cia y la in­te­gri­dad del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, y fue por esa leal­tad esen­cial que el Pre­si­den­te no pu­do to­le­rar­lo.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia es­tá aho­ra en pe­li­gro. Trump ha de­ja­do en cla­ro que quie­re un pe­rro fal­de­ro que ma­ne­je el apa­ra­to po­li­cial de la na­ción. Al­gu­nas de las per­so­nas que se men­cio­na­ron an­te­rior­men­te co­mo po­si­bles sus­ti­tu­tos de las Ses­sions, co­mo el ex al­cal­de de Nue­va York Rudy Giu­lia­ni o el ex Ad­mi­nis­tra­dor de la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal Scott Pruitt, re­pre­sen­tan prác­ti­ca­men­te el ma­les­tar. El nue­vo fis­cal ge­ne­ral in­te­ri­no de Trump, Matt­hew Whi­ta­ker, ha ex­pre­sa­do opi­nio­nes hos­ti­les so­bre la in­ves­ti­ga­ción de la In­je­ren­cia Ru­sia, di­ri­gi­da por el Fis­cal Es­pe­cial Ro­bert Mue­ller.

Es­tos he­chos son tan­to más escalofriantes al tiem­po que el pre­si­den­te ame­na­za con in­ves­ti­gar a los de­mó­cra­tas de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en re­pre­sa­lia por cual­quier in­ves­ti­ga­ción que pue­dan mon­tar so­bre la ad­mi­nis­tra­ción Trump. Se su­po­ne que el Con­gre­so de­be su­per­vi­sar. Se su­po­ne que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de­be pro­ce­sar a los de­lin­cuen­tes, no ser­vir co­mo un es­cua­drón de fu­si­la­mien­to pre­si­den­cial pri­va­do.

No im­por­ta a quién eli­ja Trump, el Se­na­do de­be ase­gu­rar­se de que él o ella se desem­pe­ña­rá co­mo un pro­fe­sio­nal com­pro­me­ti­do. Vo­ces pro­mi­nen­tes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano so­bre asun­tos re­la­cio­na­dos con la apli­ca­ción de la ley, co­mo el pre­si­den­te del Co­mi­té Ju­di­cial del Se­na­do, Chuck Grass­ley, re­pu­bli­cano por Io­wa, han in­sis­ti­do pre­via­men­te en que el fis­cal ge­ne­ral de­be proteger la in­de­pen­den­cia del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los pre­si­den­tes que usarían in­de­bi­da­men­te sus im­pre­sio­nan­tes po­de­res. Aho­ra es el mo­men­to de que cum­plan esas pa­la­bras.

Eso se apli­ca es­pe­cial­men­te a la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller y cual­quier otra in­ves­ti­ga­ción le­gal que pue­da afec­tar al pre­si­den­te. Trump in­di­có en una con­fe­ren­cia de pren­sa el miér­co­les que no que­ría ter­mi­nar la in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro, an­tes de de­te­ner­la, el su­ce­sor de Ses­sions po­dría de­jar­la re­cur­sos o ac­tuar pa­ra en­cu­brir sus ha­llaz­gos.

Co­mo ar­gu­men­tó la Unión Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les el miér­co­les, “el Se­na­do de­be exi­gir que cual­quier can­di­da­to a fis­cal ge­ne­ral de­ba com­pro­me­ter­se a no in­ter­fe­rir en la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial, y con­ti­nuar ha­cien­do que Ro­bert Mue­ller ac­túe ba­jo la re­gu­la­ción del con­se­jo es­pe­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.