Sus­pen­de Ca­sa Blan­ca pa­se a re­por­te­ro por desafiar a Trump

El Diario de El Paso - - ESTADOS UNIDOS - Da­vid Bau­der / As­so­cia­ted Press

Nue­va York— La Ca­sa Blan­ca sus­pen­dió el pa­se de pren­sa del co­rres­pon­sal de CNN Jim Acos­ta, des­pués de que el pe­rio­dis­ta se en­fras­có en una con­fron­ta­ción aca­lo­ra­da con el pre­si­den­te Do­nald Trump du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa.

Am­bos co­men­za­ron a dis­cu­tir el miér­co­les des­pués de que Acos­ta le pre­gun­tó a Trump so­bre la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que se di­ri­ge a la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do Acos­ta in­ten­tó ha­cer una pre­gun­ta de se­gui­mien­to, Trump lo in­te­rrum­pió: “¡Es su­fi­cien­te!” y una asis­ten­te de la Ca­sa Blan­ca in­ten­tó in­fruc­tuo­sa­men­te qui­tar­le el mi­cró­fono al re­por­te­ro.

La se­cre­ta­ria de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca, Sa­rah San­ders, emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que acu­só a Acos­ta de “po­ner sus ma­nos so­bre una jo­ven mu­jer que só­lo in­ten­ta­ba ha­cer su tra­ba­jo co­mo be­ca­ria en la Ca­sa Blan­ca”, y di­jo que el ac­to era “ab­so­lu­ta­men­te inacep­ta­ble”.

La in­ter­ac­ción en­tre Acos­ta y la be­ca­ria fue bre­ve, y Acos­ta pa­re­ce ro­zar el bra­zo mien­tras ella iba tras el mi­cró­fono al que él se afe­rra­ba. “Dis­cúl­pe­me, se­ño­ra”, le di­jo.

Acos­ta tui­teó que la de­cla­ra­ción de San­ders de que pu­so sus ma­nos so­bre la asis­ten­te fue “una men­ti­ra”.

En un co­mu­ni­ca­do, CNN di­jo que la Ca­sa Blan­ca le re­ti­ró el pa­se de pren­sa a Acos­ta “en re­pre­sa­lia por sus pre­gun­tas desafian­tes” del miér­co­les, y la ca­de­na acu­só a San­ders de men­tir so­bre los ac­tos de Acos­ta.

San­ders “reali­zó acu­sa­cio­nes fal­sas e hi­zo re­fe­ren­cia a un in­ci­den­te que nun­ca ocu­rrió. Es­ta de­ci­sión sin pre­ce­den­tes es una ame­na­za a nues­tra de­mo­cra­cia y el país me­re­ce al­go me­jor”, di­jo CNN. “Jim Acos­ta tie­ne to­do nues­tro res­pal­do”, agre­gó.

Los pe­rio­dis­tas asig­na­dos a la co­ber­tu­ra de la Ca­sa Blan­ca so­li­ci­tan pa­ses que les per­mi­tan el ac­ce­so dia­rio a las zo­nas de pren­sa del Ala Oes­te. El per­so­nal de la Ca­sa Blan­ca de­ci­de si los pe­rio­dis­tas son ele­gi­bles, aun­que es el Ser­vi­cio Se­cre­to el que de­ter­mi­na qué so­li­ci­tu­des son apro­ba­das.

La con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas re­pre­sen­tó el pun­to más ba­jo en la re­la­ción en­tre el pre­si­den­te y los pe­rio­dis­tas.

“Es una pren­sa tan hos­til”, di­jo Trump des­pués de or­de­nar­le a la re­por­te­ra April Ryan, de Ame­ri­can Ur­ban Ra­dio Net­works, que se sen­ta­ra cuan­do ella in­ten­tó ha­cer­le una pre­gun­ta.

El pre­si­den­te se que­jó de que la pren­sa no cu­bre el au­ge eco­nó­mi­co y de que era la res­pon­sa­ble de gran par­te de la di­vi­sión po­lí­ti­ca en el país. Di­jo: “Pue­do ha­cer al­go fan­tás­ti­co, y ellos ha­cen que no se vea bien”.

Sus dis­cu­sio­nes con Acos­ta y con Pe­ter Ale­xan­der de NBC News se tor­na­ron per­so­na­les, al­go inusual in­clu­so en un es­ce­na­rio en don­de la na­tu­ra­le­za de sus tra­ba­jos sue­le con­fron­tar a los pre­si­den­tes y re­por­te­ros.

“Vi­ne co­mo una bue­na per­so­na que que­ría res­pon­der pre­gun­tas, y aho­ra hay per­so­nas sal­tan­do de sus asien­tos y gri­tán­do­me pre­gun­tas”, di­jo Trump, quien ha­bló du­ran­te ca­si 90 mi­nu­tos a pe­sar de sus con­fron­ta­cio­nes con los re­por­te­ros.

Acos­ta le pre­gun­tó a Trump por qué la ca­ra­va­na de mi­gran­tes fue un te­ma al que le dio tan­to én­fa­sis du­ran­te la con­tien­da elec­to­ral y cues­tio­nó la re­fe­ren­cia del man­da­ta­rio, quien com­pa­ró al con­tin­gen­te con una in­va­sión.

“De­be de­jar que me en­car­gue del país”, di­jo Trump. “Us­ted en­cár­gue­se de CNN, y si lo hi­cie­ra bien, sus ra­tings se­rían mu­cho me­jo­res”, aña­dió desafian­te.

Des­pués de que Acos­ta in­ten­tó pre­gun­tar­le so­bre la in­ves­ti­ga­ción de la in­je­ren­cia de Ru­sia en las elec­cio­nes de 2016, Trump in­ten­tó dar­le el turno a Ale­xan­der, pe­ro Acos­ta si­guió ha­cien­do pre­gun­tas.

“A CNN le de­be­ría de dar pe­na que us­ted tra­ba­je pa­ra ellos”, le di­jo el pre­si­den­te a Acos­ta. “Es una per­so­na ho­rri­ble y mal­edu­ca­da. No de­be­ría es­tar tra­ba­jan­do pa­ra CNN. La ma­ne­ra en que tra­ta a Sa­rah San­ders es ho­rri­ble. La ma­ne­ra en que tra­ta a otras per­so­nas es ho­rri­ble. No de­be­ría tra­tar así a las per­so­nas”, agre­gó.

Ale­xan­der sa­lió en de­fen­sa de su co­le­ga. “He via­ja­do con él y lo he ob­ser­va­do”, di­jo Ale­xan­der. “Es un re­por­te­ro per­se­ve­ran­te que se par­te el lo­mo co­mo el res­to de no­so­tros”, afir­mó.

“Tam­po­co soy un gran fa­ná­ti­co su­yo”, le res­pon­dió Trump.

“En­tien­do”, di­jo Ale­xan­der mien­tras in­ten­ta­ba rea­li­zar una pre­gun­ta. Acos­ta res­pon­dió e hi­zo men­ción de los dis­po­si­ti­vos ex­plo­si­vos que fue­ron en­via­dos re­cien­te­men­te a CNN y a otros ri­va­les po­lí­ti­cos del pre­si­den­te.

“So­lo sién­te­se”, di­jo Trump. “Cuan­do re­por­ta no­ti­cias fal­sas, al­go que CNN ha­ce mu­cho, se con­vier­te en enemi­go del pue­blo”, agre­gó.

Am­bos se en­fras­ca­ron en dis­cu­sión en una con­fe­ren­cia de pren­sa

Jim aCos­ta dispu­ta el mi­cró­fono con una be­ca­ria fren­te a la con­de­na del man­da­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.