Ma­sa­cre en Ca­li­for­nia: 12 MUER­TOS EN BAR COUNTRY

EX MA­RI­NE IRRUM­PE, LAN­ZA BOM­BAS DE HU­MO Y DIS­PA­RA; LO HA­LLAN SIN VI­DA

El Diario de El Paso - - PORTADA - Vie­ne de la Por­ta­da

Thou­sand Oaks, Cal.— La mú­si­ca country se es­cu­cha­ba a un al­to vo­lu­men y la cer­ve­za es­ta­ba flu­yen­do.

El par­ti­do de los La­kers es­ta­ba en la te­le­vi­sión y si los pa­rro­quia­nos no es­ta­ban bai­lan­do es­ta­ban ju­gan­do bi­llar. Lue­go, ines­pe­ra­da­men­te, en esa no­che de mú­si­ca country co­le­gial en el Bor­der­li­ne Bar & Grill, en­tró un hom­bre con un ar­ma.

Ves­tía ro­pa os­cu­ra y una ca­chu­cha os­cu­ra de beisbol, lan­zó bom­bas de hu­mo pa­ra crear con­fu­sión. Le dis­pa­ró al guar­dia de se­gu­ri­dad en la en­tra­da y lue­go abrió fue­go con­tra los asis­ten­tes.

El res­pon­sa­ble, Ian Long, de 28 años y ori­gi­na­rio de New­bury Park, Ca­li­for­nia, fue en­con­tra­do muer­to en el lu­gar de los he­chos des­pués de ma­tar a 12 per­so­nas in­clu­yen­do a un agen­te del She­riff y de ser con­fron­ta­do por ofi­cia­les que irrum­pie­ron en el bar.

Thou­sand Oaks, Ca.— Los clien­tes ca­ye­ron al sue­lo, se apre­su­ra­ron a ocul­tar­se de­ba­jo de las me­sas, se es­con­die­ron en el ba­ño y co­rrie­ron ha­cia las sa­li­das, pi­san­do los cuer­pos que ha­bía en el sue­lo. “Re­cuer­do que en cier­to mo­men­to mi­ré ha­cia atrás pa­ra ase­gu­rar­me que no me es­ta­ba si­guien­do”, co­men­tó Sa­rah DeSon, una es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria de 19 años.

Mien­tras co­rrían pa­ra po­ner­se a sal­vo, mu­chos de ellos pen­sa­ron ‘no otra vez’.

Jus­to el año pa­sa­do, hu­ye­ron del mis­mo caos –dis­pa­ros, cuer­pos ca­yen­do– en Las Ve­gas, du­ran­te un fes­ti­val de mú­si­ca country en don­de 58 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en la peor ma­sa­cre en la his­to­ria mo­der­na de Es­ta­dos Uni­dos.

El Bor­der­li­ne, un lu­gar po­pu­lar pa­ra los fa­ná­ti­cos de la mú­si­ca country, se ha­bía con­ver­ti­do en un lu­gar tran­qui­lo pa­ra do­ce­nas de so­bre­vi­vien­tes de la ma­sa­cre de Las Ve­gas, en don­de po­dían re­unir­se pa­ra es­cu­char mú­si­ca, pa­ra sa­nar y pa­ra re­cor­dar –“pa­ra ce­le­brar la vi­da”, di­jo uno de ellos.

Vi­ven tra­ge­dia un año des­pués

Y aho­ra, por lo me­nos al­gu­nos de ellos, per­te­ne­cen a un gru­po que al pa­re­cer son los úni­cos so­bre­vi­vien­tes es­ta­dou­ni­den­ses de dos ma­sa­cres.

“És­ta es la se­gun­da oca­sión en apro­xi­ma­da­men­te un año que es­to ha su­ce­di­do”, co­men­tó Ni­cho­las Cham­pion, en­tre­na­dor de fit­ness del Sur de Ca­li­for­nia, quien pu­bli­có una fo­to en Fa­ce­book del gru­po de so­bre­vi­vien­tes de Las Ve­gas, du­ran­te una reunión que se efec­tuó en el Bor­der­li­ne el mes de abril, se­gún co­men­tó en una en­tre­vis­ta pa­ra la te­le­vi­sión.

“Yo es­tu­ve en la ma­sa­cre de la Ru­ta 91 de Las Ve­gas, así co­mo tam­bién otras 50 o 60 per­so­nas que es­tá­ba­mos es­ta no­che en es­te lu­gar”.

El año pa­sa­do, cuan­do el hom­bre ar­ma­do abrió fue­go en el Fes­ti­val de la Ru­ta 91 en Las Ve­gas, Te­le­ma­chus Or­fa­nos lo­gró so­bre­vi­vir. Pe­ro es­te miér­co­les por la no­che, no fue así. “Fue ase­si­na­do ano­che en el Bor­der­li­ne”, co­men­tó su ma­dre Su­san Or­fa­nos, de ma­ne­ra rá­pi­da a tra­vés del te­lé­fono. “Se sal­vó de la ma­sa­cre en Las Ve­gas, vino a ca­sa, pe­ro ano­che no lle­gó, quie­ro que es­cri­ban es­tas tres pa­la­bras: Con­trol De Ar­mas. Há­gan­lo de in­me­dia­to, pa­ra que na­die más pa­se por es­to. ¿Po­drían ha­cer­lo? ¿Po­drían ha­cer­lo por mí? Con­tro­len las ar­mas”. Lue­go, Or­fa­nos col­gó el au­ri­cu­lar.

In­ves­ti­ga­do­res se­ña­la­ron que no exis­te un mó­vil cla­ro. Long, quien era ve­te­rano de la Ma­ri­na, pres­tó sus ser­vi­cios en Af­ga­nis­tán, y al pa­re­cer ha­bía es­ta­do lu­chan­do con­tra sus pro­pios de­mo­nios: en el mes de abril, ofi­cia­les acu­die­ron a su ca­sa en don­de se re­por­tó un al­ter­ca­do, es­pe­cia­lis­tas en sa­lud men­tal ha­bla­ron con él acer­ca de su ser­vi­cio mi­li­tar des­pués de sos­pe­char que po­dría su­frir el des­or­den de es­trés pos­trau­má­ti­co.

Pe­ro de­ci­die­ron que no re­pre­sen­ta­ba pe­li­gro pa­ra él mis­mo ni pa­ra otros, y de­ter­mi­na­ron que no po­dían for­zar­lo a aten­der­se.

Ce­le­bra­ción uni­ver­si­ta­ria

El ti­ro­teo den­tro del bar, que ha si­do un lu­gar fa­vo­ri­to de reunión du­ran­te 25 años y que im­par­tía lec­cio­nes de bai­le country en lí­nea y per­mi­tía el ac­ce­so a es­tu­dian­tes que te­nían 18 años –el miér­co­les por la no­che va­rias uni­ver­si­ta­rias es­ta­ban ce­le­bran­do su cum­plea­ños 21–, em­pe­zó al­re­de­dor de las 11 p.m.

Los tes­ti­gos des­cri­bie­ron un caos ines­pe­ra­do. En­tre las 130 o 180 per­so­nas que es­ta­ban en el bar se en­con­tra­ban cin­co ofi­cia­les de la Po­li­cía fran­cos, dis­fru­tan­do de una no­che co­mo cual­quie­ra de los de­más clien­tes.

Cuan­do los pa­rro­quia­nos bus­ca­ron dón­de re­fu­giar­se, los so­ni­dos de cris­tal ro­to y los dis­pa­ros so­na­ron en el bar, pa­re­ci­do a una ca­ver­na.

El hom­bre ar­ma­do es­tu­vo pa­ra­do en la pis­ta de bai­le que es­ta­ba va­cía, dis­pa­rán­do­les a los he­ri­dos mien­tras ya­cían en el sue­lo.

Tey­lor Whittler, una jo­ven­ci­ta que es­ta­ba allí, vio cuan­do el su­je­to re­car­gó rá­pi­da­men­te su ar­ma y dis­pa­ró nue­va­men­te.

“Sa­bía lo que es­ta­ba ha­cien­do. Es­ta­ba en per­fec­ta for­ma”, di­jo.

Iden­ti­fi­can víc­ti­mas

Cuan­do ama­ne­ció, un gru­po de víc­ti­mas fue­ron iden­ti­fi­ca­das. En­tre ellos es­ta­ba el sar­gen­to Ron He­lus, un ayu­dan­te del she­riff que só­lo es­ta­ba a un año de re­ti­rar­se, Alai­na Hou­sely, de 18 años y es­tu­dian­te del pri­mer año de la Uni­ver­si­dad Pep­per­di­ne a quien le fas­ci­na­ba el soc­cer y pla­nea­ba ob­te­ner una li­cen­cia­tu­ra en Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa, y Cody Coff­man, de 22 años, un um­pi­re de beisbol que pla­nea­ba in­gre­sar al Ejér­ci­to.

El pa­dre de Coff­man vio a su hi­jo jus­to an­tes de que sa­lie­ra de ca­sa pa­ra ir al bar, el miér­co­les por la no­che. “Lo pri­me­ro que le di­je fue, por fa­vor no va­yas a to­mar y a ma­ne­jar”, les co­men­tó a los re­por­te­ros.

“Lo úl­ti­mo que le di­je fue, hi­jo, te amo”.

Al­go ya co­mún

De­bi­do a que las ma­sa­cres son al­go ha­bi­tual en la vi­da de es­te país, los es­ta­dou­ni­den­ses que acu­den a reunio­nes gran­des –en igle­sias, con­cier­tos, pla­zas pú­bli­cas– se han acos­tum­bra­do a pen­sar en las po­si­bi­li­da­des, de­tec­tan­do las ru­tas de sa­li­da y so­pe­san­do las op­cio­nes pa­ra es­ca­par, por si al­go ho­rri­ble su­ce­de.

“Des­afor­tu­na­da­men­te, nues­tros jó­ve­nes y las per­so­nas que acu­den a los clu­bes noc­tur­nos han apren­di­do que es­to pue­de su­ce­der y es­tán pen­san­do en eso”, co­men­tó Geoff Dean, she­riff del Con­da­do Ven­tu­ra, cu­yo úl­ti­mo día de tra­ba­jo an­tes de re­ti­rar­se va a ser es­te vier­nes.

“Afor­tu­na­da­men­te, eso pro­ba­ble­men­te ha sal­va­do mu­chas vi­das, ya que han hui­do del lu­gar rá­pi­da­men­te”.

Las au­to­ri­da­des die­ron a co­no­cer que unas 22 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das y fue­ron lle­va­das al hos­pi­tal.

Una es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria, Ne­llie Wong, es­ta­ba en el bar ce­le­bran­do su cum­plea­ños nú­me­ro 21. Wong se que­dó atra­pa­da en el club has­ta que arri­bó la Po­li­cía y des­cri­bió to­do co­mo al­go bo­rro­so.

“Aun­que ella es­tá vi­va”, co­men­tó Whittler, al es­tar con Wong afue­ra del bar. “Ella lo­gró vi­vir en su cum­plea­ños 21”.

Fa­mi­lia de la Ru­ta 91

La no­ti­cia pro­vo­có una con­vul­sión en la co­mu­ni­dad de los so­bre­vi­vien­tes de la ma­sa­cre en Las Ve­gas, quie­nes se lla­man a sí mis­mos la Fa­mi­lia de la Ru­ta 91, y que cons­tan­te­men­te pu­bli­can fo­tos en sus gru­pos pri­va­dos de Fa­ce­book y se reúnen pa­ra lo que ellos lla­man “una reunión pa­ra sa­lu­dar­se”.

El Bor­der­li­ne es uno de va­rios lu­ga­res que los so­bre­vi­vien­tes uti­li­zan pa­ra rea­li­zar sus reunio­nes, que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo sa­nar su trau­ma del ti­ro­teo ocu­rri­do en oc­tu­bre del 2017.

Ja­nie Scott, de 42 años, una so­bre­vi­vien­te de Las Ve­gas que tie­ne una pá­gi­na de Fa­ce­book jun­to con otras per­so­nas, co­men­tó que 47 per­so­nas que lo­gra­ron so­bre­vi­vir de ese ti­ro­teo ha­bían pu­bli­ca­do en su pá­gi­na que es­tu­vie­ron ano­che en el Bor­der­li­ne.

Es­te jue­ves ha­bló con 10 de ellas. “Es­tán im­pac­ta­dos”, di­jo. “He es­cu­cha­do que mu­chos han di­cho: ¿Por qué es­to es la nue­va nor­ma­li­dad? No de­be­ría de su­ce­der”.

Molly Mau­rer, otra per­so­na que di­jo que es so­bre­vi­vien­te de am­bos ti­ro­teos, es­cri­bió en Fa­ce­book es­te jue­ves por la ma­ña­na, “no pue­do creer que es­té di­cien­do es­to nue­va­men­te. Es­toy vi­va y a sal­vo en mi ca­sa”.

Pos­te­rior­men­te, du­ran­te el día, es­cri­bió nue­va­men­te: “Es­toy en me­dio de es­ta con­fu­sión y des­tro­za­da, quie­ro to­mar un mi­nu­to pa­ra de­cir que el Bor­der­li­ne es nues­tro lu­gar de reunión. Nues­tros pa­dres vi­si­ta­ban ese lu­gar, nues­tros ami­gos tra­ba­jan allí, ce­le­bra­mos nues­tros mo­men­tos fe­li­ces y sa­ca­mos los peo­res en ese lu­gar. Va­mos a re­gre­sar más fuer­tes que nun­ca”. (The New York Ti­mes)

aL­GU­NOS SO­BRe­Vi­VieN­teS vi­vie­ron ti­ro­teo en que mu­rie­ron 58 en Las Ve­gas

Un pa­ra­mé­di­co con­sue­la a una so­bre­vi­vien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.