¿Por qué me dis­pa­ra­ron?, pre­gun­ta Gael

Ni­ño he­ri­do en Juá­rez re­quie­re tras­plan­te de ri­ñón y no pue­de ca­mi­nar

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez / El Dia­rio de El Pa­so

Lo que era una sim­ple vi­si­ta a Ciu­dad Juá­rez en com­pa­ñía de sus pa­dres cam­bió por com­ple­to la vi­da de Gael Ca­ni­za­les, de tan so­lo cua­tro años, quien fue al­can­za­do por una ba­la per­di­da du­ran­te un ti­ro­teo en un res­tau­ran­te.

El me­nor tie­ne que ser so­me­ti­do a diá­li­sis tres ve­ces por se­ma­na de­bi­do a que la ba­la da­ñó el úni­co ri­ñón que le fun­cio­na­ba. Por una le­sión en la co­lum­na ver­te­bral no pue­de ca­mi­nar, aun­que los mé­di­cos es­pe­ran que sa­ne con­for­me crez­ca.

“Co­mo dos ve­ces lo he vis­to muy tris­te y me ha di­cho que ya quie­re ca­mi­nar y yo le di­go que pron­to po­drá ha­cer­lo. Tam­bién me di­ce que por qué le dis­pa­ra­ron a él y le de­ci­mos que no le que­rían dar a él, que fue un ac­ci­den­te”, di­jo Carla Na­va, ma­má de Gael.

La pe­sa­di­lla pa­ra la fa­mi­lia Ca­ni­za­les co­men­zó el pa­sa­do 4 de sep­tiem­bre, cuan­do de­ci­die­ron ir a co­mer a un res­tau­ran­te de la ca­de­na Ap­ple­bee’s, ubi­ca­do en el pa­seo Triun­fo de la Re­pu­bli­ca.

Carla, de 25 años, ma­dre de Gael, no pu­do con­te­ner el llan­to al re­cor­dar lo que ella ca­ta­lo­ga co­mo la peor ex­pe­rien­cia de su vi­da.

“Fue al­go ho­rri­ble. Te­ner a mi ni­ño de­san­grán­do­se­me ahí y ca­si ver­lo ir­se, fue ho­rri­ble, al­go muy feo”, di­jo Na­va a El Dia­rio de El Pa­so.

Na­va re­la­tó que has­ta la fe­cha no sa­be exac­ta­men­te có­mo pa­sa­ron las co­sas, ya que so­lo re­cuer­da ha­ber es­cu­cha­do dis­pa­ros y se­gun­dos des­pués vio a su hi­jo en­san­gren­ta­do.

“To­do pa­só tan rá­pi­do que no su­pi­mos qué es­ta­ba pa­san­do, so­lo tra­ta­mos de pro­te­ger­nos pe­ro ya le ha­bían da­do a mi ni­ño en el es­tó­ma­go y tam­bién a mi es­po­so en el bra­zo”, con­tó la mu­jer.

Gael tu­vo que ser tras­la­da­do de emer­gen­cia a un hos­pi­tal en la ve­ci­na ciu­dad, don­de lo ope­ra­ron de ur­gen­cia pa­ra re­ti­rar el ór­gano da­ña­do, ya que de lo con­tra­rio el ni­ño po­día mo­rir por la fuer­te he­mo­rra­gia que te­nía.

“Yo me lo que­ría traer a El Pa­so, pe­ro me di­je­ron que era pe­li­gro­so. Me lo ope­ra­ron en Juá­rez y en cuan­to pu­de lo tra­je pa­ra acá”, di­jo.

No pue­de ca­mi­nar

Con un nu­do en la gar­gan­ta la mu­jer re­la­tó que la ba­la que im­pac­tó a su hi­jo no so­lo afec­tó su ri­ñón, sino tam­bién su es­pi­na dor­sal, lo que lo tie­ne en una si­lla de rue­das.

“Nos ex­pli­ca­ron que la ba­la ro­zó unos ligamentos que iban di­rec­ta­men­te al pie de­re­cho y aho­ra no pue­de ca­mi­nar, por­que aun­que lo mue­ve po­qui­to no tie­ne fuer­za su­fi­cien­te pa­ra apo­yar­se y ca­mi­nar. Me que­dó in­vá­li­do”, en­fa­ti­zó.

Pe­ro la mu­jer co­men­tó que los mé­di­cos tie­nen es­pe­ran­zas de que su hi­jo pue­da vol­ver a po­ner­se de pie, de­bi­do a que su cuer­po si­gue desa­rro­llán­do­se y es po­si­ble que los ligamentos afec­ta­dos se re­pa­ren por sí so­los.

“Di­je­ron que sus ligamentos van a se­guir cre­cien­do y eso nos da es­pe­ran­zas de que pue­da vol­ver a ca­mi­nar, tam­bién hay que dar­le te­ra­pia pe­ro hay es­pe­ran­zas”, re­sal­tó.

No­ta­ble­men­te afli­gi­da, la mu­jer con­tó que de las co­sas más di­fí­ci­les por las que han te­ni­do que pa­sar es te­ner que ex­pli­car­le a Gael qué fue lo que le pa­só y que por ese mo­ti­vo no pue­de ca­mi­nar.

Na­va men­cio­nó que de­bi­do a la po­ca movilidad que tie­ne, Gael per­dió el in­te­rés por ju­gar y aho­ra so­lo le gus­ta ar­mar rom­pe­ca­be­zas con su her­ma­na de seis años.

“Es muy ra­ro que él quie­ra ju­gar so­li­to co­mo an­tes, aho­ra lo úni­co que ha­ce es ar­mar rom­pe­ca­be­zas y a ve­ces se po­ne a ju­gar con su her­ma­ni­ta, ella es la úni­ca que sí lo ha­ce ju­gar”, co­men­tó la ma­dre de fa­mi­lia.

Sí te­nía dos ri­ño­nes

A pe­sar de que un prin­ci­pio se co­men­tó que Gael ha­bía na­ci­do con so­lo un ri­ñón, la mu­jer ex­pli­có que los doc­to­res de El Pa­so se per­ca­ta­ron que sí te­nía am­bos ór­ga­nos pe­ro uno de ellos no fun­cio­na­ba.

“Re­sul­tó que sí te­nía el otro ri­ñón, pe­ro se lo qui­ta­ron ha­ce tres se­ma­nas por­que no le fun­cio­na­ba bien y le pro­vo­ca­ba que se le subie­ra la pre­sión”, co­men­tó Na­va.

La mu­jer in­di­có que des­de el in­ci­den­te prác­ti­ca­men­te pa­san una se­ma­na en el hos­pi­tal y otra en su ca­sa, de­bi­do a que la sa­lud de Gael es muy frá­gil, lo cual le ha im­pe­di­do vol­ver a la es­cue­la.

“El jue­ves lo vol­ví a traer el hos­pi­tal por­que se le subió tan­to la pre­sión que se me em­pe­zó a con­vul­sio­nar, pe­ro ya es­tá me­jor gra­cias a Dios, los doc­to­res di­je­ron que su cuer­po se tie­ne que adap­tar”, ex­pli­có.

Na­va ex­pli­có que los mé­di­cos es­tán es­pe­ran­do a que Gael se re­cu­pe­re to­tal­men­te pa­ra so­me­ter­lo a un tras­plan­te de ri­ñón en San An­to­nio, que se rea­li­za­rá en­tre fe­bre­ro y mar­zo de 2019.

“Me di­cen que co­mo es un ni­ño muy chi­qui­to le con­si­guen un ri­ñón rá­pi­do”, di­jo.

Bus­can ayu­da de la co­mu­ni­dad

Por úl­ti­mo Na­va so­li­ci­tó el apo­yo de la co­mu­ni­dad fron­te­ri­za pa­ra po­der sol­ven­tar los gas­tos que se ave­ci­nan con el tras­plan­te de Gael.

“Se nos vie­nen mu­chos gas­tos y aho­ri­ta so­lo mi es­po­so es­tá tra­ba­jan­do, por­que aun­que yo tam­bién tra­ba­jo (en una tien­da de ro­pa), des­de el ac­ci­den­te me de­di­co a cui­dar al ni­ño la ma­yor par­te del tiem­po”, co­men­tó.

Agre­gó que ape­nas es­ta se­ma­na su es­po­so Ri­car­do, de 25 años, pu­do vol­ver a tra­ba­jar po­nien­do re­fri­ge­ra­cio­nes, lue­go de que le prac­ti­ca­ran una ci­ru­gía pa­ra re­ti­rar­le la ba­la que que­dó en su bra­zo.

“Aho­ri­ta él es el úni­co sos­tén de la ca­sa y te­ne­mos que jun­tar di­ne­ro pa­ra el via­je a San An­to­nio y pues pa­ra pa­gar la ren­ta y re­ci­bos y to­do”, rei­te­ró. Por tal mo­ti­vo abrie­ron una cuen­ta en In­ter­net, don­de des­de el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre han es­ta­do re­cau­dan­do fon­dos.

Si us­ted gus­ta apo­yar a la fa­mi­lia Ca­ni­za­les pue­de ha­cer­lo a tra­vés de un do­na­ti­vo elec­tró­ni­co en www.go­fund­me.com/help-for-gael-ca­ni­za­les-4yrs. (Kar­la Val­dez / El Dia­rio de El Pa­so)

En­CUEn­tra Con­SUE­lo con su her­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.