Cos­tum­bre de Ja­nu­cá en­se­ña va­lor del di­ne­ro

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ra­bino Le­vi Green­berg

Ja­nu­cá con­me­mo­ra los even­tos his­tó­ri­cos cuan­do el an­ti­guo Im­pe­rio Grie­go Se­léu­ci­da ocu­pó la Tie­rra de Is­rael, ha­ce más de 2 mil 100 años, y lan­zó una cam­pa­ña agre­si­va pa­ra des­truir la es­truc­tu­ra re­li­gio­sa co­mu­ni­ta­ria. El ju­daís­mo en­tró en la clan­des­ti­ni­dad por un tiem­po has­ta que un pu­ña­do de ju­díos de­vo­tos, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo los ma­ca­beos, se re­be­ló. Aun­que gran­de­men­te su­pe­ra­dos por sus ad­ver­sa­rios, al­can­za­ron una vic­to­ria mi­la­gro­sa y re­cu­pe­ra­ron el con­trol de San­to Templo en Je­ru­sa­lén. Mien­tras se pre­pa­ra­ban pa­ra res­tau­rar el ofi­cio dia­rio de en­cen­der la Me­no­rá (can­de­la­bro) del Templo, no en­con­tra­ron acei­te ri­tual­men­te pu­ro en las áreas ve­ci­nas y pro­du­cir acei­te nue­vo to­ma­ría ocho días.

Mis­te­rio­sa­men­te, una ja­rra con el acei­te ne­ce­sa­rio apa­re­ció, pe­ro só­lo ha­bía su­fi­cien­te pa­ra una so­la no­che. Sin de­jar in­ti­mi­dar, lle­na­ron la Me­no­rá con el acei­te que te­nían y en­cen­die­ron las lla­mas de la ma­ne­ra apro­pia­da. Y he aquí que la can­ti­dad mí­ni­ma de acei­te ar­dió por ocho días y no­ches.

Con­me­mo­ra­mos el mi­la­gro del acei­te en­cen­dien­do lla­mas por ocho no­ches. En el aniver­sa­rio del des­cu­bri­mien­to del acei­te y en el en­cen­di­do ini­cial de la Me­no­rá pren­de­mos una lla­ma. La si­guien­te no­che en­cen­de­mos dos y de ma­ne­ra su­ce­si­va aña­di­mos una has­ta que al­can­za­mos el to­tal de ocho lla­mas en la no­che que ocu­rrió el mi­la­gro.

Du­ran­te el úl­ti­mo me­dio si­glo, una in­dus­tria gran­de y crea­ti­va ha trans­for­ma­do esen­cial­men­te la ma­ne­ra en que ce­le­bra­mos Ja­nu­cá.

Por su­pues­to que la mizt­vá –man­da­mien­to– de en­cen­der ve­las, por ocho no­ches, per­ma­ne­ce co­mo el al­ma y el co­ra­zón de la ob­ser­van­cia de Ja­nu­cá. Sin em­bar­go, una ro­bus­ta in­dus­tria de Ja­nu­cá ha in­tro­du­ci­do drei­dels (pi­ri­no­las) mu­si­ca­les e ilu­mi­na­dos, me­no­rás eléc­tri­cas, una in­fi­ni­dad de re­ce­tas pa­ra los lat­kes (tor­tas de pa­pa fri­tas en acei­te) y el con­cep­to de los re­ga­los de Ja­nu­cá.

Exis­te una cos­tum­bre an­ti­gua e im­por­tan­te de Ja­nu­cá am­plia­men­te ol­vi­da­da a lo lar­go del tiem­po: dar Ja­nu­cá gelt.

“Gelt” es una pa­la­bra en yid­dish –la len­gua ju­día eu­ro­pea– que sig­ni­fi­ca “di­ne­ro”. Por ge­ne­ra­cio­nes, los pa­dres le da­ban di­ne­ro a sus hi­jos en Ja­nu­cá. No eran re­ga­los en­vuel­tos o cho­co­la­tes re­don­dos y pla­nos en­vuel­tos en lá­mi­nas de me­tal pla­tea­das o do­ra­das. Era di­ne­ro de cur­so legal. Por mun­dano que pa­rez­ca, re­ga­lar di­ne­ro ex­pre­sa una de las lec­cio­nes más po­de­ro­sas de Ja­nu­cá.

La pa­la­bra “Ja­nu­cá” es­tá li­ga­da eti­mo­ló­gi­ca­men­te con el vo­ca­blo he­breo “ji­nuj” (edu­ca­ción) y las va­rias cos­tum­bres e his­to­rias de Ja­nu­cá im­por­ten lec­cio­nes im­por­tan­tes, es­pe­cial­men­te pa­ra nues­tros ni­ños.

¿Cuál es el va­lor edu­ca­ti­vo del di­ne­ro? La mo­ne­da legal es ex­tre­ma­da­men­te po­de­ro­sa. Es un in­di­ca­dor de es­ta­tus so­cial. Quien tie­ne mu­cho es con­si­de­ra­do ri­co y exi­to­so. Po­see el po­ten­cial de pro­veer nu­tri­ción, ca­li­dez y se­gu­ri­dad, y ge­ne­rar bon­dad y ama­bi­li­dad. Pe­ro el di­ne­ro en el ban­co no lo­gra nada de lo an­te­rior. Su ener­gía la­ten­te só­lo se per­ci­be cuan­do en reali­dad se uti­li­za.

Ca­da ser hu­mano es un te­so­ro es­con­di­do de in­te­li­gen­cia, sen­si­bi­li­dad y ta­len­tos. Al na­cer, esos po­de­res per­ma­ne­cen ocul­tos y sin desa­rro­llar. Dios nos pro­vee a ca­da uno de no­so­tros con el po­der de sa­car­le par­ti­do a nues­tro po­ten­cial, desa­rro­llar esos po­de­res la­ten­tes y li­be­rar nues­tras ca­pa­ci­da­des úni­cas pa­ra te­ner im­pac­to en nues­tro mun­do.

Re­ga­lar­le a los ni­ños su pro­pio efec­ti­vo les per­mi­te des­cu­brir es­ta di­ná­mi­ca po­de­ro­sa que tan fuer­te­men­te re­fle­ja su des­tino con­for­me cre­cen y ma­du­ran has­ta con­ver­tir­se en la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de lí­de­res y pio­ne­ros. Cual­quier co­sa pue­de lo­grar­se en tan­to que su po­ten­cial no lan­gui­dez­ca, sin uso ni ex­pre­sión.

Además, al en­tre­nar­les pa­ra dar una por­ción de su di­ne­ro a la ca­ri­dad, les per­mi­ti­mos prac­ti­car la obli­ga­ción y apre­ciar la sa­tis­fac­ción de ser da­do­res. Ja­nu­cá se ob­ser­va des­de el domingo 2 de di­ciem­bre por la tar­de, has­ta el lu­nes 10 de di­ciem­bre. Pa­ra apren­der más so­bre Ja­nu­cá, por­fa­vor vi­si­te el si­tio webwww.c ha­ba del pa­so.com/c han uk ah

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.