Cla­ma por jus­ti­cia afue­ra del al­ber­gue de Tor­ni­llo

Acam­pa y de­nun­cia abu­sos vs me­no­res mi­gran­tes de­te­ni­dos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Sa­bri­na Zu­ni­ga / El Dia­rio de El Pa­so

Tor­ni­llo— Jos­hua Ru­bin, un hom­bre de 66 años de edad, lle­va un mes y me­dio acam­pan­do a las afue­ras del re­fu­gio para me­no­res in­mi­gran­tes ubi­ca­do en es­te cru­ce fron­te­ri­zo al es­te del con­da­do.

El hom­bre ori­gi­na­rio de Brooklyn, Nue­va York es­tá lo­gran­do su ob­je­ti­vo en su de­ses­pe­ra­da lu­cha por que ‘las per­so­nas pres­ten aten­ción a la si­tua­ción que afron­tan los ni­ños en el cen­tro de de­ten­ción’.

“Bus­co que Amé­ri­ca se dé cuen­ta de lo que el Go­bierno quie­re ocul­tar. Abren es­te cen­tro para ni­ños aquí en me­dio del de­sier­to, ale­ja­do de la gen­te para que na­die lo no­te, para que na­die lo vea, pe­ro mi mi­sión es que sí se vea y que las per­so­nas se den cuen­ta de lo que ocu­rre aquí”, co­men­tó Ru­bin en entrevista con El Dia­rio de El Pa­so.

El cen­tro de de­ten­ción de me­no­res in­mi­gran­tes se en­cuen­tra en pro­pie­dad fe­de­ral, a un cos­ta­do del puer­to in­ter­na­cio­nal Mar­ce­lino Ser­na, en Tor­ni­llo, a unas 27 mi­llas de la zo­na ur­ba­na de El Pa­so.

Tor­ni­llo— Los re­por­tes más re­cien­tes in­for­man que el cen­tro al­ber­ga a unos 2 mil 340 ni­ños, una can­ti­dad que se ha in­cre­men­ta­do cin­co ve­ces en com­pa­ra­ción de la can­ti­dad de ni­ños que se re­por­tó en el pa­sa­do mes de ju­nio, cuan­do se in­for­mó de su aper­tu­ra.

Ru­bin se ha de­di­ca­do a do­cu­men­tar ca­da una de las en­tra­das y sa­li­das de ca­mio­nes y vehícu­los de car­ga que se pre­sen­tan en el lu­gar.

Me­dian­te la pá­gi­na de Fa­ce­book ‘Wit­ness: Tor­ni­llo’, el desa­rro­lla­dor de sis­te­mas ha man­te­ni­do al tan­to a las per­so­nas a ni­vel na­cio­nal de la si­tua­ción en el cen­tro de de­ten­ción. Con un le­tre­ro que di­ce: ‘Free Them’, Ru­bin pa­sa los días en me­dio del de­sier­to, duer­me en un RV (ca­sa ro­dan­te), cuen­ta con la com­pa­ñía de su pe­rro y conversa con al­gu­nas per­so­nas que cru­zan el puen­te día a día.

En­tre do­na­cio­nes de co­mi­da, pe­que­ñas char­las con los fron­te­ri­zos y do­cu­men­tan­do ca­da mo­vi­mien­to me­dian­te vi­deos en Fa­ce­book, el hom­bre es­tá vol­tean­do ca­da día más mi­ra­das al campamento de Tor­ni­llo.

Cuen­ta ade­más con una pá­gi­na de GoFun­dMe, en don­de do­ce­nas de per­so­nas han es­ta­do con­tri­bu­yen­do con do­na­cio­nes mo­ne­ta­rias para su su­per­vi­ven­cia en me­dio del de­sier­to. Al cie­rre de es­ta edi­ción, la cuen­ta era de 7 mil 500 dó­la­res re­ca­ba­dos.

“En­tran, sa­len ca­mio­nes con ga­lo­nes de agua, con quí­mi­cos para los ba­ños, con ar­tícu­los para los ni­ños. Pe­ro tam­bién en­tran ca­mio­nes lle­nos de ni­ños, y se van ca­mio­nes con más ni­ños”, di­jo.

‘¿Qué si fue­ran sus hi­jos?’

El neo­yor­quino, que se iden­ti­fi­ca co­mo ét­ni­ca­men­te ju­dío, es par­te de un gru­po de ac­ti­vis­mo di­ri­gi­do a pro­tes­tar por la de­ten­ción de ni­ños sin sus fa­mi­lias en los cen­tros de pro­ce­sa­mien­to de in­mi­gran­tes.

“Lo que quie­ro que las per­so­nas en­tien­dan es que si fue­ran sus hi­jos quie­nes es­tán den­tro de esa pri­sión, ¿cuán­to tiem­po es­ta­rían afue­ra es­pe­ran­do por ellos? Es­tos son ni­ños y hay que ver­los co­mo nues­tros pro­pios hi­jos”, co­men­tó Ru­bin.

Y es que el pro­me­dio de es­ta­día en el campamento es de ca­si 60 días, se­gún in­for­mes de au­to­ri­da­des. A es­to se le su­man los me­ses que al­gu­nos me­no­res ya han pa­sa­do en otros lu­ga­res ba­jo el cui­da­do del Go­bierno. La úl­ti­ma vez que se le pres­tó la opor­tu­ni­dad a los me­dios de in­gre­sar, sin cá­ma­ras ni mi­cró­fo­nos, al cen­tro de de­ten­ción, fue el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre. Unos vein­ti­cin­co pe­rio­dis­tas de me­dios na­cio­na­les, incluido El Dia­rio de El Pa­so, en­tra­ron a una ‘ciu­da­de­la’ cons­trui­da en cues­tión de cua­tro me­ses.

Los me­no­res, que com­pren­den eda­des de 13 a 17 años, se­pa­ra­dos los hom­bres de las mu­je­res, vi­ven en car­pas si­mi­la­res a la de los mi­li­ta­res. La car­pa más gran­de es en don­de se hos­pe­dan las ni­ñas, y tie­ne ca­pa­ci­dad para 300 ado­les­cen­tes.

El campamento es di­ri­gi­do por la com­pa­ñía BFCS, una or­ga­ni­za­ción que se en­car­ga de ope­rar y pro­veer ser­vi­cios a per­so­nas dam­ni­fi­ca­das en desas­tres na­tu­ra­les. La ope­ra­ción en Tor­ni­llo le cues­ta al Go­bierno al­re­de­dor de 100 mi­llo­nes de dó­la­res men­sua­les, se­gún in­for­mó As­so­cia­ted Press.

Se in­for­mó que el campamento es­ta­ría en ope­ra­ción has­ta el 31 de di­ciem­bre. Sin em­bar­go, Ru­bin y de­más or­ga­ni­za­cio­nes en apo­yo a la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te es­ti­man que el cen­tro con­ti­núe por va­rios me­ses más, ya que es ca­si im­po­si­ble re­ubi­car a cien­tos de me­no­res con sus fa­mi­lias en tan cor­to tiem­po.

Na­vi­dad en Tor­ni­llo

El pró­xi­mo 23 de di­ciem­bre Ru­bin aus­pi­cia­rá un even­to du­ran­te 10 días con­ti­nuos para ejer­cer pre­sión en las au­to­ri­da­des y exi­gir la li­be­ra­ción de los me­no­res.

‘Christ­mas in Tor­ni­llo’ bus­ca­rá que me­dian­te can­tos, lu­ces y de­co­ra­cio­nes na­vi­de­ñas, los me­no­res den­tro del campamento pue­dan ver y es­cu­char a los ac­ti­vis­tas.

“Que­re­mos que se­pan que no es­tán so­los, que hay gen­te que se preo­cu­pa por ellos y que los es­pe­ra­mos con los bra­zos abier­tos”, con­clu­yó Ru­bin.

Aun­que el plan del Go­bierno es que los me­no­res es­tén con fa­mi­lia­res an­tes de que ter­mi­ne el año, una in­ves­ti­ga­ción de As­so­cia­ted Press re­ve­ló que el rá­pi­do cre­ci­mien­to del campamento plan­tea una se­rie de pro­ble­mas.

Por lo que se­rá ca­si im­po­si­ble cum­plir con el ob­je­ti­vo ini­cial de ce­rrar el campamento de Tor­ni­llo para Año Nue­vo, ya que no hay 2 mil 300 ca­mas dis­po­ni­bles en otras ins­ta­la­cio­nes. Un con­tra­to ob­te­ni­do por AP in­di­ca que se pla­nea man­te­ner el campamento has­ta el 2020. Des­ta­ca que el cie­rre del campamento ya ha si­do pos­pues­to en tres pa­sa­das oca­sio­nes.

Esos 2 mil 400 ni­ños, “hay que ver­los co­mo nues­tros pro­pios hi­jos”: Jos­hua Ru­bin

JOs­HUa rU­Bin via­jó des­de NY

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.