La epi­de­mia de de­s­es­pe­ran­za en Es­ta­dos Uni­dos

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Las es­ta­dís­ti­cas so­bre la es­pe­ran­za de vi­da son un sig­ni­fi­ca­ti­vo barómetro res­pec­to a la sa­lud de la so­cie­dad. Son un in­di­ca­dor –una se­ñal– de la ma­ne­ra en que la po­bla­ción es­tá sor­tean­do to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des, des­de las gue­rras, enfermedades y desas­tres, tan­to na­tu­ra­les co­mo pro­vo­ca­das por el hom­bre.

Du­ran­te dé­ca­das, la es­pe­ran­za de vi­da en Es­ta­dos Uni­dos ha­bía es­ta­do su­bien­do, al igual co­mo en otras na­cio­nes desa­rro­lla­das, lo cual era una se­ñal po­si­ti­va. Sin em­bar­go, las es­ta­dís­ti­cas más re­cien­tes de los Cen­tros de Con­trol y Pre­ven­ción de Enfermedades, CDC por sus si­glas en in­glés, son alar­man­tes. La es­pe­ran­za de vi­da en ge­ne­ral en Es­ta­dos Uni­dos ca­yó por se­gun­da oca­sión en tres años du­ran­te el 2017, pro­vo­ca­da ma­yor­men­te por una olea­da de so­bre­do­sis de dro­gas y el sui­ci­dio.

La in­for­ma­ción cam­bia, aun­que pa­re­ce al­go pe­que­ño es inusual, se tra­ta de un des­cen­so sos­te­ni­do de la es­pe­ran­za de vi­da al mo­men­to de na­cer que no se ha­bía visto en Es­ta­dos Uni­dos des­de los años de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la pan­de­mia de in­fluen­za ocu­rri­da en 1918. Ro­bert An­der­son, je­fe de es­ta­dís­ti­cas de mor­ta­li­dad del CDC, ob­ser­vó co­rrec­ta­men­te: “La idea de que una na­ción desa­rro­lla­da y acau­da­la­da co­mo la nues­tra es­té ex­pe­ri­men­tan­do un des­cen­so en la es­pe­ran­za de vi­da no pa­re­ce co­rrec­to”. “Al­go es­tá mal, y no es un mis­te­rio.

Es­ta­dos Uni­dos es­tá en me­dio de una cri­sis de so­bre­do­sis de dro­gas, mien­tras que el ín­di­ce de sui­ci­dios es­tá aumentando –son tra­ge­dias ge­me­las que, co­mo lo di­jo el di­rec­tor del CDC, Ro­bert Red­field, de­be­ría ser “una lla­ma­da de aler­ta de que es­ta­mos per­dien­do mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses, de­ma­sia­do pron­to y muy se­gui­do, an­te con­di­cio­nes que son pre­ve­ni­bles”.

En el 2017, el ín­di­ce de muer­tes por so­bre­do­sis de dro­gas en Es­ta­dos Uni­dos era un 9.6 por cien­to más al­to que en el 2016. Hu­bo 70 mil 237 de­ce­sos por esa causa, o sea 21.7 por ca­da 100 mil per­so­nas, com­pa­ra­do con 6.1 re­gis­tra­do en 1999. Es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te que la olea­da de muer­tes por so­bre­do­sis de dro­gas au­men­tó en un 16 por cien­to del 2014 al 2017.

Las muer­tes es­tán sien­do pro­vo­ca­das por opioi­des sin­té­ti­cos, pri­mor­dial­men­te el fen­ta­ni­lo que se vende en las ca­lles, usual­men­te com­bi­na­do con he­roí­na y co­caí­na, con o sin el co­no­ci­mien­to de los usua­rios. El fen­ta­ni­lo es un opioi­de sin­té­ti­co uti­li­za­do pa­ra ali­viar el dolor y es 50 a 100 ve­ces más po­ten­te que la mor­fi­na, y tie­ne usos le­gí­ti­mos en la Me­di­ci­na, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las so­bre­do­sis y muer­tes pro­vie­nen de la ma­nu­fac­tu­ra ile­gal del fen­ta­ni­lo, que es ven­di­do por sus efec­tos pa­re­ci­dos a la he­roí­na.

Las muer­tes por so­bre­do­sis de opioi­des sin­té­ti­cos además de la me­ta­do­na, se dis­pa­ra­ron en un 71 por cien­to anual, del 2013 al 2017, se­gún re­por­ta el CDC. Unas li­ge­ras buenas no­ti­cias fue­ron con­fir­ma­das en la nue­va in­for­ma­ción: la cri­sis de la pres­crip­ción de opioi­des pa­re­ce es­tar res­pon­dien­do a los in­ten­tos que se es­tán ha­cien­do pa­ra man­te­ner­la ba­jo con­trol, el nú­me­ro de ese ti­po de muer­tes no au­men­tó del 2016 al 2017.

El pre­si­den­te Trump y el Con­gre­so han ex­pre­sa­do su de­ter­mi­na­ción pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis de los opioi­des, ca­ta­lo­gán­do­la co­mo una emer­gen­cia na­cio­nal. Sin em­bar­go, el pa­no­ra­ma des­cri­to en el re­por­te anual del CDC es el de una na­ción que no le es­tá ha­cien­do fren­te di­rec­ta­men­te a ese fla­ge­lo. Se tie­nen que ha­cer ma­yo­res es­fuer­zos rá­pi­do pa­ra im­pe­dir que los usua­rios ten­gan ac­ce­so a las dro­gas, eso pue­de re­ver­tir las so­bre­do­sis y sal­var vi­das, además de pro­por­cio­nar­le tra­ta­mien­to a aque­llas per­so­nas que lo ne­ce­si­tan.

La nue­va in­for­ma­ción tam­bién mues­tra que los ín­di­ces de sui­ci­dio en los con­da­dos ru­ra­les de Es­ta­dos Uni­dos son ac­tual­men­te ca­si el do­ble res­pec­to a la ma­yo­ría de los con­da­dos ur­ba­nos. Ab­so­lu­ta­men­te, no exis­te nin­gu­na ex­cu­sa pa­ra que esos os­cu­ros lu­ga­res de muer­te y de­s­es­pe­ran­za exis­tan en una na­ción tan desa­rro­lla­da y pu­dien­te co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.