La com­pe­ten­cia y mo­de­ra­ción de Geor­ge H.W. Bush fue­ron su­fi­cien­tes

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Una ad­mi­nis­tra­ción de un tér­mino se eti­que­ta ca­si au­to­má­ti­ca­men­te co­mo “fa­lli­da”. Cuan­do Geor­ge Her­bert Wal­ker Bush fue de­rro­ta­do ha­ce un cuar­to de si­glo, des­pués de cua­tro años en el car­go, tu­vo un ín­di­ce de apro­ba­ción te­rri­ble y fue des­pre­cia­do por los de­mó­cra­tas de la opo­si­ción y mu­chos re­pu­bli­ca­nos tam­bién.

“Era un pre­si­den­te in­efi­caz de un só­lo man­da­to”, di­jo Lyn Nof­zi­ger, un ex ase­sor di­rec­to del pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan. “Se ale­jó del le­ga­do de Rea­gan y tra­tó de crear el su­yo pro­pio, y fra­ca­só en eso”. Es­te ve­re­dic­to ca­rac­te­rís­ti­ca­men­te mor­daz del di­fun­to Nof­zi­ger fue in­jus­to en 1995 y pa­re­ce aún más hoy en día.

La ver­dad so­bre la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Bush nun­ca se ocul­tó: Bush, quien mu­rió el vier­nes a los 94 años, no tu­vo gran­des sue­ños de trans­for­ma­ción, no es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­do en “la cues­tión de la vi­sión”, co­mo di­jo. Lo que hi­zo Bush fue ma­ne­jar una se­rie de cri­sis his­tó­ri­cas con com­pe­ten­cia y mo­de­ra­ción, al mis­mo tiem­po que abor­da los con­flic­tos y com­pro­mi­sos co­ti­dia­nos de le­gis­lar y pre­su­pues­tar de ma­ne­ra res­pon­sa­ble y ra­zo­na­ble. Bush lo hi­zo bien mien­tras ocu­pa­ba el car­go.

Sus ac­tos más po­co atrac­ti­vos vi­nie­ron en su bús­que­da. El fi­nal de la Gue­rra Fría y de la Unión So­vié­ti­ca, even­tos tras­cen­den­ta­les, ocu­rrie­ron ba­jo la vi­gi­lan­cia de Bush. Hu­bo erro­res, pe­ro en ge­ne­ral su manejo fue há­bil; Bush vio la im­por­tan­cia de dar apo­yo tá­ci­to a los re­for­mis­tas so­vié­ti­cos sin pro­vo­car que sus opo­nen­tes ac­túen con­tra ellos.

Sus de­ci­sio­nes en 1990-1991 pa­ra pro­te­ger a los alia­dos ára­bes y ex­pul­sar a las fuer­zas ira­quíes de Ku­wait fue­ron au­da­ces y bien to­ma­das. Me­nos de­fen­di­ble fue el lla­ma­do a los ira­quíes a le­van­tar­se con­tra Sad­dam Hussein des­pués de la gue­rra, y el he­cho de no res­pon­der cuan­do Hussein pro­ce­dió a ma­tar a los que lo hi­cie­ron.

Bush na­ció en la po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na; su pa­dre se desem­pe­ñó co­mo se­na­dor de los Es­ta­dos Uni­dos de Con­nec­ti­cut. Pe­ro era un Par­ti­do Re­pu­bli­cano muy di­fe­ren­te en­ton­ces, uno en el que el com­pro­mi­so de la fa­mi­lia Bush con cau­sas ta­les co­mo los de­re­chos ci­vi­les y la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar era acep­ta­ble.

Cuan­do el jo­ven Bush en­tró a la po­lí­ti­ca en Te­xas, don­de ha­bía ido a ha­cer for­tu­na en el ne­go­cio pe­tro­le­ro, pron­to se dio cuen­ta de la ten­den­cia a la de­re­cha en el par­ti­do, y se postuló pa­ra el Se­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos co­mo un con­ser­va­dor in­con­di­cio­nal que se opo­nía a la Ci­vil Ley de de­re­chos de 1964. Per­dió esa elec­ción y, cuan­do lle­gó a Was­hing­ton co­mo con­gre­sis­ta, una vez más adop­tó una postura más mo­de­ra­da so­bre los de­re­chos ci­vi­les y otros asun­tos.

En su cam­pa­ña pre­si­den­cial de ven­gan­za en 1988 con­tra el en­ton­ces go­ber­na­dor de Massachusetts Mi­chael Du­ka­kis, Bush con­fió en los ata­ques ba­jo el cin­tu­rón de ta­les “pro­ble­mas” co­mo el pro­gra­ma de re­clu­tas de su opo­nen­te y el ve­to de un pro­yec­to de ley estatal que exi­ge el com­pro­mi­so de la leal­tad en las es­cue­las.

Qui­zás lo más da­ñino que hi­zo ese año fue acep­tar un es­lo­gan que la gen­te re­cor­da­ría: “Lee mis la­bios, no hay nuevos im­pues­tos”. Se re­cor­dó de­ma­sia­do bien cuan­do Bush, en calidad de pre­si­den­te, al tra­tar con la reali­dad, acor­dó un acuer­do con los de­mó­cra­tas pa­ra re­du­cir los dé­fi­cits en au­men­to, en par­te me­dian­te el au­men­to de al­gu­nos im­pues­tos.

La ira de los re­pu­bli­ca­nos por lo que con­si­de­ra­ban una trai­ción, así co­mo una bre­ve re­ce­sión eco­nó­mi­ca, con­tri­bu­yó enor­me­men­te a la de­rro­ta de Bush. Era ex­tra­ño que el tér­mino “wimp” se apli­ca­ra a Geor­ge H.W. Bush, un hom­bre que se alis­tó en la Ma­ri­na el día que cum­plió 18 años y vo­ló 58 mi­sio­nes de com­ba­te.

Qui­zás más ex­tra­ño fue có­mo el co­me­dian­te y el imi­ta­dor de Bush Da­na Car­vey (de quien lue­go Bush se hi­zo ami­go) tu­vo tan­to éxi­to con una lí­nea bur­lán­do­se de la pru­den­cia del pre­si­den­te: “No se­ría pru­den­te”.

Es cu­rio­so có­mo, des­de que Bush de­jó el car­go, y es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años de pos­tu­ras po­lí­ti­cas, de­man­das no ne­go­cia­bles y de­ma­go­gia sin ver­güen­za, la pru­den­cia ha lle­ga­do a pa­re­cer tre­men­da­men­te atrac­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.