Oca­sio-Cor­tez rom­pe las re­glas y asus­ta a opo­nen­tes

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ru­ben Na­va­rret­te, Jr.

San Die­go— ¿Quién le te­me a Ale­jan­dría Oca­sio-Cortés?

Un mon­tón de hom­bres blan­cos re­pu­bli­ca­nos, al pa­re­cer. Pue­do oler el mie­do que vie­ne del pre­sen­ta­dor de Fox News Tuc­ker Carl­son, del pre­sen­ta­dor de ra­dio Rush Lim­baugh, del pod­cas­ter Ben Sha­pi­ro y de otros.

El Con­gre­so tie­ne más que su­fi­cien­tes abo­ga­dos. Lo que real­men­te po­dría uti­li­zar es un po­co más can­ti­ne­ros.

Es­tos úl­ti­mos sue­len te­ner bue­nas ha­bi­li­da­des so­cia­les. Tien­den a en­ten­der el ser­vi­cio al clien­te. Y sue­len ser bue­nos oyen­tes. Tam­bién re­sul­ta que al­gu­nos de ellos pue­den te­ner mu­chas aga­llas.

Oca­sio-Cor­tez desafió las ex­pec­ta­ti­vas y se ga­nó su mem­bre­sía en el club. La de­mó­cra­ta de 29 años cons­tru­yó una cam­pa­ña des­de ce­ro, mi­ró el or­den es­ta­ble­ci­do de su par­ti­do sin in­mu­tar­se, ven­ció por 15 pun­tos a un ti­tu­lar de­mó­cra­ta que ha­bía es­ta­do en el car­go des­de que ella es­ta­ba en la es­cue­la pri­ma­ria, y ga­nó lim­pia­men­te su es­ca­ño en el Con­gre­so.

No es­tá mal pa­ra una ni­ña puer­to­rri­que­ño de Brooklyn.

¿Quién po­dría te­ner que­jar­se con esa ver­sión del sue­ño ame­ri­cano?

Lean más arri­ba: mu­chos hom­bres re­pu­bli­ca­nos blan­cos.

La ex ex­per­ta en mez­clar be­bi­das con­ver­ti­da en con­gre­sis­ta elec­ta no prestará ju­ra­men­to has­ta enero. Ni si­quie­ra se ha mu­da­do oficialmente a Was­hing­ton to­da­vía, y ha anun­cia­do que no pue­de pa­gar la ren­ta en la ca­pi­tal de la na­ción has­ta que lle­gue su pri­mer che­que de pa­go del Con­gre­so.

Sin em­bar­go, co­mo que­dó cla­ro du­ran­te su re­cien­te via­je a Capitol Hill pa­ra reunio­nes de orien­ta­ción, ya ha cap­tu­ra­do la ima­gi­na­ción del pú­bli­co. Los tu­ris­tas se acer­ca­ban a ella pa­ra ha­cer sel­fies. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción le si­guie­ron ca­da mo­vi­mien­to.

Ella es el te­ma de con­ver­sa­ción ciu­dad. Ex­cep­to con los re­pu­bli­ca­nos, es­pe­cial­men­te los va­ro­nes blan­cos. Ellos quie­ren que ella sea la co­mi­di­lla.

Cons­tan­te­men­te se me­ten con ella. Se bur­lan de ca­da pa­so en fal­so a pe­sar de que pa­sa­ron por al­to erro­res si­mi­la­res de los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos que pro­ba­ble­men­te apo­ya­ron.

Ima­gi­ne a las per­so­nas que pro­ba­ble­men­te vo­ta­ron por Geor­ge W. Bush re­pen­ti­na­men­te preo­cu­pa­do por al­guien que es­tá des­tro­zan­do el idio­ma in­glés. Ima­gí­ne­se que las per­so­nas que aplau­die­ron a Sa­rah Pa­lin re­pen­ti­na­men­te es­tén preo­cu­pa­das de que una prin­ci­pian­te de pri­mer año en el Con­gre­so no ha­ya do­mi­na­do todos los pro­ble­mas de po­lí­ti­ca.

Mu­chos de los hom­bres blan­cos ya se sien­ten pre­sio­na­dos por la in­mi­gra­ción, los tra­tos co­mer­cia­les, los cie­rres de fá­bri­cas, las ad­mi­sio­nes a la uni­ver­si­dad y to­do lo de­más.

Pue­den ver por qué es­tán tan in­ti­mi­da­dos por Oca­sio-Cor­tez. So­lo mi­re lo du­ro que tra­ba­jó pa­ra lle­gar tan le­jos en la vi­da. Ella no es pro­duc­to de un fi­dei­co­mi­so des­de que era be­bé. No en­tró en la uni­ver­si­dad co­mo una he­ren­cia.

Oca­sio-Cor­tez no si­gue la tra­di­ción, no es­pe­ra su turno o se cua­dra an­te los ma­yo­res. Su prin­ci­pal opo­nen­te de­mó­cra­ta, Joe Crow­ley, tie­ne 56 años y ha­bía ama­rra­do todos los res­pal­dos im­por­tan­tes en el dis­tri­to. To­das esas ben­di­cio­nes, y un co­fre de gue­rra lleno de di­ne­ro, de­bían asus­tar a su jo­ven re­ta­do­ra. No lo hi­zo

No ha si­do im­pul­sa­da por na­die, ni si­quie­ra en su pro­pio par­ti­do. Des­pués de ven­cer a Crow­ley, su vic­to­ria fue mi­ni­mi­za­da por la lí­der de la mi­no­ría de­mó­cra­ta Nancy Pe­lo­si, a quien con­ven­ció el su­blí­der de­mó­cra­ta Ja­mes Cly­burn. Tan­to Pe­lo­si co­mo Cly­burn tra­ba­ja­ron es­tre­cha­men­te con Crow­ley, y pa­re­cie­ron to­mar su de­rro­ta con al­go per­so­nal. Pe­ro eso no es una ex­cu­sa pa­ra ata­car a la com­pa­ñe­ra de­mó­cra­ta que lo de­rro­tó.

Oca­sio-Cor­tez pue­de to­mar un pu­ñe­ta­zo y de­vol­ver­lo con gus­to. Cuan­do el se­na­dor Lind­sey Graham de Ca­ro­li­na del Sur su­gi­rió con­des­cen­dien­te­men­te que se edu­ca­ra más des­pués de de­cir que el re­fu­gio "no es un de­li­to" pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos, co­mo tam­po­co lo fue pa­ra las "fa­mi­lias ju­días que hu­yen de Ale­ma­nia", ella res­pon­dió men­cio­nan­do una re­cien­te bro­ma te­le­vi­sa­da de Graham acer­ca de có­mo te­mía que una prue­ba ge­né­ti­ca de ADN pu­die­ra re­ve­lar que era par­te ira­ní y le su­gi­rió al se­na­dor que se vol­vie­ra más sen­si­ble cul­tu­ral­men­te.

Y co­mo la con­gre­sis­ta elec­ta tie­ne a su la­do a la ju­ven­tud, po­dría pa­sar mu­chos más años agre­dien­do a sus opo­nen­tes, en am­bas par­tes. Pe­lo­si y Cly­burn tie­nen 78, mien­tras que el lí­der de­mó­cra­ta Steny Ho­yer tie­ne 79. Esa pan­di­lla so­bre la co­li­na del Ca­pi­to­lio ha pa­sa­do mu­cho más tiem­po re­fun­fu­ñan­do so­bre Trump que pre­pa­ran­do su­ce­so­res.

Más que na­da, ella sa­be quién es y no pa­re­ce im­por­tar­le mu­cho lo que pien­ses de ella; in­vi­ta a sus se­gui­do­res de Ins­ta­gram y Twit­ter a se­guir su ru­ti­na dia­ria, bro­mea so­bre su ves­tua­rio y pa­re­ce to­mar su mi­sión mu­cho más en se­rio que ella mis­ma.

Es­to úl­ti­mo, sa­ber quién eres, es un ar­ma po­de­ro­sa pa­ra cual­quier fun­cio­na­rio elec­to, pre­ci­sa­men­te por­que no se apli­ca a mu­chos po­lí­ti­cos. Mu­chos de ellos pa­re­cen ser quie­nes los con­sul­to­res les di­cen que sean.

Cier­ta­men­te, no hay ga­ran­tías en la are­na. Pue­den su­ce­der mu­chas co­sas des­afor­tu­na­das pa­ra des­ca­rri­lar una ca­rre­ra pro­me­te­do­ra en el ser­vi­cio pú­bli­co.

Pe­ro Oca­sio-Cor­tez se me­tió en es­te jue­go de la ma­ne­ra más di­fí­cil. Na­die en­gra­só las rue­das ni le en­tre­gó al­gu­na mal­di­ta co­sa. Ella vino a ju­gar. Y pre­gun­ten a su al­re­de­dor. Su­bes­ti­mar­la al pa­re­cer se­ría a ser un error cos­to­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.