Se vuel­ve pa­rá­me­tro de Trump

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Was­hing­ton –Es­te fin de se­ma­na hu­bo mu­chos tri­bu­tos pa­ra el ex pre­si­den­te Geor­ge H.W. Bush, ex­po­ni«ndo­se en ca­da uno las di­fi­cul­ta­des que es­ta se­ma­na le es­pe­ran al ac­tual mo­ra­dor de la Ofi­ci­na Oval, pu­bli­cµ The Was­hing­ton Post.

Al mo­rir, los pre­si­den­tes son eva­lua­dos no sµ­lo por sus lo­gros sino por lo que su ges­tiµn di­ce so­bre los man­da­ta­rios ac­tua­les —y en es­te ca­so, al pa­re­cer el con­tras­te es mu­cho.

Trump pa­rec¯a cons­cien­te del pe­li­gro de ser com­pa­ra­do con un an­te­ce­sor muy que­ri­do. El Pre­si­den­te con fre­cuen­cia ha dis­cu­ti­do con la fa­mi­lia Bush. El s£ba­do, ala­bµ el “sµ­li­do cri­te­rio, sen­ti­do com¼n y fir­me li­de­raz­go” de Bush.

Bush fue el ¼lti­mo man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se en ser h«roe de gue­rra, con una vi­da de­fi­ni­da por el ser­vi­cio en el Con­gre­so, el De­par­ta­men­to

de Es­ta­do, la CIA y la Ca­sa Blan­ca. Pre­di­ca­ba los acuer­dos, la mo­des­tia y el res­pe­to por las ins­ti­tu­cio­nes de Was­hing­ton e in­clu­so por sus pro­ce­sos de di­se³o de pol¯ti­cas.

En cam­bio, el man­da­to de Trump se ha ca­rac­te­ri­za­do por una gue­rra pr£cti­ca­men­te con­tra to­das las nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes que le eran que­ri­das a Bush, es­pe­cial­men­te la CIA.

La vi­da y la pre­si­den­cia de Bush “pue­den re­pre­sen­tar un re­cor­da­to­rio de que lo que te­ne­mos aho­ri­ta es pro­fun­da­men­te anor­mal”, di­jo Eliot Cohen, quien tra­ba­jµ en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Geor­ge W.H. Bush.

Es­ta vez, la di­fe­ren­cia es que Was­hing­ton est£ de due­lo no sµ­lo por un ex com­ba­tien­te y ex con­gre­sis­ta, sino por un miem­bro del club m£s ex­clu­si­vo de la de­mo­cra­cia de Es­ta­dos Uni­dos. La ma­yor¯a de los fu­ne­ra­les pre­si­den­cia­les han da­do a man­da­ta­rios y

ex man­da­ta­rios opor­tu­ni­dad de ma­ni­fes­tar que com­par­ten el sen­ti­do de pa­trio­tis­mo, mi­siµn y pro­pµ­si­to.

Re­sul­ta dif¯cil ima­gi­nar si­quie­ra a Trump sen­ta­do en la mis­ma ha­bi­ta­ciµn con Bill Clin­ton, a quien ha til­da­do de co­rrup­to abu­sa­dor de mu­je­res y de “hi­pµ­cri­ta”, o de Oba­ma, a quien des­cri­biµ co­mo “ti­po ma­lo o en­fer­mo”. Los dos de­mµ­cra­tas tam­bi«n han cri­ti­ca­do a Trump, ca­li­fic£ndo­lo co­mo una ame­na­za pa­ra la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se. La re­la­ciµn de Trump con Geor­ge W. Bush ha si­do asi­mis­mo dif¯cil.

Pa­ra Trump, el fu­ne­ral y la pre­sen­cia cer­ca­na de los ex­pre­si­den­tes jun­tos podr¯an ha­cer re­sal­tar lo ais­la­do que «l est£.

El de­seo de Bush de in­cluir a Trump en su fu­ne­ral su­gie­re que el expresidente no quer¯a que su ¼lti­mo men­sa­je fue­ra so­bre el ac­tual mo­ra­dor de la Ofi­ci­na Oval, sino so­bre su pro­pia vi­da, su pre­si­den­cia y su pa¯s.

Do­nalD es com­pa­ra­do con el co­man­dan­te en je­fe 41 de es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.