MUER­TE EN LA CIN­CIN­NA­TI

Es acu­sa­do de pro­vo­car la muer­te de una en­fer­me­ra

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

En jui­cio, re­crean úl­ti­mos se­gun­dos de en­fer­me­ra atro­pe­lla­da

Du­ran­te el se­gun­do día de jui­cio con­tra Lo­ren­zo An­chon­do, acu­sa­do de con­du­cir ebrio y pro­vo­car la muer­te de una en­fer­me­ra de 33 años, se pre­sen­ta­ron evi­den­cias cla­ve que prue­ban que el hom­bre es­ta­ba ba­jo los in­flu­jos del al­cohol.

Es­to, lue­go de que la fis­ca­lía mos­tra­ra al ju­ra­do, con­for­ma­do por sie­te hom­bres y cin­co mu­je­res, los re­sul­ta­dos de los exá­me­nes de san­gre de An­chon­do, que in­di­can que el hom­bre pre­sen­ta­ba .17 gra­dos de al­cohol en la san­gre, cuan­do en Te­xas el lí­mi­te es de .08 gra­dos.

An­te es­to la de­fen­sa de An­chon­do tra­tó de des­acre­di­tar los re­sul­ta­dos es­pe­cu­lan­do que las mues­tras de san­gre de su clien­te ha­bían si­do ma­ni­pu­la­das en el la­bo­ra­to­rio del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Te­xas (DPS) en El Pa­so, ha­cien­do re­fe­ren­cia a que a prin­ci­pios de año, un gru­po de abo­ga­dos pa­se­ños hi­zo fuer­tes acu­sa­cio­nes con­tra DPS en El Pa­so, ase­gu­ran­do que más de 20 re­sul­ta­dos to­xi­co­ló­gi­cos fue­ron al­te­ra­dos por la agen­cia.

“Nun­ca sa­bre­mos qué fue lo que pa­só con las mues­tras, qué les pu­sie­ron o qué les hi­cie­ron mien­tras es­tu­vie­ron en el la­bo­ra­to­rio de El Pa­so”, co­men­tó el abo­ga­do Brian Lin­vings­ton.

De­bi­do a es­to, la fis­ca­lía man­dó lla­mar a Ma­ris­sa Sil­va Gómez, en­car­ga­da del la­bo­ra­to­rio de DPS en Midl­nad, don­de fi­nal­men­te se rea­li­za­ron los aná­li­sis ya que las má­qui­nas en El Pa­so no ser­vían.

La mu­jer ex­pli­có que ella re­ci­bió una lla­ma­da de sus co­le­gas en es­ta fron­te­ra, quie­nes le so­li­ci­ta­ban apo­yo pa­ra rea­li­zar di­chas prue­bas.

“Sé que cuan­do iban a la mi­tad con los aná­li­sis la má­qui­na de­jó de fun­cio­nar y me en­via­ron las mues­tras a mí pa­ra ana­li­zar­las”, di­jo Sil­va Gómez.

La de­fen­sa de An­chon­do in­ten­tó con­ven­cer al ju­ra­do de que las mues­tras de san­gre de su clien­te ya con­te­nían al­gún ele­men­to quí­mi­co que al­te­ró el re­sul­ta­do.

Pe­ro Sil­va Gómez ase­gu­ró que la úni­ca al­te­ra­ción que po­dían su­frir las mues­tras al abrir­las, era per­der los ga­ses que for­ma el al­cohol den­tro del tu­bo y con eso se ba­ja la con­cen­tra­ción de al­cohol en la san­gre de la mues­tra.

“Bá­si­ca­men­te es­to es pa­ra su be­ne­fi­cio (re­fi­rién­do­se a An­chon­do)”, pre­gun­tó la fis­cal Aman­da En­rí­quez, a lo que Sil­va Gómez con­tes­tó “pa­ra el be­ne­fi­cio de cual­quie­ra”.

La fis­ca­lía tam­bién pre­sen­tó el exa­men to­xi­co­ló­gi­co prac­ti­ca­do a la víc­ti­ma, Xiao­yan Shi, los cua­les arro­ja­ron que la mu­jer te­nía un ni­vel de .06 gra­dos de al­cohol.

In­sis­ten en fa­lla me­cá­ni­ca

Por su par­te, la de­fen­sa nie­ga que su clien­te ha­ya es­ta­do al­coho­li­za­do cuan­to cho­có con­tra un al­to, jus­to don­de Shi es­pe­ra­ba un Uber, la ma­dru­ga­da del 1 de mar­zo de 2017, cer­ca de UTEP.

Los abo­ga­dos de An­chon­do ar­gu­men­ta­ron que el fa­tal ac­ci­den­te se de­bió una fa­lla “de fá­bri­ca” en el sis­te­ma de fre­na­do, que te­nía la ca­mio­ne­ta Che­vro­let Ava­lan­che 2002 que su clien­te con­du­cía ese día.

Por tal mo­ti­vo, se pre­sen­tó un re­por­te emi­ti­do por la com­pa­ñía, don­de se pe­día que di­chas ca­mio­ne­tas fue­ran lle­va­das a la agen­cia pa­ra ser re­vi­sa­das y arre­gla­das en ca­so de pre­sen­tar al­gu­na fa­lla.

“Mi clien­te siem­pre ha di­cho que le fa­lla­ron los fre­nos y eso fue lo que pa­só”, en­fa­ti­zó el abo­ga­do.

Pe­ro En­rí­quez se per­ca­tó que en el re­por­te no apa­re­cían Te­xas o Nue­vo Mé­xi­co y so­lo en­lis­ta­ban a los es­ta­dos lla­ma­dos ‘Salt Belt’, es de­cir, lu­ga­res don­de du­ran­te la épo­ca in­ver­nal se po­nen gran­des can­ti­da­des de sal en las ca­rre­te­ras pa­ra con­tro­lar el hie­lo y la nie­ve.

La ver­sión de la fis­cal, re­fe­ren­te a que los fre­nos de la ca­mio­ne­ta fun­cio­na­ban bien, fue apo­ya­da por el ofi­cial de la Po­li­cía de El Pa­so (EPPD) Raúl Ga­lle­gos, quien era el en­car­ga­do del ca­so.

“Su­pe del pro­ble­ma con esas ca­mio­ne­tas y du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción yo per­so­nal­men­te ve­ri­fi­qué en una pá­gi­na na­cio­nal si la ca­mio­ne­ta (de An­chon­do) era una de las afec­ta­das usan­do el nú­me­ro VIN y apa­re­ció que no te­nía pro­ble­mas”, ex­pre­só el uni­for­ma­do.

Mu­rió de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea

Otra de las evi­den­cias pre­sen­ta­das la ma­ña­na del mar­tes, fue­ron las fo­to­gra­fías de la au­top­sia de Shi, que mos­tra­ban có­mo el se­ña­la­mien­to de al­to que fue de­rri­ba­do por An­chon­do le par­tió la ca­be­za en dos.

El fo­ren­se Ma­rio Ras­cón, ex­pli­có que el gol­pe le pro­vo­có di­ver­sas frac­tu­ras en la ca­ra y una he­ri­da de seis pul­ga­das de lar­go en el crá­neo.

“El fuer­te gol­pe le pro­du­jo ex­po­si­ción de ma­sa en­ce­fá­li­ca y otras frac­tu­ras en la ca­ra, que le des­a­li­nea­ron la man­dí­bu­la. Mu­rió al ins­tan­te”, ase­gu­ró.

El jui­cio con­tra An­chon­do con­ti­nua hoy en la Cor­te de Dis­tri­to 41 del Con­da­do de El Pa­so, an­te la juez An­na­bell Pé­rez.

lo­rEn­Zo an­cHon­do (de ga­fas) du­ran­te la au­dien­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.