Ana­li­za Be­to con Oba­ma can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial

El Diario de El Paso - - PORTADA - Matt Vi­ser/The Was­hing­ton Post

Was­hing­ton— Be­to O’Rour­ke, quien es­tá con­si­de­ran­do lan­zar­se por la pre­si­den­cia en el 2020, se reunió re­cien­te­men­te con Ba­rack Oba­ma en sus ofi­ci­nas post-pre­si­den­cia­les en Was­hing­ton.

La reunión, que tu­vo lu­gar el 16 de no­viem­bre en las ofi­ci­nas del ex pre­si­den­te en Foggy Bot­tom, fue a raíz de que los asis­ten­tes de Oba­ma han es­ta­do ins­tan­do al miem­bro de­mó­cra­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes a que con­tien­da, ya que lo ven ca­paz de mon­tar el mis­mo ti­po de cam­pa­ña ins­pi­ra­do­ra que cau­ti­vó el elec­to­ra­do en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2008.

La reunión fue la pri­me­ra se­ñal de que Oba­ma ha es­ta­do te­nien­do con­ver­sa­cio­nes per­so­na­les con O’Rour­ke, quien, a pe­sar de ha­ber per­di­do una con­tien­da por el Se­na­do en no­viem­bre en Te­xas, ha da­do pie a una más re­cien­te dis­cu­sión y es­pe­cu­la­ción que cual­quier otro can­di­da­to en el pu­jan­te pai­sa­je elec­to­ral pa­ra el 2020.

Was­hing­ton— TMZ, el si­tio web de en­tre­te­ni­mien­to de Holly­wood, le ha es­ta­do si­guien­do el pa­so a O’Rour­ke; aho­ra que se ve abru­ma­do por un sin­fín de lla­ma­das por par­te de ope­ra­ti­vos de­mó­cra­tas an­sio­sos de tra­ba­jar pa­ra él, y otras in­ci­pien­tes cam­pa­ñas vi­gi­lan todos sus mo­vi­mien­tos muy de cer­ca al ase­cho de cual­quier se­ñal de sus in­ten­cio­nes. O’Rour­ke di­jo la se­ma­na pa­sa­da en el ayun­ta­mien­to de El Pa­so, Te­xas, que es­ta­ba con­si­de­ran­do lan­zar­se, y es­pe­ra­ba dis­cu­tir­lo con su fa­mi­lia.

Su reunión con Oba­ma tu­vo lu­gar en me­dio de pre­sio­nes cru­za­das so­bre O’Rour­ke pa­ra que re­nun­cia­ra a una cam­pa­ña por la pre­si­den­cia y mon­ta­ra en su lu­gar otra con­tien­da por el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta vez con­tra el se­na­dor John Cornyn, re­pu­bli­cano de Te­xas, en el 2020.

Co­men­ta­rio re­ser­va­do

Una vo­ce­ra de Oba­ma se rehu­só a dar un co­men­ta­rio so­bre la reunión. El vo­ce­ro de O’Rour­ke tam­bién se rehu­só a co­men­tar.

El ex pre­si­den­te se ha reuni­do con varios po­ten­cia­les can­di­da­tos pa­ra el 2020, in­clu­yen­do la se­na­do­ra Eli­za­beth Wa­rren, de­mó­cra­ta de Mas­sa­chu­setts, el se­na­dor Ber­nie San­ders, in­de­pen­dien­te de Ver­mont, y el ex al­cal­de de Nue­va Or­leans Mitch Lan­drieu.

Oba­ma se en­cuen­tra en la in­có­mo­da po­si­ción de in­ten­tar ase­gu­rar­se de que su par­ti­do lo­gre re­cu­pe­rar la Ca­sa Blan­ca, pe­ro sin in­vo­lu­crar­se de­ma­sia­do en una elec­ción pri­ma­ria, la cual po­dría estar con­for­ma­da por su ex vi­ce­pre­si­den­te (Joe Bi­den), su ami­go de mu­chos años (el ex go­ber­na­dor de Mas­sa­chu­setts De­val Pa­trick) y ex fun­cio­na­rios del ga­bi­ne­te (Eric Hol­der, su pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, y Ju­lián Castro, su se­cre­ta­rio de la vi­vien­da).

De­ja Vu pa­ra Oba­ma

La mi­sión pri­mor­dial de Oba­ma es cons­truir una nue­va ge­ne­ra­ción de lí­de­res de­mó­cra­tas, y ha­ce dos se­ma­nas di­jo que O’Rour­ke, quien tie­ne 46 años, le re­cor­da­ba a él mis­mo. El con­gre­sis­ta con tres tér­mi­nos en el car­go, di­jo, fue uno de esos po­co co­mu­nes po­lí­ti­cos que lo­gran en­ta­blar una co­ne­xión con un am­plio sec­tor del elec­to­ra­do en un país ca­da vez más se­gre­ga­do.

“La ra­zón por la que pu­de en­ta­blar una co­ne­xión con una con­si­de­ra­ble por­ción del país fue de­bi­do a que la gen­te com­pren­dió que lo que de­cía era en se­rio”, di­jo Oba­ma en una en­tre­vis­ta pa­ra “The Axe Fi­les”, un pod­cast pre­sen­ta­do por su ex es­tra­te­ga David Axel­rod. “Lo que con fre­cuen­cia bus­co, lo pri­me­ro y lo más esen­cial es, ¿aca­so lo di­ces en se­rio? ¿Es­tás en es­to de­bi­do a que tie­nes fuer­tes con­vic­cio­nes por las cua­les es­tas dis­pues­to a arries­gar­lo to­do?”

“Lo que más me gus­tó de su con­tien­da fue que no se sen­tía estar cons­tan­te­men­te ba­sa­da en los son­deos”, se­gún Oba­ma agre­gó so­bre O’Rour­ke. “Se sen­tía que él ba­sa­ba sus de­cla­ra­cio­nes en sus pos­tu­ras, en lo que él creía. Y eso, a uno le gus­ta pen­sar, es nor­mal­men­te có­mo fun­cio­nan las co­sas. Tris­te­men­te no es así.”

Ga­nar en la de­rro­ta

El mes pa­sa­do O’Rour­ke ter­mi­nó a 2.6 pun­tos de por­cen­ta­je por de­trás del se­na­dor re­pu­bli­cano Ted Cruz. Sin em­bar­go, in­clu­so en la de­rro­ta, pu­do cons­truir una fuer­te ba­se de re­cau­da­ción de fon­dos, re­cau­dan­do más di­ne­ro que cual­quier otro can­di­da­to en la na­ción, y te­nía la ha­bi­li­dad de crear mo­men­tos que se con­vir­tie­ron vi­ra­les en lí­nea.

Pro­me­tió en re­pe­ti­das oca­sio­nes que no con­ten­de­ría en el 2020 du­ran­te su cam­pa­ña por el Se­na­do, pe­ro ha es­ta­do re­eva­luan­do di­chos pla­nes en el trans­cur­so de las úl­ti­mas se­ma­nas. Uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes que él ha pues­to a con­si­de­ra­ción es la pre­sión im­pues­ta so­bre su fa­mi­lia. Es­tu­vo le­jos de ca­sa por lar­gos pe­rio­dos de tiem­po du­ran­te la con­tien­da por el Se­na­do, lo cual fue par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil pa­ra sus hi­jos. (The Was­hing­ton Post)

o’roUr­KE oB­tU­Vo ce­le­bri­dad na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.