AMLO: Yo o el di­lu­vio

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Die­go Fon­se­ca

Ciu­dad de Mé­xi­co – A fi­nes de no­viem­bre, po­cos días an­tes de asu­mir la pre­si­den­cia de Mé­xi­co, el go­bierno elec­to de An­drés Ma­nuel López Obra­dor lla­mó, por se­gun­da vez, a una con­sul­ta ciu­da­da­na. Co­mo si fue­ra una prue­ba de ver­da­de­ro/ fal­so de se­cun­da­ria, AMLO pu­so diez pro­yec­tos en el me­nú, des­de un tren en el sur del país a be­cas pa­ra es­tu­dian­tes, más y me­jo­res pen­sio­nes pa­ra ju­bi­la­dos y dis­ca­pa­ci­ta­dos y, sue­ño de cual­quier uto­pis­ta, aten­ción mé­di­ca pa­ra todos los me­xi­ca­nos. Todos, sal­vo uno, fue­ron apro­ba­dos por un 90 por cien­to de los vo­tos. El pro­ble­ma fue la par­ti­ci­pa­ción: vo­ta­ron ape­nas 925 mil per­so­nas, me­nos del uno por cien­to del pa­drón elec­to­ral me­xi­cano.

Un mes an­tes, en oc­tu­bre, AMLO ha­bía lan­za­do su pri­mer re­fe­ren­do pa­ra de­ci­dir si su go­bierno can­ce­la­ba la cons­truc­ción de un mul­ti­mi­llo­na­rio ae­ro­puer­to en Tex­co­co, una obra con­ce­sio­na­da por el pre­si­den­te sa­lien­te, En­ri­que Pe­ña Nie­to. Otra vez, el re­sul­ta­do fue ab­sur­do: un mi­llón de per­so­nas, po­co más del uno por cien­to del pa­drón, de­ci­dió por todos. Aun­que am­bas con­sul­tas fue­ron más atrac­ti­vas pa­ra ac­ti­vis­tas, par­ti­da­rios y de­vo­tos que pa­ra la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, el pre­si­den­te no re­pro­gra­mó nue­vas vo­ta­cio­nes. Ce­le­bró ese uno por cien­to que le dio la ra­zón.

Los dos re­fe­ren­dos pro­vo­can es­cep­ti­cis­mo. El go­bierno de AMLO di­ce que­rer con­sul­tar a la so­cie­dad co­mo prue­ba de su fe de­mo­crá­ti­ca pa­ra de­ci­dir gas­tos por mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que im­pac­tan en la vi­da de de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro acep­ta co­mo le­gí­ti­mo un por­cen­ta­je de vo­tos ín­fi­mo. Un re­fe­ren­do bien or­ga­ni­za­do con ele­va­da par­ti­ci­pa­ción pue­de ser inob­je­ta­ble; uno a las apu­ra­das es una bur­la.

El go­bierno de AMLO pre­sen­ta co­mo me­ri­to­rio un ejer­ci­cio de de­mo­cra­tis­mo va­cío. Es­to es: so­me­ter a con­sul­ta lo in­du­da­ble y re­fren­dar lo de­ci­di­do. An­tes del re­fe­ren­do, el ae­ro­puer­to de Tex­co­co no te­nía el apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca y el pre­si­den­te apro­ve­chó esa im­po­pu­la­ri­dad pa­ra co­lar la ba­se mi­li­tar de Santa Lucía co­mo al­ter­na­ti­va, una de­ci­sión que él ya ha­bía to­ma­do. Por otro la­do, ¿quién pue­de estar mo­ral­men­te en con­tra de me­jo­res pen­sio­nes pa­ra per­so­nas en des­ven­ta­ja, be­cas pa­ra es­tu­dian­tes po­bres o sa­lud pa­ra todos?

Unos días an­tes de to­mar po­se­sión y du­ran­te su pri­mer dis­cur­so co­mo pre­si­den­te, AMLO pro­fun­di­zó esa prác­ti­ca de de­mo­cra­tis­mo va­cío con una pro­pues­ta si­nies­tra. Di­jo que cree que, si me­te pre­sos a todos los co­rrup­tos de los go­bier­nos pre­ce­den­tes, las cár­ce­les no da­rán abas­to y —es­te es el pun­to cla­ve— se le ha­rá im­po­si­ble go­ber­nar: “Me­te­ría­mos al país en una di­ná­mi­ca de frac­tu­ra”. ¿Por qué? Por­que si su go­bierno se apli­ca en juz­gar a los go­bier­nos del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI) y el Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal (PAN), ali­men­ta­rá tal dis­cor­dia que Mé­xi­co que­da­rá su­mi­do en un “pan­tano de con­fron­ta­ción”. ¿Cuál es la so­lu­ción? Pa­sar pá­gi­na. Li­te­ral­men­te: no me­ter­los pre­sos, no aba­rro­tar las cár­ce­les. Dar una pal­ma­di­ta en la es­pal­da a los Ca­po­ne lo­ca­les a cam­bio de la pro­me­sa de que se por­ta­rán bien. “Pro­pon­go al pue­blo de Mé­xi­co”, di­jo en su dis­cur­so inau­gu­ral, “que pon­ga­mos un pun­to fi­nal a es­ta ho­rri­ble his­to­ria y me­jor em­pe­ce­mos de nue­vo”.

Con­sul­tar a la opi­nión pú­bli­ca es en­co­mia­ble y ra­zo­na­ble pa­ra pul­sar qué cree la so­cie­dad so­bre un asun­to ál­gi­do en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, pe­ro una ba­ja con­vo­ca­to­ria y el uso pue­ril o des­me­di­do des­me­re­cen los re­fe­ren­dos co­mo he­rra­mien­ta. Y en Mé­xi­co, con AMLO, los re­fe­ren­dos es­tán sien­do em­plea­dos en ac­tos de fic­ción de­mo­crá­ti­ca. El de­mo­cra­tis­mo va­cío de AMLO es da­ñino por­que no tie­ne in­te­rés real en la opi­nión pú­bli­ca a me­nos que esos in­di­vi­duos es­tén de acuer­do con el pre­si­den­te, de ma­ne­ra que so­lo con­sul­ta cuan­do le con­vie­ne. De­mo­cra­tis­mo va­cío: vo­ten lo que yo quie­ro, acep­ten lo que yo de­ci­do.

El pre­si­den­te ha em­plea­do el re­fe­ren­do pa­ra so­me­ter a con­sul­ta de­ci­sio­nes to­ma­das so­bre ae­ro­puer­tos, tre­nes o in­ter­net pa­ra todos, pe­ro ¿con­sul­tar a la so­cie­dad si quie­re o no en­jui­ciar a ex pre­si­den­tes y fun­cio­na­rios? A juz­gar por su dis­cur­so del 1 de di­ciem­bre, no. Si esa con­sul­ta lle­ga­ra a su­ce­der, sin em­bar­go, de­bie­ra te­ner una or­ga­ni­za­ción im­pe­ca­ble y su re­sul­ta­do ava­la­do por una par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria, no por el uno por cien­to. Si el su­yo es un go­bierno de re­fe­ren­dos so­bre te­mas cru­cia­les, ¿qué te­ma ha si­do más im­por­tan­te que la co­rrup­ción sis­té­mi­ca en Mé­xi­co? Di­fí­cil que su­ce­da: AMLO cree que la so­cie­dad es­tá ma­du­ra pa­ra de­ci­dir so­bre un tren tu­rís­ti­co, pe­ro aún no so­bre un te­ma de­ter­mi­nan­te en la agen­da pú­bli­ca.

El pac­to de im­pu­ni­dad pro­pues­to por el pre­si­den­te pro­fun­di­za el de­mo­cra­tis­mo va­cío de sus re­fe­ren­dos de co­mi­sión es­co­lar. AMLO se arro­ga un de­re­cho que no le co­rres­pon­de: an­te­po­ne su ne­ce­si­dad —pa­ra po­der go­ber­nar pi­de a la so­cie­dad ol­vi­dar­se de juz­gar a los co­rrup­tos— a la de­man­da de jus­ti­cia, un re­cla­mo es­truc­tu­ral que ex­ce­de a todos los go­bier­nos, in­clui­do el su­yo. Le di­ce a la so­cie­dad me­xi­ca­na que re­nun­cie al de­re­cho de con­trol y jui­cio so­bre sus re­pre­sen­tan­tes pa­ra be­ne­fi­ciar a su pre­si­den­cia. Co­mo con los re­fe­ren­dos, que apo­yen lo que él quie­re y ne­ce­si­ta. Yo o el di­lu­vio.

La de­ma­go­gia es­tá he­cha de de­mo­cra­tis­mo va­cío. Com­pla­ce a los elec­to­res con te­mas ob­vios pe­ro los ex­clu­ye de las gran­des de­ci­sio­nes. El pac­to de im­pu­ni­dad re­ve­la que el go­bierno de López Obra­dor es más per­for­man­ce que sustancia de­mo­crá­ti­ca, más tea­tra­li­za­ción que cam­bio real. AMLO ilus­tra los lí­mi­tes dia­léc­ti­cos de su go­bierno cuan­do, aún an­tes de ini­ciar su man­da­to, asu­me que el po­der fác­ti­co no re­si­de en Los Pi­nos sino fue­ra: cuan­do ha­bla del pan­tano de con­fron­ta­ción que en­fren­ta­rá si en­jui­cian a los ex­fun­cio­na­rios del PRI y PAN, AMLO da por he­cho que los cri­mi­na­les tie­nen se­cues­tra­das a las ins­ti­tu­cio­nes de Mé­xi­co. ¿Qué otra co­sa sig­ni­fi­ca que no se pue­da go­ber­nar si hay jus­ti­cia? Y si no pue­de go­ber­nar, en­ton­ces, ¿qué Cuar­ta Trans­for­ma­ción es una que no trans­for­ma?

El de­mo­cra­tis­mo va­cío de AMLO es hi­jo de su cul­tu­ra po­lí­ti­ca: el hom­bre no acep­ta que lo con­tra­di­gan, es­tá acos­tum­bra­do a to­mar de­ci­sio­nes per­so­na­lis­tas y des­ca­li­fi­ca a sus crí­ti­cos. Es, co­mo la ma­yo­ría de sus pa­res, un egre­sa­do no­ta­ble de la es­cue­la po­lí­ti­ca de cau­di­llos de Mé­xi­co. El je­fe es­tá pa­ra man­dar y ser obe­de­ci­do. Y AMLO quie­re de­jar una hue­lla de­ter­mi­nan­te en la His­to­ria del país co­mo gran je­fa­zo na­cio­nal. Na­die más que un me­siá­ni­co pue­de bau­ti­zar a su go­bierno la Cuar­ta Trans­for­ma­ción sin es­pe­rar el jui­cio his­tó­ri­co.

Aca­bar con el de­mo­cra­tis­mo va­cío im­pli­ca más que un cam­bio co­yun­tu­ral de ideas. Es un cam­bio de cul­tu­ra po­lí­ti­ca. Si el go­bierno del pre­si­den­te López Obra­dor pre­ten­de real­men­te obe­de­cer la voz pú­bli­ca, con­vo­ca­rá re­fe­ren­dos so­bre te­mas crí­ti­cos que pue­den ser se­ve­ra­men­te ries­go­sos pa­ra su go­bierno. La de­mo­cra­cia no es un ejer­ci­cio de­ma­gó­gi­co, una fic­ción don­de un go­bierno pi­de vo­tar por lo anec­dó­ti­co o lo de­ci­di­do, sino por te­mas in­quie­tan­tes en los que la so­cie­dad pue­de in­clu­so ser un con­tra­pe­so a la vo­lun­tad del lí­der. Si AMLO quie­re pro­bar que pue­de go­ber­nar y trans­for­mar, de­be so­me­ter a vo­to qué ha­cer con los co­rrup­tos. Y obe­de­cer cuan­do pier­da.

Die­go Fon­se­ca es un es­cri­tor ar­gen­tino que vi­ve en­tre Phoe­nix y Barcelona. Es au­tor de “Hams­ters” y edi­tor de, en­tre otros tí­tu­los, “Cre­cer a gol­pes” y “Tiem­bla”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.