Abo­ga­do, cri­mi­nal y ge­ne­ral ru­so bus­ca­ron acuer­do con Mos­cú

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Re­cien­te­men­te Mi­chael Cohen, ex abo­ga­do de Trump, de­cla­ró ha­ber men­ti­do al Con­gre­so so­bre su in­vo­lu­cra­mien­to en el te­ma del in­vo­lu­cra­mien­to ru­so en la agen­da de EU

Nue­va York–Cuan­do Do­nald Trump bus­có cons­truir una to­rre en Mos­cú a la mi­tad de su cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016, fue el pun­to cul­mi­nan­te de un es­fuer­zo de dé­ca­das por plan­tar la ban­de­ra de “Trump” en ese país.

El jue­ves, el pa­pel que tu­vo su ex abo­ga­do Mi­chael Cohen en la ma­nio­bra atra­jo los re­flec­to­res de nue­vo, tras de­cla­rar­se cul­pa­ble de ha­ber engañado al Con­gre­so. Sin em­bar­go, en una bue­na me­di­da, el que es­tu­vo a la ca­be­za de la ini­cia­ti­va fue Felix Sa­ter: un cri­mi­nal y co­la­bo­ra­dor de mu­cho tiem­po, con la­zos pro­fun­dos en Ru­sia.

Pa­ra arran­car el pro­yec­to, Sa­ter se su­mer­gió en su agen­da con más de cien con­tac­tos ru­sos, en­tre ellos el del pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin y un ex ge­ne­ral de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar de Ru­sia.

Sa­ter em­pleó al ge­ne­ral, Ev­geny Shmy­kov, con el ob­je­ti­vo de tra­mi­tar vi­sas pa­ra que Cohen y Trump vi­si­ta­ran Ru­sia, de acuer­do con co­rreos elec­tró­ni­cos y en­tre­vis­tas con va­rias per­so­nas que tu­vie­ron co­no­ci­mien­to so­bre los he­chos.

Du­ran­te me­ses, el fe­lón, el ex fun­cio­na­rio de la in­te­li­gen­cia ru­sa y el abo­ga­do de Trump tra­ba­ja­ron pa­ra lo­grar el acuer­do, tras ha­blar con una asis­ten­te de Pu­tin, ban­que­ros ru­sos y desa­rro­lla­do­ras in­mo­bi­lia­rias.

No obs­tan­te, pa­ra ju­lio de 2016, des­pués de que Trump ga­ran­ti­zó la no­mi­na­ción pre­si­den­cial re­pu­bli­ca­na y co­men­za­ron a to­mar fuer­za las acu­sa­cio­nes so­bre la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes, se aban­do­nó el pro­yec­to, y ni Cohen ni Trump via­ja­ron a Mos­cú.

Men­ti­ra

El jue­ves, la in­ve­ro­sí­mil his­to­ria del acuer­do pa­ra cons­truir la To­rre Trump de Mos­cú vol­vió a ser pro­ta­go­nis­ta des­pués de que Cohen ad­mi­tió ha­ber­le men­ti­do al Con­gre­so so­bre su pa­pel en el pro­yec­to.

Cohen le con­fe­só al in­ves­ti­ga­dor es­pe­cial Ro­bert Mue­ller que su in­vo­lu­cra­mien­to fue mu­cho más pro­fun­do, y que su co­mu­ni­ca­ción con los ru­sos y las se­sio­nes in­for­ma­ti­vas con Trump fue­ron más fre­cuen­tes de lo que ha­bía de­cla­ra­do con an­te­rio­ri­dad.

A par­tir de lo que re­cuer­da Cohen, lo cual se pre­sen­tó por es­cri­to el jue­ves en un tri­bu­nal, así co­mo do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo de Sa­ter pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Trump que ob­tu­vo The New York Ti­mes, se pue­de per­ci­bir un pa­no­ra­ma más am­plio de los ne­go­cios que Trump bus­ca­ba crear en Mos­cú.

La ini­cia­ti­va de 2016 fue tan so­lo el epi­so­dio más re­cien­te de una bús­que­da lar­ga y es­po­rá­di­ca que da­ta de la dé­ca­da de 1980.

Sin em­bar­go, aun­que la mar­ca Trump se vol­vió ca­da vez más co­mún, en­ga­la­nan­do ho­te­les y to­rres co­mer­cia­les por to­do el mun­do, un equi­va­len­te ru­so nun­ca lle­gó a buen puer­to, in­clu­so des­pués de que Trump lo­gró ob­te­ner mar­cas re­gis­tra­das en el país y en­vió emi­sa­rios, en­tre ellos sus hi­jos, a fin de ex­plo­rar acuer­dos.

Sa­ter re­cu­rrió a co­ne­xio­nes que ha­bía he­cho en Ru­sia a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990 cuan­do co­men­zó a tra­ba­jar en se­cre­to pa­ra las agen­cias de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos, las cua­les a cam­bio le ayu­da­ron a re­du­cir su san­ción des­pués de ha­ber­se de­cla­ra­do cul­pa­ble en un ca­so de frau­de de va­lo­res por 40 mi­llo­nes de dó­la­res (an­tes ha­bía si­do con­de­na­do por ha­ber cor­ta­do el ros­tro de un hom­bre du­ran­te una pe­lea que tu­vo lu­gar en un bar de Nue­va York en 1991).

El año pa­sa­do, le di­jo al Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes que ha­bía cul­ti­va­do una red de con­tac­tos ex­tran­je­ros en­tre los que se in­cluían “al­tos man­dos de in­te­li­gen­cia, agen­tes del Ejér­ci­to y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción mi­li­tar”.

Con­tac­to

Uno de sus con­tac­tos fue Shmy­kov, quien, mien­tras ser­vía en la in­te­li­gen­cia mi­li­tar de Ru­sia, tra­ba­jó con los com­ba­tien­tes que en­fren­ta­ron a los ta­li­ba­nes en Afganistán a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990 e ini­cios de la de 2000, de acuer­do con do­cu­men­tos y una in­ves­ti­ga­ción en lí­nea. Shmy­kov, de 62 años, tie­ne un per­fil en un si­tio de re­des so­cia­les de Ru­sia en el que se men­cio­na que asis­tió a la Aca­de­mia del Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, la cual ca­pa­ci­ta al per­so­nal de in­te­li­gen­cia.

Cuan­do lo con­tac­tó The New York Ti­mes, Shmy­kov se rehu­só a con­tes­tar pre­gun­tas, pe­ro di­ri­gió a un re­por­te­ro ha­cia las fotos de su pa­so por el Ejér­ci­to, en­tre ellas una en la que apa­re­ce con Sa­ter: “En es­tas fo­to­gra­fías, es­tán las res­pues­tas a to­das tus pre­gun­tas”. Sa­ter se ne­gó a ha­cer co­men­ta­rios.

Sa­ter con­tra­tó a Shmy­kov a fi­na­les de 2015, cuan­do es­ta­ba ha­cien­do el úl­ti­mo in­ten­to por ce­rrar el acuer­do de la To­rre Trump en Mos­cú, y la ca­rre­ra pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos ya es­ta­ba muy avan­za­da. Sa­ter ha­bía in­ter­cam­bia­do co­rreos elec­tró­ni­cos y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con Cohen a fin de re­su­ci­tar los pla­nes pa­ra cons­truir la to­rre. Los dos hom­bres eran ami­gos, y Sa­ter pa­re­cía ca­si em­be­le­sa­do cuan­do le ex­pli­có a Cohen có­mo iba a uti­li­zar sus co­ne­xio­nes pa­ra que “to­do el equi­po de Pu­tin compre una par­te de es­to”.

“Lle­gó el mo­men­to”

“Ami­go”, es­cri­bió Sa­ter, “nues­tro mu­cha­cho pue­de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y lo po­de­mos pla­near”.

En di­ciem­bre de 2015, Cohen le en­vió un co­rreo elec­tró­ni­co a Sa­ter con el en­la­ce ad­jun­to de un ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co en el que Pu­tin elo­gia­ba a Do­nald Trump. En el co­rreo, Cohen men­cio­nó lo si­guien­te: “Lle­gó el mo­men­to. Llá­ma­me”.

Sa­ter lue­go tes­ti­fi­có an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes que el tono de sus co­rreos elec­tró­ni­cos re­fle­ja­ba un ex­ce­so de en­tu­sias­mo de su par­te, y que en reali­dad no te­nía una re­la­ción im­por­tan­te con el Krem­lin. Men­cio­nó que, cuan­do ha­bía su­ge­ri­do que el acuer­do por el ho­tel po­día ser­vir pa­ra que Trump fue­ra ele­gi­do, sim­ple­men­te qui­so de­cir que creía que po­día ge­ne­rar una pu­bli­ci­dad po­si­ti­va en fa­vor de la cam­pa­ña.

El man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se y su ho­mó­lo­go ru­so, en una reunión re­cien­te

El tó­pi­co ha ge­ne­ra­do con­tro­ver­sia con la pren­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.