El ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio cli­má­ti­co fue la prue­ba del trum­pis­mo

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nueva York – Mu­chos ob­ser­va­do­res pa­re­cen des­con­cer­ta­dos por la leal­tad de los re­pu­bli­ca­nos ha­cia Do­nald Trump, que se tra­du­ce co­mo la dis­po­si­ción del par­ti­do a res­pal­dar­lo en to­dos los fren­tes, in­clu­so des­pués de de­rro­tas im­por­tan­tes en las elec­cio­nes in­ter­me­dias. ¿Qué ti­po de Par­ti­do mos­tra­ría tal apo­yo a un lí­der que no so­lo es­tá evi­den­te­men­te co­rrom­pi­do y apa­ren­te­men­te al ser­vi­cio de dic­ta­do­res ex­tran­je­ros, sino que ade­más nie­ga de ma­ne­ra ru­ti­na­ria los he­chos y tra­ta de cri­mi­na­li­zar a cual­quie­ra que los se­ña­le?

La res­pues­ta: el ti­po de par­ti­do que, mu­cho an­tes de que Trump en­tra­ra en es­ce­na, se dio a la ta­rea de ne­gar los he­chos so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y cri­mi­na­li­zar a los cien­tí­fi­cos que in­for­man so­bre esos he­chos.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano no siem­pre es­tu­vo en con­tra del me­dio am­bien­te y la cien­cia. Geor­ge H.W. Bush in­tro­du­jo el sis­te­ma de co­mer­cio de emi­sio­nes que con­tro­ló en gran me­di­da el pro­ble­ma de la llu­via áci­da. Ape­nas en 2008, John McCain hi­zo un lla­ma­do pa­ra que se im­ple­men­ta­ra un pro­gra­ma si­mi­lar a fin de li­mi­tar las emi­sio­nes de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que oca­sio­nan el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Sin em­bar­go, el par­ti­do de McCain ya es­ta­ba muy ade­lan­ta­do en el pro­ce­so de con­ver­tir­se en lo que es hoy: un par­ti­do que no so­lo es­tá to­tal­men­te do­mi­na­do por ne­ga­cio­nis­tas del cam­bio cli­má­ti­co, sino que es hos­til a la cien­cia en ge­ne­ral, que sa­ta­ni­za y tra­ta de des­truir a los cien­tí­fi­cos que desafían su dog­ma.

Trump en­ca­ja con es­ta for­ma de pen­sar. De he­cho, si uno re­vi­sa la his­to­ria del ne­ga­cio­nis­mo re­pu­bli­cano del cam­bio cli­má­ti­co, es muy pa­re­ci­da al trum­pis­mo. Se po­dría de­cir que la ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co fue el cri­sol en el cual se for­ma­ron los ele­men­tos fun­da­men­ta­les del trum­pis­mo.

To­me­mos por ejem­plo el re­cha­zo por par­te de Trump de to­da la in­for­ma­ción ne­ga­ti­va so­bre sus ac­cio­nes y las con­se­cuen­cias de es­tas ya sea di­cien­do que son no­ti­cias fal­sas in­ven­ta­das por me­dios hos­ti­les o pro­duc­to de un si­nies­tro “es­ta­do pro­fun­do”. Ese ti­po de crea­ción de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas ha si­do des­de siem­pre la prác­ti­ca ha­bi­tual en­tre los ne­ga­cio­nis­tas cli­má­ti­cos, quie­nes co­men­za­ron a afir­mar hace quin­ce años que las prue­bas del ca­len­ta­mien­to glo­bal —con­for­ma­das de evi­den­cia que ha con­ven­ci­do al 97 por cien­to de los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos— eran un “en­ga­ño mo­nu­men­tal”.

¿Cuál fue la prue­ba de es­ta vas­ta cons­pi­ra­ción? Bue­na par­te se ba­só en, lo adi­vi­na­ron, co­rreos elec­tró­ni­cos hac­kea­dos. La cre­du­li­dad de mu­chos pe­rio­dis­tas en la su­pues­ta ma­la con­duc­ta re­ve­la­da por el “Cli­ma­ga­te”, un pseu­do­es­cán­da­lo ba­sa­do en ci­tas se­lec­ti­vas y fue­ra de con­tex­to de co­rreos elec­tró­ni­cos de una uni­ver­si­dad bri­tá­ni­ca, pre­sa­gió el desas­tro­so ma­ne­jo me­diá­ti­co de co­rreos elec­tró­ni­cos hac­kea­dos a los de­mó­cra­tas en 2016 (to­do lo que apren­di­mos a par­tir de esos co­rreos elec­tró­ni­cos fue que los cien­tí­fi­cos son per­so­nas que pue­den ser brus­cas y da­das a ha­blar en abre­via­tu­ras hos­ti­les que pue­den ma­lin­ter­pre­tar­se vo­lun­ta­ria­men­te).

Ah, ¿y cuál se su­po­ne que es la mo­ti­va­ción de los mi­les de cien­tí­fi­cos in­vo­lu­cra­dos en es­te en­ga­ño? Nos he­mos acos­tum­bra­do al es­pec­tácu­lo de Trump, el pre­si­den­te más co­rrup­to de la his­to­ria que en­ca­be­za el go­bierno más co­rrup­to de los tiem­pos mo­der­nos y que ru­ti­na­ria­men­te lla­ma a sus opo­si­to­res y crí­ti­cos “des­ho­nes­tos”. Ca­si lo mis­mo ocu­rre con el de­ba­te cli­má­ti­co.

La ver­dad es que a los ne­ga­cio­nis­tas cli­má­ti­cos más des­ta­ca­dos se les pa­ga pa­ra que adop­ten esa pos­tu­ra, ya que re­ci­ben enor­mes su­mas de di­ne­ro de em­pre­sas de com­bus­ti­bles fó­si­les. No obs­tan­te, des­pués de dar a co­no­cer la re­cien­te Eva­lua­ción Na­cio­nal del Cli­ma que de­ta­lla el da­ño que po­de­mos es­pe­rar del ca­len­ta­mien­to glo­bal, un des­fi­le de re­pu­bli­ca­nos apa­re­ció en te­le­vi­sión pa­ra de­cla­rar que los cien­tí­fi­cos so­lo de­cían esas co­sas por “el di­ne­ro”. ¿Se es­ta­ban pro­yec­tan­do?

Por úl­ti­mo, Trump ha aña­di­do un nue­vo gra­do de ame­na­za a la política es­ta­dou­ni­den­se, ya que in­ci­ta a sus se­gui­do­res a ser violentos con­tra sus crí­ti­cos y a tra­tar a de or­de­nar al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia que pro­ce­se a Hi­llary Clin­ton y Ja­mes Co­mey.

No obs­tan­te, los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos se han en­fren­ta­do al aco­so y las ame­na­zas, que in­clu­so lle­gan a las ame­na­zas de muer­te, du­ran­te años. Así mis­mo, han en­fren­ta­do los es­fuer­zos de los po­lí­ti­cos pa­ra, de he­cho, cri­mi­na­li­zar su tra­ba­jo. El más co­no­ci­do de to­dos, Mi­chael E. Mann, crea­dor de la fa­mo­sa grá­fi­ca del “pa­lo de hoc­key”, fue du­ran­te años blan­co de una yihad en con­tra de la cien­cia cli­má­ti­ca por par­te de Ken Cuc­ci­ne­lli, quien en­ton­ces era fis­cal ge­ne­ral de Vir­gi­nia.

Y hay más ejem­plos. Re­cien­te­men­te, un juez en Ari­zo­na, en res­pues­ta a la de­man­da de un gru­po vin­cu­la­do con los her­ma­nos Koch (y sin en­ten­der có­mo fun­cio­na la in­ves­ti­ga­ción), or­de­nó que se die­ran a co­no­cer to­dos los co­rreos elec­tró­ni­cos de los cien­tí­fi­cos cli­má­ti­cos en la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na. Pa­ra evi­tar la inevi­ta­ble ma­lin­ter­pre­ta­ción se­lec­ti­va, Mann dio a co­no­cer to­dos los co­rreos que in­ter­cam­bió con sus co­le­gas de Ari­zo­na, acom­pa­ña­dos de ex­pli­ca­cio­nes que les da­ban con­tex­to.

Es­ta his­to­ria tie­ne tres mo­ra­le­jas im­por­tan­tes.

La pri­me­ra es que si no lo­gra­mos es­tar a la al­tu­ra del desafío del cam­bio cli­má­ti­co, con re­sul­ta­dos ca­tas­tró­fi­cos —lo cual pa­re­ce muy pro­ba­ble— no se­rá co­mo con­se­cuen­cia del fra­ca­so inocen­te de en­ten­der lo que es­ta­ba en jue­go. En cam­bio, se­rá un desas­tre de­ri­va­do de la co­rrup­ción, la ig­no­ran­cia in­ten­cio­nal, las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas y la in­ti­mi­da­ción.

La se­gun­da es que la co­rrup­ción no es un pro­ble­ma de los “po­lí­ti­cos” ni del “sis­te­ma po­lí­ti­co”. En es­pe­cial es un pro­ble­ma del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que ha hur­ga­do to­da­vía más pro­fun­do en el ne­ga­cio­nis­mo cli­má­ti­co a me­di­da que el da­ño de un pla­ne­ta que se ca­lien­ta se vuel­ve ca­da vez más evi­den­te.

La ter­ce­ra es que ahora po­de­mos ver el ne­ga­cio­nis­mo cli­má­ti­co co­mo par­te de una po­dre­dum­bre mo­ral más ex­ten­sa. Trump no es una abe­rra­ción, es la cul­mi­na­ción de ha­cia dón­de se ha di­ri­gi­do su par­ti­do du­ran­te años. Po­dría­mos de­cir que el trum­pis­mo es so­lo la apli­ca­ción de la de­pra­va­ción del ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio cli­má­ti­co en ca­da as­pec­to de la política. Y no vis­lum­bra­mos que la de­pra­va­ción va­ya a lle­gar a su fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.