La política en Es­ta­dos Uni­dos se pa­re­ce al Día de la Mar­mo­ta

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ru­ben Na­va­rret­te, Jr.

San Die­go – El otro día, du­ran­te una co­mi­da, un ami­go – que es un ve­te­rano de la Ma­ri­na que pron­to cum­pli­rá 80 años – me co­men­tó que la ori­gi­na­li­dad es­tá muerta. “Na­da es nue­vo”, di­jo. “To­do lo que es­tá pa­san­do ahora ya su­ce­dió an­te­rior­men­te”.

En cuan­to a la in­ter­sec­ción de la política y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, él tie­ne una opi­nión. A la pren­sa alar­mis­ta an­tiT­rump le gus­ta de­cir que las co­sas nun­ca ha­bían es­ta­do tan mal co­mo ahora.

¿Sa­ben lo que es­tá mal? La me­mo­ria de la gen­te. Es­ta­dos Uni­dos es co­mo si fue­ra el Día de la Mar­mo­ta. Se sien­te co­mo si ya hu­bié­ra­mos pa­sa­do por eso an­te­rior­men­te – aun cuan­do nin­gún par­ti­do lo ad­mi­ta. Cuan­do un po­lí­ti­co pre­sen­ta una idea en su equi­po, de­ci­mos que nun­ca na­die ha­bía te­ni­do esa idea tan bue­na. Pe­ro cuan­do un po­lí­ti­co del par­ti­do ri­val hace al­go, in­sis­ti­mos en que na­die ha­bía te­ni­do una idea tan ma­la.

¿Sa­ben qué más es­tá mal? La repu­tación de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En la Era Trump, no mu­chas per­so­nas que se de­di­can a ese tra­ba­jo son co­no­ci­dos por ser jus­tos y ob­je­ti­vos. La pren­sa po­dría res­tau­rar la ma­yor par­te de la con­fian­za del pú­bli­co si ad­mi­ten que la gran ma­yo­ría de las co­sas que ellos con­si­de­ran co­mo im­pac­tan­tes, de he­cho son al­go muy fa­mi­liar.

Por ejem­plo, cuan­do re­por­ta­ron so­bre el nue­vo acuer­do co­mer­cial con Ca­na­dá y México que es muy pa­re­ci­do al an­ti­guo tra­ta­do co­mer­cial con esos paí­ses, por qué los re­por­te­ros no di­je­ron lo im­por­tan­te – y lue­go, se­ña­la­ron que las ini­cia­ti­vas de esa política son es­ca­sa­men­te nue­vas. Po­drían ha­ber men­cio­na­do que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma hi­zo lo mis­mo cuan­do vol­vió a co­piar mu­chas de las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo.

De he­cho, los jue­ces fe­de­ra­les po­drían asom­brar­se con la cues­tión de que – al de­fen­der la vi­gi­lan­cia do­més­ti­ca – los co­mu­ni­ca­dos del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Oba­ma se pa­re­cían mu­cho a los del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Bush.

Y si el re­cla­mo es que Trump sim­ple­men­te le cam­bió el nom­bre al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca sin cam­biar la ma­yor par­te de su con­te­ni­do, en­ton­ces, ¿por qué no men­cio­nan que Oba­ma hi­zo lo mis­mo cuan­do sa­bo­teó la ley edu­ca­ti­va, “Que Nin­gún Ni­ño se que­de Re­za­ga­do” – y la re­em­pla­zó con su pro­pia ini­cia­ti­va edu­ca­ti­va, “Hay que Co­rrer ha­cia la Ci­ma”? No hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre las dos.

La an­te­rior pre­sio­nó pa­ra que hu­bie­ra res­pon­sa­bi­li­dad y ame­na­zó con ce­rrar las es­cue­las que tu­vie­ran un ba­jo desem­pe­ño, mien­tras que la nueva tam­bién pre­sio­nó la res­pon­sa­bi­li­dad ofre­cien­do ini­cia­ti­vas fi­nan­cie­ras pa­ra las que tu­vie­ran una me­jor ac­tua­ción.

Si po­ne­mos to­do es­to so­bre la me­sa en­con­tra­re­mos el con­tex­to. En el pa­sa­do, lo que acos­tum­brá­ba­mos a lla­mar pe­rio­dis­mo, in­cluía con­tar­le la his­to­ria com­ple­ta a la gen­te. Era al­go jus­to. Eso tam­bién era al­go más cer­cano a la úni­ca co­sa que los pe­rio­dis­tas de­ben per­se­guir: la ver­dad.

El con­tex­to cam­bia con una his­to­ria me­nor de lo que un pre­si­den­te es­tá ha­cien­do mal y se con­vier­te en una his­to­ria ma­yor cuan­do se cuen­ta lo que es­tá mal con nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co.

En un ejem­plo más re­cien­te, las fuer­zas an­tiT­rump ge­ne­ra­ron cri­ti­cas con­tra el pro­gra­ma ma­tu­tino “Fox & Friends” de Fox News, des­pués que sur­gió la no­ti­cia de que los pro­duc­to­res del pro­gra­ma co­reo­gra­fia­ron en­tre­vis­tas con el ex ad­mi­nis­tra­dor de la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal, Scott Pruitt.

Usual­men­te, a Pruitt le en­tre­ga­ban las pre­gun­tas con an­ti­ci­pa­ción, le per­mi­tían es­co­ger los te­mas y has­ta apro­ba­ba el script.

Nos en­te­ra­mos de to­do eso a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos que fue­ron re­ve­la­dos me­dian­te una so­li­ci­tud que se hi­zo al am­pa­ro del De­cre­to de Li­ber­tad de In­for­ma­ción que hi­zo Sie­rra Club y fue con­fir­ma­da por The Daily Beast.

Eso fue una ofen­si­va vio­la­ción a la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca. Afor­tu­na­da­men­te, Pruitt ya no es­tá en ese pues­to. Aun­que to­das esas en­tre­vis­tas si­guen con­ta­mi­na­das.

Aun­que ese asun­to no fue exac­ta­men­te ori­gi­nal. Ya he­mos vis­to esa pe­lí­cu­la an­te­rior­men­te, en don­de los pe­rio­dis­tas, que se en­cuen­tran có­mo­dos, le ce­den la pla­za a sus en­tre­vis­ta­dos. Cam­bian, de ha­cer­le un bien al pú­bli­co a ha­cer re­la­cio­nes pú­bli­cas.

Si los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán real­men­te mo­les­tos por lo que los pro­duc­to­res de Fox hi­cie­ron en re­la­ción con Pruitt, en­ton­ces de­be­rían tam­bién mo­les­tar­se por lo que re­sul­tó de los Wi­kiLeaks, en oc­tu­bre del 2016, so­bre có­mo Glenn Th­rush – que en­ton­ces era re­por­te­ro de Po­li­ti­co – rom­pió de igual ma­ne­ra las le­yes al que­dar bien con John Po­des­ta.

De acuer­do a los co­rreos elec­tró­ni­cos que hu­bo en­tre los dos hom­bres, Th­rush com­par­tió un re­por­ta­je con Po­des­ta an­tes de pu­bli­car­lo y lue­go le su­pli­có al pre­si­den­te de la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton que no le di­je­ra a na­die acer­ca de eso.

In­clu­so, se ca­ta­lo­gó a sí mis­mo co­mo un “halcón”. No hu­bo mu­chas pro­tes­tas so­bre el pe­ca­do an­te­rior con­tra el pe­rio­dis­mo. ¿Por qué no? Us­te­des sa­ben por qué no.

Fox News Chan­nel dio a co­no­cer que es­tá “dis­ci­pli­nan­do” a los pro­duc­to­res que con­sin­tie­ron a Pruitt. Th­rush no fue dis­ci­pli­na­do por con­sen­tir a Po­des­ta, si­guió te­nien­do un pres­ti­gio­so em­pleo co­mo re­por­te­ro en The New York Ti­mes, que se vio ame­na­za­do cuan­do unas re­por­te­ras le re­cla­ma­ron que ha­bía ac­tua­do inade­cua­da­men­te en di­fe­ren­tes mo­men­tos de su ca­rre­ra.

No hay du­da que el pú­bli­co tie­ne muy po­ca fe en no­so­tros. ¿Qué he­mos he­cho pa­ra me­re­cer­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.