De­cla­ran a Drea­mer no cul­pa­ble de agre­sión agra­va­da

El Diario de El Paso - - EL PASO - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Ri­nery Adal­ber­to Ga­lle­gos ha­bía si­do acu­sa­do de apu­ña­lar a una mu­jer

Po­co más de cin­co ho­ras fue­ron ne­ce­sa­rias pa­ra que un ju­ra­do pa­se­ño le con­ce­die­ra el be­ne­fi­cio de la du­da a un ‘Drea­mer’ acu­sa­do de agre­sión agra­va­da con un ar­ma mortal, lue­go de que lo de­cla­ran no cul­pa­ble de di­cho cargo.

Ri­nery Adal­ber­to Ga­lle­gos, de 24 años, no pu­do con­te­ner el llan­to tras es­cu­char que la po­si­bi­li­dad de pa­sar los pró­xi­mos 20 años de su vi­da en pri­sión ha­bía que­da­do atrás.

Es­to de­bi­do a que los abo­ga­dos de la defensa Ser­gio Sal­dí­var y Leo­nar­do Maldonado, lograron con­ven­cer a los ju­ra­dos que no exis­tía su­fi­cien­te evi­den­cia pa­ra de­mos­trar que su clien­te ha­bía apu­ña­la­do a Blan­ca Ro­drí­guez.

Ya que lue­go de las in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so, no se en­con­tró el ar­ma, así co­mo tam­po­co ha­bía hue­llas di­gi­ta­les que li­ga­ran a Ga­leano con el ataque ocu­rri­do el 18 de sep­tiem­bre de 2016, du­ran­te una fies­ta en una vi­vien­da ubi­ca­da en la cua­dra 200 de la calle Gus Ra­llis, en el Oes­te de El Pa­so.

“Es cier­to que hay he­ri­das y muy gra­ves, pe­ro eso no quie­re de­cir que mi clien­te lo hi­zo”, di­jo Sal­dí­var.

Ha­cien­do re­fe­ren­cia que la víc­ti­ma fue so­me­ti­da a una ci­ru­gía a co­ra­zón abier­to, lue­go de que la he­ri­da per­fo­ra­ra una de las ve­nas prin­ci­pa­les.

Aho­ra le pre­gun­ta que que­da en el aire es ¿quién apu­ña­ló a la víc­ti­ma?, El Dia­rio de El Pa­so in­ten­tó ob­te­ner un co­men­ta­rio de los fis­ca­les Leonel Nú­ñez y Linz­vi Vergara pa­ra sa­ber si bus­ca­ran otro cul­pa­ble del ataque, pe­ro se ne­ga­ron a dar co­men­ta­rios.

Sin prue­bas con­tun­den­tes

Des­de el prin­ci­pio la fis­ca­lía ba­só su ca­so en la de­cla­ra­ción de Ro­drí­guez, quien era la úni­ca per­so­na que ase­gu­ra­ba que Ga­leano la ha­bía ata­ca­do, ya que ninguno de los otros in­vi­ta­dos vio cuan­do la mu­jer fue apu­ña­la­da.

Nú­ñez co­men­tó en di­fe­ren­tes oca­sio­nes que si la víc­ti­ma acu­sa­ba a Ga­leano era por­que él era su agre­sor, ya que no te­nía mo­ti­vos pa­ra men­tir.

“Es­ta­ba a mi­nu­tos, a se­gun­dos de mo­rir. ¿Pa­ra que men­tir so­bre quien la ata­có?, al con­tra­rio ella que­ría que en­con­tra­ran a la per­so­na que iba a de­jar a sus hi­jos sin ma­dre”, en­fa­ti­zó Nú­ñez.

Ya que la mu­jer ase­gu­ra­ba que Ga­leano es­ta­ba enoja­do por­que lo ha­bían co­rri­do de la fies­ta por pre­sun­ta­men­te to­car inapro­pia­da­men­te a la víc­ti­ma, lo que desató una pe­lea a gol­pes con el no­vio de ella.

Sin em­bar­go Sal­dí­var en­fa­ti­zó que la fis­ca­lía so­lo te­nía la pa­la­bra de una mu­jer que es­ta­ba com­ple­ta­men­te al­coho­li­za­da, ya que exá­me­nes to­xi­co­ló­gi­cos prac­ti­ca­dos al Ro­drí­guez en el hos­pi­tal mos­tra­ban que pre­sen­ta­ba .147 gra­dos de al­cohol.

Además en los exá­me­nes, la víc­ti­ma tam­bién dio po­si­ti­vo al consumo de Ben­zo, un me­di­ca­men­to uti­li­za­do pa­ra con­tro­lar pro­ble­mas de an­sie­dad, que de acuer­do con el to­xi­có­lo­go Gary Wim­bish al­gu­nas per­so­nas usan pa­ra dro­gar­se.

Du­ran­te los ar­gu­men­tos fi­na­les Sal­dí­var volvió a pe­dir­le al ju­ra­do no con­de­nar a un hom­bre inocen­te, so­lo por­que la fis­ca­lía ha­bía si­do in­ca­paz de en­con­trar las prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra en­con­trar al ver­da­de­ro cul­pa­ble.

Pe­lea­rán pa­ra que se que­de en EU

Ga­leano for­ma par­te del pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DACA), que im­pi­de su de­por­ta­ción y le otor­ga un per­mi­so tem­po­ral pa­ra es­tu­diar y tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro di­chos be­ne­fi­cios fue­ron sus­pen­di­dos, cuan­do Ga­leano fue acu­sa­do de apu­ña­lar a la mu­jer ha­ce dos años, los mis­mos que el hom­bre ha per­ma­ne­ci­do en pri­sión.

Sal­dí­var ex­pli­có que el si­guien­te pa­so es tra­tar de re­ins­ti­tuir­le esos be­ne­fi­cios a Ga­le­nano pa­ra que pue­da que­dar­se con su es­po­sa en Es­ta­dos Uni­dos.

“Fue erró­nea­men­te acu­sa­do y aho­ra es­ta­mos se­gu­ros que va­mos a po­der lo­grar que no sea deportado pa­ra que se que­de aquí”, con­clu­yó.

AbrA­zó A sus abo­ga­dos al es­cu­char el ve­re­dic­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.